Crónicas

El Interior – Crónica Diario AM 21/07/2018.

El Interior – Crónica Diario AM 21/07/2018.
Ankor

Natura non facit saltus (la naturaleza no procede por saltos) es un principio antiguo que postula que un cambio de A o B no ocurre de manera abrupta, sino que hay un proceso, un camino, una transición para llegar ahí. Del mismo modo que no podemos desaparecer de la falta de una montaña para encontrarnos en su cima, hay un procedimiento intermedio, un nexo, una conexión que nos permita cambiar de posición, como es el caso de un teleférico.

teleféricoSi bien la mecánica cuántica ha puesto en entredicho este antiguo axioma, es perfectamente válido para muchos campos donde se cumple a la perfección, como es el caso de la evolución biológica, donde el paso de una especie A a otra B es siempre gradual.

Lo mismo se puede extrapolar al mundo del fútbol, donde hay dos “estados” muy claros en todo juego que todos reconocen, la defensa y el ataque. Durante muchos años, sólo existían estos dos estados y la transición era tan rápida que perfectamente se podría estar hablando de un “salto”, sin ningún tipo de transición entre ellas. A medida que el fútbol evolucionaba, cada vez más se veía la necesitad de una transición, una posición intermedia que facilitara el paso de A (defensa) a B (ataque). Aparecido primero por casualidad, hoy en día se ha vuelto imprescindible. En la crónica de hoy hablaremos de esa “posición de transición”, hoy hablaremos del INTERIOR.

 

El interior, a diferencia de otras posiciones en el campo, es un rol tardío si tomamos en cuenta toda la historia del fútbol. Es, en realidad, una fusión de muchas otras posiciones antiguas en el fútbol, donde, con el paso de los años, las funciones básicas de dichas posiciones, que antaño ejercían varios jugadores, se han fusionado en sólo uno. Sus funciones son varias, pero, a grandes rasgos, es una fusión entre el centrocampista de banda y el mediapunta, aunque, si bien también ha aglomerado funciones de otras posiciones tanto defensivas (carrilero) como ofensivas (extremo) el interior es, por encima de todo, un centrocampista (Fig. 1).

Fig 1. Posiciones clásicas de los centrocampistas. MCD: Mediocentro defensivo. MC: Mediocentro. MP: Mediapunta. CCI: Centrocampista Izquierdo. CCD: Centrocampista Derecho.

Fig 1. Posiciones clásicas de los centrocampistas. MCD: Mediocentro defensivo. MC: Mediocentro. MP: Mediapunta. CCI: Centrocampista Izquierdo. CCD: Centrocampista Derecho.

 

Estudiar los distintos roles que ha asumido el interior a lo largo de la historia, es también un claro repaso de la historia del fútbol en sí mismo. En los inicios del fútbol profesional, con esas tácticas tan locas como el 4-2-4 o el 2-3-5, no existía la “zona de transición” del centro del campo, reduciéndose el juego simplemente a “recibir y a correr” sobre todo por parte de los centrocampistas de banda, que retenían la pelota y lo circulaban por todo el campo, sin apoyarse en otros compañeros centrocampistas. Con el paso del tiempo, las mejoras del juego defensivo provocaban una desventaja en el equipo que iba perdiendo, ya que no se podía hacer uso de los mediocentros (los dejaba desfavorecidos en los contragolpes) y los centrocampistas eran inútiles si el rival con ventaja ya estaba bien posicionado en defensa. Se requería un jugador que sirviera de nexo entre las dos áreas, capaz de retener la pelota y con tendencia a dirigirse hacia el “interior” (hacia el centro) del campo, para evitar que los defensas lo tuvieran fácil al marcar el “hombre por hombre”, un cambio de posición en el jugador (antes demasiado estático) volvía loca a la defensa (Fig. 2).

Fig. 2. Cambio táctico del interior en las segundas partes, pudiendo actuar tanto en banda como por el centro evitando que el ataque fuera estático.

Fig. 2. Cambio táctico del interior en las segundas partes, pudiendo actuar tanto en banda como por el centro evitando que el ataque fuera estático.

 

Como dije, esta “alternativa” era muy común sobre todo en los equipos que iban perdiendo. No fue hasta finales de los años cuarenta que el rol de interior se quedó como fijo, dando lugar a un juego más de pase y posicional en el centro del campo, con cambios de roles entre los centrocampistas clásicos, de centrocampista de banda a mediapunta, por ejemplo, que no era otra cosa que un jugador con un rol de interior. El máximo exponente de ese tipo de juego, que hoy en día es la base del fútbol táctico, fue la Selección de Hungría de Gusztáv Sebes.

Pese a que ya se hacía buen uso de la combinación de los centrocampistas, el interior seguía teniendo una marcada preferencia como volante de banda. La preferencia a irse por el centro como mediapunta tardó un poco más y no surgió en Europa, la Selección de Brasil de los sesenta dejó toda la banda para los laterales, que hasta esa época tenía un rol bastante más defensivo en los esquemas de cuatro defensas, pasando el interior a jugar más por el centro.

Más tarde, en los años setenta, el interior comenzó a adquirir nuevo tipo de roles, como el del mediocentro (tanto organizador como defensivo) cuyo máximo exponente fue la Selección de Países Bajos de Rinus Michel y su “fútbol total” donde prácticamente se podría decir que eran todos interiores.

Pero aún había tiempo para una evolución más, y fue la surgida por los clubes ingleses en la época de los ochenta, donde recuperaban un poco ese antiguo volante de banda, ya en franco retroceso en aquella época, pero sobre todo su labor ofensiva. Es decir, al interior también se le fue entregando funciones de extremo, con contragolpes rápidos por banda para luego centrar al área, es un centrocampista, pero jugaba en ataque de delantero. Ese cambio ya está muy extendido hoy en día, donde jugadores que cumplen roles de extremo puro son cada vez más raros y se ven cada vez más jugadores de claro corte ofensivo, pero que en realidad son centrocampistas interiores.

 

El interior es, por tanto, la “navaja suiza” del fútbol. Indispensable para el fútbol más evolucionado que requiere un dominio del centro del campo. De hecho, en el fútbol base, uno no juega como “interior puro”, sino que adquiere diferentes roles y, con el paso del tiempo y las categorías, acaba convirtiéndose en interior. Por tanto, es una posición de numerosas variables, y cada una de ellas tiene una repercusión directa en el juego en función de la táctica que se requiera utilizar. Analizarlas todas requeriría mucho tiempo, así que estudiaremos las variantes más comunes o globales y cómo influyen dentro de los esquemas tácticos más clásicos hoy en día, el 4-4-2, el 4-2-3-1 y el 4-3-3.

 

INTERIOR DE BANDA.

Es el interior clásico, el que más se asemeja a su posición original como volante de banda antes de los años cuarenta. Sigue siendo un interior, por lo que puede cumplir con otros roles como mediapunta o mediocentro, pero el interior de banda tiene preferencia, o es el rol que asume con más frecuencia, a ser volante de banda, pero no de forma exclusiva, ya que, en ese caso, hoy en día, hablaríamos de un carrilero.

YannickCarrascoEl interior de banda es de una presencia prácticamente obligada en las tácticas 4-4-2, sobre todo en esas especialmente defensivas donde los laterales no tienen demasiadas incursiones atacantes, aunque lo realizan de vez en cuando si el interior se dirige hacia el centro. Su función, muy parecida al volante de banda, es la de recibir el balón y correr vertiginosamente por la banda para centrar ya en el área rival, pero, como interior, también puede realizar ciertas incursiones hacia el centro del campo, aunque de forma menos frecuente. Un buen ejemplo de este tipo de interior es Yannick Carrasco y sus características cabalgadas por la banda en el Atlético de Madrid.

En el 4-2-3-1 no se cabalga tanto, porque ya de por sí su posición está algo más adelantada que en el 4-4-2, pero igualmente lo que se busca es la incursión en banda para luego centrar, es característico del 4-2-3-1 más vertical. En el 4-3-3 el interior de banda ocupa el espacio dejado por el extremo (que va hacia el centro) para realizar la misma función, es muy típico del fútbol belga, pero poco común en el resto de juegos europeos.

 

INTERIOR-MEDIAPUNTA.

La posición que ha obligado a definir al interior, su función como mediapunta, es decir, dejar de ser 100% volante de banda para hacer más incursiones hacia el centro. Son fácilmente reconocibles, son aquellos centrocampistas algo escorados a banda que, una vez reciben el balón, lo hacen circular en diagonal hacia el centro. Como interiores, claro está, también pueden hacer esporádicas incursiones hacia las bandas, pero en la gran mayoría de los casos tenderán hacia el centro.

AndresIniestaEs muy común en el 4-3-3, ya que el extremo (y en muchas ocasiones los laterales) son los dominadores de la banda. El interior-mediapunta se asocia con ellos en la banda que le corresponden, pero su tendencia es ir hacia el centro, ya que el 4-3-3 carece de mediapunta y es función del interior ejercerlo. Andrés Iniesta, cuando el FC Barcelona jugaba con esta táctica, es un claro ejemplo.

En el 4-2-3-1 también es común cuando se busca más posesión con esta táctica. A diferencia del 4-3-3, en esta ocasión es el lateral el que ocupa toda la banda, ya que el 4-2-3-1 carece de extremos. Su función es combinar no con los jugadores de banda, sino con el mediocentro y el mediapunta, siendo este último y el propio interior los más ofensivos. En el 4-4-2 es más raro, pero también puede ocurrir, sobre todo en las segundas partes, cuando se busca más posesión pero, en este caso, con fines defensivos. Una vez más, se requiere que el lateral ocupe toda la banda.

 

INTERIOR-MEDIOCENTRO.

Una variante más conservadora del interior-mediapunta. El interior-mediocentro trata de retener la pelota y hacerla circular. Sus incursiones a banda son escasas al igual que sus incursiones al borde del área por el centro. Es el que tiene más implicaciones defensivas de todos los tipos de interiores y el que más abusa del pase largo, sobre todo a banda contraria aprovechando el desmarque de algún compañero cuando la mayoría de los rivales están concentrados en la banda del interior-mediocentro que es el que tiene el esférico.

ToniKroosMuy usual en el 4-3-3 cuando su mediocentro puro es claramente destructor. De hecho, es aconsejable que uno de los dos interiores que maneja el 4-3-3 sea interior-mediocentro porque si los dos son mediapunta, el equipo se parte. Además, es mucho más importante para el mediocentro en el 4-3-3 su faceta destructiva que creativa, ya que es una táctica que utiliza un único mediocentro. Un interior-mediocentro da mucha estabilidad en en 4-3-3 como se pudo ver con Toni Kroos en el Real Madrid de Ancelotti.

También se suele utilizar mucho en el 4-4-2 sobre todo cuando se quiere conservar el resultado. Es común que el interior de banda sea sustituido en las segundas partes por un interior-mediocentro si se tiene ventaja para aumentar la posición defensiva. En el 4-2-3-1 se da cuando el mediapunta es “demasiado mediapunta” y no tiene tantas cualidades creativas y de posesión y sí juego directo, aunque no es lo común, ya que prioriza el juego vertical en el 4-2-3-1.

 

INTERIOR-EXTREMO.

En la evolución más tardía del interior, surgido hace treinta años y la razón por la que cada vez se ven menos extremos jugando como tal en los equipos, pasando a ser interiores. El interior-extremo tiene un claro corte ofensivo, esa es la principal diferencia con el interior de banda pese a que ambos juegan escorados. A diferencia del extremo clásico, suelen recibir la pelota un poco más atrás y, por tanto, deben ser diestros en la circulación de balón para ejecutar sus funciones como extremo.

IagoAspasMuy popular en muchas variantes del 4-2-3-1, donde sus interiores tienen pasados de extremos en el fútbol base. Imprescindibles para el juego muy vertical y directo. Suelen posicionarse más atrás que el extremo puro pero en el ataque y a la hora de desmarcarse (sobre todo si la pelota está en la banda contraria) son puros extremos, internándose en la banda no para centrar (como en interior de banda) sino incluso para meterse en el área y generar ocasiones de gol, Iago Aspas es un claro ejemplo cuando el Celta juega con doble pivote.

 

Pero, claro, en cada equipo hay dos interiores, por lo que las combinaciones son numerosas y muy variadas. El interior es la principal causa de la gran variabilidad de juego que existe actualmente aunque la táctica sea la misma, cada equipo jugará diferente. Las combinaciones son muchas, muy variadas, pero, a grandes rasgos, comentaremos las más comunes en función de las tácticas más populares existentes en el fútbol español.

 

Táctica 4-4-2.

La versión más clásica del 4-4-2 es con dos interiores de banda donde, por lo general, los mediocentros tienen implicaciones puramente defensivas y la función atacante está marcada por los interiores que se encargan de circular la pelota hacia los delanteros, los laterales tampoco tienen muchas implicaciones ofensivas. Es muy común en el fútbol de categorías más inferiores o de formación y también se da en el máximo nivel en otras ligas europeas como el el fútbol belga.

Pero en España ese prototipo base ha variado mucho, la más común es el de interior de banda+interior-mediapunta (Fig. 3), ya que suma mucha impredecibilidad al juego, ya que el rival no sabe por dónde va a ir el interior, si sigue por la banda o girará hacia el centro, aunque lo normal es que sólo uno de ellos tienda más hacia el centro y el otro por la banda, se puede predecir por el mediocentro, ya que en esta variante se pide que el mediocentro (y el lateral) se impliquen algo más en el ataque), el interior será mediapunta cuando está cerca del aquel mediocentro de corte más ofensivo.

Fig. 3. Esquema 4-4-2 con un interior izquierdo de banda y un interior-mediapunta derecho. En los casos donde el interior ejerce de mediapunta es el lateral el que debe ocupar toda la banda.

Fig. 3. Esquema 4-4-2 con un interior izquierdo de banda y un interior-mediapunta derecho. En los casos donde el interior ejerce de mediapunta es el lateral el que debe ocupar toda la banda.

También se da el caso de interior de banda+interior-mediocentro pero, como dijimos en el apartado sobre el tema, es más común en las segundas partes sobre todo si se tiene ventaja. Es un cambio muy común realizado por Diego Simeone en el Atlético de Madrid, donde normalmente retira a un interior ofensivo por otro con más capacidad para retener el balón, bien un cambio directo o bien poniendo un mediocentro destructor pasando el mediocentro creativo a pasar al puesto del interior cambiado. Una combinación de dos interiores-mediocentro ya es un cerrojo puro y duro.

 

Táctica 4-2-3-1.

Ésta es una de las más variadas que existen, en función de lo que se quiera del 4-2-3-1. Lo normal es el juego directo, por lo que las combinaciones varían entre dos interiores de banda e interior de banda+interior extremo (Fig. 4). Se pide que el doble pivote sea eminentemente destructor y que el resto de jugadores tengan corte ofensivo. El interior de banda recibirá la pelota recuperada por el doble pivote e iniciará el contragolpe. Si hay un interior-extremo, éste estará más adelantado, por lo que contragolpe lo iniciará el de banda, fijándose bien en el desmarque del interior-extremo. Es el contraataque más común en el Athletic Club donde Iñaki Williams ejerce de interior-extremo.

Fig. 4. Esquema 4-2-3-1 con un interior de banda izquierdo y su área de acción y un interior-extremo derecho y su área de acción.

Fig. 4. Esquema 4-2-3-1 con un interior de banda izquierdo y su área de acción y un interior-extremo derecho y su área de acción.

Otras combinaciones también son posibles, aunque para ello se requiera más posesión y una implicación creativa mayor para el mediapunta o uno de los mediocentros como mínimo, además de más implicación ofensiva en aquel lateral donde el interior no juegue por banda. Interior-mediapunta+interior de banda es el más común, aunque también se han visto casos de interior-mediocentro+interior de banda pero sólo en casos donde el interior-mediocentro sea muy virtuoso, si no, el juego se vuelve demasiado plano y previsible, un caso claro es el de Jonathan Viera en la UD Las Palmas. A partir de este concepto, las combinaciones pueden ser varías.

 

Táctica 4-3-3.

Es muy poco común que el interior de banda o el interior-extremo esté presente en el 4-3-3, ya que cuenta con la presencia de extremos. La combinación más común y que más equilibrio da es el de interior-mediapunta+interior mediocentro (Fig. 5), ambos interiores, pero uno con un corte más ofensivo y otro más defensivo, en el ataque uno se adelanta más y otro menos.

Fig. 5. Esquema 4-3-3 con un interior-mediapunta izquierdo y un interior-mediocentro derecho, la combinación más común.

Fig. 5. Esquema 4-3-3 con un interior-mediapunta izquierdo y un interior-mediocentro derecho, la combinación más común.

 

Existen los interiores de banda en el 4-3-3 (donde el centro del campo no existe), pero no es propio del fútbol español. En España, es casi obligatorio que haya como mínimo un interior-mediapunta, ya que el 4-3-3 carece de mediapunta. Aún así, hay casos en el que podemos encontrar la combinación del doble interior-mediocentro en aquellos casos donde el tridente atacante es superlativo, por lo que ambos interiores tienen labores más defensivas, recuperar el balón en el centro del campo y devolvérselo cuanto antes al tridente atacante donde son ellos los que se encargan de asociarse, combinar y generar ocasiones. Ocurrió en los casos de grandes tríos atacantes como Neymar, Messi y Luís Suárez en el FC Barcelona; Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema en el Real Madrid o Neymar, Cavani y Mbappé en el Paris Saint-Germain.

El doble interior-mediapunta es muy poco aconsejable, ya que el 4-3-3 tendrá tendencia a partirse en dos. Era lo que le ocurría al Real Madrid antes de la llegada de Ancelotti, donde se formaban grandes huecos en el centro del campo.

 

 

Esto a grandes rasgos, pero las combinaciones pueden ser muchas y muy variadas, ya que el interior, la “navaja suiza” del fútbol”, es el verdadero artífice para saber cómo será el estilo de juego del equipo, sobre todo en la faceta ofensiva. Si quieren saber cómo jugará un rival, fíjense en sus interiores, y su juego no les pillará por sorpresa.

 

SECCIÓN, TÁCTICAS EN EL FÚTBOL.

El Volante de Banda o Carrilero.

El Mediocentro.

 

 

 

ANKOR.

Andromeda

 

 

 

 

 

¡SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!
TWITTER: @WEBDIARIOAM ; HASHTAG: #DIARIOAM
FACEBOOK: HTTPS://WWW.FACEBOOK.COM/WEBDIARIOAM

 

¿Te gusta esta entrada?

47

More in Crónicas

Portada

Breve pero fuerte – Crónica Diario AM 19/08/2018

Ella19 agosto, 2018
futbol1

La Agenda Futbolera 2019, Jornada 1 – Crónica Diario AM 18/08/2018.

Ankor18 agosto, 2018
Portada

Sin internet – No crónica Diario AM 12/08/2018

Ella12 agosto, 2018
Portada_CienciaEnFemenino

Ciencia es femenino – Crónica Diario AM 11/08/2018.

Ankor11 agosto, 2018
goldfish jumping - improvement and career concept

Verano de cambios – Crónica Diario AM 05/08/2018

Ella5 agosto, 2018
Portada_DAMaradona

Los Motores del Fútbol. Diego Armando Maradona, el Pibe de Oro – Crónica Diario AM 04/08/2018.

Ankor4 agosto, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM