Aportación Propia

Triste final – Crónica Diario AM 08/07/2018

Triste final – Crónica Diario AM 08/07/2018
Ella

Querid@s Damistas:

¿A quién le gustan los cambios? Se habla mucho en el lenguaje corporativo de “resistencia al cambio”, que es la forma moderna y de guays de decir que tal persona es inflexible o falta de habilidades.

Y ésta es una época de grandes cambios.

Cambios

 

Tristeza 

Llevo unos días triste, muy triste, por motivos varios. No les voy a engañar: la eliminación de Uruguay del Mundial es uno de esos motivos. Les voy a contar cómo fue mi viernes…

Después de una semana entera aguantando los comentarios de mis compañeros de trabajo (todos franceses, evidentemente), mostrando alto y fuerte mis banderas uruguayas en mi mesa de trabajo (tengo dos, una grande y una pequeñita), y de haber resistido la tentación de decirles “¿os imagináis que no pasáis a semis?” (no dije ni mu, oigan, ¡ni mu!), llegó el día del partido.

Tengo muchísimo trabajo, y no soy la única, pero estaba claro que los que estuviésemos en la oficina el viernes por la tarde íbamos a instalarnos delante de la tele a ver el partido, sin trabajar (tengo un compi, muy majo por cierto, que se había encargado de montar el chiringuito para ver el partido en directo). Y así lo hicimos, incluido el director general, que el día anterior había depositado un paquete de pañuelos encima de mi mesa, para preparar el terreno… (Tengo que decir que el director general es muy futbolero y conoce el tema, no como muchos franceses que no tienen ni repajolera idea de nada) 

Pues ahí me fui yo, con la gran bandera, la camiseta celeste, la bufanda que compré en el último viaje a tierras charrúas, y el miedo en el cuerpo recordando que jugábamos sin Cavani (ay, esa suerte del campeón existe y este año no nos tocó…). También me fui con la letra del himno uruguayo impresa, ya que me di cuenta por la mañana que se iban a poner a cantar todos la Marsellesa y me entró yuyu… Total, que antes no, pero ahora ya me sé el himno uruguayo.

 

 

Empieza la transmisión y, como Uruguay juega de local, sale el himno primero. Esto que les voy a contar es verídico y hay video (que nunca verán, por supuesto). Yo me levanto, y entre algunas risas de algunos compañeros (quizás no muy benevolentes, pero las dejaré pasar, de momento…), canto alto y fuerte el himno que me acabo de aprender, sola. Llega la Marsellesa, sorprendentemente mis compañeros de trabajo ni se levantan (yo seguía de pie, como señal de respeto hacia el otro himno), y lo cantan bajito, sin mucha convicción, y sin saberse la letra muy bien (que yo me sé pero que no canté, porque no era feng shui). Si el resultado del partido hubiese dependido del entusiasmo y motivación mostrados durante los himnos, Uruguay estaría hoy en día en semis, sin ninguna duda…

¿Qué les voy a contar del partido? Pues que Francia mereció pasar, quizás no 2-0, pero jugó mejor. Y es que sin Cavani, por mucho que Suárez jugase con cuatro pulmones (que jugó con cuatro pulmones, defendiendo, atacando, sin morder a nadie), nuestras probabilidades de pasar disminuyeron a la mitad… Además, a Francia le salieron las cosas bastante bien, hasta el hecho de que el árbitro (argentino) no le sacase una más que merecida tarjeta a Pogba por poligonero. ¡Eres un gamberro, Pogba!

Como dije hace un mes, Francia tenía que llegar a semifinales, y ya lo ha hecho. Lo que no sabía yo es que, por el camino, nos íbamos a quedar nosotros, en fin… Lo que yo no sabía es que acabaría viviendo la experiencia nada religiosa de ver un partido rodeada del enemigo, y encima perderlo. Lo que yo no sabía tampoco es que Muslera, que no es tan mal portero como algunas personas pretenden, iba a tener un ataque de “manos de mantequilla” y regalar un segundo gol al rival, después de tener una media de 0,25 goles encajados por partido. 

Pero podemos ver las cosas de otra manera. Este Mundial a mí me ha servido para descubrir a dos muchachos que me han encantado: Nández y Laxalt. Y Torreira también tiene lo suyo… Y todos estarán todavía en 2022, o sea que hay esperanza. Además, en el chat familiar han pasado cosas…

Se pueden imaginar que desde que empezó el Mundial tenía yo contacto continúo con el otro lado del charco, y hemos estado comentando los partidos, los goles, las anécdotas, todo… Pues bien, el viernes, al acabar el partido (y después de haber felicitado personalmente a todos y cada uno de mis compañeros de trabajo…), yo estaba mal. No negaré que hasta alguna lágrima asomó a mis ojos… Y sin embargo, en el chat familiar rebosaban las felicitaciones y la alegría: ¡qué bien haber podido llegar hasta aquí! ¡Muchas gracias por todo! ¡Tenemos una selección increíble! 

¿No les parece precioso como actitud? 

Una de mis tías se da cuenta de mi silencio, y pregunta… Y yo digo que estoy triste, y mi tía contesta: “como dice el maestro Tabárez, a levantar el ánimo y a pensar en el futuro”. Y otra tía, la mosca que ya conocen, que dice: “claro que pasamos un rato juntos precioso. Ella, triste pero igual valió la pena compartir”.


Portada

Luego ya una de mis tías volvió al día siguiente con sus cadenas para salvar el mundo… Supongo que en cada familia tiene que haber una de estas personas, y entre ellos se mandan las cadenas para que lleguen a todas las familias del mundo, pero eso ya es otra historia…

Yo sigo triste, pero al mismo tiempo no podré evitar apoyar a Francia en semifinales, porque para algo es mi país de adopción, y además hay muchos jugadores que me gustan en su selección (y parece que ahora ya juegan a algo todos juntos). Y no me une mucho a los otros países en semis, la verdad…

 

En otro orden de cosas

El día no acabó allí, y es que por la noche llegó el Brasil-Bélgica. Yo iba con los sudamericanos, por apoyo continental, pero no hubo nada que hacer. Sin embargo lo notable no fue eso, sino que vi el partido en un restaurante brasileño en París (¿quién dijo miedo?), con la maravillosa compañía de The one and only… ¡Gimme! Y sí, nuestro madridista preferido se ha paseado estos días por la Ciudad de la Luz, y por fin, ¡por fin!, pudimos conocernos en persona, después de tantos años de compartir penas ortográficas. Sí, les confirmo que pusimos a caer de un burro la gramática y la ortografía de la mayoría de ustedes… 

Tuvimos un bonito debate sobre la peluquería de Marcelo, sobre si las caídas melodramáticas de Neymar son de ahora o simplemente una evolución natural de sus caídas pasadas, y hasta tuve que oír lo de “Florentino es un mafioso, pero es mi mafioso” (sorry, not sorry Gimme :D).

Bueno, esto último no lo dijo así, o sí. Ya no lo sé… 

 

 

Tampoco estuvimos de acuerdo con el tema Cristiano, y es que Gimme quiere empaquetarlo con un lacito a cualquier sitio que no sea el Bernabéu, mientras que para mí es estupendo que se quede, liándola en el vestuario, costando una pasta y diciendo que está trishte

En resumidas cuentas, no les miento si les digo que no tenía ningunas ganas de volver a casa, y es que Gimme en persona es aún más charmant que por escrito (espero que lo pilles, ¡jaja!). Si nos llegamos a quedar un rato más juntos hubiésemos acabado a las tres de la mañana llamando a la puerta de la RAE francesa para hacerles un comentario escrito sobre las reglas ortográficas de la lengua de Simone de Beauvoir (que ya les digo que son muchíííííísimo más difíciles que el idioma castellano).

Total, que un día que era un asco acabó de una manera súper agradable gracias a nuestro Gimme. 

 

Despedida

Está siendo un gran Mundial, no sé si lo piensan también. Hoy les dejo con la canción que el viernes casi me hace saltar las lágrimas… Porque la verdad es que como himno nacional da el pego, y mucho.

¡Feliz semana! (y que gane el Mundial quien más se lo merezca) 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

748
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Final

Rusia 2018: la final – Crónica Diario AM 15/07/2018

churchill15 julio, 2018
Portada

Mucha garra – Crónica Diario AM 01/07/2018

Ella1 julio, 2018
Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race 2017-2018 (I) – Crónica Diario AM 25/06/2018

churchill25 junio, 2018
Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race: etapa 10 – Crónica Diario AM 18/07/2018

churchill18 junio, 2018
Portada

Mafioso – Crónica Diario AM 17/06/2018

Ella17 junio, 2018
th

¿Y porque no Argentina?¿?? – Crónica Diario AM 14/06/2018

Tato14 junio, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM