Aportación Propia

Cambios clásicos – Crónica Diario AM 28/10/2018

Cambios clásicos – Crónica Diario AM 28/10/2018
Ella

Querid@s Damistas:

Hace tiempo que no lo hago, eh, pero hoy toca un poco de bronca, porque ya está bien.

Les traemos nuevos redactores, Carlos y Mikel, dos muchachos súper motivados, con ganas de hablar de otra cosa que la barba de Messi o la manicura de Ronaldo, y ustedes pasan en los comentarios. Está feo, y lo saben…

O sea que, por favor, sean educados y comenten los posts de ambos, de verdad. Los dos redactores se molestan en recabar información, ofrecer algo de calidad, se pasan horas escribiendo, y luego apenas nadie les dice nada en el foro. Ya sabemos que hay muchos lectores silenciosos que disfrutan, eso no se pone en duda, pero cuando uno llega aquí agradece que en el foro se le comente un poco (y sé de lo que hablo, porque cuando empecé, durante meses yo me quedaba delante de la pantalla esperando que alguien hiciese alusión a lo que había escrito).

También sabemos que hay muchos lectores que querrían comentar pero prefieren pasar por privado, lo cual está muy bien. Sin embargo, es una lástima que no se atrevan a decir las cosas en público, para generar más interacción entre la comunidad. Evidentemente, quien quiera seguir hablando por privado es libre de hacerlo, ¡sólo faltaría! Pero desde el grupo de redactores les invitamos, a los silenciosos, a participar sin miedo, porque para eso está el foro (también).

O sea que, como si fuesen a una boda, pónganse guapos, ropa limpia, córtense las uñas, pónganse colonia y… comenten los posts, no sólo los “fáciles” (como el de hoy porque toca clásico), sino los otros también.

A buen entendedor…

 

En el trabajo

El otro día en el trabajo me preguntaban por este blog, que es algo que me ocurre a menudo. También me ocurre que piensan que este blog es algo pequeño, y cuando les cuento la cantidad de gente que somos les cambia la cara… 

Una cosa llevó a la otra, y comenté yo que este fin de semana me tocaba hablar del maldito clásico. Decía yo que no sabía qué iba a contar, porque me ha tocado comentar tantos clásicos que, excepto aquel famoso 5-0, el resto se me mezclan un poco (que es cierto). Bueno, el del dedo en el ojo también lo recuerdo, y… Dejémoslo.

En fin, que decía yo esto, y un compañero de trabajo majete, y que además éste sí que sabe de fútbol (y se puede hablar con él), me dice: oye, pero este clásico es especial, porque no estarán ni Messi ni Ronaldo.

Y luego me saltan dos: ¿por qué no estará Messi? Y yo:

“Se ha roto el brazo”

 “Qué dices”

“Que sí, que se ha roto el radio, o como se diga en francés el hueso este del brazo”

“¿En serio?”

“Qué síiiiii, que el otro día se lesionó al principio del partido…” (por dentro: esta gente no se entera de NADA) 

En fin, que mi compañero tiene razón, que este clásico es un clásico diferente. 

Alguna vez se lo he comentado, pero poco. En mis años (más) mozos, pasé un par de temporadas en Estados Unidos, por aquello de que había que mejorar el inglés (una de las decisiones más inteligentes de mi vida, dicho sea de paso). No se imaginen una experiencia de ricos: estuve rompiéndome la espalda (literalmente) trabajando de camarera en un restaurante de carretera, cobrando una miseria y viviendo de las propinas de los clientes. 

Fue una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida, y también la experiencia laboral en la que aprendí más cosas, sí, sí.

Aprendí que quien quiere algo tiene que trabajar duro.

Aprendí que hay que tratar bien al cliente, sea quien sea.

Aprendí que si no tenía nada que hacer, tenía que buscar algo que hacer.

Aprendí que puedes tener compañeros que son una basura. 

Aprendí que puedes tener compañeros que son un tesoro.

Aprendí que hay gente muy miserable y gente increíble.

Aprendí a tener que quedarme callada cuando los clientes eran tremendamente machistas conmigo. Cuando intentaban pagarme para que pasase tiempo con ellos después de mi turno (y eso tiene un nombre…). Cuando me decían que si me sentía “sola” por la noche les podía llamar. Cuando me daban sus tarjetas de visita, estando casados y sin ninguna vergüenza (tengo guardadas las tarjetas). Cuando me intentaban tocar el trasero. 

Aprendí también un día que los transexuales sufren mucho, cuando llegó una familia muy educada, y la mamá no era la mamá biológica, porque la mamá había sido hombre en el pasado. Y cuando se fueron, la mamá me sonrió y me dejó una propina fantástica, con una mirada que me decía: gracias por no haber juzgado a mi familia. En un segundo aprendí todo lo que necesitaba aprender sobre el tema. 

Aprendí que si preguntaba “¿le gustaría tener algo más?” la mitad de clientes me contestaba de cachondeo “sí: un millón de dólares”. Y nos pegábamos unas risas tremendas… 

Aprendí que me gusta el meatloaf, el BLT y la ensalada césar. Y el pollo frito me vuelve loca.

Y también aprendí dos cosas contradictorias: que si algo funciona, no lo toques. Y si algo funciona, cámbialo. 

Y en ésas llegamos al clásico de hoy, así en minúsculas porque ya me cansa tanto clásico.

 

¿Cambios que funcionan? 

Huyendo de la justicia española, porque a mí no me la cuelan, Cristiano se ha ido a tierras italianas 

Messi está lesionado. 

Me da a mí que Lopetegui no llegará ni a Todos los Santos, pase lo que pase hoy.

Valverde no está tampoco para tirar cohetes, por muy líder que vaya, porque el atavismo pesimista de Can Barça no desaparecerá nunca. 

Con esta composición llega este partido. Y sin embargo un clásico es un clásico, aunque ambos jueguen con el equipo B (que tiene jugadores fantásticos en ambos lados, no hay ningún desprecio por mi parte). 

Esta semana me crucé con un chaval que me molesta un poco. No es mala persona, pero es inadecuado… Me refiero a esa gente que mete la pata constantemente, pero mal. Ya saben, esa gente que insiste e insiste, sin darse cuenta de que está ofendiendo o hiriendo a la persona de enfrente… 

Pues bien, este chaval va y suelta: “llevo diez años diciendo que este año es el fin de ciclo del Barça, y nunca lo es. Pero este año sí que lo es”.

Yo que lo miro, pensando… Bueno, mejor no digo lo que estaba pensando. El caso es que, un poquito hartita porque llevaba toda la cena tocándome la moral con diferentes temas, le espeto: “el ciclo del Barça cambiará cuando ya no esté Messi”.

Y el otro, que es de verdad muy inadecuado, va y me contesta: “Messi ya está mayor, se ha acabado”. Y claro, él no calculaba que tenía a un tío sentado a su lado socio del Barça de toda la vida, que le suelta cabreado: “cambia de tema porque por ahí no vas bien, ya te había avisado antes de la cena”.

Yo, que soy economista, sé que los ciclos los descubres a posteriori. Claro que la partida de Messi lo cambiará todo: todo. Pero tampoco se sabe si realmente ese cambio será negativo, positivo o neutro. Por ejemplo, parece que el Real Madrid anda sin rumbo en la era post-Ronaldo, pero eso sólo se sabrá realmente a finales de temporada, y aún no estoy muy segura de ello…

Mientras tanto, disfrutemos y no nos hagamos mala sangre. Un clásico siempre vale la pena (y por la noche tendrán el clásico francés también, que lo sepan).


Por fin

¡Por fin! Ya he visto “A Star Is Born”… y evidentemente me ha gustado bastante, por no decir mucho. Lady Gaga, como me esperaba, está fantástica, porque tiene un talento inmenso. Y Bradley Cooper… ¿Qué se puede decir? Se ha quitado de encima esa imagen de guapo conquistador que le acompaña desde el principio de su carrera para ponerse en la piel de un tío que necesita mucha ayuda. Este tipo de películas son fantásticas porque demuestran que detrás del “tranquilo, yo controlo” sólo hay un montón de problemas que se intentan esconder… Y no, no se pueden esconder.

Pero es que eso no es todo, porque mientras esperamos la continuación de “Mary Poppins” estas Navidades, en Francia llega ya el estreno de “Bohemian Rhapsody”, una película que llevo AÑOS esperando. De ello hablaré el próximo domingo, mientras tanto les dejo con “A Star Is Born”, una versión diferente de una canción que no sale en la película.

¡Feliz semana!

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

13
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Honrando a los caídos – Crónica Diario AM 11/12/2018

DjDolly11 diciembre, 2018

Ronda de fútbol femenino – Crónica Diario AM 09/12/2018

Ella9 diciembre, 2018

Las notas: noviembre 2018 – Crónica Diario AM 04/12/2018

churchill4 diciembre, 2018

Energúmenos everywhere – Crónica Diario AM 02/12/2018

Ella2 diciembre, 2018

Ni el frío – Crónica Diario AM 25/11/2018

Ella25 noviembre, 2018

Martes con mucho frío – Crónica Diario AM 18/11/2018

Ella18 noviembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM