Crónicas

Las Antípodas – Crónica Diario AM 23/01/2018

Las Antípodas – Crónica Diario AM 23/01/2018
TaichoXela

 

Las Antípodas. 

 

En geografía se trata de un punto de la superficie terrestre diametralmente opuesto de otro punto de la Tierra.

Dos puntos antípodas entre si, están situados de tal forma que una línea recta a través del centro del globo terráqueo uniría ambos puntos, con la máxima distancia posible.

 

Antípodas proviene del griego antipodes (ἀντίποδες), formado de anti- “contra, opuesto” y pous, podóspie, del pie“, o “con los pies del revés“.

 

A menudo en el hemisferio norte se usa de forma genérica, sin precisión, el termino antípodas para referirse a Australia y Nueva Zelanda.

Las antípodas de Nueva Zelanda y sus islas son parte de España, Portugal y el norte de Marruecos.

antipodas españa nueva zelanda spain new zealand antipodes map mapa superpuesto victoriano orts

 

Antipodes_LAEADebido a que la mayor parte del planeta está formado de masas de agua, y las zonas terrestres se concentran en el hemisferio norte, solo un 15% del territorio terrestre es antípoda de otras tierras, representando tan solo un 4’4% del total de la superficie del globo terráqueo. 

 

Se tiene constancia del uso del termino antípodas por Platón en la Antigüedad, seguido de otros como Aristóteles, Estrabón, Plutarco o Diógenes. No sería hasta la adopción de esta palabra en el latín en que cambió su significado de “bajo los pies, lado opuesto” por “aquellos con los pies del revés”, que daría paso a la imagen de personas “invertidas” con sus pies en las cabezas en las ilustraciones medievales.

 

¿A que viene todo esto?

 

Este fin de semana pudimos presenciar la actuación de dos estrellas futbolísticas de la Liga BBVA que son las antípodas, la una de la otra.

Cristiano Ronaldo y Leo Messi se encuentran cada uno un punto diametralmente opuesto, con la máxima distancia posible entre ellos.

Son como la noche y el día, como el ying y el yang, como el blanco y el negro, como el bien y el mal. Es decir son opuestos. Dos caras de la misma moneda, totalmente diferentes entre si.

 

Ambos jugadores jugaron el domingo.

Ambos jugadores ganaron el domingo.

Ambos jugadores marcaron el domingo.

Hasta ahí terminan las semejanzas.

 

Empecemos por el primer partido disputado.

Cristiano Ronaldo fue el artífice de dos goles. Dos goles totalmente intrascendentes, el quinto y sexto gol de sus equipo.

El primero fue un centro que solo tuvo que empujar a portería a placer, y el otro un remate de cabeza ante el portero y un defensa, ¡y lo que dio de hablar esa jugada!.

 

Nada espectacular, ni fuera de común. El golazo de la noche lo marcó Bale, el que rompía el empate. Nacho marcó el del empate. Y Modric marcó un lanzamiento desde la frontal. Pero los goles del luso fueron servidos en bandeja con un rival noqueado por tantos goles.

El argentino transformó dos goles, pero a su vez asistió un gol a Luis Suárez.

Marcó el segundo gol, justo un par de minutos después de que Rakitic marcara el primero, gracias a una asistencia desde casi el circulo central dejándolo casi solo ante el portero. Esos dos goles seguidos noquearon al conjunto bético.

El segundo gol en el casillero de Messi fue tras una jugada en que fue esquivando y dejando atrás varios defensas en el borde del área, hasta que encontró espacio para enviar el balón al fondo de las mallas.

Ahí se ve la diferencia en los goles: goles importantes que crean una brecha en el marcador y goles de relleno.

Goles de empujar a portería vacía y goles de dejar varios jugadores atrás por habilidad y velocidad.

leo-messi-225923

Messi fue un jugador total, un jugador de equipo, que tanto remataba, asistía a sus compañeros, empezaba las jugadas o salía driblando y dejando sentados a los atacantes rivales desde el área de Ter Stegen. No existe un él, sino un “ellos”, y Messi pese a despuntar como una estrella, juega para sus compañeros para que sean una constelación de estrellas.

 

En cambio en las antípodas nos encontramos otra vez más, con la personificación por excelencia del egocentrismo y la supremacía del “yo” sobre el “nosotros”.

Era el minuto 42 de la primera parte, y el marcador seguía en tablas. Un centro desde la banda, y el astro luso se desmayó con una actuación digna de un Oscar. Se desplomó en el suelo por arte de magia, como si un francotirador le hubiera puesto en el punto de mira. Y de golpe, la resurrección. Se levantó cual muelle, alzándose a la velocidad de la luz, con los brazos levantados reclamando penalti. Gritando, quejándose, clamando, gimoteando por un penalti, que solo existió en su mente: un penalti es casi un gol. Y mientras el objetivo de sus compañeros tras la crisis es darle la vuelta a la situación, para él solo existe un único objetivo: ser pichichi.

 

Mientras ocurría todo esto, el balón cruzó el área, y al otro lado llegó a botas de Bale. El galés tomó un instante para percatarse si el arbitro pitaba penalti debido a los aspavientos del niño de Madeira, y luego como si fuera Cantona en el anuncio de Adidas: Au Revoire. Un golazo teledirigido a la escuadra más lejana. El balón voló por encima de la testa de Cristiano, mientras seguía protestando al arbitro.

Bale1

 

Gol. Es el tanto de la victoria. Se ha remontado el partido. Todo el mundo lo celebra. ¿Todo el mundo? ¡No! Cristiano seguía pidiendo su penalti, y al percatarse del gol, la apatía. Una falta total de alegría y empatía ya fuera por sus compañeros, por la remontada o por el gol de un camarada.

Yo. Yo y yo.

 

Por otro lado Messi, en el minuto 87, hizo un derroche de esfuerzo defensivo y habilidad por partes iguales.

Consigue un balón en su área y deja atrás a Guardado haciendo un quiebro y giro, luego deja atrás a otro rival. El tercer jugador se le acerca y lo esquiva. Vuelve a encararle Guardado, a quien le hace un caño y finalmente se va de los dos por velocidad y habilidad. Todo esto en un parpadeo. Pese a estar ganando por cuatro goles de diferencia, a pocos minutos de terminar el partido, se puso el mono de trabajo y la varita mágica e hizo una obra maestra.

¿El resultado? El Benito Villamarín acabó ovacionando al argentino. Pese a la derrota, esa jugada arranco los aplausos de la afición rival. Ese es el mayor reconocimiento que puede recibir un jugador.

En el otro lado de la moneda, Cristiano terminó la noche con un segundo gol rematando con cabeza agachada, en el cuál el defensa Fabian Schär estiró la pierna para intentar evitarlo.

La acción finalizó en gol y con la cara del portugués ensangrentada por una brecha en la cara. En vez de ir rápidamente para que le curasen o colocarse un vendaje para seguir jugando se quedó de pie absorto en su mundo de belleza y narcisismo al lado del personal médico del equipo.

Recordamos otros jugadores vendados cuales momias que siguieron jugando, otros con algodones atados a la cara como si se tratasen del monstruo de Frankenstein e incluso siendo grapados in situ que volvían al campo y se dejaban la piel en el partido. Puyol era un ejemplo de ese pundonor deportivo.

Pero no, The Best no podía ser así. Mientras estaba en compañía del médico le pidió el móvil para usar la cámara frontal y poder verse la cara. Un momento de tal egolatría, ahí parado en el césped mientras contempla en que estado se encuentra su amado rostro.

Unos quieren jugar y ganar en equipo, otros quieren sobresalir y triunfar individualmente. Uno demuestra su habilidad y el otro demuestra su vanidad.

 

Cristiano y Lionel, como personas, y como jugadores, son totalmente opuestos. Se encuentran en las antípodas en cuanto a la vertiente futbolística como también en la personalidad sobre el terreno de juego.

MMD_1017550_25b1472be72c4f629ffcfc1d3ca7424c_futbol_sutilezas_para_reflexionar

De uno se habla por sus goles y sus jugadas. Y del otro se sigue hablando por su “espejito, espejito, ¿quien es el más bello de la Liga?”.

No importa si tu equipo empata o remonta, solo cuenta si tu eres el protagonista de las jugadas y si tu preciado rostro sigue intacto.

En las antípodas de Messi, se encuentra Cristiano Ronaldo.

 

La distancia son 19 puntos y 600 km pero parece que haya un planeta entero entre ellos

TaichoXela

130px-KashimaAntlers

“Y así empieza”

“La verdad es una excusa para la falta de imaginación”

“¿Desea saber más?”

 

 

¿Te gusta esta entrada?

28
Crónicas
TaichoXela
@TaichoMaster

Culé residente en Barcelona. Amante del fútbol vistoso y de ataque. Tengo simpatía por el Girona FC y el Kashima Antlers. Me encanta la Ciencia Ficción y la Fantasía Épica. Disfruto con los videojuegos, los manga, el anime, las series y los libros. ¡Preparado para desatar mi imaginación! Visca el Barça. "Y así empieza” “La verdad es una excusa para la falta de imaginación” “¿Desea saber más?”

More in Crónicas

2009103198prensa

Periodismo, ultras y otras vergüenzas – Crónica Diario AM 22/02/2018

DjDolly22 febrero, 2018
gol

Power Ranking La Liga 2017/18 Jornada 24

ercanadiense21 febrero, 2018
Ghiggia

Pensando sobre fútbol

errante20 febrero, 2018
Golgo pérsico

Golfo Pérsico – Crónica Diario AM 18/02/2018

churchill18 febrero, 2018
futbol4

Previa Jornada 24 – Crónica Diario AM 17/02/2018.

Ankor17 febrero, 2018
Week 17

NBA: Semana 17 – Crónica DiarioAM 16/02/18

gjdeleven16 febrero, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM