Aportación Propia

Bizi Ametsa – Crónica Diario AM 02/04/2021

Bizi Ametsa – Crónica Diario AM 02/04/2021
DjDolly

Este año sí, este año debería de ser en el que por fin acabemos con la maldición de las finales de copa. La verdad es que no tengo ninguna prueba, pero dudas tampoco.

Bizi Ametsa, reza la cabecera de la crónica. Para los que no sepan el significado, les diré que es “VIVE EL SUEÑO”. Ese sueño de triunfar en el Athletic, de hacer felices a todos, de devolvernos todo lo que les dimos siempre incondicionalmente.
Así presenta el ATHLETIC, el spot de la final, recalcando lo raro que es todo para ellos y cuanto nos echan de menos a nosotros, a la afición:

Nos enfrentamos a la que sin duda es, la final más atípica de la larga historia de la Copa Del Rey, incluso podríamos decir de la historia de las copas nacionales de ningún país.

Corría el 05 de marzo del año pasado, lejísimos en nuestro recuerdo aquel mundo PRE-PANDÉMICO, cuando Yuri Berchiche nos metía en la final de copa 6 años después. Una final que venía después de mucho sufrimiento, de un año lleno de sin sabores que culminó de la forma más épica e hizo estallar así a los jugadores.

Y es que el camino a la final, no había sido precisamente un paseo…

Rivales incomodos, remontadas, polémicas, tandas de penalti y victorias en el último segundo. Parecía que el mundo estaba confabulado en post de nuestra gloria final, la llamada “suerte del campeón”.

Luego el mundo se paró, y el Athletic y La Real, se enfrentaron a la difícil, pero a la vez valiente decisión de posponer lo máximo posible la histórica final, por poder disputar el partido con público en las gradas. No era una decisión tan loca como ahora podríamos pensar. La verdad es que ni el más pesimista hubiera adivinado lo largo y duro que todo esto se haría, y claro, no era un partido cualquiera.

La Real Sociedad no llegaba a una final de copa desde el 87 y el Athletic no gana una desde el 84 pese a jugar 4 finales más después. Por otro lado, sería la primera vez que ambos equipos se enfrentaban en la final, convirtiéndose en el DERBY más importante de la historia de el fútbol vasco.

Todos queríamos estar ahí (yo tenía viaje, hotel y todo comprado desde la noche que eliminamos al Barça en cuartos de final), todos queríamos dar ejemplo de rivalidad sana, de hermandad… queríamos inundar Sevilla de buen ambiente e Ikurriñas… pero no pudo ser. Ahora más de un año después este partido se jugará sin público, siendo una final descafeinada.

Eso sí, arrojará datos muy buenos para los analistas a los que les guste este tema como a @2010MrChip, @adurizpedia y demás.

Será la COPA más larga de la historia.

Tendrá al ganador menos longevo de la historia, dado que su reinado será de 14 días.

Podría tener al doble ganador en menos tiempo de la historia de las finales de Copa nacionales de cualquier liga.

Podría tener al equipo que en menos tiempo a perdido más finales de copa de la historia (14 días). 

La final, la jugarán jugadores que no estaban en la plantilla cuando su equipo se clasificó para la misma (Berenguer, Silva…), y a su vez tendrá bajas de jugadores que retrasaron sus carreras y lesiones soñando con jugarla y finalmente no pudiendo (Aduriz).

Y es que este año ha sido muy raro en todos los sentidos, pero también en el futbolístico (sobre todo en Bilbao).

Todos teníamos claro, que si había un equipo al que le afectaría jugar sin el apoyo incondicional de la afición, sería al Athletic. Y así ha sido. No sólo su juego fue apagándose sin nosotros, sí no también sus ganas en el campo, hasta convertir al equipo de Gaizka Garitano en una apática banda que tocaba sufrir cada semana. Con muchos detractores, los más acérrimos al equipo, soñábamos con ver rodar la cabeza de Gaizka para que el equipo mejorase y al menos compitiese mínimamente la final de copa… y entonces ocurrió.

Nuestro presidente sorprende a todos en Enero echando a Garitano en un partido que además ganó, y Marcelino García Toral se hacía con el mismo, recibiendo en días al Barça con un sólo entrenamiento con los leones. Pese a perder por la mínima, ya se vislumbraban atisbos de un cambio, cosa que se confirmó en la super copa que ganó el equipo, tras doblegar a Real Madrid y Barça respectivamente. A partir de aquí se vieron cosas mejores y peores, pero el equipo, siempre compitió y además consiguió clasificar de nuevo a la final de copa del Rey, teniendo la posibilidad de cerrar un año que se intuía insulso, con un triplete nunca antes soñado.

Porque en mi bar, siempre se ha dicho eso: “En Bilbao las copas, de dos en dos”.

Con la llegada de la fecha de la final, la fiebre zurigorri ya está de nuevo envolviendo nuestras vidas, y la gente se a volcado con la única forma que ahora puede ayudar al equipo.

Bilbao es Rojiblanco:

El metro es ROJIBLANCO:

La GABARRA supera la prueba de flotabilidad, pese a la certeza de que no se sacará para no crear una situación sanitaria insostenible. 

El equipo sueña, la gente se anima y se viene incluso demasiado arriba. Ya saben como las gastamos en BILBAO.

Un Athletic que contagia su magia y color a otros deportes que conviven con ellos en nuestra ciudad:

La rivalidad, siempre sana, sale a relucir entre nuestras gentes. Huele al mejor DERBY de la historia:

Incluso hay niños, que no lo tienen claro:

Como no podía ser de otra forma, yo me vengo MUY ARRIBA y la decoración se me empieza a ir de las manos en la nueva sede de LOS IÑAKIS en el @TowersBilbao

Y es que hay muchas cosas que aunque lleváis tiempo leyéndome, no sabéis de nosotros (los aficionados de este peculiar club), dado que no se pueden explicar… sólo sentir.

Ese orgullo por ese chaval que conoces (de hecho ahora mismo veo casi todos los días a más de 3 o 4 y hablo con ellos), con esa humildad y cercanía, esas ganas de devolvernos, lo que les damos la gente a ellos. Trabajo, humildad, compromiso…

No pedimos más. Si lo dan todo y pierden, nunca nadie les reprochará NADA. Pero es que son ellos mismos los que sueñan con ganar.

Ese Oscar De Marcos que se sacrificó en la vuelta de Semifinales de 2015 y no pudo disputar la final con el resto, y al que el Athletic dedicó su SPOT de la final, recordándonos que todos somos ATHLETIC, que todos jugamos aunque no estemos…

Un OSCAR que es el primero en venir cada mañana a preguntarme como estoy. Sí señores, él a mi. A ver como los veo, si me gustó el partido del otro día, si estoy nervioso, que si cómo veo la final. Y yo pienso para mi mismo, que ya llevo una semana durmiendo mal de los nervios atenazados de la final, y al él le veo tranquilo, seguro e ilusionado. ¿Sabrá algo que yo no sé?. En cualquier caso, me despeja toda duda, de que en este equipo, es imposible separar a la persona del jugador, y que un tío como De Marcos, que tantas cosas loables hizo buscando que nadie las supiera, siempre tiene que estar en mi equipo.

!La final de IÑAKI WILLIAMS! Claro que sí. 

En 2015 y aún empezando, ya dejó su primer gol en finales de COPA, y este mismo año, ya con más galones, marcó el gol que nos ha dado la última copa de nuestras vitrinas. Ese niño de Bilbao que siempre soñó con vestir la camiseta, con marcar un gol, con darnos un título, y por qué no, con jugar en el primer equipo junto a su hermano (esto lo veo posible en un año a dos, ya me diréis).

Esa final de VILLALIBRE, deseando ganarse el sitio en el 11, coger el legado de ADURIZ y hacer soñar al equipo al son de su trompeta en una celebración que ya quedará para la historia.

 

Pero ante todo un equipo donde todos remarán, donde sólo vale ganar, ganar y volver a ganar, dando igual si se hace por un gol del Búfalo, de la Pantera o de cualquiera de los demás Leones:

Ahora mismo, no puedo más que contar los segundos para que llegue el sábado, para empezar un ritual que vale más que mil partidos donde todo el mundo vivirá la final como bien sabemos, demostrando que juguemos mejor o peor, que ganemos o perdamos, somos la mejor afición del mundo. Si tenéis dudas, siempre podéis visionar los vídeos de 2015, donde invadimos Barcelona para jugar a domicilio goleando en las gradas y calles de la ciudad, pese a perder en el campo.

Ahora no podremos ir a Sevilla, aunque algunos descerebrados lo harán ignorando el COVID, como sucedió ayer en la despedida al autobús del equipo al aeropuerto. Pero sí podemos disfrutar vistiendo nuestras mejores galas y deseando lo mejor al equipo desde nuestras casas y ciudades, de forma sana y segura. Y yo, contribuiré a ello, e iré subiendo fotos por aquí para que viváis en ambiente de alguna forma.

Ahora mismo alguien dirá la mánida frase de: “es sólo fútbol”.

!!!NO!!! !!!ME NIEGO!!! No, no noooo y mil veces no.

Lo que tú sientes por tu chica o tu hijo ¿es sólo amor?.

El Quijote, Romeo y Julieta o Mujercitas ¿son sólo libros?

El señor de los anillos, Ben-Hur, END GAME… ¿son sólo películas?

NOOOOOOO

El Athletic es una forma de sentir, de vivir y de afrontar la vida. Una religión que va por encima de los jugadores de moda, el entrenador, el resultado e incluso la competición. Se nace con ello, se vive y se sufre mucho, muchísimo… pero también se disfruta cómo ninguna otra cosa.

No es NADA importante y a la vez, lo es TODO.

Citando a Gustavo Adolfo Bequer, diría que:

¿Qué es el Athletic?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es el Athletic? ¿Y tú me lo preguntas?
El Athletic… eres tú.

Porque el Athletic, eres tú, es De Marcos, es el Farmaceutico y el que vende los cupones, es el barman y el presidente del club, es el vecino y somos todos. NOSOTROS SOMOS EL ATHLETIC y por eso siempre será especial.

¿Queréis saber de que hablo? Os animo a leer la letra de la canción HAU DA SAN MAMES de ATHLETIC GU GARA (nosotros somos Athletic).

Se que a estas alturas no quedará nadie leyéndome, pero dado que hay poca colaboración y puede que este subida la crónica en primera plana muchos días, os voy a deleitar con algunas colaboraciones de conocidos de esta WEB.


Taichoxela

¡Muy buenas a todos!

Hace mucho tiempo que no me pasaba por aquí, desde que colgué las botas… ¿o colgué las teclas?

Pero como todo jugador que se retira en su club de toda la vida, vuelve a aparecer como “exjugador” de la casa, para una cosa u otra, o permanecer en el famoso “entorno”.

 

Antes que nada, sé que lo que diré, puede no gustar a todo el mundo, pero eso es como las tácticas, a algunos les gusta jugar con un 4-4-2 típico, otros con un 4-3-3 más ofensivo, e incluso algunos que crean una muralla de 5 defensas y otros que se atreven a solo dejar 3 defensas.

Todas son válidas, y todas son fútbol. Y son como las opiniones, hay de todos los colores, como equipos hay.

Seré impopular, pero fiel a mí mismo.

Y para ser justos con lo que diré, tengo que admitir que para mí el fútbol en los últimos tiempos, entre la situación mundial por la pandemia (es imposible ignorarlo), y los cambios en el fútbol, en especial en ciertas competiciones, hacen que cada vez vea el fútbol con menos entusiasmo y quizás, bueno no, seguro, con más distanciamiento que antes. También es verdad que en la vida, cuando te empachas de una cosa a veces te aborreces de ello o quieres tomarte un respiro, y yo estoy en esa época (y porque no decirlo, ser culé no ha ayudado viendo el desastre de equipo y de club que fue en el 2020).

Así que veo el fútbol un poco con apatía, con frustración y sin muchas expectativas. Actualmente no es una de mis principales prioridades, y a veces parece que todo suceda detrás del espejo, y a diferencia de antaño, descubro cosas y me sorprendo ante hechos que para el resto son tan novedades como que Colón llegó a América.

 

Empezaremos con calma, y de forma tranquila. Bueno, no, no es necesario. Sin paños calientes. NO ME GUSTA NADA ESTE NUEVO FORMATO DE COPA.

Ya lo he dicho.

 

En los últimos tiempos ha habido varios cambios en las competiciones patrias que me parecen unos un despropósito y otros innecesarios.

¿Liga de dos vueltas sin ser idénticas y partidos a la carta? Lo bueno era que sabias que si el último partido de la primera ronda era un equipo, el ultimo del campeonato también. Y viceversa. Ahora no, ahora hay una “mano neutral” que los coloca a su interés.

No me gusta que la Supercopa de España se juegue en medio la temporada.

Era un gran inicio de temporada, a la par que la europea. Además a doble partido, para ver a tu equipo en tu campo. Como un torneo de verano de los de antaño pero con calidad. Porque ya me diréis que los Gamper de ahora por ejemplo, son de “calidad”, si es que se disputan.

Y aún menos me parece correcto que se juegue en otro país (si el virus lo permite), y aún menos que puedan llegar a jugar la final, dos equipos que no ganaron nada la temporada anterior. Es un despropósito. Y la competición pierde su razón de ser: enfrentar a los máximos campeones de los dos torneos patrios más importantes.

También tengo mi opinión del nuevo formato de la Liga de Naciones de la UEFA, la ausencia de fechas FIFA para partidos amistosos fuera del continente etc… Una pérdida de tiempo, metiendo competiciones en calzador de escaso interés.

 

Y llegamos a la Copa. Copa a partido único. ¿Sabéis cuál es el resultado?

Este año han llegado a semifinales: el 2º, el 4º, el 11º y el 12º clasificado de la Liga 2019-20.

Es más, si tenemos en cuenta la clasificación de los semifinalistas justo antes de empezar las semifinales, vemos que se clasificó: el 2º, el 4º, el 9º y el 11º de la Liga 2020-21.

Los cuatro equipos de Primera División.

Hay que decir que es un gran cambio con lo que ocurría en antaño. GRAN CAMBIO.

Esta temporada, el Fútbol Club Barcelona jugó cuatro rondas, en total cinco partidos. Y jugó 3 prorrogas. Y le añadimos justo antes 2 prorrogas más y una tanda de penaltis de la Supercopa.

¿Quitar carga de partidos? Lo que veo es más carga seguida, semana tras semana.

Y disputando toda una competición puedes llegar a jugar una sola vez en tu estadio, vaya vergüenza, suerte si la mitad en los campos que se juegan no son un patatal. Y aún gracias que esta temporada no hay público en los campos, sino me parece una falta de respeto total hacia ellos.

¿Qué llegue el Levante UE a semifinales de Copa del Rey es una gran hazaña? No. Ha habido casos más espectaculares años atrás. Entre la temporada 2011-12 y la 2013-14, los granotas llegaron los tres años seguidos a Cuartos de final.

 

Si miramos más atrás, el año pasado, la Copa tuvo como semifinalistas al Granada, otro equipo de Primera División, y el Mirándes, un equipo que milita en Segunda División.

Vayamos por partes. El Granada no es un asiduo de estas fases de competiciones, pero cabe recordar que fue finalista en la lejana 1958-59. Pero volvemos a lo mismo, un equipo de la Liga Santander, nada nuevo bajo el sol.

Y todos dirán: ¡Llegó un equipo de Segunda a Semifinales! ¡Es todo una hazaña! ¡Es gracias a este novedoso formato súper guay!

El Mirandés ya fue semifinalista en el año 2011-12, con el antiguo formato, derrotando por el camino equipos como el Villareal o el Espanyol. Así que nada nuevo bajo el sol, ni bajo esta “novedosa copa”. ¡Ah! Y entonces militaban en Segunda División B.

Algo que echaré de menos es la emoción de una remontada tras un mal partido en la ida, o la satisfacción tras un buen primer partido pero con la tensión de si te remontaran a la vuelta (creedme, tenemos experiencia en ello). Pero esa incógnita durante una semana sin saber que ocurrirá, si mejorará, si empeorará o si la situación cambiará radicalmente. Todo eso se ha perdido.

Además, antes la Copa era un lugar perfecto para dejar jugar a jugadores con menos minutos, suplentes que no siempre podían tener su oportunidad durante la temporada. Incluso era donde dar minutos a jóvenes prometedores e integrantes del filial para que dieran sus primeros pasos en el primer equipo. Ni que decir, que era el momento para poder lucirse de los segundos porteros, siempre relegados al ostracismo.

Se quiera o no, varios equipos pequeños o de inferior categoría se aprovecharon de ello en el pasado.

Actualmente, los equipos van con sus equipos titulares ronda tras ronda, incapaces de permitirse un solo tropiezo, y jugando siempre los mismos jugadores incluyendo más que posibles prorrogas. Al final solo hace que haya más desgaste continuo en los equipos que avanzan de rondas.

 

Llegados a este punto, toca hablar de lo más rocambolesco del asunto. Lo más surrealista y a la par vergonzoso.

La Final de Copa de la temporada 2019-2020 se va a disputar en el 2021.

Preparaos para a partir de ahora encontraros en todos los palmares y estadísticas de la competición, con un bonito asterisco que os lleve a una explicación de lo anormal de esa edición.

El año pasado la Liga se retomó un poco apresuradamente, y con un VAR más que discutible decantando bastante su desarrollo. Pero una vez iniciado eso, no había excusa para retrasar todo un año la final. No faltaban varias rondas por jugar como la Champions, que se retomó a finales de verano. Era una sola final. Un solo partido. Podrían haberlo jugado antes de empezar la temporada, o incluso al inicio de esta. Y más cuando ninguno de los dos finalistas de Copa, estaba involucrado en las rondas pendientes de competiciones europeas.

Pero claro, los iluminados debían creer que la situación mundial se solucionaría de un día para el otro y retrasaron tanto como pudieron la disputa de la final, esperando poder tener público.

Pájaros en la cabeza. ¿Ahora les importa el público? Con su nuevo formato, están escatimando que en cada eliminatoria un equipo se quede sin que su público pueda presenciar la eliminatoria.

Lo más inverosímil de todo esto, es que se jugará la final de una edición, cuando ya se saben los que disputarán la siguiente.

Todo hay que decirlo: organización ante todo. Seguramente la Real Federación Española de Fútbol debió asesorarse de ese Consejo de Expertos del Covid.

 

Dicho todo esto, la próxima final, la primera final (vaya que lenguaje debemos aplicar a la situación) solo se puede explicar de una forma:

Una oda al fútbol del País Vasco.

Sería muy fácil tirar de tópicos vascos: lugar de grandes banquetes, de aún más alcohol, hablar alto y fuerte, además en un idioma desconocido, mal humor, poco éxito con el otro sexo, mucha lluvia y mal tiempo, gente algo bruta y mucho “¡Aiba la ostia!”,  “Aupa” o “Patxi”. Quizás algunos sean reales, otros totalmente falsos, y seguramente bastante estereotipados. Y seguramente serán los tópicos que en algunos medios habrán usado para hablar de esta final, y presentarla, junto una boina (perdón, txapela)  y unas tapas.

 

Pero si hay que tirar de tópicos, clichés y temas recurrentes… ¿Por qué no hacerlo en el ámbito futbolístico?

Rojiblanco, Athletic no “el Bilbao”, San Mamés, Telmo Zarra, Pichichi, Aritz Aduritz, Julen Guerrero, Copa del Rey, los Leones, José Ángel Iribar, la gabarra, Lezama, ¿Qué es ser vasco?…

Txuri-urdines, Anoeta, Luis Miguel Arconada, López Ufarte, Erreala, Atocha, Jesús Mª Satrústegui, La Real de Ormaetxea, Xabi Prieto, Darko Kovacevic, Plaza Gipuzkoa, Zubieta, ¡Bienvenidos extranjeros!…

 

Por si alguien ha estado encerrado este último año…

Vale, esta frase ya no se puede usar de la misma forma que antes. Por si alguien ha estado incomunicado con el mundo exterior este último año u oculto en una cueva, sí, efectivamente: la final de Copa del Rey será el duelo más importante del fútbol vasco.

Si no es suficiente aliciente poder ganar un título, un título que hace mucho que no ganas, le añadimos el extra de tener enfrente a tu máximo rival. ¿Alguien ha dicho presión? ¿Alguien ha dicho motivación?

Es el escenario perfecto para cualquier aficionado de ambos equipos, cualquier aficionado que crea que van a ganar, porque siempre está la cara de la otra moneda: ¿Algo peor que perder una final ante tu archienemigo? Archienemigo, entendido dentro de los parámetros futbolísticos de rivalidad histórica, no como a alguien a quien tratar con hostilidad.

 

ATHLETIC CLUB VS REAL SOCIEDAD

 

¿Y cómo llegan ambos equipos a este hito histórico?

Así les ha tratado la temporada vigente a ambos conjuntos…

La Real Sociedad, a priori es la que ha tenido más fracasos en cuanto a competiciones se refiere.

 

La oscuridad.

A estas alturas de la temporada, ha quedado eliminada de las 3 competiciones del K.O. en que ha participado.

En los torneos nacionales perdió tanto en las Semifinales de la Supercopa de España, como en los Octavos de final de la Copa del Rey. En ambas ocasiones fue tras disputar una prórroga, incluso una de ellas terminó en tanda de penaltis que no superaron.

Finalmente también quedaron apeados de la Europa League en los Dieciseisavos de Final ante el Manchester United tras una goleada en la ida.

La luz.

En una situación en las antípodas de los guipuzcoanos nos encontramos a los bilbaínos.

Ganadores de la Supercopa de España tras una prórroga. Finalistas otra vez de la segunda Copa del Rey, nunca me acostumbraré a ello, de este año. Para ello tuvieron que superar dos prórrogas, de las cuales una llegó también a la tanda de penas máximas.

¿Os habéis fijado las veces que he mencionado “prorroga” este año?

La nota negativa, es que no participaron en competiciones europeas este año.

 

¿Pero y si nos fijamos en la Liga?

Otra vuelta de tuerca más a la situación.

 

La oscuridad.

El Athletic se sitúa en 9ª posición en la tabla clasificatoria de la Liga, con 35 puntos. Con un balance bastante discreto con más derrotas (11) que victorias (9), pero que se compensa con los 8 empates. Una clasificación dentro de lo habitual en las últimas seis temporadas donde se ha movido entre la 7ª posición y en el peor de los casos la 16ª.

A veces a uno le da por pensar, que si la ambición e intensidad que le ponen a un puñado de partidos al año, léase los de Copa del Rey, lo destinaran en todos y cada uno de los partidos de una simple temporada de Liga, que podrían llegar a alcanzar. Seguramente disputar con fuerza uno de los 5 primeros puestos hasta el final.

 

La luz.

Si en temas relativos a la Liga nos centramos, la Real Sociedad ha sido más constante que sus vecinos. Acumula más victorias (12) que derrotas (7), y los empates llegan a 9. Eso hace que se coloquen en 5ª posición (última con opciones a Europa) con 45 puntos.

Todo esto se traduce en 4 posiciones por encima del Athletic, con 10 puntos más de ventaja.

Por lo que vemos ambos equipos tienen sus más y sus menos. Unos preferirán ganar una Supercopa de España (ya que las dos Copas aún no están decididas) y otros preferirán pelear por entrar en la Champions League la temporada que viene. Y otros que lo querrán todo o que nada de esto les deje satisfechos.

 

Pero si miramos el panorama general de la temporada, teniendo en cuenta todos los partidos de ambos equipos sin importar la competición, la cosa se equipara bastante más.

La Real Sociedad ha jugado en total 39 partidos, de los cuales ha ganado 15, empatados 13 y ha perdido 11 partidos.

Por su lado el Athletic ha disputado en total 35 partidos, de los cuales ha ganado 15, ha empatado 9 y ha perdido 11 partidos.

Podemos ver que la única diferencia es que los donostiarras han jugado cuatro partidos más, los cuales han empatado, pero en el resto (ganados y perdidos) están literalmente empatados. Igualdad que se traduce en un trofeo para unos y una nueva final. A veces la diferencia está en pequeños detalles: un partido por aquí, un partido más por allá.

 

Hemos visto el rendimiento de cada equipo en cuanto a resultados, pero sería interesante saber por encima, las estadísticas individuales más importantes de cada equipo a lo largo de la temporada (ya que la trayectoria en la Copa del Rey es de partidos del año pasado, y ha transcurrido una eternidad desde entonces) para saber cómo llegan al choque del sábado.

 

Para ello tomaremos nota de los máximos goleadores y asistentes de cada equipo, que seguramente, serán los que decidirán el partido, aunque siempre puede llegar todo de una jugadas aislada de un outsider y dar la sorpresa.

 

Los máximos asistentes de los rojiblancos son: Muniain (9 asistencias), Williams (7 asistencias), Yuri Berbiche (4 asistencias), Berenguer (3 asistencias).

Los máximos goleadores de los Leones son: Raúl García (9 goles), Berenguer (8 goles), Williams (7 goles), Villalibre y Muniain (5 goles).

Cabe destacar que Williams ha jugado unos 480 minutos más (más de 5 partidos) que los dos primeros anotadores y aun así está por debajo en la faceta goleadora.

Podemos ver como Muniain, Williams y Berenguer aparecen en el top 4 de ambas facetas. El record lo tiene Iñaki Williams quien ha participado directamente en un total de 14 goles del equipo, destacando por igual tanto definiendo como asistiendo a sus compañeros. En ese sentido si saca provecho de esos minutos de más jugados.

 

Es hora de cambiar de ciudad y ver que se cuece en San Sebastián.

Los máximos asistentes de los txuri-urdin son: Oyarzabal (8 asistencias), Merino (6 asistencias), David Silva (4 asistencias), Portu y Gorosabel (3 asistencias).

Los máximos goleadores de los donostiarras son: Oyarzabal e Isak (12 goles), Portu (8 goles), William José (6 goles), Barrenetxea (3 goles).

Hay veces que los números son muy juguetones, y en este caso entre los dos máximo goleadores solo hay 5 minutos de juego de diferencia, así que son muy parejos en cuando a eficacia goleadora.

En los dos top 4 aparecen tanto Oyarzabal como Portu, los únicos que destacan en ambos aspectos. El jugador que ha intervenido en más goles del equipo es, y con mucha diferencia, Oyarzabal, quien ha participado en 20 goles del equipo. Es sin duda el hombre más influyente del equipo.

Es curioso, que William José quien abandonó el equipo hace dos meses, de camino a Inglaterra, sigue siendo el cuarto máximo goleador del equipo.

 

¿Podemos decir que estamos en un enfrentamiento entre Iñaki Williams y Oyarzabal?

No, ni mucho menos. Pero en la pareja de Oyarzabal y Isak recaerá más peso que en un duo del conjunto bilbaíno, donde el protagonismo está más repartido.

 

Llegados a este punto, es momento de mirar atrás.

Primero echaremos un vistazo en los antecedentes de ambos equipos en la competición. Para saber dónde vamos, es recomendable saber de donde venimos.

 

Empezaremos por el más laureado en la competición.

El Athletic Club ha ganado un total de 23 Copas del Rey, que sería una barbaridad, si no fuera porque el FC Barcelona ha ganado 30, aprovechando las décadas de sequía bilbaína. Y allí vamos, el Athletic ha perdido 14 finales, siendo 3 de ellas en los últimos 11 años. La última final en la que llegaron fue en 2014-15, hace ya varias temporadas.

Los últimos títulos del Athletic, de largo recorrido más allá de los de dos partidos, se remontan a la Liga y la Copa de la gran temporada 1983-84.

A veces las comparaciones son odiosas, pero aquí los éxitos cosechados en Bilbao, eclipsan a los alcanzados en San Sebastián.

La Real Sociedad ha ganado dos Copas del Rey. La primera hace ya más de un siglo y bajo otro nombre, y la última en la temporada 1986-87. Ha vivido pocas victorias, pero a su vez también pocas derrotas en finales, ya que ha sido finalista en 4 ediciones, siendo la última en la temporada 1987-88.

 

El peso de la historia se decanta hacia los Leones.

 

Seguiremos hablando del pasado, pero más reciente, del último año.

Esto tiene relación con la chapuza de la organización de la final de un torneo, un año después de cuando se debía disputar. Ya en la Champions League se vieron casos surrealistas como equipos que llegaban a la fase final de Lisboa, no lo hicieran con todos los jugadores que habían llegado hasta ahí antes de la pandemia.

Pues aquí, aún es más triste y vergonzoso que jugadores que estuvieron en la plantilla, haciendo piña, en los entrenamientos, en las convocatorias, jugando los partidos e incluso siendo quizás determinantes, por los azares del destino, ya no pertenezcan a esos equipos finalistas. De haberse jugado en verano, como hubiera sido lo más lógico, quizás alguno aún podría estar en el equipo, siendo el caso más claro William José.

Llegar tan lejos, y ver como se te escapa de entre las manos. Y aún suerte que se tratan de dos equipos, en especial el Athletic Club, no muy dados a grandes renovaciones de plantilla ni gran cantidad de fichajes.

 

En la Real Sociedad no verán la final desde el césped, el banquillo o las gradas: David Zurutuza, Näis Djouahra, Kevin Rodrigues…

La mayoría con pocos partidos a sus espaldas el año pasado, pero luego hay casos como Diego Llorente con 30 partidos, Martín Odegaard con 36 y William José con 41 el año pasado y 21 esta temporada, no podrán disfrutar de un éxito en el que participaron.

 

En el Athletic Club no estarán en el Estadio de la Cartuja, ni sentados ni en el campo: Gaizka Larrazabal, Mikel San José, Kenan Kodro, Beñat Etxeberria…

Seguramente la baja de más peso será Iñigo Córdoba que jugó 26 partidos.

Además el equipo cuenta con el caso especial de Aritz Aduriz, que pese a participar en 21 partidos, no llegó a acumular ni los minutos de 3 partidos completos, y que debido a lesiones y sus 39 años, acabó anunciando su retirada, sin el broche de oro que habría supuesto jugar una nueva final. Tras 12 temporadas en el club, no podrá vivir una última noche de gloria.

 

¿Y que podemos esperar?

La Real Sociedad encadena una racha negativa de dos derrotas en los dos últimos partidos disputados. Perdió 1-0 en casa del Granada, y el FC Barcelona le goleó 1-6 en su propio estadio.

Pero habrán pasado casi dos semanas entre el último encuentro y la final, tiempo suficiente para recuperar la moral, tiempo suficiente para centrarse en la final. La Real Sociedad es quien más se juega, ya que es la primera vez que llegan a una final en 33 años. Se dice rápido eso. Más de tres décadas después, tendrán la oportunidad de poder levantar un trofeo. En ese lapso de tiempo han tenido tiempo de lo mejor y lo peor, de quedar segundos en Liga y de estar 3 años en Segunda División.

Puede que sea quizás la única ocasión de ganar un título a corto plazo, ya que la presente temporada ya es imposible. Es una ocasión única que no deben dejar pasar.

 

Obviamente el equipo que se presenta mejor anímicamente a la final, es el Athletic Club. Ya han ganado la Supercopa de España, y tienen a la vista no una, sino dos finales casi seguidas de su competición favorita, la Copa del Rey.

Si sus rivales tienen la presión de ganar algo por primera vez en 34 años, los Leones tienen la presión de ganar la Copa por fin después de 37 años, y tras cuatro intentos en los que se quedaron a la costa del éxito sin tocar tierra firme. Pero seguramente, la mayor presión y a su vez orgullo, aunque sea debido a una situación anormal y mal gestionada, es poder alcanzar el hito de ser campeones de Copa dos años seguidos en un abrir y cerrar de ojos.

En parte, el mismo grupo de jugadores en racha, podrán optar a dos títulos seguidos, aprovechándose de su buen estado de forma y jugar del tirón en este estado de forma “on fire” en el que se encuentran este 2021. La intención es aprovechar la inercia y la buena dinámica que de otra forma, nunca podría ocurrir.

Héroes o villanos. Es tan grande la gloria que pueden conseguir al ganar dos copas seguidas en 14 días, como profundo el abismo de decepción en caso de perder ambas finales. Un récord positivo o negativo para la historia. Pocas veces una situación de “ni bien ni mal” puede suponer ganar “solo” una Copa.

 

Preparaos para posibles futuras efemérides:

¿Cuál fue el equipo que ganó en menos tiempo dos títulos seguidos de Copa del Rey?

El Athletic Club en el año 2021, en 14 días, la primera el 3 de abril y la segunda el 17 de abril.

Sería muy del estilo de efemérides como:

¿Qué equipo ha sido el vigente campeón de la Champions League y la Europa League al mismo tiempo?

Ocurrió en el año 2013, cuando el Chelsea campeón el año anterior de la Liga de Campeones, alcanzó y ganó la final de la Europa League el 15 de mayo. La final de la máxima competición continental no se disputaría hasta el 24 de mayo, así que durante 10 días fueron los defensores de ambos títulos.

 

Y bien, si tras todo esto aún seguís aquí, y os interesa mi opinión personal, cortita y al pie tras todo el monologo anterior, ahí va.

Siempre quiero que gane mi equipo, pero si no juega, por regla general quiero que gane el equipo pequeño. En este caso, por palmarés (y por nada más, ya lo dejo claro) sería la Real Sociedad. Así que lo normal sería que quisiera que ganaran ellos, pero…

Sí, siempre hay un pero.

Pero por conexión con la ciudad, sobretodo por amistades, y por otros tantos zarpazos de varios leones, tengo que decir que tengo mayor afinidad y aprecio por el equipo de San Mamés. Así que por mis amigos, espero que gane la final el Athletic.

Y ya si me dejáis ser un poco malo, a ver si una victoria les embriaga de tanta celebración y festejos, y nos dejan festejar a los culés la segunda copa. Todo es soñar, pero uno es solidario y le gusta compartir éxitos.

Dejando de lado las bromas, espero que gane el mejor, que haya muchos goles, y al no sufrir mi corazón, que vayan a la prorroga si quieren, pero que sea un buen partido.

 Y si puede ser, que se cumpla una profecía maya, y veamos zarpar la mítica gabarra de las leyendas.


GIMME_A_FIX

  • El Athletic viene de un muy buen momento de forma, ya un poco más atenuado después del ‘efecto Marcelino’
    • El historial de Marcelino nos dice que ocurre algo similar siempre, sus equipos empiezan muy fuerte y bien, probablemente por la exigencia física y táctica que solicita a los jugadores.
  • Pero más que llegar el Athletic en buen momento, lo que tendrá enfrente será una Real en probablemente el peor momento de su temporada
    • Personalmente me gusta mucho la Real, por estilo de juego, por algunos jugadores…Hasta el escudo me parece probablemente el más bonito de 1ª división.
    • Empezó la temporada como un tiro, pero el bajón era más que previsible
    • Tienen picos de forma muy pronunciados, de siempre
    • Vienen de jugar con el Barça
      • Mirando el historial, los RSO – FCB siempre han sido partidos donde al Barça le costaba puntuar, y en juego más de una vez les dieron considerable repaso
      • 1-6 y tremenda tunda que les ha caído
      • Oyarzabal medio tocado, Isak seco, Illarra inestable
      • Muy aprovechable para el Athletic
    • Respecto al Athletic, no lo estoy viendo de continuo, pero sí veo resúmenes y más detalles
      • Berenguer amazing, titular a base de goles/minutos
      • Williams lo de siempre, un Walcott de la vida, le sigue faltando mucha definición
      • Me gustaría ver más a Villalibre
      • Simón en buen momento
      • En general, no se le puede pedir mucho más a Marcelino para el tiempo que lleva
    • El Athletic, claro favorito
      • Obviamente, es un derbi y una final, hay un factor de imprevisibilidad a considerar
      • Va a ser rarísimo no tener público, al Athletic sobre todo le puede pasar factura, pero parece que se han ajustado bien a no contar con San Mamés en directo (en diferido imagino que sí, y más que nunca si cabe)

 

  • El partido se prevé intenso. Dependerá de la laxitud del arbitraje y del respeto con el que entren ambos equipos. Han tenido tiempo de sobra para prepararla, por lo que no sería de extrañar ver una primera parte de tanteo con mucho balón alto y poca continuidad, lo que en teoría favorece al Athletic.
  • Id desempolvando la gabarra por si las moscas 😉

COLABORACIÓN DE MIKEL de DIARIO AM:

—————————————————————

Poco más puedo añadir a lo expuesto por estos dos crack del teclado. Decir que obviamente, yo también respeto mucho a la Real Sociedad, un equipo con grandes jugadores y capaz de realizar un fútbol muy atractivo, pero que como es OBVIO mis pensamientos y apoyo irán con los leones, al igual que me imagino, muchos de vosotros, puesto que la final que os atañe a vosotros y nos enfrentará, será en 15 días y ya hablaremos de ella.

#BiziAmetsa #AupaAthletic #BetiZurekin #KoparenBila

Votad quien creéis que ganará esta copa.


Agur Xalaos, nos vemos por el foro, por TWITTER o por donde gustéis.

Salud y Gabarras… sobre todo gabarras.

Atentamente,
@djdollyDAM 

DIARIO AM, te necesita.

Sigue conectado a Diario AM en:

Twitter: @WebDiarioAM, #DiarioAM

Facebook: https://www.facebook.com/WebDiarioAM

 

¿Te gusta esta entrada?

44
Aportación Propia
DjDolly
@djdollyDAM

Cronista, Barman, DJ, Informático, Bloguero y enfermo del deporte.

 

Copyright © 2015 DiarioAM