Crónicas

Ahora vienen a por mí (colaboración by Tatascán)

Ahora vienen a por mí (colaboración by Tatascán)
ColaboradoresDAM

Buenas tardes acá, desconozco a qué hora lo estás leyendo, pero da igual. Ya pasó un asalto más del VAR y arbitraje a favor de los mismos, ya veremos cuál será el código arbitral que aplicarán al Barca contra el Villarreal a domicilio. O garantizan la Liga ya, o tratan de justificar con los consabidos “son humanos y se equivocan” las tropelías arbitrales cometidas post pandemia.

Si el título lo tomé del poema de Bertold Brecht, es porque es justo lo que ocurre en la vida en general, pero más marcado en la Liga Española. Leámoslo todo:

 

“AHORA VIENEN POR MI, PERO ES DEMASIADO TARDE”

«Primero se llevaron a los judíos,
pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a los comunistas,
pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros,
pero como yo no era obrero, tampoco me importó.
Mas tarde se llevaron a los intelectuales,
pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
Después siguieron con los curas,
pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen por mí, pero es demasiado tarde.»

Podríamos decir:

“Primero vinieron por el Eibar, pero como yo no era del Eibar, no me importó.

Luego vinieron por el Valencia, pero como yo no era del Valencia, tampoco me importó.

Más tarde le robaron a la Real Sociedad, pero como no soy Txuri Urdin, tampoco me importó.

Después siguieron con el Mallorca, Espanyol y Getafe, pero como yo no era de esos equipos, tampoco me importó. Hoy vinieron por mí, pero era demasiado tarde”.

Cabe mencionar que esto que se está viviendo con cada equipo que enfrenta al Real Madrid no es nuevo, ha sido la constante partido sí y partido también a partir del reinicio de la Liga. En fechas antes de la pandemia, las ayudas blancas constitutivas de robo a los equipos rivales eran más disimuladas, y a lo más que se llegaba era a dejar correr robos de balón con faltas claras, que servían para tomar descolocados a los rivales y anotar los famosos contragolpes madridistas. Pero era sufrir “errores” en uno, y a lo sumo dos partidos por temporada, que pienso que cada equipo de la posición cuarta para abajo ya lo tenían en negativo en su presupuesto de puntos. Y con lo de la inmunidad de rebaño, o que cuando me toque jugar contra ellos esos puntos no los necesitarán, por una u otra razón, y tal vez me salvo, y que esa no es mi liga, pues a quedarnos callados. Pero el descaro con que han robado en este período post parón del COVID ha sido exagerado, descarado, repetitivo y como los robos han sido tan cercanos uno de otro, no queda tiempo a olvidarlos, así que ahora todos lo pueden ver.

Cristobal Soria tuiteó algo al respecto: “Si los Presidentes de los 19 equipos restantes que forman la Liga permiten que situaciones como estas se repitan una vez y otra y otra y otra y otra…también son responsables de que esta Liga este manchada y huela mal…muy mal!!!”. Eso mismo he estado diciendo yo, y no solo respecto a los equipos de la Liga Española, sino también a los de Champions. Lo dije desde que le regalaron la segunda Champions, viendo como le ayudaron tanto con los sorteos como los arbitrajes para ir pasando de ronda. Y en mi criterio, Cristobal tiene toda la razón y en mi caso, culpo directamente a Bartomeu actualmente, y a Rosell anteriormente, que por protegerse personalmente han dejado en la más clara indefensión al equipo y sus jugadores.

Tampoco voy a dejar por fuera de esta asignación de responsabilidades a aquellos equipos que han sido favorecidos con decisiones ilegales, por acción o inacción del VAR, sabiendo muy bien que no es por favorecerlos sino por perjudicar a Barca. A lo mejor piensan que es dando y dando: me roban contra el Real Madrid pero me regalan contra el Barca. Pero al contrario del RM que lo benefician constantemente, al Barca lo afectan asiduamente, ya sea con jugadas de gol anuladas, goles claros no válidos, penales a favor no marcados y dudosos en contra marcados sin objeción; faltas reiteradas en contra sin marcar, jugadores contrarios cometiendo faltas de tarjeta durante todo el encuentro, y hacia el lado contrario, tarjeta a la mínima, etc. Y sabedores que contra el Barca vale todo, juegan al borde del reglamento y más allá, seguros que no les sucederá nada.

Y es así, que cuando me toque el turno, me robarán irremediablemente, porque cuando le roban al Barca me quedo callado, y eso legaliza los atracos. Al final, algunos aspirantes a Europa quedarán descolgados de la lucha porque por muchos esfuerzos y méritos que han puesto, no sirvieron ante las intenciones malévolas de un estamento corrupto, y por no denunciar la corrupción se han vuelto igual de corruptos.

Y como dicen también en mi pueblo, al que le caiga el guante, que se lo plante. Pero hay que tirar al menos 19 guantes.

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

49
Crónicas
 

Copyright © 2015 DiarioAM