Aportación Propia

Ilusión o realismo – Crónica Diario AM 05/03/2017

Ilusión o realismo – Crónica Diario AM 05/03/2017
Ella

Querid@s Damistas:

El miércoles que viene pasan muchas cosas. Una de ellas, y muy significativa, es que es el Día de la Mujer, fecha muy importante ya que desgraciadamente queda mucho, mucho camino que recorrer.

Sin embargo no es lo único que pasa este 8 de marzo ya que, como sabemos todos, el Barça va a tener que jugar, sí o sí, el partido de vuelta de octavos de la Champions contra el Paris Saint-Germain. A nadie se le escapa que el resultado de la ida, ese 4-0 que tanto ha dado que hablar, es extremadamente contundente, pero ello no es óbice para dejar aquí algunas reflexiones.

 

Esperanza, fe, ilusión, realismo

Todos conocemos esa frase que dice que la vida no es justa. A veces pasan cosas que no son justas, y cuando le pasan a uno mismo es lo peor (o al menos a mí me parece lo peor, porque el sentimiento de injusticia lo siento de manera muy intensa). Esto se lo digo sobre todo a los culés, ya que estos seguidores en particular el miércoles tendrán que hacer un ejercicio de objetividad muy importante: si el Barça juega mejor que el PSG pero no consigue clasificarse para los cuartos de final muchas personas tendrán que reflexionar en profundidad si el resultado final es justo o no. Incluso si el Barça juega peor que el PSG (como en la ida), habrá personas que no podrán evitar clamar al cielo en el caso que el PSG no gane la Champions: ¿para qué ME eliminan si luego no son capaces de mantener el tipo? 

Evidentemente, todo esto son elucubraciones mías, pero estas elucubraciones me han llevado a reflexionar sobre ciertos conceptos filosóficos. También vi el otro día algo en la tele, no recuerdo el qué, que hablaba de la diferencia entre posibilidad y probabilidad, o sea que vamos a ello. 

Algo que es posible no tiene que por qué ser probable, pero algo que es probable siempre será posible. Con un ejemplo siempre se entiende mejor.

probabilidad

Es posible que el Barça gane al PSG 5-0 ó 6-1, porque algo que es posible quiere decir que “puede pasar”. Por tanto, evidentemente que cualquier resultado en el fútbol es posible, hasta un 20-19, aunque no haya pasado nunca en la Champions, pero como los dos porteros tengan una gastroenteritis, los suplentes se lesionen y el árbitro tenga la mano suelta con las tarjetas y se cargue a ambas defensas, poder se puede. 

Ahora bien, NO es probable que el Barça gane al PSG 5-0 ó 6-1, simplemente porque nunca nadie ha remontado un 4-0 en la ida en una competición europea. Puede pasar, es posible, es factible, pero no es probable porque el 100% de los partidos ganados en la ida 4-0 tienen como probabilidad que clasifiquen al vencedor.

Es posible que el martes uno gane el Euromillón porque ha comprado un billete de participación. ¿Es probable? Lo es, pero es en una proporción tan pequeña que todos nos podemos quedar tranquilos: no ganaremos el Euromillón el próximo martes…

.

Como son ustedes gente culta, inteligente y viajada sé que han entendido el concepto.

Una vez establecida la diferencia entre posibilidad (poder puedo ganar la lotería) y probabilidad (no ganaré la lotería a no ser que se alineen los planetas…), hablemos de sentimientos, en concreto de los sentimientos de un culé cualquiera. 

Un culé cualquiera puede tener la esperanza el miércoles que viene de clasificarse para cuartos (dicho sea de paso, si llegase a pasar el subidón de euforia sería de ésos que se recuerdan toda la vida). Dice el adagio que la esperanza es lo último que se pierde y es cierto, o tendría que serlo. No sólo el deporte sino la vida nos da ejemplos sorprendentes todos los días. ¿Quién esperaba que “Moonlight” ganase el Oscar a mejor película hace una semana? Probablemente muy poquita gente, ya que lo probable era que fuese para “La La Land”, y sin embargo pasó lo que pasó, que ganó (de manera esperpéntica desgraciadamente).

Moonlight

Y hay que tener esperanza en esta vida, es una de las cosas que nos hace humanos, el saber lo que es la esperanza. 

Luego está la fe, un concepto que se suele asociar a las creencias religiosas pero que en este caso vamos a ampliar a unas creencias generales. Uno puede no tener mucha esperanza en que su equipo gane 5-0, pero puede conservar la fe en la posibilidad: “no creo que ganemos 5-0, pero ojalá que sí lo hagamos”. Uno no piensa: “seguro que ganaremos 5-0” (porque eso sería más un convencimiento, una certeza) sino que, sabiendo que no es probable, piensa que es posible y tiene fe en que pase. 

Más allá tenemos la ilusión. Ah, la ilusión, cuánto daño puede hacer a los temperamentos románticos (puedo negar y niego tener uno de ésos…). La ilusión habitualmente choca con la realidad: “me haría ilusión ganar el Euromillón, ganar la Champions, ser una estrella del rock…”. Sí, todos tenemos ilusiones, más o menos realistas, pero las tenemos. Recuerdo una vez, hace años, que le estaba yo comentando a una persona: “me gustaría ganar la lotería y con todo ese dinero haría esto, lo otro o lo de más allá”, y esa persona, riendo, me contestó: “a mí lo que me gustaría saber es si juegas a la lotería”. Ah… La respuesta era un rotundo “no”, nunca había jugado, con lo cual me podría hacer ilusión ganar, pero sin jugar no iba a pasar (jugando tampoco, pero eh, por probar…).

A uno le puede hacer ilusión ser una estrella del rock, pero sin un mínimo de talento no se consigue (o no debería). A uno le puede hacer ilusión ganar 5-0 al PSG, pero si no se alinean los planetas (como se le alinearon al PSG en la ida) no pasará. A una le puede hacer ilusión interesarle al chico que le gusta, pero ello no significa que el interés sea mutuo, y así un montón de cosas.

Y llega el momento de la verdad: el realismo. Cuando el miércoles que viene a las 20:45h empiece el partido en el Camp Nou, cada culé se abandonará a lo que le salga: esperanza, fe, ilusión, realismo o incluso depresión. El realismo dice que el PSG pasará a cuartos, pero como le oí decir el otro día a un ferviente seguidor del PSG, uno de los de verdad: “si hay un equipo que es capaz de remontar un 4-0 es el Barça”.

Realista

Y es que más se acerca la fecha y más nerviosos se ponen en la capital francesa. Saben que la cosa pinta muy bien, pero también saben que el Barça tiene la última palabra. El histórico pesimismo culé es algo que siempre me ha molestado y enternecido a partes iguales. Ni cinco Champions son capaces de cambiar ese gusto tan barcelonista por la tragedia. ¿Por qué? Pues no sé, es algo que está ahí y que no parece que vaya a cambiar. Y sin embargo en París parece que creen más en la remontada culé que en Barcelona…

Por otra parte aprovecho esta tribuna dominical para decirles a ustedes, sí, ustedes los culés que campan por aquí, que si de verdad aman a su equipo más les vale estar al pie del cañón el miércoles que viene. Porque hay que estar a las duras y a las maduras, porque ser del Barça cuando van cayendo títulos a pares es muy fácil, pero eso no es el fútbol de verdad: es una anomalía. Lo normal es no ganar títulos, o sea que fuera hipocresías.

La realidad dice que el equipo catalán quedará fuera de la Champions demasiado pronto este año, pero que no sea porque sus seguidores no estuvieron dando la cara hasta el último minuto. Porque la cara se ha de dar siempre, sin cobardías, sin egoísmos, sin tonterías, sin mentiras. 

Conocí una vez a una pareja. A él las cosas le empezaron a ir mal: se quedó en el paro, tenía una hipoteca por pagar, todo le salía al revés. Después de no sé cuantos años de relación ella le dejó precisamente cuando a él le estaba fallando todo. Al cabo de unos meses él encontró un trabajo nuevo, adecuado, conoció a una nueva chica, adecuada también, fueron pasando los meses y las cosas mejoraron mucho para él. En ese momento la ex novia decidió que quería volver con él, ya que él ya se había “curado”. Ella era una miserable, pero él también, ya que de la noche a la mañana abandonó la novia que tenía, con quien las cosas iban bien, para volver a los brazos de la ex que no le quiso cuando las cosas iban mal.

Qué feo, ¿no les parece?

Pues si no quieren ser unos miserables desempolven la bufanda el miércoles, vayan al Camp Nou o siéntense delante de la tele, llamen a los amigos y crucen los dedos porque aunque no sea probable todo es posible, hasta un 5-0.

Happy and sad smiley faces 


Otra cosa que era posible pero no probable

Hace una semana les comenté esto: “Por tanto, mi apuesta es que “La La Land” se llevará buena parte del pastel, pero que “Moonlight” y “Manchester By the Sea” tienen posibilidades de irse a casa con Oscars de peso.” 

¿Quién me envía el gallifante que he ganado para París?

Lo que no predije fue el esperpento con el Oscar de mejor película. Por un momento pensé que era una broma, imitando el otro esperpento, el de Miss Universo 2015:

 

 

Pero no, no era broma, y “Moonlight” ganó el último Oscar de la madrugada…

Como dije la semana pasada, no me parece una película completa, creo que “La La Land” o “The Arrival” son mejores, pero tampoco es un gran crimen. Si este Oscar arrastra a más gente a interesarse por una película minoritaria que habla de temas importantes mejor que mejor.

Eso sí, los Oscars de mejor música y mejor canción nadie se los pudo arrebatar a quien los merecía, y era “La La Land”. Personalmente me parece que la canción “Audition (The Fools Who Dream)” es mucho mejor que la ganadora “City of Stars”, pero bienvenido sea ese Oscar. Les dejo con la interpretación de John Legend de ambas canciones, tiene una gran voz este chico.

¡Feliz semana!

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

¿Te gusta esta entrada?

14
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Nadal

El gesto – Crónica Diario AM 24/04/2017

churchill24 abril, 2017
portada

El Clááááásico – Crónica Diario AM 23/04/2017

Ella23 abril, 2017
portada 2

Gama de grises – Crónica Diario AM 16/04/2017

Ella16 abril, 2017
fotosayer346

El panfleto. Crónica Diario AM 13/04/17

Rockdactor13 abril, 2017
a.espncdn.com

Antes de la tormenta – Crónica Diario AM 09/04/2017

Gimme9 abril, 2017
habitacion_van_gogh

Asimetría – Crónica Diario AM 02/04/2017

Ella2 abril, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM