Crónicas

Game over, que pase el siguiente – Crónica Diario AM 22/02/2019

Game over, que pase el siguiente – Crónica Diario AM 22/02/2019

Desocupado lector:

 

Hoy vengo a hablarte de fútbol…

                            …

                            …

“¡Qué novedad!” – exclamarás, con ironía, y puede que cierto toque de resignación – Si resulta que no hago otra cosa desde que nos conocimos hace ya varios meses. Pero no os preocupéis, que no vengo a hablaros de lo convencional, eso se lo dejo a mis compañeros, que lo hacen genial, con precisión, acierto y mucha dedicación, como han demostrado con esas magníficas crónicas sobre los partidos de Champions de los equipos españoles. Lo que pasa es que, al igual que con los adolescentes en el instituto, a la mayoría les gusta la UEFA Champions League, y no se habla casi de nada más. A mí no (a ver, no es que no me guste, pero…), yo prefiero a su “hermana pequeña”. En el instituto, la fama, la reina suele ser la hermana mayor, la que goza de más belleza exterior, practica alguna actividad que la hace ser popular, tiene carisma desbordante… en definitiva, es atractiva, y todo ello a pesar de que no es un dechado de inteligencia. Luego está su hermana pequeña, a la que casi nadie se acerca porque todos los chicos están absortos y alelados con su hermana, pero que tras esa fachada esconde unas capacidades asombrosas que en nada tienen que envidiar a las de su hermana. De hecho, no es menos atractiva que ella, simplemente no se arregla ni se acicala como ella; podría ser igual de popular que ella o más, pero sus gustos difieren mucho de lo que se considera popular, y ello la recluye a un plano secundario, e el que, sin embargo, se mueve como pez en el agua y en el que se acrecenta su seguridad en sí misma. En definitiva, pocos se acercan a conocerla, pero si lo hacen, no se arrepienten, y de hecho quienes así la conocen siempre coinciden en que tiene más cualidades que su hermana mayor. Pues eso me pasa a mí con la UEFA Europa League. 

Y creedme si os digo que esta competición, como la vida, que diría el legendario Andrés Montes, puede ser realmente maravillosa. 

En esta ronda de 1/16 de final ha ocurrido de todo, tenemos desde victorias incontestables, como la que le endosó en el global el Salzburgo al Brujas (5-2 en el global con 4-0 en la vuelta) o la que le endosó el Eintracht al Shakhtar Donetsk ucraniano (6-3 en el global con 4-1 en la vuelta) o el 5-1 global del Napoli al Zurich; hasta partidos en los que se ha estado a un suspiro de llegar a haber necesitado prórroga para dilucidar quién caía y quién seguía (como el del Villarreal – Sporting Lisboa o el Bayer Leverkusen – Krasnodar. Al final, los que siguen en el camino hacia la gran final de Bakú (Azerbaiyán) del próximo mes de Mayo son estos equipos y emparejados de la siguiente manera:

Y así lo hicieron los españoles:

 

Sin duda, la eliminatoria más igualada de las cuatro que se disputaban con equipos españoles en liza, aunque en honor a la verdad he de decir que, salvo el Celtic – Valencia (donde los de la capital del Turia me parecían (y lo fueron) infinitamente superiores a los escoceses capitalinos), las otras tres eliminatorias se presentaban como un 50/50 en las que cualquier cosa podía ocurrir. Pero hete aquí que el Sevilla resolvió por un sorprendente 3-0 su eliminatoria ante la Lazio italiana, un gran equipo (qué duda cabe) pero que no está en su mejor momento. Así lo demostró en el Sánchez Pizjuán de Sevilla donde cayó por 2-0 preso de sus carencias. No hizo un partido horrible como en la ida, en su casa, el Stadio Olimpico de Roma, pero fue lo suficientemente inoperante como para que al Sevilla le valiera con un chispazo en el minuto 20 que anotó su goleador Wissam Ben Yedder y a partir de ahí, pudo dedicarse a vivir de las rentas. Se le pudo complicar, eso sí, la cosa al Sevilla con la expulsión de Franco Vázquez por doble amarilla en el 61′, pero apenas 10 minutos después Marusic tuvo a bien facilitarle la vida al equipo hispalense. Se le cortocircuitaron los cables al centrocampista montenegrino del equipo italiano y entró a Sarabia de manera temeraria con los tacos por delante. Roja clara y vuelta a empezar diez para diez. Y en condiciones de igualdad el Sevilla volvió a sacar pecho para decir “aquí estoy yo y te vas a ir para casa”. Jugada de tiralíneas y Sarabia empaquetó y le puso un lacito al equipo romano para enviarlo de vuelta a Italia.

Esto es: van dos sevillanos y dos valencianos por la calle y de repente uno le dice al otro… 

Parece el inicio del típico chiste malo regionalista, pero en eso se resume la participación española en estos 1/16 de final de la segunda competición europea de la UEFA. Y a punto ha estado de seguir siendo así en octavos, pero el Stade Rennais francés se encargó de que no fuera así. A priori no parecía un cruce demasiado duro para los de Quique Setién, pero dado que éstos tampoco andan muy finos en LaLiga pues se preveía una eliminatoria igualada. Y a fe que con el 3-3 firmado en Francia la semana pasada en el partido de ida así pareció, pero las ilusiones béticas se desvanecieron ayer en el Benito Villamarín de la capital hispalense, sede de la final de Copa el próximo mes de Mayo. En un partido raro, el Betis dominó por tramos, pero no dejó de estrellarse una y otra vez con su inoperancia ofensiva y su falta de puntería, y todo ello cargando ya con un 0-2 adverso gracias a los goles en 8 minutos de Adrien Hounou y Romain Bensebaini (minutos 22 y 30), una losa demasiado pesada para los verdiblancos, que no daban pie con bola (nunca mejor dicho). Sin embargo, los de Heliópolis redujeron distancias en el minuto 41 con un tanto de Giovani Lo Celso, que alimentó las esperanzas de los españoles de arreglar el desastre y pasar de ronda, pero el Rennes no perdió la compostura y dejó que la ansiedad se apoderara de los pupilos de Setién y el respetable del Villamarín observó como sus chicos se volvían a dar de bruces una y otra vez con ellos mismos y sus carencias. Cuando el partido se moría ya, M’baye Niang firmó la hecatombe bética en el 94′ y dejó a España sin su pleno.

Que a nadie le engañe el marcador. El Villarreal está de manera muy justa en octavos de final, y pudo ser por más diferencia de no haber tenido problemas, de nuevo, con su asignatura pendiente, esa que le mantiene en puestos de descenso todavía en LaLiga: la falta de gol. Este Villarreal va encontrando poco a poco su identidad, sabe a lo que juega, pero no muy bien cómo debe hacerlo, y esa inseguridad a la hora de definir es la que hace que sus rivales se crezcan. Solamente así se explica que un Sporting de Lisboa venido a menos, el que fue un manso corderito totalmente inofensivo en la ida del José Alvalade, pusiera en serios aprietos al Villarreal durante toda la primera parte, culminada con el 0-1 anotado por Bruno Fernandes que devolvía la igualdad a la eliminatoria. Preso de sus miedos, el Villarreal no dió una y la eliminatoria peligró durante unos cuantos minutos, hasta que a Jefferson le apeteció autoexpulsarse con una jugada bastante tonta en la que recibió la segunda cartulina amarilla. El Villarreal observó cómo comenzaba a correr un hilillo de sangre procedente de las entrañas del león blanquiverde después de hacerse éste el hara-kiri y como un depredador hambriento se lanzó a la caza de su recompensa. Una y otra vez percutía el submarino amarillo por las bandas, donde se destacaban Pedraza por la izquierda y Mario por la derecha, muy activo en tareas ofensivas y de contención, así como Miguel Llambrich, el canterano, que dejó muy buenas sensaciones en el campo hasta que fue sustituido por Cazorla. Sin duda, junto a Fornals, el mago asturiano fue delo mejorcito que pisó el césped de la Cerámica en la noche de ayer, y como ya viene siendo habitual, fue clave en el despertar del conjunto de Castellón. Y de sus botas nació el 1-1 en el minuto 80: pase filtrado a Toko Ekambi, quien aprovechó los espacios al borde del vértice izquierdo del área pequeña de la meta defendida por el francés Romain Salin, arrastró a dos defensores del conjunto lisboeta y en jugada de primer toque se la dejó a Fornals en el punto de penalti y éste fusiló a Salin. Pim, pam, trucu-trucu. Y aunque todo eran risas y felicidad después del tanto, hubo pesadilla digna del programa de Chicote, pues inexplicablemente el Villarreal se echó atrás pasado el minuto 88 y el Sporting, con uno menos, asedió la portería amarilla durante aproximadamente los cuatro de descuento, y, como cuchillos volando en las cocinas, se mascó la tragedia en el 93′ con un remate forzado de Bas Dost que se estrelló contra el lateral de las redes de la portería de Andrés Fernández, y que si el holandés llega a conectar de cabeza, en La Cerámica habrían tenido que colgar el cartel de cese de negocio. Pero felizmente, y aunque con los atributos de corbata por el susto, se escuchó con alivio el pitido final del colegiado checo del encuentro y fin de la angustia.  

Poco que contar aquí, ciertamente. Dominio valencianista de principio a fin durante los aproximadamente 190 minutos de eliminatoria. El Celtic no fue rival para un Valencia que está encontrando en la Europa League una ubicación perfecta para resarcirse de sus errores en LaLiga y recuperar la confianza. Sin duda que si se viese al mismo Valencia de la Europa League en la competición casera otro gallo cantaría, pero a buen seguro que intentarán trasladar ese buen momento. Al equipo escocés lo despachó ya en la ida, con un contundente 0-2 que incluso supo a poco, y en la vuelta pues eso, bastó la versión 1.0 del murciélago para sacarle la sangre a los católicos de Glasgow sin despeinarse (bueno, Wass sí). Cesión con la testa del danés a Kevin Gameiro hacia el punto de penalti para que el ariete francés batiese con facilidad a Scott Bain. El Valencia ya espera a su rival, al igual que el Sevilla y el Villarreal, y para entrar en detalles, éstos son sus rivales, recién salidos de esta misma mañana del sorteo celebrado en la sede de la UEFA en Nyon (Suiza): 

Cada vez me sale mejor esto de ser breve jeje. Para la próxima, una rondita de fútbol femenino, que ya va tocando, y en breves el gran @djdolly y yo mismo os deleitaremos con otro podcast europeo. Hasta entonces portaos bien o al menos disimulad. Haaaaastaluego. Y nos podéis seguir en las redes sociales como @diarioam, así que hala, ya tenéis deberes ;)

¿Te gusta esta entrada?

33
Crónicas

Medio madrileño, medio vasco, en la mezcla está la gracia. Apasionado de la radio (colaboro semanalmente en un programa local) y friki del scrabble (cuando quieras, echamos una partidita). Redactor y cronista por pura vocación. Ávido lector y fanático de los concursos de TV de cultura general.

More in Crónicas

Tokyo 2020 (Triatlón mixto)- Crónica Diario AM 24/03/2019

churchill24 marzo, 2019

Euro 2020: previa España – Noruega – Crónica Diario AM 23/03/2019

churchill23 marzo, 2019

Callejones sin salida – Crónica Diario AM 21/03/2019

eltpm2521 marzo, 2019

Principios de Peter by Tatascan – Crónica Diario AM 20/03/2019

DjDolly20 marzo, 2019

Bienvenidos al manicomio de Europa – Crónica Diario AM 15/03/2019

eltpm2515 marzo, 2019

UEFA Champions League: Barcelona 5 – 1 Lyon – Crónica Diario AM 14/03/2019

churchill13 marzo, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM