Aportación Propia

Seguir un deporte – Crónica Diario AM 25/02/2018

Seguir un deporte – Crónica Diario AM 25/02/2018
Ella

 

Querid@s Damistas: 

Heme aquí sin inspiración, sí, sí, tal cual se lo cuento. Será quizás que hoy he visto una de las pelis nominadas al Oscar de mejor película del año, “Call Me By Your Name”, y aún estoy bajo la influencia de una película donde los actores no sólo interpretan personajes que hablan varios idiomas sino que, además, hablan los varios idiomas de manera decente. Alguien me ha comparado esta peli con “La vie d’Adèle”, y en mi humilde opinión se parecen lo mismo que un huevo a una castaña. “La vie d’Adèle” es una de las películas más aburridas que he visto en mi vida, encima es larguísima (dura 3 horas, le sobraba mínimo una), no me creí a las actrices principales y es un excelente ejemplo de todo lo que no me gusta del cine francés. En cambio, “Call Me By Your Name” sí que ha conseguido emocionarme, me he creído a los actores y además he disfrutado con la propuesta estética. ¿Me estás leyendo Kechiche?

Pues bien, hay veces que una no sabe de qué hablar, en mi caso hoy es quizás por aburrimiento de muchas cosas, porque los partidos de Champions están un poco lejos y ya todo el mundo ha dicho todo lo que se podía decir, o porque simplemente te apetece hablar de otras cosas. O sea que vamos a ir más allá, la base de todo. 

 

Por qué

Seguir un deporte (que no es lo mismo que practicarlo) no es algo que le guste a todo el mundo. Hace unos años conocí a un tío francés que hacía mogollón de deporte, sobre todo bici, esquí y gimnasio (y lo de la bici era una obsesión, podía llegar a salir todos los días a pedalear 30, 40, 50, 80 kilómetros y se lo apuntaba luego todo en una libreta, con detalles). Pero había algo muy llamativo: para él era muy importante hacer muchísimo deporte, pero no le gustaba nada seguirlo por la tele, pero nada de nada. A mí me sorprendió mucho, hasta que le conocí un poco mejor y me di cuenta que era un tío un poquito imbécil así en general, antipático, sin mucha cultura y con mucho postureo. Esto último no tiene nada que ver con lo del deporte, pero llegaban los partidos chulos de Champions, y él se vanagloriaba de no mirar fútbol por la tele y de ni siquiera tener el canal que tocaba en casa para poder hacerlo. La cosa acabó que contrató el canal de marras diez minutos antes de un Barça-Milan porque, y cito, “bueno, tampoco me voy a perder un Barça-Milan”. Cosas veredes…

 

No digo que todo aquel al que no le guste ver deporte por la tele es directamente imbécil, como este perla del que estoy hablando, para nada, pero sí que recordaré que existe gente a la que no le gusta ver deporte por tele, ningún deporte, y es que a estas personas quizás nunca les ha pasado lo que nos ha pasado a muchos de nosotros.

En mi caso yo creo que lo que me definió como “espectadora deportiva” fueron los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92. Para los de Seúl ’88 yo no miraba deporte por la tele, estaba aún en una época de mi vida que sólo miraba dibujitos y ya, pero con Barcelona ’92 sí que tuve la experiencia de que el mundo se expandía ante mí. ¿Les ha pasado a algún@ de ustedes lo mismo con algunos juegos olímpicos?

Ya de entrada recuerdo la ceremonia de inauguración, era verano, estábamos muchas familias reunidas ante una tele, y yo asistía embobada al desfile de banderas de todos los países. Son experiencias que marcan mucho. Aquel verano del 92 el periódico que compraba mi padre todos los días, La Vanguardia, dedicaba páginas, especiales, cartulinas y posters a todas las disciplinas, y yo estuve coleccionando la serie sobre la gimnasia deportiva con pasión y muchísimo interés. De ahí a estar mirando los horarios para seguir las competiciones más interesantes había medio paso…

 

Llega la Historia

Desde que hace poco charlé con un adolescente que no sabía quién era Madonna (con el consecuente tratamiento psicológico que he tenido que seguir después de semejante trauma), he entendido mejor que cuando uno es niño o adolescente está en fase de aprendizaje total. Tu realidad, las cosas que tú conoces, es muy limitada. Por ejemplo, yo con 12 años ya había decidido que el mejor cantante masculino del mundo era Freddie Mercury (que ya estaba muerto además), pero era sobre todo porque los cantantes masculinos que yo conocía se limitaban casi al mismo Freddie, Frank Sinatra, Garth Brooks y poco más. Ahora, con alguna hora más de vuelo, sigo pensando que Freddie sigue siendo mi preferido, pero he descubierto otros por el camino que se han ganado a pulso que les siga allá a donde van.

Para mí, el deporte se circunscribía en aquel verano a lo que yo veía por la tele, y a lo que estaba yo aprendiendo en esos dossiers especiales que hacía La Vanguardia. Así por ejemplo descubrí (gracias a La Vanguardia) a Nadia Comaneci y su récord al ser la primera gimnasta que recibía un diez en un ejercicio: mi mundo se ampliaba un poquito más. También quedé cautivada por Svetlana Boguínskaya, y así aprendí que las exsoviéticas comen aparte en muchísimos deportes.  Luego vendrían más nombres, como Serguei Bubka o Carl Lewis, o Larry Bird y Magic Johnson, y la selección estadounidense de baloncesto que rompía, rompe y romperá a cualquier rival que se le ponga por delante.

 

 

De fútbol no hace falta que hable, porque eso es otra historia, otras emociones, pero podría. Fueron pasando los años, y vas viendo cosas que te emocionan mucho. Llegó Atlanta ’96, cuando por primera vez se admitió la competición por conjuntos en gimnasia rítmica, que ganó España por cierto (y les puedo asegurar que es un jaleo descomunal lo de competir por conjuntos en este deporte). Salen nombres como la francesa Marie-Jose Perec, campeona en atletismo, o el mismo Indurain, que ganó un oro (y Abraham Olano la plata). Indurain es otro de esos nombres míticos que se iban incorporando a mi joven cabecita, y empecé a interesarme (un poquito…) por el Tour de Francia, o más bien por su última etapa en los parisinos Campos Elíseos, que es la que da menos sueño, al menos a mí.

En tenis se iban incorporando nombres también, como el de Agassi (cuando tenía pelo), Sergi Bruguera o Arantxa Sánchez-Vicario, hoy en día tristemente noticia por sus problemas personales y económicos. Más tarde llegarían nombres como Juan-Carlos Ferrero o Carles Moyà, o un Àlex Corretja que me he cruzado alguna vez por la calle.

¿Y quién no recuerda estas imágenes también? Esto es emoción de la buena:

 

 

Ya a partir de aquí entramos en épocas muy recientes, como el medallero de Phelps, los Roland Garros de Rafa, o hace nada mi nuevo icono, la joven e impresionante Simone Biles. Por ello, algunas visitas por internet para recordar estos momentos me han servido para entender que, bueno, ahora mismo no me apetecía hablar de deporte, pero que eso no significa que haya perdido la emoción, o que no pasen cosas dignas de mención, que pasan. La lástima es que vendan más tantas tonterietas que corren por ahí y que tengan que pasar cosas extraordinarias para que nos paremos a pensar un poquito y nos centremos.

Les dejo con un último video, no excesivamente largo, para que recuerden otras historias de ésas que ponen la gallina de piel, que decía aquél. Disfruten (y si se les escapa alguna lagrimita no pasará nada de nada):

 

 

 

Queda una semana…

… para los Oscars de Hollywood, presentados por segunda vez consecutiva por Jimmy Kimmel. Imaginamos ya el cachondeo que habrá respecto al Oscar a la mejor película, después del bochorno del año pasado, cuando anunciaron “La La Land” como la ganadora y en realidad era “Moonlight”. Pues bien, de las películas nominadas a mejor película ya he vista todas menos dos: “Phantom Thread” (que no me apetece nada de nada) y “The Shape of Water”, que es la gran favorita, lo cual me impide dar un pronóstico. Sin embargo, espero que por una vez la Academia de Hollywood le dé algo a Christopher Nolan, porque esto es como Spielberg, que hasta que no hizo “La lista de Schindler” no ganaba nada, incomprensiblemente, porque las películas de este hombre suelen ser obras maestras. La verdad es que me han gustado bastante todas las películas que he visto hasta ahora, cada una con sus aspectos interesantes, pero quizás la que me ha planteado más reflexión ha sido “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”, por tocar temas muy complicados: el odio, la venganza, la redención… No son temas que se hayan de tomar a la ligera.

Me faltan por poner dos canciones nominadas al Oscar de la mejor canción original. Hoy nos despedimos con “Stand Up for Something”, de la película “Marshall”, que ni siquiera se ha estrenado en Francia. Los intérpretes de la canción son Common y una cantante que yo no conocía, Andra Day, de la que me declaro fan desde ya (no se la pierdan). En mi humilde y nada importante opinión, esta canción y la de la semana que viene son las dos candidatas fuertes a ganar la estatuilla (esperemos que no me tenga que comer mis palabras…). Con ella les dejo, y les cito dentro de siete días para escuchar la última canción.

 

¡Feliz semana!

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

¿Te gusta esta entrada?

15
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Portada

Serena no tan serena (y van 2) – Crónica Diario AM 16/09/2018

Ella16 septiembre, 2018
Portada

El fútbol es un negocio – Crónica Diario AM 09/09/2018

Ella9 septiembre, 2018
homemade-dulce-de-leche

Caramelo de dulce de leche – Crónica Diario AM 02/09/2018

Ella2 septiembre, 2018
Portada

Serena no tan serena – Crónica Diario AM 26/08/2018

Ella26 agosto, 2018
Portada

Breve pero fuerte – Crónica Diario AM 19/08/2018

Ella19 agosto, 2018
portada

19 contra 4 – Crónica Diario AM 29/07/2018

Ella29 julio, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM