Crónicas

Los Motores del Fútbol. Diego Armando Maradona, el Pibe de Oro – Crónica Diario AM 04/08/2018.

Los Motores del Fútbol. Diego Armando Maradona, el Pibe de Oro – Crónica Diario AM 04/08/2018.
Ankor

En muchos aspectos, el fútbol es como el ajedrez, pues dispones de un número de “piezas”, cada una con una función específica, unos movimientos reconocibles y una zona de acción más o menos delimitada. La principal diferencia entre el fútbol y el ajedrez es lo que hace que el fútbol sea un juego tan apasionante, y es su capacidad de “modificarse” en mucho menos tiempo que el ajedrez; pero, para ello, se necesitan “piezas” sobresalientes, que no encajen con los moldes establecidos. Piezas que requieren un nuevo enfoque de ver el juego, para poder encajar ese nuevo elemento y pueda seguir funcionando como un todo. Estas modificaciones perduran en el tiempo, y provoca una nueva visión y un legado que perdura hasta hoy en día. Son la “chispa” que activa la evolución de este deporte, son LOS MOTORES DEL FÚTBOL.

 

maradona_1Durante muchos años, las “piezas” tenían las cosas muy claras. El delantero a desmarcarse, recibir y marcar goles, los centrales a marcar a los atacantes, los interiores a abrir el juego por las bandas, los mediocentros a recuperar los balones desde el centro del campo, pero surgió uno que cumplía con varios roles, siendo mediocentro, creaba juego como los interiores, circulaba al área atacante como los mediapuntas y marcaba goles como los delanteros. Era un alfil que podía ejercer de caballo y torre, todo a la vez. Hoy hablaremos de “pibe” todoterreno, hoy hablaremos de un chico hecho de oro, hoy hablaremos de Diego Armado Maradona.

 

 

En los tiempos en el que el fútbol era un juego más hermético, el mediocentro tenía un rol puramente defensivo, siendo la primera línea defensiva de todos los equipos. A diferencia de los centrales, estaban más adaptados en cortar pases y jugadas para recuperar el balón, no en el marcaje y rechace del esférico. Una vez que cumplían con su cometido, intentaban pasar rápidamente la pelota a los interiores o al mediapunta, que se encargaban de la jugada ofensiva.

Si bien, durante la época de Maradona, el mediocentro ya se había liberado bastante y gozaba de más posesión del balón, aún tenía muy limitado su rol atacante, ya que se enfocaba sobre todo en la posesión del balón sobre todo en aquellos momentos del juego en que se requería un juego más defensivo. Ese era el rol de todo mediocentro, pero, de repente, surgía un mediocentro que poseía el balón y lo circulaba directamente hacia la portería rival como los interiores, regateaba como los mediapuntas y remataba como los delanteros. Un jugador que nadie esperaba, ya que no era su rol inicial, siendo absolutamente imprevisible, pues no se sabía por dónde iba a salir. Era Diego Armando Maradona, líder de la Selección Argentina a finales de los 80, con una Copa del Mundo (1986) y un subcampeonato (1990), Argentina no volvería a ocupar podio en un Mundial hasta 2014. También, fue el artífice de los dos únicos scudettos que posee la SSC Nápoles, además del único título continental que tiene el club del sur de Italia, la Copa de la UEFA de la temporada 1988/89.

MaradonaPero la explosión que provocó en el mundo del fútbol fue tan brillante como efímera, numerosos problemas de salud, financieros, disciplinarios, penales, además de adicciones, provocaron que su carrera fuera relativamente corta si lo comparamos con otras grandes leyendas del fútbol. Aún así, eso no ha sido impedimento para que sea mundialmente reconocido y muchos lo recuerden como un jugador verdaderamente extraordinario ¿cómo es posible este hecho? ¿Cuáles han sido las razones para que se le considere un jugador tan fuera de lo común durante tanto tiempo? Porque llevó el rol de mediocentro a una nueva dimensión, nunca antes vista, además de reunir en una sola “pieza” las habilidades de muchas de ellas y de manera sobresaliente. Entre ellas podemos destacar.

 

Capacidad de retención y circulación del balón.

Como mediocentro, Maradona recibía habitualmente el balón en el centro del campo y era capaz de retenerlo con bastante suficiencia, pero la circulación del balón lo realizaba hacia la portería contraria. En efecto, en lugar de pasar el balón hacia los jugadores encargados de realizar el juego ofensivo, era él mismo el que lo iniciaba, combinándose con sus compañeros ofensivos en las jugadas de ataque.

 

Mediocentro creador.

U organizador, si bien ya en la década de los 80 este tipo de mediocentro ya había surgido y especializado, Maradona fue un ejemplo superlativo, pues no sólo era el creador del juego, sino la pieza angular del mismo, pasando todos los balones a través de él.

 

Gran capacidad goleadora.

Hablamos en todo momento de un centrocampista, pero tenía una increíble capacidad goleadora. En todas aquellas jugadas donde no era posible la combinación o creación, el propio Maradona (comenzando a jugar desde el centro del campo) las finalizaba, luego su función no acababa como mediapunta, pues al no encontrar a ningún compañero desmarcado, finalizaba las jugadas como si fuera él el delantero. Ha sido cinco veces máximo goleador del campeonato argentino y uno en la Serie A de Italia. Números de goleador, sin olvidarnos en ningún momento que era centrocampista.

 

Amplio abanico de regates.

Maradona1994BallDebido a la gran cantidad de tiempo que tenía la pelota y la circulación del balón hacia áreas ofensivas, Maradona desarrolló una gran variedad de regates, donde dominaba con destreza la mayoría de ellos. Destacan el autopase, el túnel, el cambio de ritmo, la vaselina, la elástica, la cola de vaca… Si bien no fue el inventor de ninguno de ellos, siendo la mayoría popularizados por Pelé, en la mayoría no se había visto realizar con tanta destreza desde los tiempos del astro brasileño, con la diferencia de que Pelé sí era delantero y Maradona utilizaba estos recursos incluso mucho más atrás de la portería rival. Es decir, realizaba funciones de delantero en posiciones centrocampistas para librarse de los rivales. Esto provocaba la impresión de que el balón era una extensión de su propio cuerpo haciendo prácticamente imposible arrebatarle el balón sin cometer una infracción.

 

 

Todas estas características que le hicieron un jugador extraordinario no acabaron ahí, ya que, pese a su efímera existencia en el mundo del fútbol, el planeta entero tomó nota de sus impresionantes cualidades y fue en los 80, precisamente por jugadores como Maradona que se adoptaron variantes que aún perduran en el fútbol moderno y más evolucionado, entre ellas destacamos:

 

Variabilidad de juego de los centrocampistas.

Si bien el pase y el juego combinativo se perfeccionó en los años 80 gracias a irrupción de la Selección de Países Bajos de Johan Cruyff en los 70, la circulación ofensiva seguía al cargo de los jugadores ofensivos. Tras Maradona se dio un paso más combinando ambos juegos. Todos los centrocampistas deben tener la facultad de retener y circular la pelota hacia posiciones más ofensivas cuando el pase no sea posible, o haya numerosos riesgos de perderla. Además, la posibilidad de añadir cambios de ritmo hacia la portería rival cuando no se tiene opciones de que los atacantes finalicen jugadas. Si bien en estos tiempos se ha dado un pasito más y este rol suele estar al cargo de interiores y mediapuntas hoy en día.

 

Mediocentro organizador.

Maradona_11Que el juego se organice desde el centro de campo, no desde los lados de la banda. El mediocentro se convierte en la pieza angular de la combinación ofensiva. Si bien fue muy popular en los 90, hoy en día ha caído en desuso en beneficio del interior-mediocentro, prefiriendo mediocentros de corte más ofensivo. Sin embargo, pese a jugar como interiores, su juego organizador se centra mucho en el centro del campo, exactamente igual que los mediocentros organizadores de los 90, del que se basa de forma descarada.

 

Cualidades de delantero.

Ser un destacado centrocampista en el fútbol moderno es sumamente difícil, ya que cada vez se pide más que sea capaz de desempeñar todos o varios roles en el campo. Si bien la labor del mediocentro como defensa ya se desarrollaba desde las primeras décadas del fútbol profesional, fue a partir de los 90 que comenzaron a apreciarse bastante más a aquellos que también tuvieran notables cualidades ofensivas, un buen golpeo, efecto, capacidad de regate y desmarque. En el fútbol moderno esto es fundamental para aportar ese punto imprevisible en el juego. Si bien no es la regla general, en ocasiones puede decidir encuentros, al estar todos los compañeros ofensivos, y, por tanto, todos los defensas del equipo contrario, esa es la clave, completamente marcados.

 

Capacidad de regate.

Para poder retener y circular el balón con éxito, los centrocampistas también deben ser capaces de regatear, si bien no tan exquisita como Maradona o los grandes delanteros de la historia, lo suficiente para no sufrir una pérdida de balón peligrosa e innecesaria en el centro del campo. Esto también ha provocado un “efecto gacela-guepardo” (la gacela corre más rápido para no ser cazada por el guepardo, el guepardo corre más rápido para poder atraparla y vuelta a empezar) entre los propios centrocampistas. Aquellos centrocampistas de los 80 y 90 que conseguían dominar el regate, la circulación del balón y la posesión, se enfrentaban a centrocampistas ofensivos que no tenían cualidades defensivas. Esto provocó que interiores y mediapuntas fueran más diestros en labores defensivas no propias de su posición, por lo que los mediocentros tuvieron que afinar más sus labores ofensivas y vuelta a empezar.

 

El fútbol de hoy en día, tan lleno de matices y recursos, no surgió de la nada, ha estado siempre en constante evolución, pero, de vez en cuando, surge una “chispa” que lo hace evolucionar de manera vertiginosa. Hoy en día, el fútbol no hay que entenderlo como un tablero de ajedrez y ver la posición de sus piezas, pues hay que ver todas sus piezas de una en una, pues puedes encontrarte con un alfil que juega en su posición, pero tiene cualidades para que, durante el juego, pueda convertirse en torre, caballo o reina. Maradona fue una de esas “chispas”, un jugador que cambió el juego en los 90 hacia adelante, como muchos otros antes que él y muchos que vendrán, son los Motores del Fútbol.

 

maradona_2

 

SECCIÓN, LOS MOTORES DEL FÚTBOL:

Lev Yashin, la Araña Negra.

Franz Beckenbauer, el Káiser.

 

ANKOR.

Andromeda

 

 

 

 

 

¡SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!
TWITTER: @WEBDIARIOAM ; HASHTAG: #DIARIOAM
FACEBOOK: HTTPS://WWW.FACEBOOK.COM/WEBDIARIOAM

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

35

More in Crónicas

Honrando a los caídos – Crónica Diario AM 11/12/2018

DjDolly11 diciembre, 2018

¡Cuidado, tiene un micrófono! – Crónica Diario AM 10/12/2018

eltpm2510 diciembre, 2018

Ronda de fútbol femenino – Crónica Diario AM 09/12/2018

Ella9 diciembre, 2018

NBA: Semana 7 – Crónica DiarioAM 0712/2018

gjdeleven7 diciembre, 2018

Las notas: noviembre 2018 – Crónica Diario AM 04/12/2018

churchill4 diciembre, 2018

Noticias breves – Crónica Diario AM 03/12/2018

eltpm253 diciembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM