Aportación Propia

Equipos Legendarios by Darroa y DJDOLLY – Crónica Diario AM 08/04/2020

Equipos Legendarios by Darroa y DJDOLLY – Crónica Diario AM 08/04/2020
DjDolly

Ayer DARROA y un servidor, partimos de la idea de haceros un nostálgico regalo a modo de “recordatorio futbolístico”, de equipos que de los 90 hasta hoy en día hicieron gestas legendarias, pese a no coronar sus éxitos, quedando a un paso de la auténtica gloria. Como era un tema que ya toqué en el ya lejano 2013, hemos decidido hacer un “RE EDIT” para que ustedes se entretengan en estos días donde tanto tiempo hay para leer o ver vídeos. Esperemos que les guste.

A lo largo de la historia del fútbol son muchísimos los enormes equipos que se quedaron a un paso de ganar y entrar en la leyenda. Dado que este tema es muy extenso, hoy me centraré en los pequeños equipos españoles, que se quedaron a un paso de triunfar, y que pasaron a ser siempre recordados por su pundonor y juego. Eso pequeños pero grandes equipos que nos hicieron a todos los espectadores ponernos sus camisetas… ser forofos de ellos, sentirnos uno mas de sus incondicionales.

¡ENORMES EQUIPOS QUE MERECIERON MAS!


REAL MALLORCA

El 19 de mayo de 1999, RCD Mallorca y SS Lazio disputaron la última final de la extinta Recopa de Europa en Villa Park (Birmingham). El fútbol quiso reservar un hueco en tan importante acontecimiento para un equipo, el balear, que estaba viviendo por aquel entonces la etapa más gloriosa de su historia. Héctor Cúper, como personificación de la transformación del club, comandaba la nave isleña, tras haber alcanzado la Final de la Copa del Rey en la temporada anterior (cayendo frente al Barça en la tanda de penalties) y haberse ganado el derecho a participar en la última edición de la Recopa.

Tras ir eliminando a potentes equipos como Chelsea, Hearts o Genk, los bermellones se plantaron en la segunda final de su historia (la primera fue la de la Copa del año anterior) sorprendiendo a Europa con su juego descarado y un bloque a prueba de bombas. Enfrente, la Lazio de Sven-Goran Eriksson, plagada de jugadores de renombre (Nedved, Vieri, Almeyda, Nesta, Dejan Stankovic, Mancini…) y con la seguridad y el aplomo que da el ser un habitual de las grandes citas, precisamente lo que les faltó a los de Cúper.

Cualquier buen aficionado mallorquinista recordará aquella plantilla. Con la sobriedad en la portería de Carlos Roa, la seguridad y el poderío aéreo de Marcelino Elena y Gustavo Siviero en el centro de la zaga, y el carisma y la veteranía de Javier Olaizola y Miquel Soler por las bandas. En el medio, la manija caía en manos de Vicente Engonga, serio, tenaz y trabajador como pocos. El mejor Stankovic, una de las mejores zurdas que haya pisado la isla, no se cansaba de surtir de balones de gol a los hombres de ataque, mientras que por la banda derecha, la potencia y la juventud de un joven Lauren hacía que los grandes de Europa pusieran sus ojos en él. En la mediapunta, un Ibagaza aún pendiente de explotar compartía posición con su compatriota “Chupa” López que, pese a su calidad, nunca llegó a brillar en la isla. Arriba, el gol era cosa de Dani y Leo Biagini, quienes indudablemente vivieron su mejor etapa como futbolistas en el club balear. Paco Soler, Lluis Carreras, Fernando Niño o Carlitos eran otros de los jugadores que apuntalaban un equipo que daba precisamente definición al concepto de “equipo”. Un bloque íntegro y sin fisuras, compensado, con jugadores con hambre de éxito y un entrenador capaz.

En el día más grande del mallorquinismo, casi 7.000 personas se desplazaron hasta Birmingham con la ilusión de ver a Olaizola alzar la Recopa. Enuna nueva reedición del clásico David contra Goliat, los modestos pero efectivos mimbres del Mallorca soñaban con hacer frente a la legión romana encabezada por el temido Christian Vieri. Fue precisamente el ariete laziale quien, adelantándose de cabeza a la defensa bermellona, recordaba al equipo español que una final europea es un tema serio. A los 7 minutos de juego, Roa ya había recogido una vez el balón de sus redes, y el panorama que se presentaba ante los de Cúper no era nada halagüeño.

Con el gol en contra y el oficio de los italianos, cualquier disposición táctica del maestro Cúper quedaba reducida a cenizas. Nada de lo ensayado servía ya. Pero aquel Mallorca era de otra pasta. Cualquier equipo se habría venido abajo, con un 1-0 en el minuto 7 frente a un rival italiano en una final. El Mallorca de Cúper no. Sobreponiéndose a la adversidad, reinventándose a sí mismo, creyéndose que de verdad estaban en una final europea, Stankovic y Miquel Soler fabricaron el empate apenas 4 minutos después. Como venía siendo costumbre en los isleños, Iovan Stankovic puso el balón con su bota izquierda a disposición del rematador, en este caso Daniel García Lara, que conseguía la igualada, dejando helados a los italianos y sorprendida a todala Europa futbolística.

Con el 1-1 el partido fue dominado por el centrocampismo. Ni Lazio ni Mallorca inquietaban la portería contraria. La batalla que se libraba en la zona de medios era terrible, con un Engonga colosal frente a la dureza de los italianos, cuya actividad ofensiva quedaba reducida a los balones colgados sobre la cabeza de Vieri ante la incapacidad de un casi inédito Roberto Mancini.

Pero el destino, el mismo que había dispuesto que los baleares jugaran aquella final, quiso ser cruel con el novato. Un balón suelto en la frontal del área de Roa, fue aprovechado por Pavel Nedved, quien a la media vuelta y con su pierna derecha, empalmaba una volea que sellaba el infortunio del modesto equipo español. En su interminable recorrido hacia la red, aquel balón puso el alma de toda una isla en vilo. Y el final quiso ser amargo. No ganó quien lo mereció, ganó quien menos lo intentó. La pizza sustituyó al pamboli en la noche de Birmingham, y el RCD Mallorca tuvo que esperar hasta aquella noche de junio de 2003 en Elche para poder reponerse del tremendo varapalo sufrido.


Deportivo ALAVÉS

Que un equipo no habitual en competiciones europeas dispute una final de la UEFAes algo digno de ser destacado y recordado. Que ese equipo, no sólo no sea un habitual en el continente, sino que además sea considerado como un equipo “ascensor” en su propia Liga, es ya algo que sobrepasa los límites de toda lógica. Después de sólo llevar tres temporadas en Primera División tras toda una eternidad en divisiones inferiores, el Deportivo Alavés alcanzó, contra todo pronóstico, la Final de la Copa de la UEFA de la temporada 2000/2001. De la mano de José Manuel Esnal “Mané”, el equipo vitoriano sorprendió incluso a su propia afición, dejando en la cuneta a Gaziantepspor, Lilleström, Rosenborg, Inter, Rayo Vallecano y Kaiserslautern.

Si por algo destacó aquel Alavés de la UEFA, aparte de por eliminar a grandes equipos como Inter o Kaiserslautern, fue por su extraordinaria capacidad goleadora. Derrotó con un parcial de 9-2 alos alemanes del K’lautern en semifinales, y por 5-3 al Inter en octavos, anotó tres goles en el siempre complicado Lerkendal de Trondheim ante el Rosenborg, y por supuesto, inolvidables fueron los cuatro goles conseguidos en la final frente al Liverpool.

La ansiada e insólita final disputada en el Westfalen Stadion de Dortmund enfrentó a los alaveses contra el Liverpool de Gerard Houllier, en el que Owen y Fowler ya eran figuras y un joven Steven Gerrard comenzaba a despuntar. Tras varios años alejados de las posiciones de privilegio en Europa, los de Anfield volvían a una final europea después de la tragedia de Heysel. Su fútbol poco vistoso pero efectivo (habían eliminado al Barça en semifinales) se antojaba como el contrapunto a la alegría que destilaba el juego del Alavés.

Un Alavés que, como en el caso del Mallorca de dos temporadas antes que revivíamos ayer, conformaba su plantilla a base de hombres, no tanto de nombres. Jugadores humildes, la mayoría semidesconocidos, descartes de otros clubes, pero que supieron aportar lo necesario para que aquel bravo equipo albiazul (”disfrazado” de Boca Juniors en aquella noche alemana de mayo) fuera temido en toda Europa.

La portería era asunto del argentino Martín Herrera, semidesconocido cuando llegó a España la temporada anterior a la del éxito europeo, y convertido en uno de los héroes de aquel gran Deportivo Alavés. En defensa, el rumano Cosmin Contra, en un caso similar al del arquero argentino, se hizo un nombre en las filas del Alavés. Su cotización como lateral derecho de largo recorrido subió como la espuma, y le llevó a ser fichado por el Milan. En el centro de la línea defensiva, el noruego Dan Eggen, Antonio Karmona y un Óscar Téllez en su mejor momento, formaban el muro alavesista, centrales duros y contundentes, experimentados, aunque quizá algo lentos en su conjunto. La banda izquierda quedaba habitualmente en manos de Delfí Geli, otro lateral de similares características a las de Contra. El vértice del equipo era Hermes Desio, clásico “5″ argentino de corte defensivo, acompañado por la calidad y la visión de juego del serbio Ivan Tomic, sustituido en ocasiones por un histórico del fútbol vitoriano como Pablo Gómez. En las bandas, Ibón Begoña y Martín Astudillo, asistiendo a los jugadores de ataque, Jordi Cruyff, Magno Mocelin, Iván Alonso y, sobre todo, Javi Moreno, auténtica revelación de la temporada en el fútbol español (22 goles en Liga aquella misma temporada), y cuya carrera posterior le llevaría a equipos como Milan o Atlético de Madrid.

Como en la final del Mallorca, el partido se rompió desde el inicio. En el minuto 3, Marcus Babbel cabeceaba a la red un balón colgado desde la derecha del área de Herrera por McAllister. El jarro de agua fría estaba servido, y para colmo de males, 14 minutos después, Owen, servía en profundidad para que Steven Gerrard fusilase a Herrera desde dentro del área estableciendo el 2-0. El resultado parecía imposible de levantar, pero los equipos modestos suelen sacar fuerzas de flaqueza cuando se dan cuenta de que están ante una oportunidad probablemente única en sus carreras. Así lo hizo el Alavés, que se repuso, se sacudió el polvo y por mediación de Iván Alonso (a quien Mané había dado entrada por Eggen tras el 2-0), recortaba distancias en el minuto 27.

La increíble final que se estaba viviendo, con un Alavés crecido y un Liverpool olvidándose de todas las ataduras tácticas de Houllier, puso de nuevo el corazón vitoriano en un puño, cuando McAllister anotaba de penalty el 3-1, tras derribar Herrera a Owen dentro del área. La segunda parte tenía un hueco reservado para Javi Moreno, el hombre del año en Vitoria. Primero acertó a cabecear el 3-2 tras un centro desde la banda derecha. Sin dar tiempo al Liverpool para el intercambio de golpes, Javi Moreno volvió a asestar otro directo, colando un lanzamiento de falta en la portería de Westerveld. Era el empate a 3, y las cosas pintaban de otra manera.

Pero si el Alavés ansiaba aquella victoria, lo mismo podía decirse del equipo inglés. Comandados por un genial McAllister, los de Houllier abofetearon de nuevo al cuadro vitoriano, al anotar Fowler el cuarto gol con un disparo desde dentro del área. Con Javi Moreno en el banquillo tras anotar el empate, los de Mané tampoco entregaron el partido. Jordi Cruyff quiso prolongar la esperanza vitoriana con el empate a 4 goles al cabecear un córner. Un resultado más propio de las épocas del 3-2-5 como sistema táctico que del fútbol del siglo XXI. Era el minuto 88, y la prórroga que siguió a continuación fue cruel, muy cruel con el equipo español.

Perdiese quien perdiese aquella final, el resultado hubiese sido injusto. Ambos equipos merecieron el triunfo por igual, pero el infortunió se cebó con Delfí Geli en forma de autogol. De autogol de oro, el invento más triste y cruel de la historia del fútbol, afortunadamente ya desterrado. Aquel balón botado por Gary McAllister desde la banda izquierda llevaba veneno, se vio desde que el balón salió de la bota del escocés. Y la cabeza de Geli lo constató. Un ligero roce bastó para hacer inútil la salida de Herrera. El balón acabó cayendo dentro de la portería vitoriana, muy cerca del poste, como queriendo alargar la agonía y el sufrimiento. 5-4, el final más triste para el sueño más bonito.

Tras aquella final, el Alavés permenecería dos temporadas más en primera, hasta que en la 2002/2003 certificó un nuevo descenso a Segunda División.


DEPORTIVO DE LA CORUÑA

 

El punto más alto del éxtasis gallego llegaría la temporada 2003-2004 enla Champions. Encuadrado primeramente en un grupo con Mónaco, PSV y AEK de Atenas, queda segundo tras el Mónaco y superando al PSV Eindhoven pese a caer con una histórica goleada por 8-3 ante los monegascos.

En octavos, se cruzaría con la Juventus, a la que eliminaría ganando en Delle Alpi por 0-1 y en Riazor 1-0.

En cuartos, llegaba el temible AC Milán, que pese al plantillón que poseía el Depor, el equipo rossonero ,era muy favorito sobre el papel:

 

En la ida en San Siro, el Depor pierde por 4 goles a 1 dando ya por perdida la eliminatoria.

Era impensable el milagro, había que pedir ayuda a las MEIGAS, o así lo pensó TVE cuando hizo el anuncio del partido:

Pero en la vuelta, el Depor es un vendaval y se impone a los rossonero por 4 goles a 0 alcanzando las semifinales dela Champions League por primera vez en su historia.

Desgraciadamente para los coruñeses, en su camino se encontrarían al Oporto de Mourinho, que luego acabaría alzándose con el título, venciendo al Mónaco.

El Oporto arrancó un empate a 0 en Das Antas. y se impuso en Riazor por 0 goles a 1 por un penalty a Deco realizado por César. Ahí acababa la aventura europea y la aventura del Superdepor, tras haber ganado en Highbury, Delle Alpi, Old Trafford, San Siro y el Allianz Arena, una Liga, dos Copas y tres Supercopas después.

Muchas cosas se podrían decir de esta semifinal, pero nos quedaríamos cortos. Fue tan escandaloso el robo que sufrió el deportivo (sobre todo en la famosa expulsión a ANDRADE por darle una caricia a su compañero de selección).

La cosa es que el DEPOR mereció pasar a esa final, y que nos quedamos con las ganas de verle levantar la copa contra un, con todos mis respetos, más débil Mónaco (aunque en grupos les metió una buena).

Este era el equipazo de LEYENDA de este SUPER DEPOR 2.0

Entrenador IRURETA

Alineación ideal: MOLINA; HECTOR, ANDRADE, CESAR, CAPDEVILLA; MAURO SILVA, VALERON, SERGIO, VICTOR; LUQUE y TRISTAN… y por si esto era poco de SUPLENTES tenían a MUNUA, PANDIANI, FRAN, DUSCHER, SCALONI, SONGO´O, MUNITIS, MANUEL PABLO, ROMERO, NAYBET, DJALMINHA, AMAVISCA, PABLO AMO, IVAN PEREZ Y JAIME

Casi nada… un equipo compensadísimo con un banquillo que no tienen ahora ni BARÇA ni MADRID y que nos dejó estos resultados en Champions League:

3º Ronda previa DEPOR vs. ROSENBORG 0-0 / ROSENBORG vs. DEPOR 0-1

LIGUILLA

AEK vs. DEPOR 1-1

DEPOR vs. PSV 2-0

DEPOR vs. MONACO 1-0

MONACO vs. DEPOR 8-3

DEPOR vs. AEK 3-0

PSV vs. DEPOR 3-2

OCTAVOS DE FINAL

DEPOR vs. JUVE 1-0

JUVE vs. DEPOR 0-1

CUARTOS DE FINAL

MILAN vs. DEPOR 4-1

DEPOR vs. MILAN 4-0

SEMIFINAL

OPORTO vs. DEPOR 0-0

DEPOR vs. OPORTO 0-1

 


GETAFE

El año 2007/2008 el GETAFE acometió a su año europeo e histórico… fue pasando rondas dejando atrás un rival a otro, pero si algún partido se nos metió en la retina… si alguna vez toda España nos enfundamos la camiseta del GETA fue en la eliminatoria de cuartos dela UEFA contra el BAYERN donde el GETAFE en la ida consiguió un injusto pero valioso empate a 1 en tierras alemanas (injusto porque el GETAFE bailó al BAYERN) y que trajo la épico a España.

La vuelta es para no olvidarla, baño de juego a un BAYERN lleno de jugadorazos pero que parecían meros títeres (LUCA TONI, RIBERY y tantos otros). La cosa es que se llegó injustamente a la prorroga con empate a 1 al final del tiempo reglamentario. Aquí en la prorroga el GETA se llegó a poner 3-1 haciéndonos soñar a todos, y fue ahí en los minutos finales de la prorroga cuando dos goles de LUCA TONI pusieron el empate a 3 mandando al limbo el baño de juego y esfuerzos de los madrileños.

Así lo vivían desde dentro estas personas:

Y esta sería la crónica oficial del “diario de todas las aficiones”, de la que cabe destacar, que el MARCA sólo hace alusión a que fueron personalidades y jugadores del REAL MADRID. Hay cosas que NO cambian.

“Importante partido, histórico, del Getafe C.F.. Y es que ante el Bayern se cumplieron muchos aspectos, por un lado unos Cuartos de la Copade la UEFAque estuvieron muy cerca de ser superados, realmente lo fueron, porque aunque no fuera en la eliminatoria, si se consiguió no perder ante la alemanes, y además se dejó una imagen inmejorable de un equipo que demostró ser grande.
El partido estuvo presidido por numerosas autoridades, pero por primera vez en la historia de este equipo, de este club y de este estadio, recibió a su S.M. El Rey D. Juan Carlos, acompañado del Príncipe D. Felipe; con ellos la presidenta de la CCMM Dª Esperanza Aguirre, el Secretario para el Deporte, D. Jaime Lissavetzky, los presidentes de los equipos madrileños de la Comunidad de Madrid, D. Enrique Cerezo y D. Ramón Calderón, los futbolistas del Real Madrid Raúl e Iker Casillas, y numerosas autoridades que no quisieron faltar a tal acontecimiento.
Fue vibrante, emocionante y algo desolado con el resultado final. Fue un jarro de agua fría para un equipo (que incluso así lo llegó a reconocer el técnico del Bayern) no mereció quedar apeado.”


EURO MÁLAGA

Esta temporada pudimos ver al que sin duda fué el mejor Málaga de la historia a manos de Pellegrini. Su plantilla era descomunal:

Y su participación en la Champions League, no pudo empezar con mejor pié, pese a tocarles jugar en un GRUPO DE LA MUERTE con el Milán, un entonces temible ZENIT y un ANDERLECHT que siempre da mucha guerra.

No pudo empezar mejor el Málaga goleando al ZENIT en casa y al ANDERLECHT a domicilio, y redondeándolo con victoria local ante el MILÁN, que les ponía líderes con 9 puntos de 9, y en una situación de ensueño.

Venían dos visitas durísimas y el equipo debía de dar la cara, y así fué. Con sendos empates en tierras italianas y rusas, llegaban al sexto encuentro como líderes matemáticos y sin jugarse nada. Solventaron el encuentro con un 11 poco habitual y otro empate, la verdadera Champions League, comenzaba ahora.

Porto en octavos y tremendo baile de juego recibido en Portugal, pese al no tan mal resultado (1 a 0 a favor de los portugueses).

 

Crónica Porto vs Málaga

Se necesitaba otra sensación en LOS CARMENES, y así fué. Volvió la mejor cara del equipo de Pellegrino, y supo a poco el 2 a 0 cosechado.

Cuartos ante el gigantesco Borussia, pero esta vez empezaban en casa.

En la ida en Málaga, el Borussia desplegó todas sus armas, y sólo la estoica resistencia de los malagueños hizo posible el 0 a 0 final, y llevar la eliminatoria a Alemania, donde es esperaría un temible rival y el más infernal de los escenarios de Champions League.

Me voy a dar la licencia, de aquí pegar el mejor artículo que leí en su día al respecto del partido…

Siempre les quedará la historia

por FRAN ALAMEDA el 10 abril, 2013 • 4:17

1.- “Pensar es moverse en el infinito”, decía Lacordaire en paralelo a lo que Guardiola explica sobre la imaginación de lo que va a suceder en el campo. Pensaba, imaginaba y proyectaba sus jugadores en su partido imaginario. Trabajando sobre el infinito, sobre lo irreal con valor de futuro. Pero pasaba. Es el proceso, intuyo, de cada entrenador. Pellegrini diseñó un plan de acción que los llevaría a competir hasta la historia. El camino dice que, con ligeros matices que involucran el talento del rival, funcionó.

2.- Los resultados no dan ni quitan razones. Se sufren o disfrutan y se aprende del camino realizado. Klopp buscó fórmulas para someter al Málaga acercando a la base a Gündogan, llevándole a Sahin a su lado e incluso utilizando a Santana en versión Alexanco. Ningún argumento fue válido. Nada le dio la razón. Simplemente dos balones al área sin trascendencia real se convirtieron en un fallo en cadena que acabó con dos goles. En el momento más cruel. Con el billete y la sonrisa. El resultado fue la historia, porque solo los que caen se citan con el cariño.

3.- Los planteamientos iniciales dijeron algo muy claro. Las cartas puestas sobre el tapete y a jugar. Jugar. Ganar. Pero sin saltarse el guión. Klopp ya sabía que una sonrisa de Isco le podía costar la eliminatoria. Sus recepciones en banda son más previsibles y sufrió durante el inicio, pero se recompuso y apareció. Pellegrini propone rigor táctico. 4-2-2-2 con Duda abierto a la derecha para lanzar hacia dentro y pausar. Menos ritmo, más Málaga. Menos Dortmund. Joaquín volvió a la punta junto a Baptista, quien estaba para pelear y amenazar. El plan a nivel defensivo era claro: minimizar espacios interiores para Reus, Götze y Lewandowski y cerrar a Gündogan.

4.- Y el Dortmund se estrella. No encuentra a su iniciador y tiene que saltar peldaños en la jugada. Balón aéreo, balón muy vertical o salida muy, muy abierta. La caída de Toulalan o Camacho a los costados ayudaba a defender en superioridad. El Málaga se sentía en el partido. Cero errores, todo orden y rival neutralizado. Pero el Dortmund no caía en la trampa. Santana y Subotic se pasaban el balón sin trascendencia, esperando la salida del Málaga con Joaquín y Baptista cerrando ese primer pase. El ritmo y el tiempo corrían a favor del menos rítmico, el Málaga.

5.- En la primera parte no pasan cosas hasta que Isco así lo decide. Como en cada partido, avista el centro y empuja a Joaquín. Primero hacia la izquierda –aunque después fue Duda quien visitó su banda natural–. Se unió el trío determinante del Málaga y nació el primer gol. Regate de Joaquín y disparo. Control y pase, dejada, recorte y gol. Pim, pam, pum. Te espero y te golpeo. El partido era del Málaga. El Dortmund se veía neutralizado, no podía correr y no podía iniciar. Aunque Isco le abrió la puerta a la superioridad contra Antunes. Klopp olió sangre y quiso producir. Hasta que llegó el empate tras el superlativo gesto técnico de Reus. Inferioridad en salida del Málaga. Pérdida. Gol.

6.- El partido fue un espectáculo en su tremenda competitividad, en la batalla táctica y en el desenlace. Pese a lo cruel. Los dos equipos movieron sus fichas para producir sin excederse en riesgos. Gámez no se proyectó en banda, nunca fijó como extremo; Antunes apareció muy medido; Toulalan y Camacho no se soltaron nunca; Gundogan no pudo llegar y Pisczeck-Schmelzer se contuvieron sin saltar. Klopp acepta la tortuga de Pellegrini y acepta ritmo y camino. “Jugamos por dentro”. Allí, Demichelis se impone en su perfil izquierdo. Cierra hacia dentro y gana en todo: corrección, posición y salto. Partido controlado. El Málaga crecía en sentido inverso al ritmo.

7.-  Y llegó el momento. Isco apareció con ventaja para eliminar tres rivales con una pared. Probablemente, el jugador más talentoso de la eliminatoria. A ratos, difuminado por la insistencia de Pellegrini en priorizar lo colectivo. Pero sonrió. Y miró a la Sudtribune. La gigantesca afición de Dortmund asistía a su alianza definitiva con la Champions. Su idilio, su pasión. La guió y espetó: “Aquí estoy. Otra vez más. Para llevar los sueños a la eternidad”. Pero el de Arroyo dela Miel no sabía que los sueños se vuelven pesadillas. O que la eternidad guarda un hueco también para los perdedores.

8.- El tiempo corre y en el partido sigue sin pasar nada más que el tiempo y el resultado. Klopp mueve ficha: Sahin y Schieber. Doble punta en el Dortmund, Lewandowski flotando y Sahin-Gundogan para iniciar, ya sin la presión posicional del Málaga a la altura del centro del campo. Fallo importante, evidenciado posteriormente por la presencia de los dos jugadores de origen turco en tres cuartos de campo: ceder los metros de la base de la jugada. Los de la capital renana salían con el balón limpio, fluían y comenzaron a creer.  Götze amenazó. Reus amenazó. Gritó. Pero emergió Willy Caballero. De la nada, un pie y una mano para soñar. La sensación de impotencia del Dortmund. La fe del Málaga. Y un portero con aurea de noches eternas.

9.- Pellegrini introduce a Santa Cruz para ayudar al balón parado y gestionar los balones de espaldas. Se anticipa a Klopp, que introduce a Hummels y empuja a Santana a la delantera. No hay tiempo, solo urgencia. Así, balones en globo y a rezar. Ambos. El Málaga no contiene al central brasileño pero achica agua para eliminar todo rechace que se acerque a la frontal. Así hasta el minuto 91. El avión de vuelta. El sorteo del viernes. Tres colosos y el Málaga. Pero no.

Y 10.- Pensar. Argumentar. Merecer. Ganar. Perder. La vida, como el fútbol, son momentos. Pequeños detalles o pequeñas decisiones alteran el orden. El Málaga se gana el derecho a vivir con la historia a cuestas. Con su deuda. Como la del deporte a Pellegrini. Y el Dortmund, el derecho a jugar las semifinales. Se levantó la selección española de la tragedia coreana, se levantó el Getafe de su gesta contra el Bayern, lo hizo el Alavés de su UEFA. Como el propio Bayern de una final de Champions. Todos lo hicieron y dejaron su nombre su orgullo sobre el olimpo de las victorias. Porque a la derrota, como la de ayer del Málaga, siempre le quedará la historia.

El manifiesto ROBO al Málaga, daría mucho que hablar en nuestros medios.

Pese a la derrota, sus jugadores fueron recibidos como héroes en su llegada a el aeropuerto de Málaga.


VILLAREAL

Nadie puede cargar sus tintas contra el bueno de JUAN ROMAN RIQUELME porque a pesar de su irregularidad a lo largo de su carrera, siempre dejó detalles de estrella absoluta (y todavía lo hace en sus últimos años en BOCA). Genio y figura le tocó ser mártir de este VILLAREAL como en su día DJUKIC lo fue en el penalty en el que se le escapó la liga al SUPER DEPOR.

Esta era la plantilla de aquel equipo:

Esta fue la andadura del VILLAREAL esa temporada dejando en la calle a equipazos desde la primera ronda, nunca tuvo un rival accesible, de haberla ganado hubiera sido de las CHAMPIONS mas meritorias que yo recuerde.

Everton   1-2   Villarreal
Árbitro: Tom Henning Øvrebø (NOR) – Estadio: Goodison Park, Liverpool (ENG)
Villarreal   2-1   Everton
Global: 4-2
Árbitro: Pierluigi Collina (ITA) – Estadio: Estadio El Madrigal, Villarreal (ESP)
14 septiembre 2005 – Fase de grupos (Grupo D )
Villarreal   0-0   Man. United
Árbitro: Kim Milton Nielsen (DEN) – Estadio: Estadio El Madrigal, Villarreal (ESP)
27 septiembre 2005 – Fase de grupos (Grupo D )
Lille   0-0   Villarreal
Árbitro: Peter Fröjdfeldt (SWE) – Estadio: Stade de France, París (FRA)
18 octubre 2005 – Fase de grupos (Grupo D )
Villarreal   1-1   Benfica
Árbitro: Florian Meyer (GER) – Estadio: Estadio El Madrigal, Villarreal (ESP)
02 noviembre 2005 – Fase de grupos (Grupo D )
Benfica   0-1   Villarreal
Árbitro: Frank De Bleeckere (BEL) – Estadio: Estádio do Sport Lisboa e Benfica, Lisboa (POR)
22 noviembre 2005 – Fase de grupos (Grupo D )
Man. United   0-0   Villarreal
Árbitro: Massimo De Santis (ITA) – Estadio: Old Trafford, Manchester (ENG)
07 diciembre 2005 – Fase de grupos (Grupo D )
Villarreal   1-0   LOSC
Árbitro: Valentin Ivanov (RUS) – Estadio: Estadio El Madrigal, Villarreal (ESP)
22 febrero 2006 – Octavos de final
Rangers   2-2   Villarreal
Árbitro: Eric Poulat (FRA) – Estadio: Ibrox Stadium, Glasgow (SCO)
07 marzo 2006 – Octavos de final
Villarreal   1-1   Rangers
Global: 3-3 Villarreal clasificado por los goles en campo contrario
Árbitro: Alain Hamer (LUX) – Estadio: Estadio El Madrigal, Villarreal (ESP)
29 marzo 2006 –
Internazionale   2-1   Villarreal
Árbitro: Alain Sars (FRA) – Estadio: Stadio Giuseppe Meazza, Milán (ITA)
04 abril 2006 –
Villarreal   1-0   Internazionale
Global: 2-2 Villarreal clasificado por los goles en campo contrario
Árbitro: Kyros Vassaras (GRE) – Estadio: Estadio El Madrigal, Villarreal (ESP)
19 abril 2006 –
Arsenal   1-0   Villarreal
Árbitro: Konrad Plautz (AUT) – Estadio: Highbury, Londres (ENG)
25 abril 2006 –
Villarreal   0-0   Arsenal


Albacete, el “Queso Mecánico”

En algún lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, había un docente que revolucionó el concepto de entrenamiento deportivo tal y como se conocía en su momento. El Albacete, el llamado Queso Mecánico que se le llamó, donde cuando Zalazar cogía el balón se oía el murmullo de gol, gol, gol en las gradas del Carlos Belmonte, maravilló a todo un país a inicios de los años 90.

El origen de este ascenso meteórico del primer club manchego en jugar en primera, se encuentra en la llegada de Benito Floro a finales de los 80 a la ciudad manchega. Benito Floro, docente de profesión, llegaba en 1989 al Albacete procedente del Villarreal, habiendo sido ya previamente un entrenador, que pese a su nacimiento en Asturias, contaba con una dilatada carrera en los banquillos valencianos donde había logrado varios ascensos ya fuera a Tercera o a Segunda B. El club en sus inicios se había hecho un habitual de Tercera, cuando ya en los años 80 se empieza a hacer más habitual de Segunda B.

Benito Floro hizo algo que nunca antes había logrado el Albacete, colocarlos en la Primera División, y además lo hizo mediante ascensos consecutivos, subiendo de Segunda B a Segunda en la 89/90 y de Segunda a Primera en la 90/91. Para la plantilla de la 91/92 solo Coco, Catalí, Menéndez, Corbalán, Manolo, Parada y Cabrero quedan del Albacete de la 89/90.

También quiso la casualidad que Canal+ comienza sus retransmisiones con un Albacete contra Valencia que acabaría con victoria de los manchegos por uno a cero, gracias a un gol de Corbalán en la segunda mitad, mostrando al Albacete que acabaría cautivando a España con su juego ofensivo y eléctrico. Este Albacete también mostraría al mundo, acompañado de sus mitos como Zalazar, Oliete, Corbalán, a jóvenes que darían que hablar en el futuro como Delfí Geli, recién llegado del FC Barcelona y de posterior fama en el Alavés, o Ismael Urzaiz, que llegaría cedido del Real Madrid e histórico delantero del Athletic Club.

Quiso la casualidad que su temporada del debut acabara de una forma impropia para su trabajo. Llegaban a la última jornada con opciones de entrar a Europa, a un punto del Zaragoza, y teniendo que visitar al Atlético de Madrid, quien ya no tenía opciones de alcanzar la segunda plaza ocupada por el Barcelona. Por su parte, el Zaragoza recibía en casa al colista, un Mallorca que una victoria le valía para salir del descenso y jugar el playoff de la permanencia siempre y cuando el Cádiz no puntuara con el Sporting, complicándose un poco más el desempate si el Valladolid ganaba al Sevilla. El Zaragoza no logró sumar perdiendo por 1-2, pero el Albacete se despedía de la temporada 91/92 con una derrota por 4-1 en el Vicente Calderón, donde el Atlético jugaba con 10 desde el minuto 10 por la expulsión de Abel Resino, pero el Albacete se vio al descanso con un gol en contra obra de Alfaro. Al descanso el Atlético metería al pichichi de la temporada, Manolo, que ampliaría la ventaja cerca del cuarto de hora de la segunda parte. Aunque Chesa quiso recortar distancias, otro gol de Manolo y al final del partido un gol de Schuster, acabaron con el 4-1 que les dejaba fuera de Europa.

Benito Floro había llevado en unos años a un club de Segunda B a pelear por los puestos europeos, con un buen trabajo, y además introduciendo una novedad: el psicólogo. Ese buen hacer le llevó a firmar al final de la temporada por el Real Madrid, que buscaba contrarrestar al Dream Team comandado por Johann Cruyff. Por su parte, el Albacete perdió ese punto extra y se encontró en la siguiente temporada por evitar el descenso, aunque les llegaría un recordado jugador, de fatídico final, como fue el panameño Rommel, quien perdería la vida en un accidente de tráfico en 1993, fecha en la que algunas personas tasan el final de la época dorada del Queso Mecánico. Benito Floro volvería al Albacete en la 94/95 tras su periplo madridista, pero los resultados no volverían a ser los mismos, descendiendo como colista en la 95/96. Los resultados obtenidos no se volverían a conseguir, y el club ha vagado desde entonces por la Segunda División, hasta que logró su retorno a Primera para la 2003/04 y tras dos temporadas, retorna a Segunda, donde pese a cuatro temporadas en Segunda B lleva militando desde entonces.

¿Qué fue de la carrera de Benito Floro tras el descenso del Albacete? Ya de inicio, en marzo de 1996 renunció al cargo en base a los malos resultados. La siguiente temporada llega al Sporting de Gijón, donde abandona el club tras 34 jornadas en abril dejando al club en descenso. Marcharia a Japón donde firmó de enero a septiembre de 1998 y una vez concluido el contrato marcha a Mexico para ponerse al frente de los Rayados de Monterrey con los que si hizo un buen papel, clasificando a la liguilla final en el Torneo de Verano de 2001, algo que Monterrey no había vuelto a conseguir de 1996. En 2002 regresa al Villarreal, donde acabaría logrando una Copa Intertoto y tras una breve estancia en el Mallorca, donde un mal inicio en las primeras ocho jornadas le vio acabar su periplo mallorquín. Posteriormente marcharia a Ecuador (Barcelona SC), Marruecos (Wydad Casablanca) sin lograr grandes resultados, para posteriormente recalar en Canadá al frente de su selección nacional, logrando aguantar al frente tres años. Más recientemente estuvo en Costa Rica con el Alajuelense, del cual tras desvincularse en agosto de 2017 no ha vuelto a pisar un banquillo.

Aquí nos hablaba el gran ANZ entre otras cosas del QUESO MECÁNICO, con la mano en el corazón:

Crónica ANZ

La triste historia final del queso. Del queso mecánico a la supervivencia:


P.D: Dejé fuera equipos de otras épocas y eludí al VALENCIA del que no le considero un no triunfador por sus dos finales europeas perdidas seguidas, ya que en competición domestica si que reinó por delante de REAL MADRID y BARÇA, convirtiendose así en un equipo CAMPEÓN. También descarté al ATHLETIC de las 2 finales de 2012, porque ya os conté esa historia mil veces, desde muchísimos prismas diferentes. 

Atentamente,
@djdollyDAM y @Darroa

DIARIO AM, te necesita.

Sigue conectado a Diario AM en:

Twitter: @WebDiarioAM, #DiarioAM

Facebook: https://www.facebook.com/WebDiarioAM

 

¿Te gusta esta entrada?

45
Aportación Propia
DjDolly
@djdollyDAM

Cronista, Barman, DJ, Informático, Bloguero y enfermo del deporte.

 

Copyright © 2015 DiarioAM