Crónicas

Y Dios creó a la Mujer – Crónica Diario AM 12/08/2017.

Y Dios creó a la Mujer – Crónica Diario AM 12/08/2017.
Ankor

Con el permiso de todos ustedes, queridos lectores de DAM, aprovecharemos este día suelto de agosto, previo al comienzo de la liga, para hablar un poquito de ciencia y nos centraremos en la idea generalizada, sea cual sea la creencia, de que primero existió el hombre y, luego, la mujer. En este humilde post trataremos dicho tema desde el conocimiento científico que se posee hoy en día, a unos años de terminar la segunda década del tercer milenio y tratar de resolver dicho dilema de acuerdo a los conocimientos que la humanidad posee hoy en día.

Valga por delante que nada más lejos de mi intención generar debates sobre creencias de ningun tipo, sólo es el punto de vista científico respecto al tema a tratar, pues siempre es bueno conocer todos los puntos de vista respecto a un tema, pero nadie está obligado a creerse estas palabras, al contrario, se invita a todo lector a que no se crea nada y trate de investigar por ustedes mismos sobre cualquier tema que les inquiete. Así que ¿comenzamos? Pues vamos a ello:

 

LA REPRODUCCIÓN SEXUAL.

Podemos decir que los términos “masculino”, “femenino” surgió con la reproducción sexual, uno de los varios procesos existentes para crear un organismo descendiente. Aunque no se sabe aún el momento exacto de la llegada de la reproducción sexual, ésta está íntimamente ligada a la célula eucariota (células con un núcleo celular verdadero que almacena la mayor parte del material genético). En algún momento de la evolución, las células eucariotas comenzaron a producir copias de sí mismas pero sólo con la mitad de su material genético (haploide), llamados gametos, con el objetivo de fusionarse con otra célula haploide proveniente de otro individuo, por lo general, se denomina “femenino” a aquel gameto encargado de recoger el material genético del otro gameto para formar un nuevo organismo utilizando sus propios recursos, mientras que el “masculino” es el encargado de añadir únicamente su material genético, sin utilizar ningún otro recurso más, que se desecha. En un principio, se especula que no existía especialización sexual entre ambas células haploides, como ocurre con algunas especies de protozoos.

Con el tiempo, ese típo de células se fueron especializando. Los gametos femeninos, encargados de generar el nuevo organismo, se hicieron cada vez más grandes e inmóviles, ya que son los encargados de aportar todo aquel material nutritivo y estructural para generar el nuevo organismo. Por otro lado, los gametos masculinos, que sólo deben preocuparse por llevar con éxito su material genético, se hicieron más pequeños, sencillos y móviles.

Las especializaciones sexuales que se llevaron a cabo han adquirido una notable variedad entre los organismos, provocando cambios fisionómicos en el propio organismo y no sólo en los gametos. Las diferencias entre machos y hembras de una misma especie se conoce como dimorfismo sexual y éstas han adquirido una gran variedad. En algunos casos es un fiel reflejo del tipo de gameto que produce cada género, como el caso de la cochinilla.

Cochinilla (Dactylopius coccus) es un fiel reflejo de los gametos que produce.

Cochinilla (Dactylopius coccus) es un fiel reflejo de los gametos que produce.

La hembra (izquierda) es más grande y menos móvil, especializada en producir gametos femeninos (que son grandes) en gran cantidad. El macho (derecha) es más pequeño (no necesita gran tamaño ya que sus gametos son pequeños) y, además, provisto de alas para que sean ellos los que se muevan en busca de hembras a las que fecundar.

 

En otros casos, la competencia sexual provoca que el dimorfismo sexual (sobre todo en los machos) les dé características que destaquen, como colores vistosos o vigor físico, con el fin de que la hembra los elija a ellos en detrimento de otros machos.

Pavo real (Pavo cristatus) hembra (izquierda) y macho (derecha).

Pavo real (Pavo cristatus) hembra (izquierda) y macho (derecha).

 

Estos cambios tienen la ventaja de que el organismo sólo debe preocuparse por producir un sólo tipo de gameto, que un organismo acabe siendo macho o hembra se conoce como determinación sexual y también han adquirido una importante variedad con el paso del tiempo. No obstante, se puede englobar en dos tipos, genético y no genético. La determinación sexual genética es aquella donde el sexo de un organismo está determinado por el genoma que hereda, mientras que la no genética está influenciada por otros factores, es el caso de muchos reptiles, cuyo sexo está determinado por la temperatura en que fueron incubados los huevos. Otros, pueden cambiar de sexo a voluntad, en función de lo que requiera la población en lo que viven, es el caso de muchos peces.

 

EL CROMOSOMA Y.

Human.svgEn el caso de los mamíferos, y, por tanto, del ser humano. La determinación sexual es del tipo genético. El sexo en mamíferos lo determinan los cromosomas, que son estructuras muy compactas y organizadas donde se agrupan los genes que posee un individuo.

El ser humano posee 23 pares de cromosomas. En total, 46, 23 cromosomas y su copia. La principal diferencia entre hombres y mujeres radica en el último par de cromosomas, el par 23, donde la mujer tiene un cromosoma y su copia exacta (XX) y el hombre un cromosoma y una copia modificada (XY).

Es el cromosoma Y, por tanto, el que determinará el sexo no sólo en el ser humano, sino en todos los mamíferos. Un cromosoma pequeño y de escasa información genética comparado con el cromosoma X, un cromosoma casi disfuncional. Es, por tanto, el cromosoma Y el responsable de determinar si el organismo que se está desarrollando será macho, luego, por defecto el género del ser humano es el femenino.

Cariotipo (patrón cromosómico) humano.

Cariotipo (patrón cromosómico) humano.

 

El proceso es sencillo de entender, una vez que el óvulo es fecundado se comienza a utilizar la información genética para desarrollar el nuevo organismo. Este desarrollo se hace por orden, no sólo en los genes específicos de cada uno de los cromosomas, sino también en el lugar que ocupan dentro del mismo cromosoma (llamado locus).

Luego cuando ocurre la fecundación, se comienza el proceso del desarrollo del organismo desde el par de cromosomas uno, luego el dos, luego el tres, y así sucesivamente.

Al llegar al par 23, se comienza a secuenciar el cromosoma X para luego ir a por su copia, si tiene una copia exacta (otro cromosoma X) se completa el organismo, si no (cromosoma Y) se “aborta la misión” y se desarrolla otro alternativo, el macho.

Por tanto, en principio, todos los mamíferos comienzan a desarrollarse con el objetivo de ser de género femenino, cuando se llega a la fase final del proceso, se descubre que no tiene otro cromosoma X y, por tanto, desarrollan otro individuo alternativo.

Ésta es la razón por la que los mamíferos masculinos poseen mamas pese a no ser del todo funcionales, porque en el origen de su desarrollo éste se efectúa para que dicho embrión sea femenino (y, por tanto, requerirá de mamas), sólo al final se descubre si el embrión completa su género o, por el contrario, se le atribuye un género alternativo, el masculino. Aún así, como ya se han desarrollado las mamas, el embrión masculino las conserva.

 

Los varones poseen mamas porque en el principio del desarrollo embrionario, el objetivo era crear un organismo de género femenino, sólo el cromosoma Y impidió ese hecho justo al final de la secuenciación.

Los varones poseen mamas no completamente desarrolladas porque en el principio del desarrollo embrionario, el objetivo es crear un organismo de género femenino, sólo el cromosoma Y impide ese hecho justo al final de la secuenciación.

 

Por tanto, el organismo “completo” de un mamífero es de género femenino, ya que es el que posee todas las características funcionales del propio organismo, incluido mamas funcionales siendo el género masculino una versión “alternativa”.

 

REFLEXIONES.

Desde un punto de vista evolutivo, en realidad es más preciso no hablar del origen de los géneros, sino de la reproducción sexual, pues ese ha sido el verdadero detonante de la aparición de los géneros, que a partir de ese momento ha evolucionado en un sin fin de formas variables. En el caso de las abejas, todas las hembras proceden de huevos fecundados, mientras que los machos (llamados zánganos) proceden de huevos sin fecundar. Por tanto, en el caso de las abejas, la hembra es organismo “completo”, mientras que el macho es el “incompleto”. En el caso de las aves, es el género masculino el que aparece “por defecto”, ya que aquellos organismos “completos” (XX), llamado ZZ para distinguirlo del sistema XX/XY, son de género masculino, mientras que su “variante” (XY), llamado ZW, son de género femenino.

Eso sí, en el caso de los mamíferos, moluscos y, en general, todo aquel organismo que utiliza un sistema de determinación sexual XX/XY es mucho más correcto decir que el hombre proviene de la mujer y no al revés.

 

Aunque, en defensa de la idea principal del origen primario del varón y secundario de la hembra, decir que en tiempos antiguos no se poseían los conocimientos que tenemos hoy en día. Todas las explicaciones de la época, por tanto, atendían más a razones culturales que conceptuales, basadas en observaciones superficiales de la naturaleza. El vigor físico del hombre, en general de mayor magnitud que el de las hembras, no es más que otra característica del dimorfismo sexual que posee el Homo sapiens, pero en grupos sociales (como lo es el ser humano) este vigor era de mucha utilidad para la supervivencia misma de la población especie.

Pero, hoy en día, en la era del conocimiento y la información, eso ya no es excusa. De nada sirve descubrir cosas nuevas si no se revisa lo viejo y desechar lo que ya quede obsoleto. No podemos seguir con ideas provenientes de hace miles de años, sobre todo si están erradas, porque hemos aprendido demasiado sobre nosotros mismos como para ignorarlo. Al fin y al cabo, estamos hablando de biología y en biología, lo que no evoluciona, acaba por extinguirse.

 

Buen verano a todos.

 

 

ANKOR.

 

Andromeda

 

 

 

¡SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!

TWITTER: @WEBDIARIOAM ; HASHTAG: #DIARIOAM

FACEBOOK: HTTPS://WWW.FACEBOOK.COM/DIARIO-AM

 

¿Te gusta esta entrada?

40

More in Crónicas

Mc Laren Renault

¿Es la Fórmula 1 un deporte? – Crónica Diario AM 16/10/2017

churchill16 octubre, 2017
portada

Inconquistable – Crónica Diario AM 15/10/2017

Ella15 octubre, 2017
futbol8

Previa Jornada 8 – Crónica Diario AM 14/10/2017.

Ankor14 octubre, 2017
parkour-director-scott-bass

Parkour, o arte del desplazamiento. Crónica DiarioAM 12/10/17

Rockdactor12 octubre, 2017
europa

POWER RANKING EUROPA OCTUBRE 2018

ercanadiense11 octubre, 2017
notas

Las notas: agosto – septiembre – Crónica Diario AM 09/10/2017

churchill9 octubre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM