Crónicas

El fútbol es fútbol, pero no es fútbol – Crónica DiarioAM 04/10/17

El fútbol es fútbol, pero no es fútbol – Crónica DiarioAM 04/10/17
TaichoXela

Hoy me tocaba escribir, como cada miércoles. Pero la verdad, lo siento, pero sinceramente no estoy centrado ni con ganas de hablar de deportes.

¿De que hablo?

¿De que vuelven a increpar a Pique por 454626ª vez?

¿Del enésimo caso de problemas con hacienda de un equipo que siempre esconden?

¿Del partido del Barcelona a puerta cerrada que casi no pude ver por ir a otra provincia donde me tocaba votar?

Nada de esto en estos momentos me importa, o me parece relevante.

 

Lo importante son las personas.

Esas personas que en muchos campos de España son insultadas y despreciadas por activa y por pasiva.

Por todos aquellos rivales que son amenazados y amedrentados en inferioridad de condiciones.

Esas personas que por el solo hecho de llevar el escudo o la bandera de su equipo tienen miedo de andar por la calle.

 

Es todo cuestión de cultura y educación, algo que en este país falta y demuestra día sí y día también tener una gran carencia de ello.

Canticos hirientes desde las gradas, consignas xenófobas, insultos al diferente.

Palabras envenenadas usando como pretexto nación, lengua, raza, religión o orientación sexual. Una excusa para ejercer la violencia en los campos de juego, en las celebraciones, una excusa para ser como realmente son gente sin escrúpulos, sin educación, sin empatía.

 

Un país que en los campos de fútbol, que se transmiten a todo el mundo, se enseñan símbolos anticonstitucionales, símbolos franquistas, símbolos nazis… Comportamientos dignos de animales salvajes. Unas imágenes que no les importa, sino al contrario, que se enorgullecen de compartir con todo el planeta.

 

¿Si hacen todo esto en los terrenos de juego donde se supone que es un lugar de ocio y diversión, que no harán en la calle? En la calle, lejos de las cámaras y los focos, en el anonimato, con total impunidad.

 

Gente que grita a sus jugadores que rompan las piernas al rival. Gente que pide la muerte de jugadores del otro equipo. Gente que veja y humilla a sus propios jugadores que no cumplen con sus expectativas. Todo esto en público, delante de los demás, delante de los niños que acompañan a sus padres a disfrutar de un evento deportivo. Transmitiendo esos valores a los más pequeños, aquellos que tienen una personalidad que formar, tan fáciles de moldear…

 

Padre que acompañan a sus hijos a los partidos, y donde en vez de animarles, tan clave a esas edades que marcará su vida futura, se pasan más tiempo insultando al arbitro, usando cualquier razón por falsa que sea a su disposición. Y todo por el niño. No, todo porque quieren, y porque consideran que la cultura del insulto y la provocación está a la orden del día como algo habitual. Padres que saltan a pegar, solos o en grupo, al arbitro desprevenido, quien muchas veces a esas edades es casi un chaval también y lo hace más por vocación que por recompensa. Luego no nos extrañe que esa falta de respeto se traslade en las aulas, donde la figura del profesor también es ninguneada y maltratada por muchos padres que se creen por encima, y con carta blanca para amenazar y llegar a las manos. 

Pegar a un arbitro distraído mientras desempeña su trabajo, agredir a un profesor que está reunido con los padres para explicarles y concienciarles de los problemas de su hijo, apalizar a una persona quieta y pacifica en nombre de la ley. Son situaciones que no se respeta a las personas, y que son repulsivas, dignas de animales salvajes.

 

Jugadores que se creen con libertad para emplear la violencia, con barra libre para agresiones y actitudes macarras sobre el césped, que ven como una y otra vez se les perdonan esas acciones, y que acaban pareciendo que están normalizadas y aceptadas. Y lo peor es que tras esa actuación, su público lo aplauda y vitoree, estando orgullosos de ello. Celebrando la impunidad, justificando la violencia.

 

Todo lo que una sociedad es capaz de mostrar en su tiempo libre y ante los demás, es solo la punta del iceberg de lo que puede mostrar en el día a día en privado.

 

Existen los ultras, los radicales, los barras bravas tanto dentro como fuera de los estadios, solo cambian el nombre, el envoltorio, la excusa en que se justifican. Mientras siga siendo así, será difícil poder vivir en paz y respetando a los demás.

 

Ojala todas estas actitudes, estás maneras de actuar, estas situaciones solo se dieran dentro de los campos, sería una gran noticia, sería un alivio para la sociedad.

Pero como nos ha demostrado estos últimos días, los ultras, los jugadores violentos, aquellos que menosprecian al rival, existen lejos del césped y los banquillos. A veces cambian los pantalones cortos y las zapatillas por casco y chaleco, y otros cambian el banquillo de la área técnica por las sillas en el Senado o el Congreso.

 

El pensamiento es el mismo, y no es agradable ser el equipo rival en desventaja contra un equipo grande, superior en artillería y de sobras conocido por gozar de ayudas arbitrales que para nada son neutrales y arbitrarias. ¿Qué haces cuando el arbitro es hincha del equipo local y viene con la decisión de perjudicarte desde el minuto uno?

 

Las gradas animando y cantando, juntos y en hermandad, sin una mención al rival, sin ofender a nadie, presenciando un encuentro de fútbol vistoso y emocionante sin violencia ni en el verde ni entre el público, ni polémicas urdidas por el de negro. Allí donde solo el balón y el fútbol sean los protagonistas. Un sueño utópico, ya sea fútbol o no.

Un partido donde los verdaderos protagonistas sean las personas.

 

 

¿Te gusta esta entrada?

16
Crónicas
TaichoXela
@TaichoMaster

Culé residente en Barcelona. Amante del fútbol vistoso y de ataque. Tengo simpatía por el Girona FC y el Kashima Antlers. Me encanta la Ciencia Ficción y la Fantasía Épica. Disfruto con los videojuegos, los manga, el anime, las series y los libros. ¡Preparado para desatar mi imaginación! Visca el Barça. "Y así empieza” “La verdad es una excusa para la falta de imaginación” “¿Desea saber más?”

More in Crónicas

Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race – Crónica Diario AM 23/10/2017

churchill23 octubre, 2017
Portada

Clásico francés – Crónica Diario AM 22/10/2017

Ella22 octubre, 2017
futbol9

Previa Jornada 9 – Crónica Diario AM 21/10/2017.

Ankor21 octubre, 2017
nba-logo-3

NBA: Jornada inaugural – Crónica DiarioAM 20/10/2017

gjdeleven20 octubre, 2017
europaleague

Vuelve la Europa League, Vuelve djdolly – Crónica Diario AM 19/10/2017

DjDolly19 octubre, 2017
gol

Power Ranking La Liga 2017/18 Jornada 8

ercanadiense18 octubre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM