Aportación Propia

Respuesta: “España tiene una ruina de estadios” – Crónica Diario AM 02/10/2017

Respuesta: “España tiene una ruina de estadios” – Crónica Diario AM 02/10/2017
churchill

Salvo excepciones, viejos, anticuados y llenos de parches

España tiene una ruina de estadios

La suspensión de Riazor y la más que posible del partido de Balaidos de mañana, saca a la luz un problema que tiene LaLiga y que hace referencia a unos estadios viejos y repletos de parches, que sólo sirven para salir del paso mientras no hay problemas ajenos al control de la propia competición. España y sus estadios son una ruina, con excepciones, claro está.

Así comenzó el artículo de opinión en el diario Marca tras la más que probable suspensión del encuentro a disputar entre Celta y Real Madrid en Vigo, correspondiente a la jornada 21 de Liga en la temporada 2016 / 2017. El alcalde de Vigo, aseguró que el campo vigués no contaba con la seguridad necesaria para disputar el partido. Evidentemente, no existió tal reacción del periódico madrileño 24 horas antes, cuando se había confirmado la suspensión del encuentro entre el Deportivo de la Coruña y Betis, debido al mismo temporal que afectó la comunidad gallega. 

La malas lenguas, la versión B, indica que se trató de un movimiento por parte del Celta para evitar jugar ese fin de semana y preparar el partido de vuelta de semifinal de la Copa del Rey ante el Alavés con mayor descanso. Desde Madrid, atemorizados, solicitaban jugar en otra ciudad para evitar el esfuerzo extra que le supondría al club blanco recolocar el partido en el apretado calendario. Desde Vitoria también se sumaron a la fiesta, solicitando el aplazamiento de su partido liguero para encarar el encuentro de Copa del Rey ante el Celta en las mismas condiciones. Que artistas. 

 

España no tiene estadios acorde con la llamada Liga de las estrellas. Lo sucedido este fin de semana con Riazor y Balaidos (dos que han sido o están siendo reformados) deja patente que LaLiga tiene recintos anticuados y, en muchas ocasiones, llenos de parches que sólo sirven para tapar agujeros y poco más.

San Mamés, Cornellá y Gran Canaria son las excepciones, estadios de este siglo, tal y como será el Wanda Metropolitano del Atlético o en tres años el nuevo Bernabéu y parece que el Camp Nou. El resto pertenecen al pasado, pero que muy lejano.

Bueno, de partida, según Marca, ya hay 4 estadios buenos, (San Mamés, Cornellá, Gran Canaria y Wanda Metropolitano). El Camp Nou, Santiago Bernabéu, Sánchez-Pizjuán, Mestalla, Anoeta y La Rosaleda son catalogados por la UEFA como categoría 4, máximo distintivo que otorga la máxima autoridad del fútbol europeo en la actualidad. Ya van 10. La mitad. Además, se dispone de otros estadios que no disfrutan de fútbol de primera división pero están en el grupo de élite de la UEFA, como el de La Cartuja, La Condomina y el extinto Vicente Calderón. Y no lo digo yo, lo dice la UEFA.

Por tanto, de una manera objetiva se puede concluir que al menos hay 10 estadios buenos, el 50 % de los estadios de primera división. Se deja fuera de esta lista estadios del calado del Benito Villamarín, Riazor, Balaidos o el mismo Estadio de la Cerámica.  

La Federación buscó el Mundial de 2018 y con ese movimiento se intentó lograr ayudas e incentivos particulares para la construcción de nuevos estadios. La mayoría de los actuales pertenecen a la generación del Mundial 82 e incluso anteriores. No se les ocurra mirar a la Liga 1,2,3 porque igual tienen pesadillas, empezando por el campo del Rayo Vallecano y terminando por el UCAM que juega en una Condomina con gradas clausuradas. Oviedo y Mallorca son la excepción. El panorama da miedo.

Tanto la UEFA, como FIFA, a los países que albergan una fase final de Eurocopa o Mundial, les ofrecen créditos blandos para adecuar sus estadios a los requisitos. Uno de los mayores problemas a la hora de construir una nueva casa es la financiación. En caso de obtener un crédito de UEFA o FIFA, el club no necesita generar recursos propios para afrontar el proyecto, así como desaparece la necesidad de búsqueda de financiación porque ya se la están dando. Error de la Real Federación de Fútbol Española y de las diferentes instituciones nacionales/autonómicas por no conseguir atraer ninguna competición de alto nivel. Estarían a otras cosas.

El siguiente gráfico habla por si solo. Desde la Eurocopa de 1996 disputada en Inglaterra, todos los países sombreados en azul claro han acogido una fase final de Eurocopa o Mundial. Destaca Francia, con el Mundial de 1998 y Eurocopa de 2016 con dos citas en menos de 20 años. A la vista queda, que entre las potencia de la Europa occidental, solo España e Italia no han sido organizadores de un gran evento en el deporte rey. Para España, hay que remontarse al mundial de 1982 como última gran cita, mientras que para Italia basta con llegar hasta su mundial de 1990.

 Mapa

 

Cierto es que casi todos se han reformado, lavado la cara y adecuado a las exigencias del fútbol actual, pero no alcanzan a la mínima exigencia de los recintos que se ven en Francia y Alemania (Euro y Mundial recientes). Inglaterra está en pleno proceso de cambio, mientras que Italia está peor que España con la excepción del Juventus Stadium.

En la historia de los estadios españoles se pueden distinguir dos grandes hitos, el mundial de 1982 y el cambio de normativa UEFA de mediados de la década de los 90 qué obligó a eliminar las localidades de pie para sustituirlas por sentadas.

En la preparación hacía el Mundial de 1982, de los estadios actuales fueron renovados el Camp Nou, Benito Villamarín, Balaídos, Riazor, La Rosaleda, Santiago Bernabeu, Sanchéz-Pizjuan y Mestalla. Todos ellos vieron reducida su capacidad para instalar una cubierta que protegiera a los espectadores de la lluvia. ¿Nadie les explicó que aquí llueve poco? Que le daría a la FIFA …

El otro hito,  vio como el Real Decreto  769/93 obligaba a reemplazar todos los asientos de pie por localidades sentadas, estrictamente por motivos de seguridad. Los asientos deben ser “individuales, separados, con respaldo e identificados con un número”. Una noticia fechada en marzo de 1998, dejaba bien claro qué el Real Madrid iba a la guerra. El Real Madrid disponía de casi 50.000 localidades de pie, sobre un aforo total de 104.000 personas. En caso de acometer la la obra a la que está obligado por ley, la capacidad del Santiago Bernabéu quedaría reducida a 74.000. Los últimos en adaptarse a la normativa fueron Real Madrid, Betis, Oviedo y Mallorca. Los clubes lo conocían desde 1990, el Real Decreto se aprobó en 1993 y en 1998 todavía se andaba a cuestas.

 

Algo hay que hacer. El horizonte, gracias a la reducción de la deuda, es esperanzador y es el momento en el que los equipos piensen en invertir en sus estadios, en verlos como fuente de ingresos (el Real Madrid ha ido por delante desde hace años) y, sobre todo, para vender imagen y seguridad para todo aquel que se acerca a disfrutar de un fútbol que merece mejores estadios, el de LaLiga.

Todo club que quiere realizar una remodelación o construcción de un nuevo estadio debe pasar por diferentes fases. La primera, y más importante, la aprobación del proyecto por parte de las instituciones. Es una constante ver como desde que se tiene la propuesta de proyecto hasta que comienzan las obras pasan unos cuantos años e incluso hay propuestas que no consiguen ver la luz y deben ser desechadas.

Una vez superado este escollo, llega la financiación. Sin ayudas de UEFA o FIFA, solo queda recurrir a las instituciones públicas para conseguir costear una buena parte de la obra, como el caso del nuevo San Mamés o la remodelación de Balaidos.

La ultima esperanza ha sido el aumento de la cantidad a percibir por los derechos de retransmisiones experimentado en las últimas temporadas. El aumento de la cantidad, ha permitido que una buena cantidad de clubes hayan destinado este dinero a la mejora de sus instalaciones. 

En ese contexto se han dado los últimos lavados de cara o construcciones de nuevas gradas. Ejemplo de ellos son Riazor, Ipurua, Coliseum, Montilivi, Butarque o el Estadio de la Cerámica sin ir más lejos. 

Cada partido de la selección es un dolor de cabeza para los dirigentes federativos. Entre vetos silenciosos y estadios en ruina, hay pocos escenarios dónde elegir, tanto que uno de los últimos partidos fue en el Rico Pérez, otro estadio dejado a su natural deterioro desde hace muchos años.

LaLiga debe obligar a los equipos a revisar estadios (sé que lo hace en aspectos técnicos y televisivos) y a poner en valor una competición que para ser la mejor del mundo debe tener otros estadios. Mientras estos no suceda, no lo será.

Prohibido obligar. Cada club intenta ofrecer las mejores instalaciones a sus aficionados, con tal de que acudan al estadio. Que un vendaval se lleva 4 trozos de cubierta en dos estadios gallegos no implica que todos los estadios sean una ruina, ni que se necesite una profunda renovación de los escenarios deportivos.

 

Sigue conectado a Diario AM en:

Twitter: @WebDiarioAM, #DiarioAM

Facebook: https://www.facebook.com/WebDiarioAM

¿Te gusta esta entrada?

11

More in Aportación Propia

Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race – Crónica Diario AM 23/10/2017

churchill23 octubre, 2017
Portada

Clásico francés – Crónica Diario AM 22/10/2017

Ella22 octubre, 2017
portada

Inconquistable – Crónica Diario AM 15/10/2017

Ella15 octubre, 2017
parkour-director-scott-bass

Parkour, o arte del desplazamiento. Crónica DiarioAM 12/10/17

Rockdactor12 octubre, 2017
notas

Las notas: agosto – septiembre – Crónica Diario AM 09/10/2017

churchill9 octubre, 2017
Portada 2

Linchamientos públicos – Crónica Diario AM 08/10/2017

Ella8 octubre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM