Crónicas

King in the North! – Crónica DiarioAM 15/06/2019

King in the North! – Crónica DiarioAM 15/06/2019
gjdeleven

Los Toronto Raptors han ganado su primer anillo de la NBA y, con ello, se llevan el Trofeo Larry O’Brien a Canadá por primera vez en la historia. Los de Ontario asaltaron hasta en tres ocasiones el Oracle Arena, que se despide de la NBA por la puerta de atrás, siendo la última de ellas definitiva.

 

 

LAS FINALES

Los Raptors se impusieron 4-2 a los todopoderosos Warriors en unas Finales muy extrañas en muchísimos aspectos. Llegaban los canadienses con ventaja de campo, pero la perdían en el Game 2 y todo empezaba a oler a paseo para los de la Bahía. Lejos de venirse abajo, los pupilos de Nick Nurse se desplazaban hasta Oakland con la moral por las nubes y conseguían vencer los dos partidos siguientes en el Oracle Arena, el feudo de uno de los mejores equipos de la historia, que el año que viene ya no acogerá partidos de la NBA por el traslado de la franquicia a San Francisco. Todo eso sucedía con Kevin Durant ausente por una lesión que arrastraba desde el Game 5 de las Semifinales de Conferencia frente a Houston Rockets. Hay que recordar que los Cleveland Cavaliers de hace tres temporadas son el único equipo que ha remontado un 3-1 adverso en Las Finales para entender cómo de complicado lo tenían los californianos para entender que en el quinto partido, jugado en Toronto, Durant reapareciera cuando era un secreto a voces que su estado físico no era aceptable para competir a ese nivel. ¿El resultado? Durant hizo un grandísimo primer cuarto y, cuando apenas había disputado 12 minutos en total, se rompió el tendón de Aquiles, algo de lo que hablaremos más adelante. Los Warriors, en un alarde de supervivencia, se llevaron ese punto y forzaron el sexto partido, que se jugaría ya en su feudo. El partido fue sensacional a nivel deportivo y de competitividad y, cuando parecía que el triunfo se quedaría en casa y que iríamos hasta el séptimo, hasta la muerte súbita, Klay Thompson se rompió el ligamento cruzado cuando más enchufado estaba en una acción desafortunada. Fue todo lo que necesitaron los Raptors para dar un arreón importante, colocarse arriba y llevarse el partido mientras le era sancionada una técnica a Draymond Green por pedir un tiempo muerto del que ya no disponían. Parece que el destino no había tenido bastante con los Warriors y quería hacer sangre.

 

¿Significa lo dicho anteriormente que estoy desvirtuando la victoria de los Raptors? En absoluto. Si bien no peco de original si digo que con la plantilla al completo los Warriors son claros favoritos, también es verdad que Nick Nurse ha ganado la partida a Steve Kerr con mucha diferencia y que, por primera vez, hemos visto a unos suplentes que son mejores que los de los Warriors cuando tienen que estar en pista las segundas unidades en momentos de tensión. Aunque Kyle Lowry no ha demostrado ser un jugador temible, los suyos no lo han necesitado porque contaban con Kawhi Leonard, MVP de Las Finales por segunda vez – la primera impidió el three peat de los Miami Heat de LeBron y ésta vez el three peat de los Warriors -. “La garra” ha hecho lo que ha querido durante prácticamente todos los Playoffs, confirmando que es un Top 3 de la liga sin ningún tipo de discusión (al menos en los momentos calientes). Leonard ha sido el dominador de la serie y quien ha marcado la diferencia. Su imagen bailando y riendo, siendo su carácter tan calmado habitualemente, mientras los Raptors celebraban el título, es ya historia de este deporte.

 

 

UNA APUESTA ARRIESGADA… O NO

Ahora es fácil opinar con la historia en la mano, pero cuando los Raptors despidieron a Dwane Casey, que unos días después fue nombrado Entrenador del año, para ascender a alguien sin experiencia en un banquillo NBA como Nick Nurse, casi todo el mundo se echó las manos a la cabeza. Cuando los Raptors mandaron a un activo importante, parte del escudo casi, como DeMar DeRozan a San Antonio a cambio de Kawhi Leonard, que llegaba tras un año sin jugar, con el cartel de problemático y con un único año de contrato, casi todo el mundo se dejó la garganta a base de gritar todo tipo de improperios. El resultado ha sido que Nick Nurse ha ganado el campeonato en su primer año (algo que consiguieron en la época reciente solamente Tyronn Lue y Steve Kerr) y que Leonard ha sido el factor diferencial respecto a los Raptors del pasado para aspirar al trono… y conseguirlo.

 

La temporada iba avanzando y los canadienses, que veían que la cosa se ponía bonita, se lanzaron definitivamente a lo bestia y se hicieron con Marc Gasol aprovechando las rebajas en las que estaban los Memphis Grizzlies. El mediano de la saga se unía a un patio interior por el que ya transitaban Serge Ibaka y el tremendamente mejorado Pascal Siakam, lo que suponía convertirse en la pintura más temible de la NBA con mucha diferencia. Marc ha acabado siendo vital para la conquista del campeonato. Viendo únicamente el boxscore, uno se encuentra con que los números del pívot no son nada del otro mundo y que están muy por debajo de lo habitual, pero hay que tener en cuenta que en los Raptors ya hay un líder y una segunda espada en ataque (Kawhi y Lowry, respectivamente) y que lo que el equipo necesitaba era a un jugador grande capaz de organizar al equipo desde la pintura, con capacidad para intimidar desde el triple y, sobre todo, con una inteligencia defensiva que fuese diferencial y en esos apartados Marc Gasol termina la temporada con matrícula de honor. Para mí, y lo digo sin que me cieguen las banderas, ha sido el segundo jugador más relevante en el título solamente por detrás de Kawhi Leonard.

 

 

EL CAMINO

No han sido unos Playoffs sencillos para los Raptors. Era evidente que en el Este iba a haber tortas a partir de las Semifinales de Conferencia. En primera ronda se deshicieron con solvencia (4-1) de Orlando Magic pese al susto inicial. En Semifinales de Conferencia sufrieron, llegando hasta el séptimo partido, para derrotar a los Philadelphia 76ers de Ben Simmons, Jimmy Butler y Joel Embiid, con Marc Gasol a un nivel imperial y con Kawhi Leonard anotando una canasta ganadora sobre la bocina que forma ya parte de la historia de la NBA, siendo como fue la primera canasta sobre la bocina para ganar un séptimo partido en toda la historia del campeonato. Llegaban las Finales de Conferencia, los temibles Milwaukee Bucks y su mejor record en temporada regular y, por desgracia para el público (sobre todo el español) no sería posible ver un enfrentamiento entre los hermanos Gasol en un marco tan bonito. Los de Wisconsin, con Giannis Antetokounmpo al mando, se llevaban los dos primeros partidos y, cuando más cuesta arriba estaba todo, los Raptors encadenaron cuatro victorias consecutivas para llevarse su primer título de Conferencia y, con él, su primer acceso a Las Finales de la NBA en su corta historia, que data de 1995, cuando accedieron a la mejor liga del mundo en una expansión.

 

 

KEVIN DURANT Y KLAY THOMPSON

Son los grandes perjudicados de todo esto. Sin campeonato y con lesiones gravísimas. La de Durant, concretamente, es la que apartó al mejor Kobe Bryant de las pistas o, sin ir más lejos, la que ha tenido recientemente sin jugar a DeMarcus Cousins durante un año y le ha hecho volver mucho más lento y menos explosivo. El alero forzó para jugar, algo que le honra, y acabó fuera por mucho más tiempo del previsto; el escolta fue víctima de una acción desafortunada, de las que hay montones en cada partido sin consecuencias, tras recibir un tapón de Danny Green.

 

Kevin Durant apuntaba a la agencia libre y todo hacía prever que iba a cambiar de equipo tras (presumiblemente) lograr su tercer anillo. Ya llevaba varios años cobrando un sueldo inferior al que merece para que los Warriors pudieran cuadrar cuentas y todo indicaba que en verano iba a buscar un escenario nuevo en el que actuar. Ahora, con la lesión, puede que eso cambie. Por una parte, Durant podría acogerse a su player option  de 31 millones de dólares y permanecer en los Warriors durante el próximo curso, en el que difícilmente pisará una cancha de baloncesto, para ser agente libre en 2020. Otra opción es que los Warriors, como premio por su sacrificio, le ofrezcan el supermáximo que solamente ellos pueden ofrecerle por tener sus derechos Bird y por haber formado parte de los mejores quintetos en los últimos años. Una última posibilidad, menos loca de lo que parece, es que las franquicias que tenían pensado apostar por él con el máximo salarial lo hagan igualmente, confiando en su plena recuperación aunque tengan que prescindir de él durante una temporada completa.

 

En el caso de Klay Thompson, que también acaba contrato, se hablaba de un fuerte interés de franquicias como Kings y sobre todo Lakers, aunque daba la impresión de que su prioridad era seguir en los Warriors. Ahora, con una lesión de recuperación tan imprevisible (se abre un abanico de entre 9 y 12 meses), habrá que ver hasta qué punto los Warriors quieren premiar su aportación y su fidelidad, toda vez que los de Oakland se enfrentan a otro puzle complicado en la siguiente agencia libre, con sueldos altísimos en la plantilla, renovaciones importantes y necesidades para la segunda unidad.

 

 

LOS HERMANOS GASOL

Pau y Marc son, oficialmente, los primeros (y únicos hasta la fecha) hermanos en levantar el Larry O’Brien. Antes de eso, decía Misterchip en Twitter y me chivaba DjDolly por vía interna, George y Ed Mikan también habían sido campeones. La NBA, sin embargo, no lo considera así. Aunque George Mikan conquistó ni más ni menos que cinco anillos con los Minneapolis Lakers (1949, 1950, 1952, 1953 y 1954), su hermano Ed formó parte de los Rochester Royals que fueron campeones en 1951, pero fue traspasado a los Philadelphia Warriors mediada la temporada regular y no concluyó el curso con los vencedores, por lo que la NBA no le reconoce como campeón. Lo mismo ocurre en el vigente curso, donde Delon Wright, ex de Raptors que fue enviado a Memphis Grizzlies como parte del paquete por Marc Gasol, ha formado parte del equipo campeón durante el curso pero no en el momento final. Su hermano, Dorell Wright, era jugador de aquellos Miami Heat pre LeBron James que en 2006, polémica con los tiros libres mediante, conquistaron el anillo contra Dallas Mavericks.

 

Pau Gasol fue fundamental en los dos anillos que lograron Los Angeles Lakers de forma consecutiva en 2009 y 2010. Era la segunda espada solo por detrás de un Kobe Bryant que estaba en un estado de forma legendario. Marc Gasol ha sido fundamental también en el primer anillo de la historia de Toronto Raptors tanto en defensa como en ataque. Ha sido el anclaje del juego de un equipo en el que un jugador estratosférico como Kawhi Leonard ha sido el rey. No desmerezcamos a ninguno de los hermanos para dar más valor al otro. Hay dos hermanos españoles que han conseguido en la mejor liga de baloncesto del mundo lo que no ha logrado nadie. Dos veces, no olvidemos que protagonizaron el único salto inicial entre hermanos de un All-Star Game.

 

Y, por supuesto, no hay que olvidar a Serge Ibaka, otro representante español con anillo en la NBA. Y a Sergio Scariolo, que aunque italiano es también un poco nuestro y que, pese al poco cariño que yo le tengo tras sus andanzas con la selección nacional, ha sido importantísimo en el organigrama técnico de los Raptors. Felicidades a todos ellos.

 

 

¡Hasta siempre, DAM! I amunt Valencia!!

 

 

 

 

¡RECUERDA QUE PUEDES SEGUIRNOS EN LAS REDES SOCIALES!

TWITTER: @WEBDIARIOAM ; HASHTAG: #DIARIOAM

FACEBOOK: HTTPS://WWW.FACEBOOK.COM/WEBDIARIOAM

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

36

More in Crónicas

Cantera vs Cartera o Cantera para hacer Cartera – Crónica Diario AM 03/07/2019

DjDolly3 julio, 2019

PODCAST DAM (Fichajes, ascensos, fútbol femenino y debate política de fichajes Athletic) – Crónica Diario AM 26/06/2019

DjDolly26 junio, 2019

Quiz night: copa (solución)

churchill14 junio, 2019

Quiz Night: copa – Crónica Diario AM 14/06/2019

churchill14 junio, 2019

Juego de Tronos, deportivos – Crónica Diario AM 11/06/2019

DjDolly11 junio, 2019

Desigualdad – Crónica Diario AM 05/06/2019

churchill5 junio, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM