Aportación Propia

Porque lo dice Gimme – Crónica Diario AM 26/03/2017

Porque lo dice Gimme – Crónica Diario AM 26/03/2017
Ella

 

Querid@s Damistas: 

Espero haber captado su atención con el título del post de hoy. Gimme está bien (todo lo bien que puede estar al menos, teniendo en cuenta su estado mental natural), lo que pasa es que es el padre virtual del post (porque la madre real soy yo, evidentemente).

Pero empecemos por el principio (y no se olviden que hoy hemos cambiado de hora y toca poner todos los relojes en la buena).


Cómo empezó todo

Aunque ya han pasado algunas semanas, todo el mundo recuerda la remontada del Barça al PSG en la Champions del pasado 8 de marzo. Sí, ya sé que hemos hablado suficiente del tema, pero tengo que volver a mencionarlo. El caso es que estábamos ese día comentando en el chat de redactores de esta augusta página si el Barça iba a remontar el 4-0 de la ida o no, y a pesar de que ninguno de los implicados es vasco nos pusimos todos en modo “a ver quién la dice más gorda”.

Total, que se formaron dos posiciones: la primera fue “el Barça puede y va a remontar” y la segunda “el Barça no remonta ni en broma”. El líder de la postura optimista fue Tato, y el de la postura realista (o eso creía…) fue esta servidora. El caso es que una cosa llevó a la otra y Tato me propuso apostar algo. Fue gracioso porque ambos estábamos convencidos de ganar la apuesta. Le dije a Tato que aceptaba el reto pero que yo no apostaba dinero, y nuestro gallego preferido propuso algo normal en un grupo de redactores: el perdedor escribiría un post sobre un tema “difícil”, y el juez del tema sería Gimme (¿por qué Gimme? Yo qué sé, porque pasaba por allí supongo, y como es el único madridista era más divertido).

El resto ya lo conocen: perdí la apuesta (y oigan, sólo apuesto cuando estoy convencida de ganar, eh). Naturalmente, Gimme ha estado saboreando durante días el castigo. Le pedí que no me propusiese nada relacionado con Cristiano Ronaldo (el tema me cansa), incluso le ofrecí escribir sobre Fórmula 1, que ya sabemos que es algo que me “apasiona”, pero no, Gimme decidió tomarse su tiempo.

Evidentemente, nuestro merengue favorito ya ha dictado sentencia, y con tres simples palabras: “los ganadores morales”. O sea que de eso toca hablar hoy. 

Y las quejas son en la otra ventanilla, gracias.

 Ventanilla Asterix

 

Pongámonos manos a la obra

¿Qué es ganar o qué es perder? Pues la verdad es que si uno se para a pensar puede incluso hasta llegar a decir que todo está en la mente. Esto me pasó una vez, que le conté un problema muy, muy gordo que tenía a alguien y la respuesta fue “no olvides que todo está en tu mente”. Hombre, pues todo no, hay cosas que son más que reales… Y a mí me parece que ahí está el quid de la cuestión.

Uno puede ganar un partido de fútbol 5-0 y la victoria es más que real. Es evidente que el que ha perdido ese partido no puede decir que es un “ganador moral”… ¿o sí? Como me gusta analizar las cosas y disfruto un debate más que Mendes colocando a sus clientes entremos en ello.

Hace unos años hubo aquella frase que dijo aquel otro portugués: “es una derrota con sabor a victoria”. En ese momento y en ese contexto personalmente esa afirmación me pareció una soberana estupidez, pero en otra ocasión no tiene porqué. 

Imagino que muchos de ustedes (e incluso alguna fémina) jugarán en equipos de fútbol amateurs. Pues bien, cojan ese equipo de la liguilla de los domingos, donde el que no tiene un problema de rodilla tiene uno de sobrepeso, y jueguen contra un equipo profesional, por ejemplo de la Liga BBVA. Perderán el partido miserablemente, lo perderán y dolerá, pero oigan, si el partido en vez de acabar 14-0 acaba 5-1 ese gol les sabrá a victoria sin duda, y no me digan que no (sobre todo si el equipo profesional está jugando en serio y no para entrenarse un poco y ya). 

Con lo cual ser ganador moral es algo que está en la cabeza, es una actitud. Y se puede ser “ganador moral” de dos maneras: la ridícula y la digna.

 

La ridícula

Nuestro querido Gimme me ha contactado mientras yo estaba escribiendo este post, y sin querer (o queriendo…) me ha dado su opinión sobre el tema. Cito: “es un tema que me parece interesante, sobre el que tengo una opinión bastante formada y sobre el que agradecería opiniones. (…) ¿Crees que ser ganador moral es bueno?”.

Mi respuesta es: depende. Si es de manera ridícula no, no es bueno, lo bueno es saber perder, todo un arte y más en un país como España. Miren lo que le pasó a una amiga una vez.

Esta amiga (que estaba soltera) tenía dos chicos revoloteando a su alrededor intentando ganarse sus favores, llamémosles Ortega y Gasset. Ortega tenía en teoría la mejor “posición”, al ser un chico sobre el papel más completo, mejor candidato. Además Ortega contaba con el beneplácito de la madre de mi amiga. Pero ¡ay!, a mi amiga el que le gustaba de verdad era Gasset… Y además ella sospechaba que Ortega no era tan bueno como parecía.

 

ortega-y-gasset

 

Un día Ortega pensó que el tema ya estaba listo y se fue a buscar a mi amiga. De una manera no demasiado romántica le dijo: “quiero salir contigo”, y mi amiga contestó simplemente “no, yo no quiero”. No sientan pena por Ortega, porque el señor tenía novia ya, cosa que mi amiga le recordó. Y ahí Ortega dijo: “no, ya no, rompí con ella hace tres días. Ahora no me puedes decir tú que no porque yo he roto una relación importante de ¡seis meses! por ti”. “Pues te estoy diciendo que no” le dijo mi amiga, y añadió “y además a mí me gusta Gasset” (ambos dos se conocían). 

Mi amiga no tenía ni idea si los sentimientos hacia Gasset eran mutuos (resultó que sí que lo eran y vivieron un breve pero apasionado romance que no llevó a nadie a ninguna parte) , pero lo que sí sabía es que Ortega no era trigo limpio ni tan fantástico como parecía.

¿Y esto qué tiene que ver con un ganador moral o con la ridiculez? Pues es muy sencillo. Cuando Ortega oyó que Gasset era el elegido, ni corto ni perezoso le dijo a ella: “¿Te gusta Gasset? ¿¿Gasset?? ¿Pero cómo te puede gustar un tío tan ridículo como Gasset?”.

Duele, ¿eh?

Quizás Ortega pensó ese día que era un “ganador moral”, puesto que había hecho dos cosas: había denostado al contrincante (Gasset) y además había salido de aquella conversación diciendo que una chica que escogía a Gasset antes que a él no valía la pena, pero… No, no fue nada ganador, fue un gran perdedor moral en todos los sentidos, y sobre todo en el sentido más ridículo de todos. Y además decidió dejar de hablar a la chica, chica que nunca le faltó al respeto, ni le dio a entender que podía haber algo entre ambos, y que no le humilló ni le ridiculizó en ningún momento.

Y es que ser ganador moral está unido intrínsecamente a saber perder.

 

La digna

Imaginen una persona que fallece y deja dos hijos detrás, Rosalía y Castro. Rosalía amaba sinceramente al fallecido y Castro no, pero a la hora de sacar el testamento todo está dividido por la mitad. Rosalía podría pensar “pero yo le amaba y él lo sabía, ¿por qué no me ha dejado más a mí?”. O también podría pensar: “me llevo la mitad de la herencia además de todos los recuerdos juntos, todo el amor, todos los sentimientos: me llevo más que mi hermano Castro, mucho más”. Aquí tenemos a Rosalía como ganadora moral: ella sabe lo que de verdad importa, y se siente satisfecha y compensada con lo recibido, porque sabe la suerte que tiene.

 

rosalia-de-castro

 

Pasándolo al deporte, les decía que uno puede perder estrepitosamente un partido de lo que sea y sentir que aún así ha ganado. Estoy con-ven-ci-da que a todos les ha pasado en la vida de perder algo pero sentirse contentos (y pueden contarlo en los comentarios). Les daré un ejemplo mío. 

El otro día en el trabajo organizamos una actividad especial, con premios y todo. Había un primer y un segundo premio y luego un premio especial del jurado. Por motivos que no vienen al caso la cosa estaba preparada para que “ganasen” unos y no otros, y por eso hubo ese premio especial del jurado. Yo sabía que, dadas las reglas, no iba a ganar, pero aspiraba a convencer al jurado para que me diese el premio especial. 

Pues bien, no me lo dieron porque se lo dieron a uno de fuera, y había que hacer favoritismos con los invitados. Yo lo acepté sin problema, ¿y por qué? Pues porque el jurado me nombró a mí (y sólo a mí) antes de dar los premios como alguien que había hecho bien las cosas, y luego algunos colegas míos dijeron al jefe delante de mí: “pues yo se lo habría dado a Ella, se lo merecía”. No me llevé el premio (que me hubiese gustado porque eran 100 €, eh), pero conseguí mi objetivo: fui reconocida por mi esfuerzo, y supe que aunque no fuese ganadora real lo fui moralmente, y eso me bastó.

Yo creo que ésta no se la esperaba Gimme, conocer situaciones en las que ser “ganador moral” es positivo. Seguro que hay muchos más ejemplos, les invito a que los pongan en los comentarios.

De hecho, se podría hasta decir que casi toda derrota digna se podría equiparar en cierta manera a una victoria moral. ¿Cuántas veces hemos oído decir a alguien que pierde una final que simplemente el hecho de estar ahí es un honor? (no es el caso de los productores de “La La Land” hace un mes, ellos no)

 

Conclusión

Reflexionando sobre el tema me he dado cuenta de lo que para mí es una “victoria moral”: ser feliz, simple y llanamente. Da igual cuánto se tenga o se deje de tener, cuánta suerte se tenga o no, que si uno es feliz es un ganador.

Uno no necesita ganar siempre 5-0 para ser feliz. Hasta sería un aburrimiento. De hecho, cuando jugamos a un juego (y pienso en los videojuegos en particular), no queremos que acabe rápido ni que sea demasiado fácil. No estoy muy puesta en el tema pero digo yo que la gracia está precisamente en conseguir ganar superando las piedras del camino, subiendo de nivel, siendo derrotado y volviendo a empezar hasta que lo consigues. La mejor manera de ser ganador moral de lo que sea es estar satisfecho consigo mismo, tener la conciencia tranquila y saber que lo hiciste lo mejor que pudiste.

¿Ello puede significar perder 14-0? Pues bienvenido sea el 14-0, mientras tú lo lleves bien. Xavi Hernàndez no ganó ningún Balón de Oro por ejemplo, y sin embargo la historia futbolística le recordará por méritos propios. 

Hay gente que se muere sin haber tenido suerte en la vida, habiendo sido bueno hasta el infinito y no habiendo sido “recompensado”, pero son ganadores morales. ¿Por qué? Pues porque se van con la conciencia tranquila, sabiendo que hicieron bien las cosas, que dieron buen ejemplo, aunque no obtuviesen el resultado esperado. Si eso no es ser ganador moral…

(Sí, que se vive mejor ganando Champions o Mundiales, pero pongámonos un poco filosóficos por una vez, ¿no?)

 

Despedida

Sin ninguna vergüenza voy a hacer promoción descarada de “La Bella y la Bestia”, ya que la he ido a ver y ha sido mejor de lo que me esperaba (iba con mucha presión porque llevaba toda la vida esperando la versión humana).

Me dirijo a los hombres en concreto, a los cazurros (que no todos son cazurros, por supuesto): déjense de tonterías y vayan a verla, que no se les morirá ninguna neurona, al contrario que al escuchar o leer a la caverna. Es una película divertida, bien hecha, bien pensada, que salva muchos obstáculos técnicos con dignidad, y además es emocionante. Si tienen hijos pequeños van a tener que ir sí o sí, y si no tienen vayan igualmente, simplemente porque sí.

Y no pasa nada por emocionarse con una de Disney. He dicho.

¡Feliz semana!

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

80
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Turquia

Vergüenza: Crónica Diario AM 15/11/2017

churchill15 noviembre, 2017
Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race – Crónica Diario AM 13/11/2017

churchill13 noviembre, 2017
img_rruano_20171106-120517_imagenes_md_terceros_rfef-1280x768px-kY9C--980x554@MundoDeportivo-Web

La camiseta de la discordia. Crónica DiarioAM 09/11/17.

Rockdactor9 noviembre, 2017
notas

Las notas: octubre 2017 – Crónica Diario AM 06/11/2017

churchill6 noviembre, 2017
Portada

Expectativas – Crónica Diario AM 05/11/2017

Ella5 noviembre, 2017
omnium-como-funciona-no-ciclismo-de-pista-

Ómnium, si el deporte. Crónica DiarioAM 02/11/17.

Rockdactor2 noviembre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM