Aportación Propia

Licencia poética – Crónica Diario AM 28/01/2018

Licencia poética – Crónica Diario AM 28/01/2018
Ella


Querid@s Damistas:

Seguro que han recibido más de una vez esa hipotética pregunta: ¿qué súper poder te gustaría tener? En la lista siempre hay uno que es “leer los pensamientos de la gente”, y a mí me da muchos escalofríos… Y les diré por qué: porque si a mí me leyesen el pensamiento hace años que estaría bien muerta (y antes de eso no tendría amigos ni ser humano con quien hablar). Siempre pienso que no quiero de ninguna de las maneras que nadie pueda leer lo que yo pienso: “tú hueles mal”, “tú eres un zopenco”, “a ti te dispararía con un bazuca si tuviese uno a mano”, “no te reproduzcas”, “idos todos a vivir a otra ciudad y dejadme París para mí sola”, “¿eres consciente de tus limitaciones intelectuales? Vamos, que eres tonto de remate y ni siquiera lo sabes”, “a ti te pagan demasiado en tu trabajo”, “puedo ver cómo tu única neurona está sufriendo lo indecible para entender lo que te estoy diciendo”, y otras lindezas varias que prefiero no escribir para que no me saquen de aquí a gorrazos, que probablemente me lo merezca…

Yo lo tengo claro: el súper poder que yo quiero es el de la teletransportación. No quiero leer los pensamientos, no quiero ser invisible (aunque reconozco que a veces sería práctico, pero sólo a veces), no quiero volar (a no ser que sea a velocidades supersónicas). Yo lo que quiero es trasladarme de un sitio a otro en un chasquido de dedos. Sería tal la revolución económica además que cambiaría la vida del planeta para siempre. Imagínense poder ir a las bodas de esos familiares o amigos que viven lejos (y yo me he perdido unas cuantas con dolor de mi corazón), o poder ir de casa al trabajo y viceversa sin perder el tiempo, o poder despertarse por la mañana y decir: oye, me voy un rato a la playa en el otro hemisferio, que allí es verano, y te plantas en Copacabana en un plis plas. Lo mismo se aplicaría al transporte de mercancías: si todo se pudiese mover en un instante nuestra vida sería algo totalmente diferente. 

 

copacabana-beach_1

Pues bien, porque los domingos nos gustan las licencias poéticas, hoy la cosa irá de adivinar el pensamiento de los otros, en concreto de los que están en el primer equipo del Real Madrid. 

 

La situación

Como ya saben ustedes de sobra, al Real Madrid la cosa le va mal, muy mal, en estos momentos. Además de la eliminación en la Copa del Rey (sorprendente para mí), le añadimos una situación prácticamente insalvable en liga: la distancia entre los blancos y el líder Maligno es tal que yo no recuerdo haber visto algo así en vida. Ante todo esto, la temporada de los de Zidane queda a merced de lo que pase en la Champions, y a eso voy. 

La mayoría de ustedes vive en España, y ya saben que yo vivo en Francia. Lo que les cuento hoy es que en París andan nerviosos. No digo que estén todos los aficionados nerviosos pensando que el PSG no va a poder pasar de octavos en Champions, pero hay tensión. Y yo asisto a un fenómeno que no he visto nunca: cuando leo y escucho cosas en francés me quedo con la impresión de que el PSG es un equipillo que va a ser barrido, pero es que cuando leo y escucho cosas en castellano me pasa lo mismo pero con el Real Madrid. 

Y yo estoy en medio, escuchando a unos y otros, sin oír a nadie con un discurso de confianza hacia su equipo. Las cosas variarán un poco en unos días, cuando el partido de ida de octavos esté más cerca, pero vamos, que mi sorpresa es mayúscula.

Yo hubiese esperado que la afición parisina hinchase el pecho y dijese “los vamos a destrozar”, porque la ocasión es propicia por muchos factores. En estos tiempos interneteros todos nos enteramos todo, y les puedo asegurar que en Francia todos los periodistas deportivos informan puntualmente de las desgracias merengues actuales. La afición parisina sabe que corren tiempos muy difíciles para el rival, pero no es sólo eso.

El Real Madrid tiene que hacer una renovación urgente de su mal llamada y mal… trecha BBC, y les ha entrado una obsesión muy enfermiza con Neymar, el mismo Neymar que juega en el PSG y que el club francés no va a soltar de ninguna de las maneras (otra cosa son los sueños húmedos de los ronceros de la vida). Es decir, que el PSG se va presentar en casa del rival con el jugador tan deseado teóricamente, para recordarles que el brasileño está con ellos.

Me han venido aficionados del PSG muy nerviosos y muy indignados, y me enseñan tuits, y me hablan de las portadas de Marca, y me citan a Roncero o Relaño (en serio, está pasando). Están estresados porque, por una parte, el Real Madrid tiene sus Champions y el PSG no, y por otra se preguntan si Neymar no querría irse. Yo lo escucho todo con distancia mental, e invariablemente les digo lo mismo. ¿Y qué contesto? Pues lo obvio, que sabemos de sobra todos aquí: que si la caverna madridista habla tanto de Neymar es porque no se pueden inventar nada mejor para vender humo…

Y me insisten, me insisten mucho, y ahí me tengo que poner seria: “a ver, ¿quién conoce al Real Madrid desde pequeño: tú o yo? ¿Quién conoce a la caverna mejor: tú o yo? ¿Quién habla mejor castellano y puede entender los matices de la bazofia que se publica: tú o yo?”. Y se calman un poco las cosas, temporalmente, pero al cabo de unos días se vuelve a las andadas, porque Cavani y Neymar no se ponen de acuerdo con un penalti, porque Florentino hace un movimiento sospechoso, porque Bale se lesiona o porque los niveles del Sena están muy altos e inundando edificios en París.

La verdad, y porque es más divertido si uno se moja, es que yo creo que entre el PSG y el Real Madrid probablemente pase el PSG. No puedo justificarlo de una manera racional, más allá del hecho que los franceses están en excelente forma y los madrileños no, simplemente es una intuición.

Ahora bien, aquí viene la reflexión sobre poder leer los pensamientos ajenos.

 

La visión positiva para los parisinos 

Como decía, entreguémonos a cierta licencia poética e imaginemos que podemos leer la mente de los jugadores del Real Madrid y su entrenador (y ya saben lo mal que me cae Zidane desde hace como 15 años, más o menos…). 

La visión positiva de algunos parisinos es que el Real Madrid está destrozado psicológicamente y no va a poder ser competitivo en la Champions. A mí me parece una visión simplista de las cosas, y más tarde diré por qué, pero tiene su lógica.

Has perdido partidos que no tendrías que haber perdido, te han eliminado muy pronto de competiciones que tienes que ir a ganar, en la prensa no se salva ni Cristiano, y más o menos eres el hazmerreír deportivo de tu país y parte del extranjero. Llega un partido donde te lo juegas todo y es normal que te desmontes como un suflé.

Porque, y esto ya es una opinión muy personal, el partido de ida para mí es el más importante en este caso específico. Es cierto que la palabra “remontada” provoca aún hoy unos enormes escalofríos en los aficionados parisinos por lo que pasó el 8 de marzo de 2017, pero o el Real Madrid sale muuuuy vivo de la ida o la vuelta en el Parc des Princes será apenas un trámite. 

Sabiendo eso, y sabiendo que los de delante estarán mega motivados, es lógico pensar que los merengues estén psicológicamente tocados.

 

La visión negativa para los parisinos

Obviemos las memeces que hemos leído estos días, diciendo que es estupendo que el Madrid esté eliminado de la Copa y muerto en liga porque ello les permite concentrarse en lo que de verdad les interesa: la dichosa Champions.

La realidad es que el que no se consuela es porque no quiere, y esto son excusas de mal pagador, punto.

Pero para los aficionados parisinos más aprensivos son malas noticias, porque se creen estas chorradas, y no. El Real Madrid tendría que estar vivo, muy vivo, en todas las competiciones en enero, cualquier otra situación es una crisis. Sin embargo, hay parisinos que tienen miedo, porque se imaginan el 14 de febrero al Real Madrid saliendo con cuchillos en la boca y poniendo un 3-0 a los quince minutos.

Yo lo achaco más al hecho de que el PSG no ha ganado todavía una Champions, y estas cosas afectan. No sé si seré la única, pero cuando empecé a hacer prácticas con el coche de la autoescuela para sacarme el carnet de conducir, me invadía a menudo este pensamiento oscuro mientras iba en aquel Opel Corsa blanco sin dirección asistida: “toda esta gente a mi alrededor tiene el permiso de conducir, son unos genios, tienen un montón de talento, mientras yo no seré capaz nunca de sacarme el carnet”. La realidad es que me saqué el carnet, nunca he tenido un accidente (y que dure), y que la primera vez que iba circulando con mucho tráfico (ya con el permiso aprobado) y un imbécil se me metió delante sin poner el intermitente entendí la realidad: conductores malos hay en todas partes, y que tengan el carnet no significa que sean mejores que tú. 

Al PSG le pasa un poco lo que me pasaba a mí en mis clases de autoescuela, que como ve que tanta gente a su alrededor tiene la Champions y ellos no pues le falta la confianza de creerse que es posible, y más si tienes al megacampeóndelmundomundialdelasveintiochoChampions delante. 

También entiendo este punto de vista, que piensen que los otros lo van a dar todo porque no les queda otra, y porque no pueden hundirse aún más en la miseria cayendo en Champions en febrero… Pero entender no es lo mismo que compartir.

  

La tercera vía

Y luego está la tercera opción, que es la mía (y no soy la única que lo piensa). Y es que en fútbol todo es posible, y un mal día de uno, un buen día del otro, el árbitro que ha dormido mal o un entrenador al que se le va la olla puede provocar una noche para recordar. 

En definitiva, yo creo que nada de esto va a influir en exceso, y que el Real Madrid saldrá a salvar la eliminatoria de manera “normal”, ni machacado psicológicamente, ni dándolo todo porque se le acaba la temporada en febrero. Algo de profesionalidad espero por su parte… En cambio, sí que me creo que el PSG salga a darlo todo, eso sí, y es que tiene la liga francesa encarrilada, las Coupes bajo control, y de sobras es conocido que lo que los qataríes quieren de verdad es ganar una Champions: el resto son migajas.

Por eso, y aunque aún falten un par de semanas, dejo aquí por escrito que, salvo lesiones importantes o polémicas atroces, el Real Madrid saldrá a jugar “normal”, Zidane seguirá sin saber muy bien a qué jugar, Emery probablemente sí que sabrá qué hacer, y con un poco de suerte (para el PSG) Mbappé estará de vuelta y en forma.

Yo estoy esperando esta eliminatoria con mucha ilusión la verdad, pensando ya dónde, cómo y con quién verla. Ya saben que les contaré todo lo que vaya aconteciendo puntualmente. 

Como de costumbre, me encantará leer su punto de vista sobre el tema en los comentarios. 

 

La sorpresa del año en Marca 

Sé que estamos en enero y lo que voy a decir es arriesgado, pero ya tengo el artículo del año en Marca, dudo que puedan hacer uno mejor que éste con la cantidad de porquería que son capaces de publicar diariamente, y más si eliminan a su querido Real Madrid de la Champions…

No sé si se lo he contado alguna vez, yo creo que sí, pero hace años estuve de viaje en Polonia, y no para hacer turismo “normal”, no. Me fui al campo de concentración nazi de Auschwitz, y lo visité de arriba abajo durante dos largos, intensos y tristes días. No es el tema de este post evidentemente, pero si tienen la ocasión de ir, visitar e informarse, se lo recomiendo mucho.

Pues bien, ayer 27 de enero se cumplió el 73º aniversario (esto, es septuagésimo tercero aniversario) de la liberación del campo por parte del ejército soviético. Yo he leído mucho sobre el tema, he visto muchos documentales y he estado allí físicamente, y resulta que no me había enterado hasta ahora que en Auschwitz se jugaron partidos de fútbol. También me dirán que no es lo más importante de todo lo que pasó allí, pero oigan, tiene su qué el hecho de que un lugar tan infernal como aquél hubiese un pequeño hueco para hacer algo de “deporte” (y pongo las comillas porque me puedo imaginar el estado físico y mental de los pobres “deportistas”…). 

A alguien de Marca le ha dado por hacer un artículo muy completo y bastante decente sobre el tema, o sea que les dejo el enlace aquí, para cuando tengan un rato. Ya les digo que será el mejor artículo que publique Marca en 2018, o sea que les recomiendo que aprovechen la ocasión…


Me despido con los Oooooooscaaaaaaaars

 Ya han salido las nominaciones a los Oscars, y con ellas las canciones nominadas. Hoy empezaremos con la primera, “Mystery Of Love”, de Sufjan Stevens, por la película “Call Me By Your Name”.

call_me_by_your_name_2

 

Esta película no se ha estrenado todavía en Francia y no puedo darles mi opinión completa, porque la canción necesita su contexto, su historia y su mensaje. Sin embargo, yo que huyo de las películas dramáticas como Puyol del peluquero, por una vez quiero ver ésta, porque he visto el tráiler y me han venido ganas, sospecho que la película puede ser de ésas que te tocan el corazón. 

O sea que les dejo con la primera canción nominada, que no creo que gane pero tiene su público, y lo mismo haré con las otras cuatro los próximos domingos. 

¡Feliz semana! (y sabrán apreciar el hecho de que todavía no he dicho ni mu del nuevo musical de Hugh, pero no piensen que están a salvo, para nada, todo llegará…)

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Martes con mucho frío – Crónica Diario AM 18/11/2018

Ella18 noviembre, 2018

Radiopatio – Crónica Diario AM 08/11/2018

ColaboradoresDAM8 noviembre, 2018

Indignidad – Crónica Diario AM 04/11/2018

Ella4 noviembre, 2018

Cambios clásicos – Crónica Diario AM 28/10/2018

Ella28 octubre, 2018

La envidia es un monstruo – Crónica Diario AM 21/10/2018

Ella21 octubre, 2018

Calorcito – Crónica Diario AM 14/10/2018

Ella14 octubre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM