Crónicas

La taberna de Mou – Crónica DiarioAM 12/11/2018

La taberna de Mou – Crónica DiarioAM 12/11/2018

Desocupado lector:

Aquí me tenéis, listo para daros la barrila una semana más con mis demencias y mis desvaríos. Habréis podido observar que, esta vez, han ido un nivel más allá, y he creado una bonita estampa acorde con el título del artículo, que a su vez concuerda con parte del contenido de éste artículo, uno de cuyos protagonistas es el amable y simpático barman de la imagen. (¡ATENCIÓN! Aviso para potenciales ofendidos: quiero hacer constar que todo lo que aparece en la imagen (en particular las parodias del test del amor, rebautizado como “Marca tester”) no son más que eso, una simple parodia. Mi intención es ridiculizar a los periodistas sectarios y nunca, jamás y bajo ningún concepto a los seguidores de bien del Real Madrid club de fútbol, quienes tienen todo mi respeto) .

Aclarado éste punto, que para mi era importante, porque está muy bien dar rienda suelta al humor, pero concibo que también lo es dar rienda suelta a la educación, comunico con gran regocijo que ¡ya tengo mi propio perfil! a partir de ahora, pues, os seguiré dando la brasa del mismo modo en que lo venía haciendo hasta ahora, pero con una fotito de perfil muy chula y cuatro chorraditas sobre mí que a buen seguro no le interesan ni a los encuestadores callejeros.

El caso es, queridos y queridas visitantes, lectores todos y todas (que no todes o todxs), que en este intenso fin de semana futbolero pre-parón por la ya consabida Liga de las Naciones de la UEFA (muy amo Luis Enrique en rueda de prensa, por cierto) han pasado muchas cosas. Y por la gracia de Dios este pecador impío va a tener a bien poner al corriente a aquellas almas perturbadas que deseen hacer lectura de este manojo de oraciones y premisas, datos inconexos y oscuras revelaciones… (no penséis que estoy loco, que también, es que he terminado de releerme hoy por enésima vez la maravillosa novela de El nombre de la rosa y me ha poseído el espíritu de escribano de Adso de Melk):

 

 ¡LaLiga ESTÁ QUE ARDE!

Pretendía, pobre iluso de mí, escoger un solo partido de entre los que se han jugado en esta trepidante duodécima jornada de liga de primera división, pero me es imposible. Habiéndose completado casi un tercio de la misma, los esquemas que se habían apostillado con fuerza y pesadumbre, como si de una garrapata o cualquier otro organismo invasor chupóptero se tratase, en los últimos años en la jerarquía liguera se están cayendo a pedazos, para goce y disfrute del aficionado, sobre todo el neutral. Hay varios equipos que han cambiado el rumbo de LaLiga tal y como la conocíamos, y llevamos ya unas cuantas jornadas preguntándonos cúanto iba a durar el equipo revelación de turno hasta que se desinflara. Ello no sólo no ha ocurrido, sino que es que está todo tan, pero tan igualado, que ya no sabemos a quién colocarle esa etiqueta de revelación de la temporada. 

El sorprendente Alavés del “Pitu” Abelardo, en opinión de un servidor, es quizá el que más méritos está haciendo para colgarse esa medallita. No sólo salvó la categoría la temporada pasada después de haber recibido la extrema unción antes del ecuador del campeonato liguero 17/18, y no sólo ha empezado la campaña presente de manera inmejorable. Es que directamente está destrozando registros a puño crujiente y está poniendo el listón tan alto que ni con grúa van a poder alcanzar su marca. Su víctima de ésta semana fue el colista, que lo es también por méritos propios, un tembloroso y empequeñecido Huesca que no pudo hacer nada frente a la insultante solvencia vitoriana, que ya está acostumbrando al parroquiano medio que se da cita cada 15 días en el imponente estadio de Mendizorroza a recibir primero el golpe y remontarlo con maestría después. Lo sufrió el Villarreal, lo sufrió el Girona en copa (éstos con algo más de fortuna) y lo ha sufrido ahora el equipo altoaragonés de un Francisco que si bien ha mejorado ligeramente las prestaciones del equipo, no ha podido hacer de momento algo que sea lo suficientemente contundente como para levantarse de la lona, magullado y con los pómulos destrozados de recibir ganchos y uppercuts. 7 victorias de 12 posibles a la saca albiazul y licencia completa y universal para soñar a un equipo que no sólo está sacando puntos, sino que es que está mostrando un nivel envidiable y lo que ahora nos preguntamos los futboleros es ¿dónde estará el techo de este Deportivo Alavés que se va a un nuevo parón por selecciones maravillando al fútbol con su gesta hasta ahora? izan iraunkorrak (que sea duradero, espero haberlo escrito bien XD)

Lance del partido de ayer en Mendizorroza (Vitoria) entre el Alavés y el Huesca

Pero es que si el Alavés fuera el único aún podríamos hablar de caso aislado. Y no es así ni de lejos. Porque en Barcelona sonríen… y no, no en el Camp Nou precisamente. Sonríen en Cornellà-El Prat, donde a pesar de haber caído el dia de ayer en su visita al Sánchez Pizjuán frente al Sevilla (uno de los eternos candidatos, pero que también está en un estado de forma excepcional en liga, segundo con 23 puntos, a uno del Barça que sigue líder), continúa quinto en puestos de Europa League con 21 puntos, a sólo tres del liderato de sus vecinos culés. Y podrían haber sido colíderes si el Sevilla no se hubiera puesto el mono de trabajo y no hubiera remontado el gol inicial de Borja Iglesias (cómo está el delantero gallego: 6 goles en 12 partidos, nada desdeñable). Pero lo hizo, y en unos 20 minutos: Mercado en el 70′ y el killer Ben Yedder en el 89′ dieron la vuelta al gol anotado por el delantero perico en el 38′ y recolocaron al Sevilla segundo en el día grande de sus vecinos.

El jugador del Espanyol Borja Iglesias (d) remata de cabeza ante la oposición de Sergio Escudero, del Sevilla (i)

Porque el Betis se había quedado con ganas de hincar el diente en su presa el pasado Jueves. Esa presa era el Milan, y a pesar de que el Betis había realizado una cacería magistral, los italianos escaparon vivos del Benito Villamarín dejando a los verdiblancos con sed de sangre y los colmillos afilados, listos para desgarrar a su víctima. Visitaban el campo del FC Barcelona, líder lanzado que quería más. Poco le importó a los chicos de Quique Setién, que con una idea de fútbol ordenada, precisa y solidaria, salieron a comerse el Camp Nou y le faltaron patatas para engullir tan sabrosa merienda. Sabían que el Barça iba a salir de inicio a avasallar, sabedor de ser superior técnicamente y sobre el papel, como el abusón que se mete con los de constitución más débil a la suya y le otorga una sensación de falsa seguridad. Falsa porque el de la constitución más débil en cualquier momento saca el nervio, lo transforma en fuerza y te noquea con un directo al mentón. Junior Firpo en el 20′ cogió la pala y silbando se puso a cavar la tumba del abusón y Joaquín, el eterno Joaquín, hizo más hondo el socavón adecuándolo a la medida del equipo azulgrana en el 34′. Empezaban a tocar comparsas fúnebres en el Carrer d’Arístides Maillol cuando Mateu Lahoz se llevó el silbato a la boca para indicar el medio tiempo y al Barcelona le empezaron a entrar sudores fríos, los propios de un moribundo que ve, agonizante en su lecho, cómo su vecino (el Espanyol) se podría quedar con todas sus pertenencias (el liderato, aunque compartido) cuando se fuera a ir al hoyo. Cogió el bisturí Valverde (o quizá el micrófono de El Club de la Comedia, porque parece de chiste cambiar a Arthur por Arturo, aunque fuera de broma no resultó mala decisión) e intentó darle oxígeno al exánime conjunto dando entrada al chileno. Messi, desaparecido en el primer acto, se disfrazó de paramédico y empezó a hacer diabluras en el segundo, intentándolo en varias ocasiones de diversas maneras, pero la RCP no surtía efecto. Mientras tanto, más cambios: Munir entró por los azulgranas y Canales por los verdiblancos sustituyendo a un Joaquín que se llevó una merecida ovación del respetable. Nada más entrar el cántabro, decidió que era buena idea empezar a asociarse con Tello. Y vaya si lo era. El ex del Barcelona rozó el 0-3 en una jugada combinativa dentro del área que salió rechazada a saque de esquina. Pero no tardó ni 4 minutos el propio Tello en devolver las pulsaciones al difunto. Penalti poco ortodoxo del bético a Jordi Alba y ejecución impecable de Messi en su reaparición tras su luxación de codo. Albricias y jolgorio en la piña azulgrana que celebró el tanto, que, evocando el espíritu de Vallecas de la semana pasada, empezaba a ver la luz del foco del quirófano cuando yacía inerte sobre la mesa de operaciones. Hasta que a Lo Celso le apeteció (con el beneplácito de Ter Stegen): tiro lejano de la joya argentina del PSG y madeja de hilo en las manos del guardameta alemán, que se le escurrió la bola de manera algo cómica y desafortunada. 1-3 y el muerto parecía más muerto que nunca. Pero el que entiende de fútbol sabe que al Barcelona no se le puede dar por muerto, pues en cualquier momento se despierta y una de dos: o te mata o te arrastra al limbo con él. Arturo Vidal amenazó con morir matando anotando el 2-3 apenas 8 minutos después de la cuchillada de Lo Celso, pero Rakitic se encargó de empujar a su propio yo (con sus compañeros y todo) a la tumba que diligentemente habían cavado entre Junior, Joaquín y Lo Celso: segunda amarilla para el croata apenas dos minutos después del 2-3 por zancadilla traicionera al argentino. Y mientras el Barça entraba en parada cardiorrespiratoria, Canales se encargó de quitarle la mascarilla de oxígeno y certificar la defunción del paciente remachando a puerta un pase de la muerte de Junior Firpo (excelso el dominicano en su paso por el coliseo azulgrana). 2-4 y a disfrutar de una noche histórica. Aunque Messi, que no se suele dar por vencido, se encargó de intentar convertir la muerte en catalepsia anotando en el 92′ el tres a cuatro con dos minutos aún por delante, en los que no consiguió el Barcelona huir de las garras de la parca. Aún así, tendrá dos semanas el cuadro culé para revivir (desde el puesto de líder siempre es más fácil), pero vigilante, ya que hasta 4 equipos le soplan en la nuca con sólo un punto de diferencia (Sevilla, Atlético y Alavés) o tres (Espanyol).

El gaditano Joaquín Sánchez (c), auténtico emblema del Betis, celebra junto con su compañero William Carvalho (c) su gol que ponía el 0-2 en el luminoso ante los lamentos de Sergi Roberto (i) y Piqué (d)

 

Todavía pasaron más cosas: El Atlético remontó milagrosamente el Sábado un 1-2 adverso de un aguerrido Athletic que se presentó en el Metropolitano dispuesto a ir a por todas (partidazo a pesar de la derrota del equipo bilbaíno); victoria del Real Madrid este Domingo, que sigue disfrutando del “Efecto Solari” gracias a un 2-4 cosechado en Balaídos ante un combativo pero concesivo Celta; y empate de infarto en un partido loco y roto en Vallecas entre Rayo y Villarreal, dos equipos que empezaron la jornada llenos de dudas y se van al parón de selecciones sin haber resuelto ni una sola de ellas.

Fotomontaje de la página oficial de LaLiga del partido que enfrentó este Domingo a Rayo Vallecano y Villarreal en Vallecas

Taberna… digo… caverna de Mou

Si alguno vosotros, estimados lectores, creíais que el Manchester United había despertado gracias a la victoria extraña y un tanto bizarre* de los diablos rojos en Turín, es que no estáis muy familiarizados con la montaña rusa en la que se ha convertido el planteamiento de fútbol “Mourinhil”.

*= (¡si! lo pongo en francés para no pecar de inefectivo, pues si lo pusiese en español estaría errando de pleno, pues “bizarro” en nuestro idioma no es sinónimo de “raro” o “extraño”, como sí lo significa en inglés o en francés, lengua de la que proviene el término; sino que en nuestra lengua equivale a “valiente” o “decidido”)

Y rara sí fue la mencionada victoria, pero valentía es lo que menos demostraron los red devils, aunque Allegri se empeñara en ponerles la oportunidad de serlo en bandeja. Y así llegaron al Etihad Stadium este Domingo, con la adrenalina por las nubes pero ni rastro de orden ni concierto. Y si le das eso a Guardiola, el de Santpedor va a explotar todas tus carencias como el avaro más codicioso del planeta explota una mina en busca de bienes y riquezas. A saco. Silva y Agüero en apenas media hora se encargaron de teñir de celeste el Mersey, y si antes recurría a la alegoría del muerto para describir al Barcelona frente al Betis, a este Manchester de Mourinho no puedo menos que meterlo en el papel de muerto viviente, que parece que sólo da señales de vida terrenal a balón parado. Como lo hizo en Turín. Y como llegó el 2-1 en el Etihad, a cargo de Martial de penalti, pero ni os vayáis a creer que eso hizo tambalearse ni un micrómetro el planteamiento del City y su dominio. El bando rojo de Manchester siguió siendo un pelele en manos de la maquinaria celeste, y aunque sobre el papel el empate siempre lo tuvo cerca, sobre el campo no llegó a dar la sensación de que eso fuera a suceder ni en los más retorcidos delirios de un demente alcoholizado. Aunque por si quedaba alguna duda, Gundogan puso en el 86′ el 3-1 que despejaba cualquier resquicio de ella. Camino de su caverna, previo paso por alguna taberna ¿quién sabe?, Mourinho desplegó sus artes en rueda de prensa y exhibió ante los periodistas su fiel retahíla de múltiples excusas para justificar la derrota, tan contundente como evidente.

 

Sergio Agüero (c) celebra con cuatro de sus compañeros el 2-0 que anotó en el marcador al inicio del segundo tiempo.

 

“Monacomio”

En plena crisis de resultados, de juego, de autoestima, de confianza, de identidad si me apuras, lo mejor es que te venga a visitar el incontestable lider que semana tras semana tritura y pulveriza a todos sus rivales hasta convertirlos en una papilla lista para meter en el biberón y alimentar a tu bebé. Como dijo Bernd Schuster en una ocasión: “no hase falta disir nada más”. Cavani, desde el minuto 4′, convirtió el feudo monegasco en su patio de recreo particular, y como rey del patio que era decidió que en su reino sólo podían entrar sus compañeros. Neymar metió otro (el 0-4) desde el punto de penalti, pero es que bien pudieron llegar hasta 6 de no ser por la existencia del bendito VAR (Draxler al filo del descanso y Mbappé en el 78′ se vieron privados del gol por el videoarbitraje, de manera justa en ambas ocasiones, eso sí). Y la vida, por ende, sigue igual en Francia. El PSG se pasea triunfante, como la corte militar por los campos elíseos cada 4 de Julio; y el Mónaco mientras tanto revolcándose en su propio fango y entonando el miserere, esperando alguna intervención piadosa divina o sobrenatural. Porque lo que es seguro es que, con los poderes terrenales, el Mónaco da la sensación de que no se va a levantar ni proponiéndoselo.

¡Qué bueno que viniste, ché!

Argentina tenía ganas de un superclásico de Libertadores desde que sus dos máximos exponentes, Boca Juniors y River Plate, existen. Y ¡qué demonios! el mundo entero tenía ganas de un superclásico especial como éste. Una final de la Libertadores, la Champions americana. El éxtasis hecho final. El summum de la rivalidad reducido a dos partidos. La pasión y el coraje tan argentinos impregnando al mundo. Bendito fútbol. 

Los protagonistas lo sabían, y no podía ser de otra manera. Boca y River brindaron al aficionado un señor partidazo de ida de la final de la Copa Libertadores, una oda al fútbol de ataque, una exhibición táctica exquisita, una lucha de poder a poder donde ambos lo dieron todo y dejaron la eliminatoria en nada, completamente abierta para la vuelta en El Monumental. Empezó el partido trepidante y sorprendente, pues se esperaba que Boca diera el primer paso adelante en La Bombonera, su casa, su hogar, su feudo, su coto. Pero River debió decir al unísono, todos sublimados en una sola voz: “¡ni en pedo, loco! esto es una final de Libertadores y es nuestra”, porque se lanzó a por todas desde el minuto uno, a tumba abierta. Pero Boca estaba en su casa, ante su gente, y a buen seguro no estaba dispuesto a bancársela, de modo que dió un paso al frente. A partir de aquí se vió un partido precioso, de ida y vuelta con alternativas. A partir de los 20 minutos los dos equipos se desperezaron del todo y empezaron a ofrecer un juego vistoso, alegre, combinativo y trepidante, que amenazaba con erradicar el 0-0 del marcador en menos de lo que tardas en decir “ché”. Y en ese lapso se pasó del 0-0 al 1-1. Lo que tardó Ramón Ábila en embocar a gol una jugada colectiva en el 34′ y nada más sacar de centro River, pase filtrado maravilloso de Gonzalo Martínez para Lucas Pratto, que definiño cruzado y ajustado al palo izquierdo (en perspectiva de ataque) de la portería de Rossi. Ahora que lo menciono, no puedo dejar de destacar que tanto él como Armani fueron los auténticos héroes de la tarde, pues salvaron cada uno a su equipo en más de una ocasión, privando al mundo de algún marcador tan abultado como escandaloso. Se acercaba el descanso con la igualada en el marcador, pero Boca no estaba conforme. Así que al saque de una falta lejana, Darío Benedetto peinó casi de espaldas a la portería de Armani un balón colocado que puso en la misma escuadra. La Bombonera se volvió loca. El inicio del segundo tiempo dejó caer que el partido iba a perder intensidad, pero nada más lejos de la realidad, tardó en recuperar el ritmo trepidante del primer acto lo que tardaron en asentarse sobre el verde de La Bombonera los dos conjuntos. De ahí hasta el final, 45 minutos de precioso asedio y un auténtico tributo al fútbol de ataque de ambos conjuntos, que obligaron a lucirse a los guardametas, todo ello con autogol un tanto desafortunado de Izquierdoz en el 62′ para devolver al marcador un empate, a dos en este caso, que ya no se movería. Todo abierto, más abierto imposible (porque recordemos que los goles fuera de casa no tienen valor doble en esta competición), para la vuelta en El Monumental dentro de 12 días. Comienza la cuenta atrás para el capítulo final de esta trepidante historia. Tic-tac, tic-tac…

De pata negra

Siendo yo como soy un fiel seguidor de la liga de segunda división, no podía faltar mi destacado de la semana. Y ese no es otro que un partido que arrancó con sonrisas locales y terminó con lágrimas para los mismos. El Extremadura – Osasuna tuvo de todo: tormenta, calma, orden, caos, penaltis, expulsiones, remontadas… un deleite para el aficionado neutro. Y eso que comenzó la historia en el Francisco de la Hera sonriendo a los locales, que con un juego descarado y valiente salieron dispuestos a alejar los fantasmas que sobrevuelan Almendralejo. Osasuna se mostraba firme en defensa pero sufría sin balón, y el Extremadura comenzó a llevar el peligro al área navarra. Su goleador, Enric Gallego, merodeó el gol en varias ocasiones, pero tuvo que ser un ex de Osasuna, Fausto Tienza, quien perforara las redes defendidas por Rubén al filo del minuto 20. El gol dió aún más alas al conjunto azulgrana, que dió un pasito mas en busca del gol de la tranquilidad. Y lo encontró. Un penalti de Aridane en el minuto 39′ (que para aquel entonces ya tenía amarilla) algo riguroso cometido sobre Enric Gallego lo transformó en gol el mismo delantero catalán para sumar su noveno gol de la temporada (brutal, 9 goles en 13 partidos de un jugador que milita en un equipo de zona de descenso). El 2-0 hizo confiarse un tanto a los extremeños, que si bien no se echaron atrás en plan “amarrategui”, sí que permitieron que Osasuna, quizá también por la inercia negativa para ellos del marcador, se desperezara y se echara hacia adelante, lo que le permitió que tras una falta lateral botada por Rubén García, Osasuna anotase el 2-1 mediante la peinada de ese centro a portería por parte de Oier. Con el 2-1 se fueron ambos equipos al descanso, un descanso tras el cual siguió la igualdad en la lucha por el control del partido, una lucha que podría haberse decantado del lado local de no haber sido por un error grosero del juez de línea, que invalidó un gol legal de Enric Gallego en el minuto 62′ por fuera de juego, inexistente a todas luces pues Nacho Vidal, lateral de Osasuna, habilitaba la posición del delantero catalán desde la banda. Decían los narradores del partido que, a pesar del error de bulto del colegiado y la injusticia que suponía, evidente, el Extremadura no debía perder el norte y debía continuar intentándolo, o de lo contrario se arrepentiría. Y tenían razón. En el minuto 74′ tras un centro de Roberto Torres en diagonal, Íñigo López se introdujo el balón en su portería tratando de evitar un remate franco en el punto de penalti de Rubén García. Tras el 2-2 Osasuna comenzó el acoso y derribo en busca del 2-3, que es lo que muchos de los presentes en el Francisco de la Hera temían, pero apenas tres minutos después del empate, el colegiado del comité castellano-manchego Arcediano Monescillo expulsó al central de Osasuna Aridane Hernández, en una acción señalada de manera muy rigurosa tras una pugna aérea del defensa canario con Enric Gallego. Al jugar con uno menos, Osasuna hubo de replegarse y aguantar el asedio, ahora protagonizado por los locales, que tuvieron en las botas de Enric, Zarfino, Borja Granero y Chuli varias ocasiones para colocar, cuanto menos, el 3-2 en el luminoso, pero cuando parecía que lo que iba a imperar al final era el empate, se produjo una transición vertiginosa de Osasuna al contraataque en el 93′, balón llovido a la medialuna del área azulgrana que baja Rubén García y le mete un pase medido a Roberto Torres, que dentro del área y con una sangre fría encomiable, por la situación y el momento de partido que era (faltaban 10 segundos para el final), embocó a gol cruzándo el balón al palo contrario del guardameta del Extremadura. Victoria final para Osasuna jugando con 10 en el minuto 94′ y derrota dolorosísima del Extremadura que ha ido a dar con Juan Sabas fuera del banquillo extremeño, fulminado muy pocas horas después de consumarse la derrota.

El colegiado del comité castellano-manchego Arcediano Monescillo expulsa a Aridane Hernández (dorsal 23) por doble amarilla durante el transcurso del Extremadura – Osasuna del pasado Sábado

Una pequeña posdatilla antes de abandonar el tema fútbol: derrota de la Ponferradina en las pistas del Helmántico de Salamanca por 1-0 frente a Unionistas ayer Domingo que deja sin invictos ya a la Segunda B una semana después de anunciar yo mismo por este medio que los bercianos quedaban como únicos supervivientes en esta estadística ¿casualidad? ¿gafe? llamémoslo X  :lol: 

Un poco de todo

Porque si, fuera del fútbol han pasado cosas, como siempre. Por ejemplo, una nueva victoria de los Lakers de LeBron James en la NBA por 86-101 en el Golden Center de Sacramento frente a los Kings, con 25 puntos de su estrella LeBron James. O el desarrollo final del Campeonato del Mundo de Kárate que se ha celebrado durante esta semana en Madrid. En el que Sandra Sánchez se ha alzado con el oro en una final terpidante en la que ha vencido a la japonesa Kiyou Shimizu por un ajustado 3-2. La karateka toledana, que ya tenía a sus espaldas cuatro campeonatos de Europa, se ha hecho con el del mundo derrotando a la japonesa, que era la gran favorita y aspirante a revalidar título consiguiéndolo por tercera vez consecutiva. Esta victoria afianza a Sánchez en el número uno del ranking mundial y ya apunta sus miras a los juegos olímpicos de Tokio que están a sólo 19 meses de distancia.

En la categoría masculina, se reeditaba la final del anterior campeonato mundial, entre el español Damián Quintero y el japonés Ryo Kiyuna, con victoria de nuevo para el karateka nipón. El español, número dos del ránking mundial, no ha podido desquitarse de la derrota anterior, pero ya mira con ilusión y energías renovadas hacia los juegos olímpicos de Tokio.

En bádminton ¡sorpresa! Carolina Marín se despidió este Domingo en semifinales del Abierto de China, de la categoría Super 750 de bádminton, al caer en su enfrentamiento frente a la local Chen Yufei (11-21, 21-15, 21-13), número 4 del mundo.

Y en scrabble, finalizó también este Domingo el XXII Campeonato Mundial de Scrabble en español, disputado en la ciudad costera de Playa del Carmen en México. Salió vencedor tras conseguir 19 victorias de 25 posibles el argentino Luis Picciochi, seguido (y acompañado en el podio) de dos jugadores españoles, ambos con 17 victorias: Enric Hernández y Arantxa Delgado; todo lo cual evidencia el alto nivel que existe en la disciplina de este “deporte de la mente” en España. Un total de 120 jugadores de hasta 8 nacionalidades distintas se dieron cita en el campeonato mundial de esta disciplina que se celebra anualmente en un país hispanohablante.

Sin título

 

 

Sin nada más que contar, ni con que aburriros, me despido hasta la semana que viene. ¡Sed buenos! (o al menos, fingid que lo sois)

17d84052027d54fd5b5c1a5f6ee7bc56d4d1049a_00

¿Te gusta esta entrada?

66
Crónicas

Medio madrileño, medio vasco, en la mezcla está la gracia. Apasionado de la radio (colaboro semanalmente en un programa local) y friki del scrabble (cuando quieras, echamos una partidita). Redactor y cronista por pura vocación. Ávido lector y fanático de los concursos de TV de cultura general.

More in Crónicas

Honrando a los caídos – Crónica Diario AM 11/12/2018

DjDolly11 diciembre, 2018

¡Cuidado, tiene un micrófono! – Crónica Diario AM 10/12/2018

eltpm2510 diciembre, 2018

Ronda de fútbol femenino – Crónica Diario AM 09/12/2018

Ella9 diciembre, 2018

NBA: Semana 7 – Crónica DiarioAM 0712/2018

gjdeleven7 diciembre, 2018

Las notas: noviembre 2018 – Crónica Diario AM 04/12/2018

churchill4 diciembre, 2018

Noticias breves – Crónica Diario AM 03/12/2018

eltpm253 diciembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM