Crónicas

Todo sigue igual pero todo cambia – Crónica Diario AM 03/03/2019

Todo sigue igual pero todo cambia – Crónica Diario AM 03/03/2019
TaichoXela

Se pueden decir muchas cosas.

Los ríos de tinta de números, logros, récords, rachas y demás son constantes.

Record de victorias seguidas en liga en el Bernabeu, equipo que más veces ha ganado al Madrid en 72 horas, 180 minutos sin un gol blanco, las tres ultimas visitas culés no han encajado ningún gol, un parcial de 10 goles a 2 entre los cuatro partidos.

Se pueden decir muchas cosas y seguirían apareciendo más.

 

Y lo más curioso es que el equipo visitante no ha podido hacer nada contra un rival, hay que admitirlo, a medio gas, sin dar su mejor versión ni mucho menos. ¡Como habría podido ser los resultados con un Barcelona jugando a su estilo y entonado! ¿Y con un Messi estelar? No lo sabremos, y casi mejor para la capital, sino tendrían un ataque de pánico masivo.

 

El Barcelona en una semana ha ganado en dos ocasiones. Jugando mal y jugando bien, y repito, sin jugar de una manera espectacular. Ha jugado a la contra, más estilo blanco, y al toque a la manera culé. En ambas ha ganado. Solo faltaba que decidieran jugar sin portero, que con lo enchufados que estaban Piqué y Lenglet anoche podría haberse arriesgado, sin desmerecer a Ter Stegen que estuvo espectacular el miércoles.

Esto habla muy mal del Real Madrid, que un Barça cumplidor no les ha dejado capacidad de reacción. Y también habla muy bien del Barcelona que no ha necesitado hacerlo todo perfecto y sobre todo no ha neccesitado encomendarse a que Messi hiciera una jugada espectacular de las suyas contra el mundo, para ganar.

 

Hacía tiempo que el Barcelona no era tan solido atrás en un par de partidos seguidos, y menos con esta contundencia, pese a que hubo algún susto como esa aventura en solitario de Piqué casi en la línea de gol. La baja de Umtiti, imperial las dos últimas temporadas, ha sido de sobras suplida por un grandioso Lenglet, que ayer en defensa se dejó la piel y el aire, con dos pelotazos a corta distancia. Es una gran noticia, y más de cara a la vuelta de la eliminatoria de Champions.

 

Rakitic demostró la diferencia entre el centro del campo azulgrana y el blanco. ¿Quién podría hacer una carrera como él al espacio tras abrir a la banda con una pared, dejar atrás su perseguidor y marcar picando el balón por encima de un gigante?

El equipo local disponía por un lado de un The Best, elegido por descarte del premiado prefabricado de cada año, que estuvo desbordado y sin pulmones. Por otro lado un alemán, que Guardiola no dudó ni un instante en dejar marchar del Allianz Arena en su momento, y que no demostró ayer que se equivocara. Y finalmente con un buldózer de demolición averiado. Y así es es muy difícil crear juego, ocasiones reales de peligro y además subir a finalizar.

 

Porque si, el Real Madrid con muy poco creó muchísimo peligro, un peligro que una vez llegaba a los metros finales se diluía hasta desvanecerse.

Hoy en día se le llama crack a cualquiera.

Vinicius al que han colgado la etiqueta de salvador de la humanidad, es rápido, tiene fe y mucho desparpajo. Pero ya está. Y con eso no se puede ganar. Faltan buenas decisiones, falta definición, chute y gol. Y sin eso, el autoproclamado mejor equipo del mundo, no podrá ganar en su casa, en su tierra y menos en su liga.

El Real Madrid es el claro ejemplo del joven español medio, tiene que irse fuera a triunfar, ya que le es imposible en casa. Torneos cortos, rápidos y  sin muchos partidos importantes. Torneos donde con un partido bueno por ronda, varias ayudas, mucha suerte, y un poco de tiempo añadido se puede ganar un título. Pero torneos de largo recorrido, regularidad y donde hay que demostrar cada día lo bueno que eres ya es otro cantar. Se debe demostrar lo bueno que eres cada día, y no solo prepararte, arreglarte y adecentarte para el día de la cita.

 

Todo el mundo dice que el problema del Madrid es el gol. No les falta razón. Sin Cristiano, lo que debería haber sido un equipo más coral, con jugadores que dieran el paso al frente para liderar y otros jugadores jóvenes ansiosos por destacar no ha ocurrido.

Pero no tienen toda la razón. No olvidemos que no es el único problema, porque no paran de encajar goles. El Barça les metió 5 en la ida de la Liga, 4 en la eliminatoria de Copa y otro ayer. Por mucho que no marques, si no te meten no perderás. Pero no están bien ni arriba ni abajo. Su brújula esta averiada. La defensa es un desastre, sin orden ni concierto, creando agujeros negros que ya le gustaría a Stephen Hawkins. Y la portería es un colador, sea quien sea el portero, y eso que son dos grandes porteros. Así que no se puede construir una casa por el tejado sin los fundamentos, pero tampoco puedes olvidarte del propio tejado.

 

En cambio el Barcelona ha mejorado ese acierto de cara a gol de las últimas jornadas, con varios empates y un inicio de año 2019 algo discreto, pero sin olvidar el seguro atrás. Un cerrojo que excepto partidos como el del Sevilla, pocos tienen la combinación para abrir la cerradura.

Mundos opuestos. A través del espejo se ven imágenes distorsionadas.

Suárez recupera sensaciones, gol y confianza. Bale desaparece, literalmente.

El Barça renueva un veterano como Jordi Alba. El Real Madrid debe cruzar los dedos y confiarlo todo en un joven inexperto como Reguilón (que ya piden Selección).

Ter Stegen imperioso siendo el Muro de Berlín. Courtois y Keylor Navas. Keylor Navas y Courtois. El orden de los factores no importa y el resultado final es derrota.

Dembelé es un francés rápido, con atrevimiento, un puñal para las defensas. Benzema es un francés lento, gafado de cara a gol y sin oportunidades.

Y así podríamos seguir reflejando imágenes en el espejo con luces y sombras.

El Barcelona tiene que estar muy orgulloso de lo que ha hecho. Y como lo ha hecho, ya que el cambio de cara en 3 días ha sido radical. Hay cuentas pendientes como recuperar a Coutinho, mas perdido que Ramos en la Universidad Rey Juan Carlos; dar opciones a un injustamente denostado Malcolm y decidir para que han fichado a Murillo, Boateng y Todibo.

Lo mejor es que, pese a ratos sufrir, este equipo saca partidos adelante sin depender exclusivamente de Messi en partidos importantes. Curiosamente ocurre más en partidos “importantes” que en otros más asequibles.

El ganador de la noche fue Rakitic, que con Valverde en el banquillo y respondiéndole así, su relación de amor con la titularidad será de por vida.

 

No hay que dar ningún titulo por ganado. La final de Copa se tiene que jugar y el Valencia es una ruleta rusa, la Liga aun quedan muchos partidos y el verdadero rival sigue allí: el Atlético de Madrid. Y la Champions League aún esta muy lejos, y como nos demostró Roma el año pasado, nada se tiene que dar por hecho. Eso si, aspiraciones, deseos y sueños infinitos. Y que nadie nos lo quite.

 

Y hablaría de Ramos, pero hay menores delante. Debería estar ROJO de vergüenza.

¿Te gusta esta entrada?

29
Crónicas
TaichoXela
@TaichoMaster

Culé residente en Barcelona. Amante del fútbol vistoso y de ataque. Tengo simpatía por el Girona FC y el Kashima Antlers. Me encanta la Ciencia Ficción y la Fantasía Épica. Disfruto con los videojuegos, los manga, el anime, las series y los libros. ¡Preparado para desatar mi imaginación! Visca el Barça. "Y así empieza” “La verdad es una excusa para la falta de imaginación” “¿Desea saber más?”

 

Copyright © 2015 DiarioAM