Aportación Propia

El fútbol es un negocio – Crónica Diario AM 09/09/2018

El fútbol es un negocio – Crónica Diario AM 09/09/2018
Ella

 

Querid@s Damistas: 

El fútbol es un negocio. La mayoría no lo vemos así, pero lo es.

 

Dos estrellas… y negocio 

A no ser que en julio pasado se hayan escondido bajo una piedra, ya están al corriente de que Francia ganó el Mundial 2018, y por ende ha podido añadir una segunda estrella a su camiseta oficial, después del Mundial obtenido en 1998.

De lo que quizás no se hayan enterado es que, inmediatamente, hubo una ruptura de stock brutal de camisetas oficiales, y que la mitad de las Galias se ha pasado el verano soñando con tener una camiseta con las dos estrellas (no había por ningún sitio). Conozco a una persona que, por motivos que no vienen al caso, tenía que comprar una camiseta de urgencia… Y acabó en Bangkok (¡en Bangkok!) comprando una falsa que daba el pego por veinte euros. Así estaba la cosa… 

Me dice internet que esto es Bangkok

Me dice internet que esto es Bangkok

Yo me he quedado muy sorprendida con la historia, porque está claro que la venta de camisetas oficiales durante un Mundial es una oportunidad de negocio como hay pocas: producto sencillo, barato y de rápida fabricación, demanda bestial en un ámbito casi planetario, demanda estacional y puntos de venta a tutiplén. Vamos, que una cosa es intentar vender un apartamento de 400 m2 enfrente del Museo del Louvre (tus compradores potenciales son prácticamente inexistentes), y otra es vender una camiseta de fútbol durante el Mundial en cualquier continente. 

Pues ni con ésas se prepararon como Dios manda: mí no entender. El caso es que mientras nosotros, los aficionados de a pie, vamos como locos para gastarnos noventa, cien o ciento veinte euros por una camiseta oficial de nuestra selección o de nuestro club, no nos damos cuenta que detrás está alguien que ve la cosa como un negocio. Recuerden aquella vieja historia del “señor” Florentino Pérez, que después de comprar a David Beckham para el Real Madrid soltó aquello de que en tantos días se había amortizado el fichaje con la venta de camisetas.

Beckham

Yo no me creí y sigo sin creerme que la amortización fuese tan rápida, pero sí que me creo que, cuando grandes clubes fichan jugadores, el criterio deportivo tiene el mismo peso (o incluso menos) que el criterio de negocio: ¿cuántas camisetas venderé? ¿Cuánto pillaré de sus contratos de calzoncillos? ¿Y de poner su foto en tamaño baño en el aeropuerto? Seguro que hay un montón de movidas así que ni nos imaginamos…

 

Y nos vamos a Estados Unidos

Les cuento lo de las camisetas porque aún no salgo de mi asombro respecto al partido de la liga española que se va a jugar en Estados Unidos. 

Bueno, en realidad les miento, porque mi asombro es relativo…    

El verano de 2013 realicé el mejor viaje de mi vida, y aquí se lo conté a mi vuelta. Fui a Estados Unidos (costa este), y visité varias grandes ciudades. Y una de las cosas que les conté es que me había encontrado con un montón de publicidad de fútbol, de “nuestro” fútbol, sobre todo de la Premier League. No sólo eso, sino que viajando vi en varias ocasiones chicos jugando a partidos de fútbol organizados (no improvisados), en un país donde el básquet (¿o era el baloncesto?) y el béisbol gozan de tanta popularidad.

El tirón de la Premier es lógico en el país dirigido por el ¿señor? Donald Trump. Primero, y porque lo he visto con mis propios ojitos, hay dinerito de por medio. La Premier se anuncia en tamaño baño en pleno Times Square neoyorquino, por ejemplo. La Premier se emite en la televisión por cable. La Premier tiene jugadores de nombres ingleses, y eso facilita las cosas. Chex Zes Sex Kes Chek Cesc (?) Fàbregas es un excelente ejemplo.

Luego hay razones históricas, por supuesto. Inglaterra es esa madre patria de la que se independizaron hace mucho y de manera muy dolorosa, pero como aquello está muy lejos ya, y las heridas cerradas, ambos países se observan con cariño desde la distancia. Bueno, últimamente, con el ¿señor? Trump quizás con un poco menos de cariño y un poco más de desconfianza, pero como a Trump le ha salido un “enano” anónimo que ha contado que todo el mundo le toma el pelo en cuanto se gira, pues lo mismo los ingleses hasta se ríen por lo bajini, con su sentido del humor tan particular.

Intento entender la barbaridad que ha montado Tebas (porque ES una barbaridad), y leo que la intención es que la liga española gane interés en Estados Unidos, un mercado gigante con un poder adquisitivo muy alto. Sin embargo, por otro lado, no sé si se han enterado, pero he estado informándome por ahí y hoy en día es muy difícil ver partidos de la liga española desde tierras norteamericanas de manera legal. Resulta que alguien la ha liado con los derechos televisivos y mucha gente se ha encontrado a principios de liga que el abono que tenía desde hace tiempo ya no incluye la liga española. 

En particular estoy siguiendo el caso de la penya oficial del F.C. Barcelona en la capital del país, porque no me pregunten por qué conozco a la gente que la lleva. Pues resulta que llevan desde el principio de la liga buscando una solución a un gran problema, y es que el pub donde se reunían a ver los partidos no tiene derecho ya a emitir los partidos, porque ha habido este cambio de derechos televisivos. Esta penya, que es fenomenal y muy profesional, está desde hace semanas intentando encontrar una solución, porque… el fútbol es un negocio, y ellos (nosotros) las víctimas.

Bein

Y víctimas serán los equipos que van a tener que viajar a Estados Unidos, ya sea cosa de un partido excepcional o si se convierte en una costumbre más o menos regular. Una cosa es un partido amistoso, promocional… Pero ¿jugar un partido oficial en la otra punta del mundo? Es algo que me cuesta entender, y me cuesta mucho, cuando estamos hablando de un campeonato nacional, y no internacional.

Pero como decía al principio: el fútbol ES un negocio. No lo es para usted, no lo es para mí… Pero así funciona el mundo, y no hay que engañarse. El viajecito a Estados Unidos tendrá un coste enorme para los clubes, y no hablo de dinero únicamente: hablo de tiempo perdido en el desplazamiento, de cansancio físico, de cansancio mental, de jugar en sitios extraños ante un público extraño que no se comportará de manera clásica… Y también hablo del aficionado de a pie, que se encontrará con su equipo en la otra punta del mundo, y no para jugar la final del Mundial de Clubes precisamente.

Es un tema que tiene mucha chicha, y que va a seguir evolucionando. Seguiremos reflexionando. 

 

Un domingo que no es un domingo cualquiera

Hace más o menos un año falleció mi papá, y yo se lo conté en esta página. El duelo es una criatura extraña sin duda, como extraña es la muerte. Los primeros meses son muy duros, y luego uno empieza a aceptar lo que ha pasado… Hay días mejores y días francamente malos. Ayer mismo pensé: “voy a llamar a papá para contarle tal cosa”. Y no, no hay ningún teléfono al que llamar… Seguro que le hubiese hecho reír lo que quería contarle, seguro. 

Parece que todo pasó ayer y a la vez parece que fue hace mucho tiempo. Me acuerdo de su voz, me acuerdo de su sentido del humor, me acuerdo de muchas cosas que me dijo… Y también me sigo acordando de su enfermedad, del dolor inmenso de ver su cuerpo y su mente degradarse… Aún me cuesta creer que todo aquello pasó.

Y desgraciadamente pasó, y tanto que pasó. 

Todavía no estoy preparada para hacer balance de mi duelo, es demasiado pronto. Pero sí que puedo decir que, hace un año, me propuse entrar en una dinámica creativa, de avanzar, de construir una nueva vida, sin él, pero una nueva vida donde yo pudiese hacer cosas y tomar decisiones que mejorasen lo que había (mucha oscuridad, sin duda). Puedo decir que estoy en esa dinámica vital de avanzar, de construir mi propia felicidad a pesar de este duro golpe que llegó demasiado pronto. Para quien esté en una situación similar: no se rinda. Las cosas mejoran.

Me despido con una canción que le encantaba a él. No creo que genere mucho interés entre los visitantes del post, pero para mí no tiene precio: escuchar estas notas es tenerlo inmediatamente a mí lado.

Les deseo una feliz semana, yo estaré ocupada esquivando la oscuridad.

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Radiopatio – Crónica Diario AM 08/11/2018

ColaboradoresDAM8 noviembre, 2018

Indignidad – Crónica Diario AM 04/11/2018

Ella4 noviembre, 2018

Cambios clásicos – Crónica Diario AM 28/10/2018

Ella28 octubre, 2018

La envidia es un monstruo – Crónica Diario AM 21/10/2018

Ella21 octubre, 2018

Calorcito – Crónica Diario AM 14/10/2018

Ella14 octubre, 2018

Las notas: agosto – septiembre 2018 – Crónica Diario AM 10/10/2018

churchill10 octubre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM