Aportación Propia

Historias parisinas – Crónica Diario AM 11/02/2018

Historias parisinas – Crónica Diario AM 11/02/2018
Ella


Querid@s Damistas:

Hoy estreno ordenador, y este post es el primer trabajillo que hago con nueva pantalla, nuevo teclado, nuevo todo… Además, por primera vez en mi vida tengo una pantalla 4K, y tengo que decir que se nota la diferencia (antes no tenía una mala pantalla tampoco, era una pantalla muy decente, pero se nota el salto).

Y me dirán que esto no tiene nada que ver con los temas que nos suelen ocupar, pero es que hoy no vamos a hablar de deporte. O quizás sí, vayan ustedes a saber… Yo leería hasta el final, quizás se llevan una sorpresa o dos. De todas maneras, la culpa es de Gimme, que me provoca por WhatsApp, yo me solivianto y luego tengo que venir aquí a soltar mis neurosis, en concreto dos que han pasado últimamente aquí en París, todo muy fuerte.

 

Primera historia parisina

El otro día pasó algo muy fuerte en París, salió en los informativos y todo, los periodistas hicieron debates, la gente por la calle lo comentaba, y hay diferentes opiniones… Les cuento.

En París, como en muchas grandes ciudades, hay un montón de grandes estaciones de trenes. Las estaciones parisinas no son sitios muy recomendables porque hay mucha gente, muchos ladrones y en algún caso muchos crímenes, como en la infausta Gare du Nord (“estación del norte”), que es casi casi una zona de guerra. Es una estación tan peligrosa que hay hasta películas sobre el tema, sólo les digo eso… Pero lo que les voy a contar pasó en otra estación, la Gare de Saint Lazare. 

Saint Lazare es una estación por la que pasamos muy a menudo mucha gente, y es utilizada sobre todo para ir y volver del trabajo en el barrio de negocios de las afueras de París, el distrito 92 (la zona de la Défense, para quien quiera mirar por internet). Pues bien, Saint Lazare es una gran estación, pero menos salvaje que otras estaciones parisinas, y es por eso que hace tiempo ya pusieron un piano allí, en el último piso, de donde salen todos los trenes de la periferia.

Éste es el último piso de Saint Lazare, les aseguro que han puesto un piano aquí, no me lo invento

Éste es el último piso de Saint Lazare, les aseguro que han puesto un piano aquí, no me lo invento

Yo ya había visto de vez en cuando gente que sabe tocar el piano que se sentaba y se daba el gusto de practicar un poco, y siempre había gente dispuesta a pararse unos minutos y escuchar. La verdad, no sé ustedes, pero yo siempre he tenido mucha envidia de la gente que sabe tocar el piano, una de las cosas que me encantaría aprender si me tocase la lotería. Pero lo que pasó el otro día fue muy, muy fuerte.

Yo no estaba presente, pero he visto los videos por internet y en la televisión (luego se los pongo), y la verdad es que es difícil no indignarse. Resulta que llegó un chico jovencito, tendría unos veinte y pico años, se sentó a tocar el piano que estaba ahí, en concreto Mozart. La pieza que tocó es “Rondo Alla Turca”, que si no me equivoco sale en la película “The Truman Show”, aquí se la dejo para que la disfruten:

 

 

No soy ninguna experta de piano, como ya he dicho, pero me da a mí que esta pieza es muy difícil de interpretar…

Volviendo a la historia, tenemos al joven pianista que se sienta en ese piano que está en la Gare de Saint Lazare a disposición de todo el mundo y se pone a tocar Mozart, cosa que no está al alcance de todo el mundo la verdad. Llega otro chico, jovencito también, que quiere añadirse a la fiesta y tocar el piano con el primer pianista. Una hubiese esperado que pasase lo mismo que ya pasó en Francia hace un par de años, también en una estación de trenes:

 

 

Este video es uno de los videos que corren por internet que más me emocionan, les aconsejo que se lo miren hasta el final porque es apoteósico.

Pues bien, eso no fue lo que pasó el otro día en Saint Lazare, para nada. El segundo pianista intentó seguir al primero con su impresionante juego de manos interpretando a Mozart, pero no tenía el mismo nivel. De hecho, era escuchar al primero (una maravilla) y luego añadirse el segundo (un pianista mediocre, en el mejor de los casos) y preguntarse por qué no le dejaba tocar solo, ya que claramente no tenía el nivel para tocar con el primero. 

La cosa acabó de la peor de las maneras: el pianista mediocre acabó agrediendo al buen pianista, tal cual se lo cuento, sí, sí. Seguramente estaba frustrado, tenía envidia, se debió de sentir humillado o lo que fuese, y tuvo una reacción de lo más infantil e inmadura: agredir al que era mejor que él. 

Yo, por más que lo analizo, no logro entender el porqué de esta agresión. Si el otro es mejor que tú pues estudia, trabaja, esfuérzate para mejorar. Y si sigue siendo mejor que tú… pues chico: acéptalo y continúa tu camino. Pero si cada vez que nos cruzamos con alguien que es mejor que nosotros en algo nos ponemos a agredir estaríamos extintos hace muchos milenios (que lo mismo el planeta lo agradecía, dicho sea de paso). Además, ¿qué tiene que hacer el buen pianista? ¿Tiene que tocar mal el piano para no frustrar al resto de gente? ¿Tiene que pedir perdón por su destreza o qué? ¿No podemos simplemente apreciar y aplaudir su talento, maravillarnos ante todo lo que sabe hacer y disfrutar mientras dure?

Ya les digo, todo esto no tiene nada que ver con el deporte, pero me apetecía comentarlo. Ahora sí, les dejo con el video de la agresión, es todo muy fuerte:

 

 

 

Segunda historia parisina

Ahora les contaré otra cosa de la que me he enterado estos días, pero esto no ha salido en los medios.

El otro día quedé con un par de amigas, y una de ellas nos contó lo que le estaba pasando en el trabajo, algo muy injusto. Resulta que mi amiga lleva soportando desde hace varios meses un jefe de esos horribles, ya saben: gritos, mentiras, críticas injustas, manipulación de los compañeros de trabajo para aislar a mi amiga…

Mi amiga es consciente desde hace tiempo que está en la lista negra del jefe, no tengan duda. Es cierto que un buen jefe no tendría que tener “listas”, pero buenos jefes hay muy poquitos, gente con el talento de gestionar un grupo de seres humanos de manera justa y correcta. Existir existen, pero cuesta cruzarse con uno (yo me he cruzado alguna/alguno en mi vida, pero me he cruzado con más gente que no tiene lo que un buen jefe necesita desde luego). 

Pues bien, mi amiga llevaba mucho tiempo aguantando mucha porquería, pero mucha. Casi todos los días el jefe la venía a ver a su mesa buscando pelea, e incluso los compañeros de trabajo se lo habían comentado en privado: “se nota que últimamente el jefe la ha tomado contigo”. Mi amiga intentaba gestionar todo esto como podía, sabiendo que estaba totalmente sola. Evidentemente, el otro tenía todas las de ganar, porque para algo es el jefe, y ningún compañero iba a ponerse en contra del jefe para defenderla, eso no existe… El jefe seguía insistiendo, casi de una manera obsesiva. Podía ocuparse de otros asuntos, responder a sus mails, controlar a otros empleados del equipo, buscar una manera positiva de motivar a la gente… Pero no, el jefe parecía que disfrutaba atacando a mi amiga, siempre en privado por supuesto, mientras que en público la humillaba de una manera suficientemente subrepticia como para que mi amiga no pudiese quejarse. Ya saben cómo es la gente tóxica, que consigue herirte de una manera que los testigos puedan declarar que, para ellos, realmente no ha habido agresión (que sí que la ha habido para la víctima). 

Es cierto que mi amiga ha empezado a provocar a su jefe estos últimos meses, pero también es cierto, porque así nos lo ha contado ella, que es porque no le quedaba otra para defenderse algo de toda la porquería que le caía encima. Nadie la ayudaba ni la defendía, o sea que tomó la decisión de empezar a defenderse con la boca pequeña, porque había que hacer algo (ella no podía más…).

Sin embargo, algo ha pasado recientemente. Mi amiga se hartó, porque hubo una última agresión que fue demasiado fuerte (y ya llevaba muchas), y decidió tomar cartas en el asunto. Su jefe le estaba gritando en una sala, a puerta cerrada evidentemente, sin que nadie viese ni oyese nada, y mi amiga, por una vez, decidió responder. Se levantó, se puso delante de su jefe, y bien alto y bien claro le dijo: “eres un mal jefe o sea que cierra la boca y déjame en paz”, todo eso poniéndose el dedo índice delante de la boca y haciendo el gesto de “cállate”. 

Lo siguiente que pasó es que a mi amiga le convocó Recursos Humanos para castigarla. Ella está indignadísima, ¡y yo también! Resulta que mi amiga aguanta desde hace meses agresiones continuas sin que nadie haga nada (incluido Recursos Humanos, que estaba perfectamente al corriente de la situación, pero miraba a otro lado), y el día que decide que no va a tolerar más este acoso y toma cartas en el asunto va y le dicen que el problema ES ELLA. ¡Por favor!

¿Qué tenía que hacer ella? ¿Callarse y aguantar? Porque claro, como tantas veces en la vida, la víctima está condenada a seguir siendo víctima por parte de un sector de la sociedad. Y ha sido en el momento que ella ha ido de cara a su jefe con la última (y mayor) agresión y le ha dicho que cerrase el pico que todo ha explotado.

Como mi amiga no es tonta, se ha molestado en grabar sus conversaciones con Recursos Humanos. Que cada uno saque sus propias conclusiones:

 

 

 

Que viene, que viene

Y ahora sí, hablemos de deporte. Esta semana llega ya por fin EL partido: Real Madrid vs Paris Saint-Germain. Tengo la impresión que este partido lleva dos meses jugándose de tanto que se comenta… En París la gente está con muchas ganas, preguntándose si podrán eliminar al actual campeón, si sus horas bajas facilitarán las cosas o no… Mientras tanto, ha ocurrido algo bastante curioso.

Es cierto que no es difícil encontrar prensa deportiva mejor que la española, y la francesa es sin duda muy superior. Sin embargo, desde hace tiempo se acusa a L’Équipe, sí, sí, de ser anti PSG. Se les acusa tanto y desde tantos sitios que han sacado un editorial para justificarse. El caso es que me he molestado en leer el editorial, escrito por un director adjunto, y entre otras cosas dicho editorial dice que L’Équipe no puede apoyar al PSG porque si el PSG se clasifica Zidane perdería su trabajo, y claro, cómo van a ponerse en contra de uno de los héroes del Mundial del 98. Les aseguro que no me lo invento… 

También dicen que ellos son neutros, y que no tienen ningún motivo especial en apoyar al único equipo francés que queda en la Champions, porque si no habría que apoyar a todos los equipos franceses que hay en la Europa League, y claro, eso es mucho trabajo… Pero eso sí, garantizan que sus periodistas tienen corazoncito y equipo propio, lo que pasa es que simplemente se sacan la bufanda cuando escriben.

Luego te enteras que hace apenas un año el mismo L’Équipe sacó una noticia diciendo que Matuidi y Verratti salieron de fiesta salvaje 48h antes de jugar contra el Barça en aquel célebre 6-1 en el que los culés remontaron la eliminatoria de Champions a los parisinos. Pues bien, la salida fue investigada, y se demostró que Matuidi y Verratti no se habían ido de picos pardos. L’Équipe tuvo que publicar un artículo pidiendo perdón, y culpando a sus “fuentes”, que les informaron mal. Ajá.

A esto se le llama simplemente inventarse algo para vender más. Es cierto que L’Équipe no abusa de estas prácticas, pero también es cierto que escribir que pones a un tío por delante de un club entero y su afición, neutro, neutro, lo que se dice neutro no es, al menos no de donde yo vengo.

 

Acabamos con los Oscars

La semana pasada les puse la canción nominada para los Oscars de la nueva de Pixar, “Coco” (la canción se llama “Remember Me”). El tema de la película es el Día de los Muertos mexicano, y algunas personas en los comentarios me dijeron que había que ir cuando uno se siente preparado.

Pues bien, dicho y hecho, esa misma noche me animé a ir a ver la película… y vaya si lloré. Pixar tiene esa facilidad para convertir nuestros delicados corazoncitos en una centrifugadora emocional. Aunque está feo me voy a autocitar, y les voy a decir que hace dos semanas escribí lo siguiente sobre otra de las canciones: “Esta película no se ha estrenado todavía en Francia y no puedo darles mi opinión completa, porque la canción necesita su contexto, su historia y su mensaje.” 

Ahora que “Remember Me” de “Coco” tiene para mí su contexto, su historia y su mensaje les puedo asegurar que la canción ha ganado muchísimos puntos en mi corazón, y quien haya visto ya la película lo entenderá. Sigo pensando que hay otras dos canciones que tienen más números de ganar el Oscar, pero sin duda alguna “Remember Me” ocupa y seguirá ocupando en los años a venir un lugar muy especial en la lista de canciones que anidan en mi corazón.

Hoy cerramos el post con la tercera canción nominada, llamada “Mighty River”, de la película “Mudbound”, que ni siquiera tiene fecha de estreno en Francia (quizás la estrenan, quizás no). Por tanto, volvemos a lo mismo: sin contexto, historia o mensaje es difícil juzgar. Y es que después de reflexionar y ver mi cambio de opinión respecto a “Remember Me”, creo que lo justo a la hora de votar una canción es tener muy en cuenta la película y su historia, y no simplemente la canción en sí.

Esta canción es interpretada por la gran Mary J Blige, y la verdad es que está muy bien. Quizás podría ganar, pero también es verdad que más de una vez me he llevado una sorpresa en la categoría de mejor canción, viendo alguna que otra gran injusticia por el camino. Les dejo con ella, ojalá les guste.

¡Feliz semana!

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

12
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

2009103198prensa

Periodismo, ultras y otras vergüenzas – Crónica Diario AM 22/02/2018

DjDolly22 febrero, 2018
Golgo pérsico

Golfo Pérsico – Crónica Diario AM 18/02/2018

churchill18 febrero, 2018
kickoff

Comienza el juego – Crónica Diario AM 15/02/2018

DjDolly15 febrero, 2018
468912-600-338

Objetivo: maratón 2:00:00 – Crónica Diario AM 12/02/2018

churchill12 febrero, 2018
involucion

La involución de la prensa deportiva – Crónica Diario AM 06/02/2018

DjDolly6 febrero, 2018
notas

Las notas: enero 2018 – Crónica Diario AM 05/02/2018

churchill5 febrero, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM