Crónicas

No puedo decirte adiós – Crónica Diario AM 29/04/2018

No puedo decirte adiós – Crónica Diario AM 29/04/2018
Ella


Querid@s Damistas:

Aquéllas y aquéllos que peinan algunas canas (o varias) recordarán aquella canción llamada “Never Can Say Goodbye” de los Jackson Five (la canción es de 1971, lo he buscado). En los años 80 la Década Prodigiosa sacó una versión en castellano, llamada “No puedo decirte adiós”. A mí me volvía loca esa versión cuando era pequeña y no hablaba inglés (ni sabía quiénes eran los Jackson Five, y respecto a Michael Jackson no estaba muy segura de si era mujer u hombre, confusiones infantiles que a veces dan un poco de yuyu de adulto…). 

La letra decía esto: 

No puedo decir nunca adiós. 
No puedo decir nunca adiós. 
No sé decir adiós. 
Cada vez que pienso en ti 
Se me nubla la razón. 
Ven a mí, 
Ven a mí, 
Por favor. 
No puede el corazón. 
No puedo decirte adiós. 
Uh uh uh 
No, no, no 
No puedo decirte 
Uh uh uh 
Uh uh uh 
Uh uh uh 

Hoy hablaremos de adioses.

 

Decir adiós 

Hay dos maneras de decir adiós: la alegre y la triste. La alegre es aquélla en que te libras de algo o alguien que te estaba amargando la vida: un jefe (estoy pensando en uno que tuve en concreto que cuando me libré de él sentí que podía volver a respirar), una pareja, un “amigo”, una enfermedad, una persona tóxica, una mala experiencia, una adicción… Aunque quizás usted, querida lectora o querido lector, esté pensando que es “fácil” decir adiós a este tipo de sujetos, a veces las cosas no son tan sencillas. Cuántas personas se quedan bloqueadas o enganchadas con alguien que les hace daño… Cuántas personas no son capaces de cambiar de trabajo, de romper con su pareja, de dejar de ver a un familiar o un amigo perjudiciales para su salud mental… 

tóxico

Y sin embargo, a veces nos cuesta mucho decir adiós a personas o cosas que nos hacen mucho daño. A veces incluso no somos capaces de hacerlo, y luego uno acaba en el psicólogo, o deprimido, o enfermo, preguntándose por qué no es capaz de ser feliz. 

Pero hoy hablaremos de decir adiós de manera triste, ese adiós realmente doloroso.

Somos muchos los que conocemos el dolor de perder a un ser querido. Como saben, yo misma viví hace apenas unos meses esta experiencia tan extraña de ver morir a una de las personas más importantes de mi vida, por no decir la que más. Pero la muerte es algo que habitualmente no se puede negociar: llega y hay que asumir la realidad. 

A veces la pérdida del ser querido no tiene nada que ver con la muerte. A veces tienes que aceptar que tu pareja se ha acabado, por mucho que quieras a la otra persona, y que cada uno tiene que ir por caminos separados, por las razones que sean. Estas despedidas son muy difíciles también, y hasta devastadoras, por mucho que uno sepa que es la decisión correcta.

Hay muchos otros ejemplos de despedidas: un cambio de trabajo, un amigo que se va a vivir lejos, una salud que se deteriora, abandonar proyectos… Y luego está Andresito.

 

Algo se muere en el alma

Hay deportistas universales, y esta semana uno de ellos ha decidido decir adiós. Cada uno de nosotros recordará a Iniesta a su manera. En lo que a mí respecta, me quedaré con tres momentos de él. 

El primero es éste:

En el momento de este partido yo estaba en clase de danza. Me dirán: “Ella, con lo que te gusta la Champions ¿y no podías saltarte una clase para ver el Chelsea-Barça?”. Sí y no: yo quería ver ese partido, pero es que estábamos preparando el festival de final de curso en clase, y no era el momento de hacer campana. Dudé, pero me pudo más el ir a ensayo, porque quería estar preparada para el día D (en mi antigua escuela de danza los festivales de fin de año se hacían muuuuuy a lo grande y era algo que los alumnos esperábamos con ansia todo el año).

Se acabó la clase, y salimos las alumnas (sí, sí, féminas) en tromba a preguntarle a la chica de recepción cómo iba el partido. Para los más jóvenes: tienen que entender que en 2009 apenas había smartphones, lo sé, muy fuerte, no poder consultar un resultado de un partido en el teléfono suena muy prehistórico, pero es que antes las cosas eran así.

Pues bien, nos dice la de recepción que el partido iba 1-0 para el Chelsea (decepción general…). Voy al vestuario, me visto, me voy para casa andando, las calles de Barcelona están vacías, y yo, pobre y muerta de hambre como era, no tenía el canal que daba el partido (que ni me acuerdo cuál era, pero el caso es que no lo tenía). Total, que pongo la radio por internet, voy haciendo mis cosas, y oigo lo de “Iniesta gol”. Les juró sobre la Biblia que me dio la impresión de oír toda Barcelona rugir a través de la ventana… Había un silencio sepulcral en la calle, en todos los edificios, y de pronto hubo un rugido que aún hoy recuerdo. 

Unos minutos más tarde empecé a oír las bocinas de los coches y las motos, supongo que de la gente que salía de los bares a celebrar. Éste es mi primer momento Iniesta. 

El segundo momento es éste:

 

No tiene nada de original, lo sé, pero es la realidad. Había pasado un poco más de un año respecto al gol anterior, y yo me había mudado a vivir a París, llevaba unos meses apenas. Por cosas de la vida, aún no sé cómo, me encontré viendo la final del Mundial debajo de la torre Eiffel. Habían instalado unas pantallas gigantes y una especie de zona para acoger a los aficionados de diferentes países, y yo vi la final allí. Creo que ya se lo he contado alguna vez, pero la experiencia no fue nada religiosa porque (y yo no lo sabía aún) en París hay que evitar los lugares con aglomeraciones porque siempre aparecen las manadas de turno buscando jaleo, y no del gracioso precisamente…

Total, que la policía acabó tirando spray de pimienta, y con el viento el spray nos llegó a los aficionados que estábamos en la zona segura, zona a la que entrábamos después de ser cacheados y asegurarse que no llevábamos nada de cristal ni ninguna otra cosa susceptible de servir como arma (y esto en un París pre-atentados islamistas…). Entre una cosa y otra yo acabé de pie en las primeras filas, con un cerdo que aprovechando el barullo me cogió de la mano, y yo pensando que la mano era de la persona con la que estaba (qué asco…). Pero pude ver el gol de Iniesta, en condiciones difíciles, pero lo vi. Ya no vi la entrega del trofeo porque llegó una manada de ésas y empezó a patear (literalmente) a la gente con la que yo estaba, y hubo que salir corriendo… En todo caso, es el segundo momento Iniesta que selecciono.

El tercer momento es diferente. Es algo que también ocurrió en 2009, y que se me quedó grabado en esta cabecita que tengo, y hoy lo traigo a colación. Dentro video:

En aquella época no se sabía todo lo que iba a pasar: el Barça de Guardiola, el del triplete, el del sextete, el de las Champions que llegarían, el del tiki-taka… Y su entrenador dijo esto de él. No es para nada anodino.

Estos tres momentos no están clasificados en orden de importancia, pero creo que representan los tres aspectos de la carrera profesional de Andrés: lo que le ha dado al Barça, lo que le ha dado a la selección española, y quién es él como persona, como profesional. 

Por todo esto, y por mucho más, algo se nos muere a todos, a ustedes, a mí, a los de más allá, con la marcha de Andrés. El Barça ha vivido ya dos despedidas muy difíciles, las de Puyol y Xavi, y ahora tiene que empalmar con esta tercera, la de un Andresito que se ha hecho mayor, no en el sentido de vejez, sino en el sentido de madurez, de vida adulta.

Iniesta toma una decisión extremadamente difícil, la de decir adiós cuando podría continuar un poco más. Tengo a un amigo francés que lleva meses quejándose en su Twitter porque Iniesta se iba, y todavía no he logrado convencerle de dos cosas. La primera es que Iniesta es libre de irse cuando quiera y a donde quiera. La segunda es que Iniesta hace bien de irse ahora, en lo más alto. Es una decisión sensata más en el largo historial de sensatez con el que Andrés nos ha deleitado durante tantos años.

Yo te felicito Andrés, te felicito por tu carrera. Te felicito por tu saber estar. Te felicito por tu humildad. Te felicito por tu ausencia de chorradas y de egocentrismo. Te felicito por tu profesionalidad. Y te felicito sobre todo porque te vas cuando tú lo decides y de la manera que tú decides, y mucha gente no es capaz de tomar decisiones tan difíciles. 

Te felicito por tu libertad.


Epílogo
 

Si el Barça consigue hoy un punto ante el Depor tendremos campeón de liga 2017-2018, y no puedo evitar mencionarlo brevemente. Pero antes de despedirme, estos dos últimos días ha habido un terremoto en Twitter del que me gustaría hacerme eco en estas líneas. Como consecuencia de la sentencia de 9 años de prisión para “la manada” que violó (o según tres jueces, “abusó de”) una niña de 18 años en Pamplona hace un par de años, resulta que se ha creado un hashtag llamado #cuéntalo en Twitter. Les recomiendo que vayan a echar un vistazo y lean durante un rato. Hasta yo me he animado a participar en el hashtag explicando cosas que me han pasado en primera persona. La mismísima Jessica Chastain (una de mis actrices favoritas) se ha hecho eco de este asunto…

Ahora sí, me despido recordándoles que quedan apenas dos semanas para Eurovisión, y para que #Almaia nos presente una actuación que esperemos que no acabe entre los cinco últimos clasificados. Les dejo con Serbia, que ganó en 2007 cantando, oh sorpresa, en su propia lengua y no en inglés, una maravillosa canción llamada “Molitva”. A mí encantó en su momento y me alegré muchísimo cuando ganó… 

¡Feliz semana! Y si conducen por el puente, sean prudentes…

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

https://www.youtube.com/watch?v=FSueQN1QvV4

¿Te gusta esta entrada?

14
Crónicas
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Crónicas

nba-logo-3

NBA: Jornada inaugural – Crónica DiarioAM 19/10/2018

gjdeleven19 octubre, 2018
portada

Sevilla, Barcelona y Cartagena – Crónica Diario AM 16/10/2018

ColaboradoresDAM16 octubre, 2018
mecanizados-de-precision-de-bronce-mxvpzp7mlvxczt9sxwkxzya5hoo1da95mjqnfwm9hw

Puliendo el bronce – Crónica Diario AM 15/10/2018

ColaboradoresDAM15 octubre, 2018
Portada

Calorcito – Crónica Diario AM 14/10/2018

Ella14 octubre, 2018
nba-logo

Ya está aquí la NBA – Crónica DiarioAM 12/10/2018

gjdeleven12 octubre, 2018
notas

Las notas: agosto – septiembre 2019 – Crónica Diario AM 10/10/2018

churchill10 octubre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM