Crónicas

¿El mejor club de la historia? Reflexionem-hi – Crónica Diario AM 31/05/2017 (by Luca Garzeli).

¿El mejor club de la historia? Reflexionem-hi – Crónica Diario AM 31/05/2017 (by Luca Garzeli).
ColaboradoresDAM

Los goles en fuera de juego. Los sorteos de Champions League amañados. Los penales a favor. Los medios de comunicación untados. Las expulsiones del rival. Los favores bancarios. La flor de Zidane. Los intereses políticos. El palco del Bernabéu. La corrupción de Florentino. El franquismo. La extinción de los dinosaurios. Basta ya de excusas para explicar las victorias del Madrid.

Comprendo perfectamente lo que cuesta reconocerle la victoria a un madridista, porque no son, precisamente, los mejores en la derrota, y aquello de “Enemigo en la contienda, cuando pierde da la mano sin envidias ni rencores, como bueno y fiel hermano” deja a las claras lo anticuados que están la mayoría de los himnos. Claro que, puede haber excepciones, ya que el madridista suele ser el primero en hacer auto-crítica de su equipo, pero al final todo gira en relación a lo que haga el Barcelona y viceversa, eternos rivales futbolísticos y políticos. Sí, el fútbol y la política se mezclan porque son EL MISMO INTERÉS. Dos personas que se pelean por el fútbol de élite, se están peleando por la política; sino, son dos idiotas.

El seguidor madridista es muy particular, entre otras cosas porque el entorno del país en el que está, el clima político, la prensa, la magnitud de su club y la historia del mismo le han hecho ser así. España es un país que aún no ha superado la muerte de Franco, de ese líder que marcaba el camino a seguir. Es un país anciano, anclado en el siglo pasado, y en un alarmante retroceso hacia la pérdida de las libertades, propio de la derecha post-crisis. Las elecciones democráticas, las leyes Mordaza y de libertad de expresión ante símbolos genocidas, así como el auge europeo de la extrema derecha, refuerzan esta idea.

Si no eres del PP, jódete. Si no eres del PP, te vuelves a joder.

El madridismo casa muy bien con los valores conservadores de unidad, excelencia y búsqueda de la supremacía de mediados de del Siglo XX. Podemos criticar a ese tipo de seguidor acérrimo, e incluso llamarle fanático, sectario, chulo, prepotente, llorón, orgulloso… pero no creo que estemos apuntando al objetivo correcto: a fin de cuentas, tal y como pasa en el plano político (véase el tema de Catalunya, que ha eclipsado últimamente el tema del País Vasco), todos somos marionetas dirigidas al antojo de unos pocos.

El Real de Madrid ha alzado su decimosegunda o duodécima Copa de Europa, 6ª en color y 3ª en 4 años. Las 6 primeras fueron en blanco y negro con el apoyo del Generalísimo y el pucherazo del fichaje de Di Stefano, la séptima fue en fuera de juego, la octava ante un equipo español novato en finales europeas (¡y dirigido por Cúper!), la novena ante un desconocido Bayern Leverkusen con el Santo parándolo todo, la décima con un gol en el 92’, la undécima en penaltis contra un portero que no sabía tirarse para la izquierda, y la duodécima con un robo al Bayern en el mayor escándalo de la historia de la Champions League. ¿Alguna excusa más que se me haya olvidado? Si no las hay, podemos avanzar en la crónica, porque recuerdo que este club estuvo 32 años sin ganar una Copa de Europa participando 15 veces entre 1966 y 1997.

Ésta es una crónica dirigida a los seguidores del Barcelona, sí, es algo obvio. A los seguidores de los demás equipos, mientras las oportunidades sigan sin ser iguales para todos en cuanto a reparto televisivo y condiciones de juego, os molestará más que gane uno u otro, pero vosotros seguiréis en las mismas. Aquí os dejo una tabla (la de cada año, realmente) que invita a la reflexión y, quizá, da pie a algún debate en los comentarios, si no queréis hablar del Real Madrid, puramente.

DiarioAm1_zpss1pn5o36

Volvamos al tema. Es una realidad el consenso que hay en cuanto a que el motivo principal, por el cual se prefiere que el Real Madrid no gane títulos importantes, es por no tener que aguantar ni a sus aficionados más “pesados” ni a los medios. No es nada en contra del aficionado medio madridista ni contra la mayoría de los jugadores, siquiera. Desde el mismo momento en el que existen aficionados madridistas con ideologías de izquierda, es evidente que no podemos meterlos a todos en el mismo saco, y que hay aficionados a los que únicamente les interesa el deporte, en su versión más idealista. Sin embargo y, lamentablemente, el fútbol por sí solo como espectáculo y sin sacar nada a cambio no tiene razón de ser para los poderosos. De nuevo, fútbol y política.

El spot que lanzó Televisió de Catalunya para la Final de la Champions League, un spot incendiario para el susceptible paladar conservador, es un nuevo ejemplo de que en el fútbol lo que menos importa es el fútbol. 9 meses después de la muerte de Franco, de la mano de Jordi Pujol como president, se arrancó un proyecto radio-televisivo PÚBLICO, con el objetivo de fomentar la lengua catalana y volver a recobrar una idea global como pueblo, tras los años de la dictadura. 34 años después, la gente se echa las manos a la cabeza porque TV3 y la España no-madridista va con la Juventus. Quizá la palabra “público” es lo que confunde aquí. Todo lo demás creo que es muy evidente.

Si trabajamos desde la idea de que no es el ciudadano el culpable de muchos de sus problemas, de que en realidad madridistas y barcelonistas no somos tan diferentes sin pasar por el lavado de cerebro de los medios de comunicación, y de que se utiliza el deporte y la identidad nacional como cortina de humo para disimular los problemas reales, es mucho más sencillo entendernos, y ver el fútbol como el verdadero entretenimiento que debería de ser.

Dejando el politiqueo, voy a hablar de Isco. Isco es ese jugador del Madrid que se hace fotos comiendo con sus colegas con bolsas de patatas del FC Barcelona, y que esta temporada ha dado media liga y media Champions al Real Madrid. Un jugador que como Modric o como Kroos el Barcelona, ha dejado escapar. Por algún motivo, el mejor equipo de fútbol que yo he podido ver nunca, por encima del Milan de Sacchi, dejó de ser un equipo de centrocampistas para ser un equipo de delanteros. Defenderse con la posesión y presionar arriba para minimizar las opciones de gol del rival. Todos los halagos al Barça de Guardiola se olvidan de que lo mejor que tenían era la defensa, una defensa que este año se ha llevado 9 goles (y pudieron ser más) en sus visitas a París, Turín y Madrid, 7 de ellos en dos de los partidos europeos más bochornosos que le recuerdo al Barcelona en los últimos años. Falto suerte en ambos partidos de ida, sí, pero eso no oculta la realidad.

Tener un tridente como el del Barcelona es un lujo, de hecho la Champions de 2015 se gana gracias a la pegada de Neymar y Suárez con las asistencias de Messi, pero creo que ha habido cierto conformismo en ese proyecto. En la primavera de 2015 el Barcelona volvió a recordar al de 3 años atrás, con un juego rápido de posesión que, sumado a la pegada ofensiva, lo hacían incluso más peligroso que en la época Guardiola. 31 partidos ganados de los últimos 34 disputados, con sólo un par de derrotas intrascendentes ante el Bayern y el Deportivo (de nada) culminaron el segundo triplete de la historia del equipo. Quizá cegados por la consecución de la 10ª Copa de Europa madridista, se olvidaron los conceptos que gestaron al equipo perfecto: centrocampismo, trabajo táctico y cantera.

Mientras tanto, hay un portugués que en 3 temporadas ha amortizado con creces lo que hasta 2014 era un fichaje cuestionado, por más goles que marcara. Campeón de Europa de clubes por segundo año consecutivo y campeón de Europa de naciones. ¿Para quién es el Balón de Oro? Para el que lleva a sus equipos a la gloria. 10 goles en los últimos 5 encuentros de Champions League. Balón de Oro, Cristiano Balón de Oro, Balón de Oro

Dejando de lado el chanchulleo en los fichajes top, tenemos que reconocer que la plantilla del Real Madrid es la más completa del mundo. Keylor Navas era un capricho post-Mundial, Carvajal no valía para el Real Madrid, Marcelo no defiende, Varane se lesiona mucho y Sergio Ramos es… bueno, el Fernando Hierro moderno. Si ésta no es la mejor defensa del mundo es porque el trabajo táctico del Madrid es pobre, presionan más por inercia que por convicción y el repliegue defensivo es discutible. Han recibido goles, prácticamente, en todos los partidos de esta temporada, pero lo cierto es que en los 3 partidos más importantes del año (Final de Champions, ida vs Atlético e ida vs Bayern) les chutaron 3 veces a portería en 270 minutos. ¿Y arriba? Sergio Ramos marca goles, Casemiro marca goles, y el equipo que ha anotado en TODOS los partidos de esta temporada, necesita media oportunidad para hacer gol. La mejor defensa del mundo, la Juve, la cual había recibido 25 disparos a puerta en 12 encuentros de Champions League, encajó 4 goles en 6 tiros a portería el pasado sábado.

Podemos ponernos menottistas, que si el Madrid no juega a nada, que si su afición no se divierte en todo el año, que si tiki-tiki que si el tiki-taka… 3 Copas de Europa en 4 años. Cristiano Ronaldo no participa del juego combinativo de un Real Madrid que está aprendiendo a ser lo suficientemente pragmático como para dormir los partidos y matarlos en cuando tiene ocasión. No participa, porque ni es Messi, ni puede serlo, ni intenta serlo. Ronaldo hace de Ronaldo, y lo hace muy bien. Casemiro le da un respiro a Modric y Kroos para que exploten todas sus cualidades (Kroos ahora llega porque Casemiro le guarda la espalda y evita todo el trabajo defensivo que antes tenía que hacer), y la lesión de Bale (y aquí sí que tienen una suerte que ni se la creen) pone a Isco en escena, emulando el invento que Ancelotti se sacó de la manga al poner a Di Maria en el centro del campo en 2014. Luego Nacho, James, Asensio, Lucas Vázquez y Morata juegan lo indispensable y rayan a gran nivel. Además, es que los comparas con el banquillo del Barcelona y te suenan hasta mejor: Digne, Paco Alcácer, André Gomes, Aleix Vidal…

El Barcelona ha olvidado sus raíces y la herencia de Luis Enrique (9 títulos de 13 posibles) es más numérica que futbolística. Mientras tanto en la casa blanca se han hecho bien las cosas, y unido al gen ganador que tienen han conseguido ser el primer equipo en revalidar el título de Champions League, después de 50 años han ganado Liga y Copa de Europa el mismo año, y en el curso 2016/2017 se han llevado 4 títulos, poniendo el listón de Copas de Europa en 12, difícilmente alcanzable por nadie en los próximos 20 años, y más viendo cómo está el Milan, que en 2007 era la gran esperanza para acercarse al Madrid en el título del máximo trofeo continental (7 a 9 hace 10 años) y que dejaran de presumir de rabo con el tema de las Copas.

Espero profunda reflexión del barcelonismo tanto a nivel de estilo, amplitud de plantilla y gestión del club, porque también podría hacer otro artículo comparando al Madrid con el Barcelona, en el peor año de la historia de la sección de baloncesto azulgrana. Felicidades a los madridistas, a los buenos y a los no tan buenos, porque están viviendo historia viva del fútbol. A los barcelonistas, salgamos de la cueva, asumamos la derrota y trabajemos para continuar recogiendo aquello que el mítico Johan Cruyff sembró en su día. No nos engañemos, el Madrid está muy bien, pero nosotros no estamos tan mal: con el nivel que hay hoy en día en Europa, la Champions, sin menospreciarla, está para ganarla 2 o 3 veces hasta darle el adiós a Messi. El Madrid ha aprovechado el momentum, el Barcelona ha demostrado en los cara a cara que sigue dependiendo de sí mismo.

Reflexionem-hi.

(Los grupos. Las masas. El fútbol es un gran ejemplo. ¿Han pensado alguna vez en la fuerza que tienen los grupos? Me explicaré. Si uno piensa que algo es malo, es que es malo. Ahora, si todo el mundo piensa lo contrario, entonces el pensamiento colectivo te domina y te hace pensar: debo ser yo que me he equivocado. Los grupos tienen una gran potencia, la prueba es que no hay ningún grupo formado por una sola persona. Cuando estamos en un grupo nos sentimos respaldados. Yo, por ejemplo, si hago algo que le gusta a la mayoría, tengo respuesta. Por lo tanto, me puedo creer un artista. Ahora, si hago lo mismo y no tengo respuesta, tengo dos opciones: asumir que he hecho el ridículo, o creerme un artista incomprendido. Las personas somos animales sociales que necesitamos el respaldo de los grupos para valorarnos).

 

 

Luca Garzeli.

photo_2016-08-10_01-38-40

Únete a mi canal de trading deportivo en Telegram

Visita mi proyecto en análisis de apuestas deportivas

¿Te gusta esta entrada?

18

More in Crónicas

Portada

Eddie The Eagle – Crónica Diario AM 24/09/2017

Ella24 septiembre, 2017
futbol6

Previa Jornada 6 – Crónica Diario AM 23/09/2017.

Ankor23 septiembre, 2017
Logo Eurobasket

Eurobasket 2017 – Crónica DiarioAM 22/09/2017

gjdeleven22 septiembre, 2017
world-cup-final2 Quidditch Muggle

El Quidditch ¿Por qué no? Crónica DiarioAM 21/09/17

Rockdactor21 septiembre, 2017
shutterstock_307592909-750x590

El que estaba en declive y el “paquete” chino – Crónica Diario AM 20/09/2017

TaichoXela20 septiembre, 2017
portada1

Ranking UEFA 2018, Jornada 1 – Crónica Diario AM 19/09/2017

Ankor19 septiembre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM