Colaboraciones

De dónde vienes, para dónde vas. (by Tatascan)

De dónde vienes, para dónde vas. (by Tatascan)
Rockdactor

Hoy nos deleita con sus letras Tatascan. ¿O pensabais que era el Rockdactor?… ¡A disfrutar!

Pues de nuevo por acá, con una breve colaboración para alimentar los suicidios en esta página, aunque los que estamos ya desde hace un rato hemos visto ir y venir a muchos miembros, y esto sigue, a veces pujante y otras arrastrándonos. Recordemos siempre que el blog somos todos, desde el que maneja la página hábil, los que elaboran crónicas, los que armamos discusiones con los comentarios, y esa masa escondida que nos lee en secreto y se ríe de las caballadas que muchas veces ponemos.

 

Imagen de una subida

 

Hoy les hablaré de algo que he estado analizando: Las metas y su valoración.

Hemos tenido una gran avalancha de información negativa en su mayoría, basada en la eliminación de un Barcelona timorato frente al Liverpool que corrió todos y cada uno de los balones en juego como si fuera el último en su vida. Hemos renegado muchos, algunos ahn renunciado a seguir al Barca, y muchos hemos sentido esa tentación; pero la verdad, al menos en mi caso, es que aunque sea a cuentagotas, los partidos del Barca son casi los únicos que se pueden ver esperando en qué momento el extraterrestre ese hace una de las suyas y nos deleita con una genialidad. Luego, la mayoría de partidos son unos tostones infumables con peloteo insulso, buscando más destruir que crear, esperando que la flauta resuene al resoplido del burro.

Pues como dicen, la flauta no suena dos veces, y a Valverde y el Barca el resoplido del Camp Nou no ajustó para pasar la eliminatoria.

Llegados a este punto, vemos que equipos grandes como el Bayern Munich, City, Juventus, PSG, y el insigne tricampeón de Champions fueron eliminados también, unos primero y otros al mismo tiempo que el Barca en ese campeonato. Lo sorprendente es la forma como ha sido tomada la eliminación de cada uno, tanto a nivel de sus aficionados como por el público en general. Para eso hablaré de cosas como punto de partida y mets finales.

Hace muchos años trabajé en una compañía agroexportadora de babanos, como mayordomo de finca. En esa finca estaba encargado de uno de los grupos; resulta que era uno de los mejores en calidad,  tamaño y producción de toda la zona; mis esfuerzos lograron subir un poco más en los datos de producción, de hecho, era el modelo en la zona, donde se llevaban las visitas para que apreciaran las bondades del cultivo.

Cerca de allí, en otra finca cercana, la baja calidad de los suelos producía fruta de mala calidad; mientras las mediciones de ratio (cajas de 40 libras exportables por racimo cosechado) en la finca en que yo trabajaba estaban en 1.20, y mi grupo cinco puntos arriba, en la finca esa el ratio estaba en 0.80, menos de una caja por racimo. Un mayordomo que llegó comenzó con mejoría en las prácticas, y junto con condiciones climáticas favorables, el ratio subió un trimestre a 0.95. En la reunión trimestral de resultados, y esperaba mi mención honorífica, por ser el grupo por mí manejado el de mejores resultados en toda la zona; sin embargo, el ganador fue el del grupo de la finca mala. Mi extrañeza se aclaró cuando me dijeron que cada grupo competía contra sí mismo; y que mi grupo era muy difícil que ganara, ya que estaba casi en el top de resultados de la zona, y cualquier mejora se disolvía n los resultados anteriores. 5 puntos de subida de ratio entre 1.20 daban un 4 % de mejora, contra el 18 % del grupo de la finca mala. Y así con todos los parámetros analizados.

¿A qué viene esta analogía? Pues a determinar cuándo se puede o debe considerar un fracaso y un éxito una temporada. Todo depende de donde se venga, para ver hasta donde se ha llegado, y si se puede seguir adelante.

4 ejemplos en Liga Española:

Barca viene de ganar 8 ligas en 11 años, con un doblete (Liga y Copa) el campeonato anterior; este campeonato tiene ya ganada la Liga; la meta fijada era ganar el triplete, como cada año, y con la pérdida de la Champions ya se considera una temporada para el olvido. El problema es que el listón está muy elevado, y cualquier fallo se considera descalabro, principalmente por nosotros los aficionados del equipo, porque los socios parecen conformes con la situación. De repente es que esas metas son nuestras, no institucionales. Incluso se habla de que se pierda la final de Copa para que haya una revolución que no deje títere con cabeza en todo el entorno, junto con las más negras expectativas. Además de esa eliminación, considerada como la concha de banano en que se resbaló el equipo, está la pérdida de identidad en un sistema que fue vistoso, aunque en resultados en forma de títulos están nivelados con los obtenidos desde la deriva del estilo. Resultado, FRACASO.

El Real Madrid, vigente tricampeón de Champions, pero que en el campo doméstico le va muy mal en cuestión de títulos, quedó apeado una eliminatoria antes, en una semana trágica cuando quedó eliminado de Copa, prácticamente descartado en Liga y fuera de Champions. Al momento actual, se encuentra a 18 puntos del primer lugar y ya campeón, el Barca, y a 7 puntos del segundo lugar. Por presupuesto, y por suposición, es un gran fracaso; sin embargo, se vende como un año sabático para planificar el asalto a todo lo que esté en juego, como cada año en estas fechas, y más cuando se acerca septiembre. Pero su entorno, y más su prensa afín ha hecho de la recontratación de ZZ un evento mayor que cualquier trofeo en juego; incluso se hizo reportajes de “la Liga de Zidane”; “Zidane sería campeón con los resultados”; y resulta que si se consideran sus resultados con los de Lopetegui y Solari, son aún peores; pero con las cortinas de humo en forma de contrataciones galácticas, y con los túneles en entrenamientos de Vinicius, pareciera que han ganado el sextete. Este año, en comparación al anterior, ha bajado, y mucho.

El tercero en disputa.

El tercero en disputa, segundo en la Liga, el Atlético, hace unos cuantos años estaba de capa caída, incluso en segunda división. Con la llegada del Cholo y el apuntalamiento con jugadores claves, tuvo un repunte que lo llevó a ganar una Liga y pelear dos finales de Champions, e incluso una Copa de Europa y la correspondiente Supercopa. Pero como que ya llegó a su nivel de ineficacia (Principio de Peter, como decíamos el otro día), ya la generación que estableció hace unos años el Cholo pasó a mejor vida, e incluso se anuncia una desbandada, este año que se esperaba que sería mejor por las adquisiciones y la inversión en renovar a su estrella. Sin embargo, para sus seguidores, el baremo quedó en la época pre cholo, casi a nivel de no pelear descenso, por lo que entrar en un blog colchonero solo son alabanzas al Cholo, cual si tuviera un equipo con el presupuesto del Huesca.

Y el cuarto en análisis

Y el cuarto en análisis, para mí sería el Getafe. Un equipo de bajo presupuesto, que al margen de que nos guste o no su forma de jugar, o por cualquier otra filia o fobia, ha hecho una campaña más allá de su meta inmediata, salvar la categoría. Viniendo como viene de segunda hace dos temporadas, aún el hecho de no clasificar a Champions y quedar en Europa, aunque por combinación de resultados incluso podría quedar fuera de puestos europeos, su temporada no puede clasificarse de otra manera más que exitosa.

Comparando y compitiendo cada uno contra sí mismos, vemos que el Barca puede mantenerse al mismo nivel del año anterior, si gana la Copa; el Atlético y el Real Madrid descienden un peldaño, ya que el año pasado ganaron un título cada uno, y esta temporada no; y el ganador, independientemente de lo que suceda este fin de semana es el Getafe, que de venir desde abajo ha subido estratosféricamente. Ahora, el tratamiento de su afición para cada uno es disímil. Desde la complacencia de los Atléticos con el rendimiento de su equipo, a los sueños de los aficionados del Getafe con su plaza europea, a la Felizidane de los madridistas que muy rápido pasaron hoja al fracaso de esta temporada, hasta la inconformidad de los culés que consideran una temporada con un claro aprobado rozando el Muy bueno, como un rotundo fracaso. He allí la diferencia de las metas, de cuál es el punto de arranque considerado para cada quien, y donde estaba el listón a inicio de temporada. Aunque para algunos los listones bajan automáticamente de acuerdo a los resultados, hasta casi no existir y considerar un triunfo la contratación de un entrenador o la derrota del rival enconado.

Gracias por leer este tocho, y no se olviden de comentar incluso los que nos leen a escondidas y de incógnito.

  1. Este artículo lo estoy escribiendo antes de saber los resultados de la última jornada.

Tatascan.

Sigue conectado a Diario AM en:

Twitter: @WebDiarioAM, #DiarioAM 

Facebook: https://www.facebook.com/WebDiarioAM

 

P.D: ¿Te gusta Diario AM? ¿Tienes cosas que contarle al mundo? Pues nosotros….

¿Te gusta esta entrada?

19
 

Copyright © 2015 DiarioAM