Aportación Propia

Cuestión de feeling – Crónica Diario AM 21/05/2017

Cuestión de feeling – Crónica Diario AM 21/05/2017
Ella

 

Querid@s Damistas:

¿Cómo definen ustedes el feeling? Tenemos mucha (demasiada) tendencia a utilizar anglicismos para definir algunas cosas porque utilizar la palabra extranjera queda más cool (¿han visto lo que he hecho?).

En mi caso, tener feeling con alguien yo lo definiría de una manera tan sencilla como “llevarse bien, tener química”. Pero no diría que no tener feeling fuese equivalente a llevarse mal, yo lo matizaría. Para mí no tener feeling con alguien diría que es no conectar (ya sea en el ámbito personal o profesional): sabemos que esa persona no nos gusta, y poco puede hacer la persona para cambiar eso.

Y me dirán, ¿a qué viene esto? Entremos en ello.

 

Es hora de hacer balance 

Hoy termina la liga española masculina (ayer lo hizo la femenina, hablaremos de ello más tarde). Es muy probable que el campeón sea el esperado, de la misma manera que ya conocemos los descendidos, pero además de conocer la clasificación final en unas horas es una jornada de introspección. Una vez finalizados los partidos del año toca hacer balance, ver lo que funciona y lo que no. Y si les hablo del feeling es por una cuestión que tiene una importancia máxima en los deportes de equipo (y también en los individuales, pero no es lo mismo).

Estamos hablando de la figura del entrenador. Y del feeling hacia él/ella. 

En los deportes individuales la cosa es diferente. Imaginemos un tenista, por ejemplo Angelique Kerber, ahora mismo número 1 mundial de la clasificación WTA (la española Garbiñe Muguruza actualmente es séptima, para los curiosos). En un deporte individual como el tenis o tienes feeling o tienes feeling con el entrenador, porque no hay otra. Me imagino que Kerber se lleva razonablemente bien con Torben Beltz, su actual entrenador. Porque si Kerber y Beltz no se llevasen bien la alemana lo iba a cambiar rapidito…

Angelique Kerber

 

En los deportes de equipo la cosa no funciona igual, tomemos el ejemplo del fútbol por popularidad, pero se puede aplicar a cualquier otro deporte. A ti te fichan para ir a jugar al equipo ABC y al llegar ya hay un entrenador llamado David, por ejemplo. Pues bien, tú no sabes si te vas a llevar bien con el tal David o no, y el tal David tampoco sabe si le vas a gustar o no. En principio se supone que David ha dado el visto bueno a tu llegada, pero a lo mejor le han forzado a ficharte a ti, o tú eras la opción menos mala… Una vez me pasó eso en un trabajo, me contrataron porque yo era la candidata menos mala, y ni la persona que me contrató “disfrutó” de nuestra relación profesional ni yo “disfruté” de esta persona. Huelga decir que me fui en cuanto pude, y fue un verdadero alivio…

Pues bien, volviendo al jugador o jugadora y al tal David, si hay feeling perfecto, las cosas irán bien. El problema es cuando no hay feeling… Incluso los que nunca hemos sido deportistas profesionales lo podemos ver, porque todos sabemos lo que es trabajar, o estudiar…

Si te llevas bien con tu entrenador (con tu jefa o jefe, con tu profesora o profesor) siempre tendrás ganas de superarte, de demostrarle a tu superior lo que eres capaz de hacer, y entrenarás mejor que nadie, o trabajarás mejor que nadie, o estudiarás mejor que nadie. Y si la persona responsable ya tiene un talento natural, sabrá motivarte para que vayas a entrenar o a trabajar con unas ganas increíbles.

Si alguna vez les ha pasado saben de lo que hablo.

 

Buen jefe

 

Desgraciadamente, las ocasiones en que el entrenador/persona responsable sabe motivar son las menos. Desgraciadamente, la mayoría tenemos más experiencia en tener malos jefes, hablando en plata. ¿Cuántas veces hemos oído a los entrenadores de fútbol tener que justificar como se puede ante los periodistas que tal jugador no sea titular, a pesar de tener talento? Desde hace tiempo pienso lo mismo: cuando un entrenador de fútbol hace eso (no poner a uno que juega bien) deduzco que hay un problema de feeling…

Recuerdo una vez un entrenador que dijo que no ponía a tal tío de titular simplemente porque no se esforzaba en los entrenamientos. El jugador era muy bueno, la prensa lo pedía, la afición también, pero el entrenador decidió que no merecía ser titular y punto. Y es que nos olvidamos que el deporte profesional es un trabajo también, y se pueden tener días que estás triste, o cabreado, o distraído… Y también se puede tener un jefe que no te gusta o al que no le gustas.

Como decía más arriba, un entrenador de un equipo tiene una misión específica: la adaptación. Cuando llevas un grupo de gente tienes que ser consciente que fulanito no actúa igual que menganita, que a menganita le va a motivar algo que a zutanito le fastidiaría… Y si eres una persona con talento, o con inteligencia emocional, o con grandes capacidades de liderazgo, sabrás reunir al equipo a tu alrededor, convencerles, llevarles a buen puerto. 

Como dijo Miguel de Unamuno en 1936: “venceréis pero no convenceréis”, que es la mejor frase de antifeeling que se me ocurre ahora mismo. Sí, si estás en una posición de autoridad puedes obligar a alguien a hacer algo, pero por el camino perderás el respeto de esa persona, y puede que pierdas hasta a la persona.

Unamuno en su despacho

Unamuno en su despacho

 

Un entrenador puede decidir que el “mal rollo” puede ser una estrategia de motivación con cierto jugador. Es muy peligroso pero no digo que no pueda funcionar con ciertos temperamentos… Por mi parte siempre recuerdo un gran refrán: atraen más moscas una gota de miel que un litro de hiel. Por eso creo que las mejores estrategias de motivación son las positivas, no las negativas, ni las amenazantes.

Por ello, un entrenador ha de escoger la estrategia de motivación que mejor funcione con cada persona: a aquél le va bien un grito, al de más allá hay que dejarlo tranquilo en su mundo, y al de aquí al lado hay que comerle la oreja… Mal vamos cuando al que le gusta estar solo lo fuerzas a estar rodeado de ruido, cuando al que le gusta estar rodeado de gente lo pones en un rincón, cuando al que habla mucho no le escuchas nunca y al que no habla nada lo pones delante del micrófono… Mal vamos, muy mal.

 

¿Alguien sabe lo que es esto? Es un tema apasionante

¿Alguien sabe lo que es esto? Es un tema apasionante

Y muy a menudo olvidamos que el ser deportista profesional es un trabajo como cualquier otro, con su contrato, su sueldo, sus horarios, sus sacrificios y un jefe que no te cae bien.

 

¿Soluciones? 

Esto es muy personal y cada uno tendrá su punto de vista, pero ¿qué han hecho ustedes cuando se han llevado mal con su jefe? Veamos las opciones que se nos ocurren:

Opción pasiva: aguantarse y no hacer nada 

Opción guerrera: no aguantarse y tener un conflicto abierto 

Opción pasiva agresiva: seguir con el jefe pero hacerle la guerra fría

Opción muy difícil: intentar arreglar las cosas (¡buena suerte!)

Opción contundente: largarse si el otro no se larga antes (ésta es la mía)

Opción otra: la que ustedes digan en los comentarios

 

Cada uno escogerá llevar el tema como buenamente pueda. Y para que no se me malinterprete: no me parece que ninguna de las opciones sea mucho mejor o mucho peor que las otras. Todo depende de la situación concreta, de la personalidad de uno y otro, de un análisis coste-beneficio… Una vez tuve un jefe horroroso, y sin embargo no busqué trabajo nuevo, porque fuera de esa persona horrible el resto me convenía. Y esto puede pasar en un equipo de fútbol: no comulgas con el entrenador, pero si el resto te compensa sigues. Si te llevas bien con el equipo, si los resultados deportivos acompañan, si recibes el salario acorde a lo que generas… Pues no te vas a ir porque el entrenador te caiga mal: te vas a aguantar y vas a disfrutar del resto. 

Se me viene un caso concreto que para mí fue muy injusto (y que seguro que muchos de ustedes lo tienen en mente leyendo estas líneas): el conflicto Casillas vs Mourinho. Casillas, con el paso de los años, me fue cayendo cada vez peor por temas que hoy no tocan, pero puedo decir y digo que me pareció un atentado a la lógica, a los méritos propios y a la justicia moral que el portugués consiguiese que un tío como Casillas saliese por la puerta pequeña del Bernabéu. No hace falta preguntarle a los susodichos para confirmar lo evidente, y es que la falta de feeling entre estos dos iba de aquí a Moscú. Pero un buen jefe (un buen entrenador) no hubiese defenestrado a un símbolo histórico de un club de la manera que Mourinho lo hizo con Casillas.

Y sin embargo lo hizo y encima sigue teniendo trabajo.

 

Conclusión 

Quien tiene un buen jefe (o jefa) tiene un tesoro. El resto tenemos lo normal… Y cuando se entrena un equipo se entrena a seres humanos, no a robots, no a objetos. Y si no te gusta ser responsable de seres humanos diferentes a ti, diferentes entre ellos y diferentes a otros equipos: cambia de profesión por favor. Te haces un favor a ti mismo y se lo haces a los otros, que no tienen por qué aguantar un mal entrenador.

Tendría ganas de dedicarle lo escrito a una persona en concreto pero a internet lo carga el diablo, o sea que va por alguien que tendría que ser consciente de que cada ser humano es diferente y único, y que adaptar la comunicación tendría que ser obligatorio cuando tienes un cargo de responsabilidad. Y para mí está clara la solución.

 Meme bye

 

Darroa dixit

El compañero Darroa me ha estado haciendo la retransmisión por Telegram del final de infarto de la liga femenina española. Sin sorpresas, el Atlético de Madrid se ha llevado el gato al agua y ya son campeonas de liga: ¡muchas felicidades campeonas!

ATM FEM

Otra cosa es lo que me ha pasado Darroa: cada jugadora del Atlético se va a llevar como premio de la RFEF… Redoble de tambores… 1.350 €, o sea, mil trescientos cincuenta euros por ganar la liga. Las segundas (el Barça) se llevan 900 € (novecientos, sí, sí). De hecho, los campeones masculinos de Segunda B y Tercera se llevan muchísimo más dinero que las ganadoras de la primera división femenina. El campeón de la Copa Federación, que se juega en estas divisiones (masculinas) se lleva 90.000 €, hagan el cálculo. Y los ganadores masculinos de la fase autonómica se llevan cada uno 3.000 €, más del doble que las mujeres de primera división (los datos son de 2015, pero imagino que no habrán cambiado mucho).

La UEFA paga 250.000 € al equipo ganador de la Champions femenina, y a los hombres 15 millones de €, sesenta veces más. Pero antes de llegar y ganar la final, los hombres cobran por jugar la fase de grupos y además por ganar o empatar, también cobran por pasar a octavos, a cuartos y a semis… Es decir cobran por todas las fases (más otros ingresos), mientras que las mujeres reciben 23.000 € (por club, no por jugadora), y ahí se incluye ya el presupuesto de los viajes (que supera ampliamente esa cantidad si sumamos aviones, hoteles y comidas de un grupo importante de gente). No cobran nada más a no ser que ganen la Champions.

Volviendo al Atlético de Madrid Féminas, Darroa nos comenta lo siguiente también:

En los 80 tenían sección femenina, el Atlético Villa de Madrid, ganarían la liga en la 89-90, desaparecen en el 92 tras perder el apoyo económico de Jesús Gil. La mayoría de jugadoras se fueron al Oroquieta Villaverde, con el que dominaron el fútbol femenino en los 90. En 2001, cuando va a desaparecer el Coslada, María Vargas, entrenadora (exjugadora del Villa de Madrid), la portera Lola Romera, y apoyadas por las 36 jugadoras del Coslada entre primer y segundo equipo, convencen al Atleti de reiniciar la sección femenina. 2001-02 la primera como Atlético Féminas. En 2003 con el ascenso a primera nacional, el Atlético de Madrid las incluye al fin en el organigrama. En la 2006-07 juegan en primera división, debutan si así lo quieres decir. Hasta la pasada temporada, Lola Romera era presidenta del equipo, María Vargas entrenó al equipo hasta la 2007-08, la siguiente temporada fue la primera de Antonio Contreras.

También confirma que Jenni Hermoso ha acabado como máxima goleadora con 35 dianas, seguida de Sonia Bermúdez con 32. 

Jenni Hermoso

Jenni Hermoso

Darroa aprovecha también para invitarnos a un viaje en el tiempo, aquí tienen una página del Mundo Deportivo de 1914:

MD19140611-004 copy

¿Hay algo que les llame la atención? ¿No? ¿Seguro? Esperen que se lo muestro con más detalle:

 las niñas

 

Las "descendientes de Eva"

Las “descendientes de la madre Eva”

 

Dirán que mucho hemos mejorado en cuanto a emancipación de la mujer y todas esas cosas, pero como el mismo Darroa me muestra, en 2015 (hace dos días) un italiano llamado Felice Belloli, presidente de la LND (Lega Nazionale Dilettanti), que agrupa el fútbol amateur italiano desde 1959, la lió y mucho. Pues bien, este individuo dijo que ya estaba bien de pagarles a, y cito, “cuatro lesbianas”, en referencia al fútbol femenino. Le suspendieron durante 4 meses, pero el daño está ahí: en el siglo XXI sigue habiendo demasiada gente que dirá que lo que decía el Mundo Deportivo hace un siglo es normal. Y así nos va, damas y caballeros.

 

Despedida

Resulta que el otro día me fui a un súper concierto en París. Los protagonistas fueron los número 1 de ventas en España: el grupo de indie pop folk catalán Manel. Fue genial, pero genial de verdad. Y los vi en primera fila:

 IMG_0264

 

Quería ponerles un video de ellos para acabar hoy, pero resulta que hace un par de días se le ocurrió morir a un cantante con un talento de aquí a Moscú también: Chris Cornell. Es una enorme pérdida para el mundo de la música, o sea que les dejo con algo suyo a modo de homenaje. 

¡Feliz semana!

 

Ella / DiarioAM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

21
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

cristiano-ronaldo-quinto-balon-oro

Football Quotes – Crónica Diario AM 14/12/2017

DjDolly14 diciembre, 2017
José Sá

Do Dragão: Oporto – Mónaco – Crónica Diario AM 11/12/2017

churchill11 diciembre, 2017
Portada

Pobreza intelectual – Crónica Diario AM 10/12/2017

Ella10 diciembre, 2017
notas

Las notas: noviembre 2017 – Crónica Diario AM 04/12/2017

churchill4 diciembre, 2017
Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race: etapa 2 – Crónica Diario AM 27/11/2017

churchill27 noviembre, 2017
Portada

Deportiva belleza – Crónica Diario AM 26/11/2017

Ella26 noviembre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM