Crónicas

Desde dentro – Crónica Diario AM 19/02/2017

Desde dentro – Crónica Diario AM 19/02/2017
Ella

 

Querid@s Damistas:

El martes pasado esta cronista presenció en directo con estos ojitos el 4-0 que el Paris Saint-Germain le inflingió al todopoderoso Barça en el Parc des Princes. Y esta misma cronista les va a contar cómo fue la cosa desde dentro.

 

Fin… o no

El compañero Culle ya les contó hace un par de días lo que él pensaba de la cosa. En cierta manera, Culle afirma que lo que pasó el 14 de febrero en París marca el fin de ciclo que empezó con Guardiola (versión entrenador) allá por 2008. Si se me permite discrepar, la experiencia me ha enseñado con los cambios de ciclo uno los descubre con tiempo y distancia. Quizás este 4-0 es un punto de inflexión, o quizás no. De la misma manera que la eliminación del Barça por el Bayern de Munich con un parcial de 7-0 finalmente no supuso el fin de los títulos europeos para los catalanes, lo mismo este 4-0 puede no significar el fin de una era de éxitos. Para saberlo habrá que esperar como mínimo tres o cuatro años para confirmar una bajada sustancial de nivel. Entonces sí podremos saber si esta derrota fue un bache en el camino o si fue algo más.

 

Prepartido

Como ya les había comentado, conseguí una entrada para asistir en persona al partido de los octavos de final de la Champions en París. La entrada me la agencié por el camino que es más fácil, es decir, en círculos barcelonistas, donde hay menos demanda por ser un partido en el extranjero para la afición visitante. Ello significa que vi el partido en la grada visitante, grada que conozco bien porque ya he estado varias veces en ella. Como alguna vez me han preguntado, que sepan que una entrada visitante valía 75€, y uno está sentado en un córner (en mi caso en el primer piso, pero como el Parc no es muy grande tampoco se está muy lejos del campo si te toca arriba). Intentar conseguir una entrada por la parte parisina era misión imposible…

 

Ésta es la visión que tenía del estadio desde mi asiento

Ésta es la visión que tenía del estadio desde mi asiento

 

Pues bien, antes del partido descubrí que la UEFA se ha puesto muy, muy seria con esto de las entradas, supongo que hartos de tanto cachondeo. A partir de ahora no sólo uno se presenta con la entrada en la mano para el partido, sino que además tiene que llevar obligatoriamente una pulsera personal. Esta pulsera te la entregan en el momento de recoger tu entrada, que está a tu nombre y para la que hay que presentar un documento de identidad. Te ponen la pulsera en la muñeca sin preguntarte si te parece bien y ale, hay que ir hacia el estadio con las dos cosas.

 

La pulsera que te ponen ahora, bien apretada para que cueste sacársela

La pulsera que te ponen ahora, bien apretada para que cueste sacársela

 

Evidentemente, una vez llegas al estadio en cada punto de control de la entrada te piden que enseñes la pulsera, o sea que si le compras una entrada a un listillo y no te da la pulsera vas a ver el partido por la tele… Además, se me ocurrió preguntar por qué era así ahora y me dieron largas…

Me fui para el Parc y estuve sacando algunas fotos para ustedes y para este post. Se sentía la emoción en el ambiente, y prudente como soy llegué pronto para no encontrarme con colas a la entrada y que llegaba con el partido recién empezado (que me ha pasado ya). Por suerte, como ya les he contado otras veces, el PSG se ha puesto más serio, se ha profesionalizado y ahora organizan mejor las cosas que hace unos años.

Respecto a los visitantes, hace tres o cuatro años el acceso era un desastre, todo estaba viejo y se tardaba mil años en dar la vuelta al estadio, entrar, ser cacheado, etc… Ahora ya no, y es que se les ha ocurrido construir un acceso especial, separado de la multitud para evitar rifirrafes antes del partido, donde las cosas se hacen de manera rápida. Eso sí, han multiplicado por dos los controles a la entrada, no sé si será por los atentados, por la UEFA o por todo junto, pero tener que enseñar la entrada y la pulsera como seis veces, incluso a una distancia de diez metros entre control y control, son muchas veces. No sólo eso, si no que había dos puntos de control con gente del Barça, gente catalana que estaba allí recibiendo a los culés viajeros y pidiendo ver la entrada, la pulsera y las mochilas (aunque la seguridad ya te hubiese cacheado).

Aunque no lo parezca, ahí mismo está el Parc des Princes

Aunque no lo parezca, ahí mismo está el Parc des Princes

Aquí ya empiezan a separar a las dos aficiones (antes del partido)

Aquí ya empiezan a separar a las dos aficiones (antes del partido)

 

Antes del partido estaba la culerada de lo más contenta. Yo llevaba mi bandera uruguaya para apoyar a Luisito, que no a Cavani, porque esta vez iba con el Barça, y no con el PSG (no me llamen luego gafe en los comentarios que está feo, eh). Resulta que el tema de las banderas está difícil con el Barça: ya saben que existe una corriente independentista catalana más numerosa desde hace unos años, y oía muchos comentarios de personas preocupadas por si iban a poder entrar con sus banderas independentistas o no.

Fue gracioso porque descubrí la cantidad de ideas que tiene la gente para saltarse las normas… Hubo uno, francés pero empeñado en entrar con una estelada, que se escondió la bandera doblada en el cogote, aprovechando que es invierno y que íbamos todos bastante tapados (aunque no hizo mucho frío al final). Hubo otra, una chica bretona a la que un amigo mío, muy generosamente, se ofreció ayudar y guiar, que encontró un sistema aún mejor: su mochila era una estelada, y claro, no le iban a quitar la mochila donde llevaba sus pertenencias y dejarla sin nada… Eso sí, la seguridad, dubitativa, estuvo llamando por el walkie talkie con urgencia porque le abrieron la mochila independentista y descubrieron, oh sacrilegio, una bandera croata, y vayan a saber por qué no le dejaban entrar con una bandera oficial de un país. Yo creo que lo hicieron por lo de la mochila estelada, para quitarle algo… Yo iba con mi bandera uruguaya (eso sí, en el fondo de mi bolso), y nadie la vio, nadie dijo nada y tan contenta me quedé yo un par de horas con la bandera colgada del cuello. Hubo uno de la seguridad, eso sí, que me frena y dice “¿y a ti no te han quitado el bolso?” (sí, soy una de esas personas que va con un bolso grande con mil cosas dentro), pero yo puse cara de cordero degollado y con la mejor de mis sonrisas pasé el control tan ricamente. Me van a quitar a mí el bolso, ¡ja!

 

Unos catalanes que no conocía de nada, pero no se quejaron de la foto

Unos catalanes que no conocía de nada, pero no se quejaron de la foto

Aficionados barcelonistas franceses (ya dentro del estadio, en el acceso exclusivo visitante)

Aficionados barcelonistas franceses (ya dentro del estadio, en el acceso exclusivo visitante)

 

Como detalle quedará para el recuerdo el barcelonista polaco que me preguntó si yo era griega, por la bandera que llevaba a la espalda. Tardé en entender por qué me preguntaba, y con un tono no demasiado simpático le tuve que decir que la bandera era de Uruguay, no de Grecia…

 

En el momento de sacar la foto a estos barcelonistas polacos (eran tres), no me di cuenta de que el colega de la izquierda estaba "confraternizando" con la afición rival... Este mismo colega es el que me preguntó si era griega. Sin comentarios...

En el momento de sacar la foto a estos barcelonistas polacos (eran tres), no me di cuenta de que el colega de la izquierda estaba “confraternizando” con la afición rival… Este mismo colega es el que me preguntó si era griega. Sin comentarios…

 

El partido

Como les decía, me tocó un asiento con vistas decentes, dentro de lo que cabe al tratarse de un córner. Imagino que much@s de ustedes ya han visto algún partido de fútbol en un estadio de tamaño un poco grande, y ya se sabe que las cosas cambian mucho respecto a la televisión. 

Entusiasmo barcelonistas, evidentemente antes del partido

Entusiasmo barcelonista, evidentemente antes del partido

A no ser que uno esté sentado en el equivalente de la tribuna presidencial, se tiene una vista incompleta del terreno de juego. Habrá cosas que se verán muy bien y de cerca, y luego habrá todo el resto que te perderás. En este caso en concreto, no sé si se enteraron que el partido del martes pasado fue excepcional por el tema de los hinchas, y es que por primera vez desde 2012 se dejó entrar (de nuevo) a los radicales del PSG. Estos radicales habían sido expulsados por gamberros (que lo son y mucho), pero desde entonces el público del Parc no había sabido animar, y hasta los mismos jugadores del PSG pidieron que volviesen, para alegrar un poco el ambiente. 

Dicho y hecho, los radicales, que estaban evidentemente en el lado opuesto a los aficionados visitantes, la verdad es que hicieron cosas bastante emocionantes que supongo que vieron por la tele, pero les dejo aquí fotos del momento en directo:

"Jugad como guerreros, vuestros soldados os apoyan"

“Jugad como guerreros, vuestros soldados os apoyan”

"Juntos somos invencibles" (La frase resultó ser el resumen perfecto del partido)

“Juntos somos invencibles” (La frase resultó ser el resumen perfecto del partido)

En mi caso, conocía a varias de las personas que pululaban por la grada visitante, pero no sé por qué me dio por ir a mi aire, me senté en mi sitio y no tuve a nadie al lado durante el partido, ya que mis amigos y conocidos se juntaron todos abajo del todo, y se quedaron de pie. Ello hizo que me viese obligada a hablar con desconocidos para comentar la jugada, y la verdad es que siempre me ha encantado eso, el poder unificador del deporte. No conoces a esas personas, probablemente no tienes nada en común, y sin embargo estás allí hablando con ellos, como si llevases toda la vida. Así conocí a un grupito de españoles (no catalanes) barcelonistas que se habían venido a París por el partido, y me supo fatal por ellos cuando se acabó, por el disgusto que se llevaron con el viaje para un 4-0…

Los polacos dándolo todo

Los polacos dándolo todo

No les voy a contar el partido porque ya lo vieron. El resultado es justo (y aún gracias para el Barça que no acabó 5-0), y a estas alturas todo el mundo sabe que nunca nadie en Europa ha remontado un 4-0. Lo que sí les diré es lo que estuvimos comentando in situ. En mi caso, ya durante la primera parte pensé “el PSG parece el Barça (le sale todo bien) y el Barça parece el PSG (son malos con ganas)”, y no me equivoqué… Matuidi, un jugador que me encanta como ya les he dicho muchas veces, a veces tiene días muuuuuuy malos, y sin embargo el martes estuvo de Balón de Oro. Lo mismo podría decir de Rabiot, un jugador que no está mal pero tampoco es espectacular, y que sin embargo durante el partido contra el Barça estuvo de diez. Seguramente hubo alguno más, además de Di María o Draxler, que estuvo muy bien, pero desde mi posición es lo que pude apreciar, y no he querido leer a los medios de (in)comunicación para que no me contaminen con sus opiniones.

Nunca me había fijado mucho, pero la verdad es que la cantidad de fotógrafos y periodistas en un partido de éstos es impresionante

Nunca me había fijado mucho, pero la verdad es que la cantidad de fotógrafos y periodistas en un partido de éstos es impresionante

Del lado Barça Messi estuvo desaparecido, y me duele escribirlo porque, como muchísima gente, pienso que es el mejor jugador que he visto y veré, y tener la oportunidad de verlo en directo y que tenga un mal día pues da rabia. Ni siquiera Luisito, a pesar de llevar yo la bandera uruguaya, estuvo acertado. A mi alrededor, en directo, el que se llevó la peor parte sin embargo fue André Gomes, al que los aficionados culés que me rodeaban le hubiesen puesto un lacito y lo hubiesen regalado ahí en directo al primero que pasase (que no digo que el chico hiciese un buen partido porque me perdí todo el centro del campo, pero como siempre digo, no se va a condenar a un tío por un partido, esto es una carrera de fondo). 

Ya en la segunda parte, absolutamente espectacular del lado parisino y absolutamente desastrosa del lado catalán, empezaron a oírse críticas hacia Luis Enrique, y ahí tampoco estuve yo muy de acuerdo. Antes de que me linchen en los comentarios (que les conozco y alguno me pegará bronca), déjenme explicarme.

Entrada a la tribuna visitante, como ven está bien hecha

Entrada a la tribuna visitante, como ven está bien hecha

No digo que Luis Enrique estuviese acertado el martes porque no lo estuvo, eso es obvio. Sin embargo, el PSG tuvo uno de esos días en los que le sale a uno todo bien, y es muy difícil luchar contra eso, vaya por delante. Lo segundo, y que no le he oído a nadie (excepto a mí misma), es que en diciembre pasado en París estaban enterrando ya a Unai Emery, diciendo que si es mal entrenador, que no se entera, que no vale, etc… Sin embargo, ¡sin embargo! nadie dice la obviedad, y es que Emery será nuevo en la liga francesa pero la liga española se la conoce al dedillo, y el martes pasado él sabía muy bien a quién tenía delante, y actuó en consecuencia. Por tanto, creo que el resultado es más mérito del PSG (y de Emery, y de Di María y el resto) que demérito de Luis Enrique (o de Messi, o de André Gomes o del resto).

Eso sí, que estos jugadores del Barça tendrían que haberles bailado a estos jugadores del PSG y no lo hicieron también es cierto. Y que para el partido de vuelta tendrán que ponerle los culés unos cuantos cirios a Santa Rita, patrona de los imposibles, también va a ser así. 

Aunque ya se lo imaginan, les puedo decir que cada gol del PSG fue como una puñalada en la grada visitante, y con el 3-0 hubo un derrumbe general. Ni les cuento las caras al final del partido, ni se las cuento…

 

Postpartido

Una de las mejores enseñanzas de la vida es que, incluso en las peores circunstancias, uno ha de intentar sacar algo positivo. En mi caso, les puedo contar que viví un momento muy emocionante acabado el partido.

Los jugadores del Barça no se acercaron a la grada visitante a saludar, lo cual es comprensible por si se llevaban algún pitido (que no creo, pero nunca se sabe). Sin embargo, después de que el equipo visitante ya se hubiese ido, los jugadores locales decidieron hacer una vuelta de honor, porque lo de ganarle al Barça 4-0 no es algo que se hace todo los días, y cuando fueron hacia el lado donde había la grada visitante me encontré que todo el mundo a mi alrededor estaba aplaudiendo (no se ofusquen, yo también aplaudía, pero es que yo tengo una eduación y no voy a un estadio para insultar ni faltarle el respeto a nadie, ni siquiera a un árbitro por muy malo que sea).

Sabiendo lo que había pasado, me sorprendió gratamente ver que todos esos aficionados barcelonistas se pusieron de pie y aplaudieron sinceramente a los jugadores del PSG, sin insultos, sin malas maneras, sin rencor. Fue muy emocionante, y personalmente me permitió reconciliarme un poco con el ser humano esa noche. 

Como es habitual en estos partidos, se mantiene a los aficionados visitantes en el estadio durante bastante rato, a la espera de que los rivales evacúen el área y así evitar encontronazos y tonterías. Pues bien, y esto nunca en la vida lo había visto (y eso que he visto muchos partidos en directo), cuando ya estaba la afición parisina yéndose, se empezaron a oír pitidos, como de alguien que llama a alguien. Instintivamente, la gente de mi alrededor y yo misma nos girábamos hacia donde venían los pitidos, y qué horrible fue descubrir que, de hecho, eran unos energúmenos que llamaban a los aficionados culés para hacerles peinetas e insultarles.

Aquí la famosa red para separar ambas aficiones

Aquí la famosa red para separar ambas aficiones

Imbéciles hay en todos sitios, en París, en Barcelona y en Tombuctú. La pena es cuando te los cruzas… Estos imbéciles, que no eran ni uno, ni dos, ni cinco, ni diez, estaban quedándose en sus asientos con ganas de insultar, y el servicio de seguridad tuvo cierta paciencia hasta que no pudo más y los sacaron de los asientos para alejarlos de los culés. No contentos con eso, siguieron insistiendo por los pasillos del estadio, pero como les he dicho más arriba en el PSG han hecho bien las cosas, y los visitantes salen por un sitio aparte en el que ni siquiera ven a los otros espectadores.

Aquí los últimos rezagados que se quedaron para insultar

Aquí los últimos rezagados que se quedaron para insultar

A la salida del estadio nos hicieron esperar un rato más, probablemente porque había energúmenos esperando detrás de la puerta, y ello me permitió escuchar a mi alrededor comentarios en francés, en catalán, en castellano… resumiendo el partido. En concreto recuerdo un chico que estaba recordando el 4-0 contra el Bayern diciendo: “es que esto no es lo mismo. Que te meta un 4-0 el Bayern, o el Milan en la final, sabes que son equipos muy fuertes, pero que te lo meta el PSG…”. Yo me callé porque no conocía al chico de nada, pero aquí diré mi opinión: a mí me parece mucho más traumatizante llevarte un 4-0 en una final, de lo que sea, que un 4-0 en un partido de ida en octavos, de lo que sea. Si te eliminan en octavos por algo será, lo aceptas, te callas y te vas para casa. Si te clavan un 4-0 en una final eso se te queda para toda la vida clavado en el corazoncito herido, y si no que hablen los culés en el foro y que me digan si lo del 4-0 contra el Milan está olvidado o no… 

Saliendo me reencontré con un amigo, el cual decidió que el culpable de todos los males era Luis Enrique. Cuando por fin nos dejaron abandonar el recinto nos encontramos con una fila de policías que nos acompañaban a lo largo de toda la calle, y es que al final, en la esquina, había un bar donde algunos energúmenos habían decidido apostarse para continuar insultando. Eso está muy feo…

Parc des Princes vacío

Parc des Princes vacío

Pues bien, allí estaba un grupo de cinco o seis borrachos buscando problemas, y pasó algo gracioso. Uno de estos animales (y que me perdone todo el Reino Animal) decidió que tenía ganas de fiesta, y se acercó demasiado a los culés, diciendo cosas poco amables. A un policía se le acabó la paciencia, pero no a un policía cualquiera… Conocen esa expresión, casi siempre para un hombre, en que se dice “es un armario”, haciendo referencia a una gran altura y unos hombros muy anchos… Pues bien, yo nunca había visto un armario de verdad hasta ahora: ese policía era de un tamaño de armario pero de verdad. Total, que ese mismo policía-armario decidió ocuparse del borracho que la estaba liando más, y no corto ni perezoso lo agarra por el cuello, lo lleva marcha atrás unos diez metros, y lo aplasta contra la ventana exterior del restaurante.

No tengo ni que explicarles que el borracho casi se hace pipí encima… Mientras tanto, otro policía se acerca lentamente hacia su compañero, yo creo que más que nada para mirar porque el policía-armario ayuda no necesitaba. El policía-armario decide que el borracho ya debe de estar suficientemente asustado (que lo estaba, aún me estoy riendo de su cara), y se gira y lo deja allí. Evidentemente, el borracho, más toontoooooo que hecho de encargo, se pone a caminar detrás del policía-armario diciéndole cosas feas pero bajito, para provocar sin más, y el policía-armario no le hace ni caso y vuelve a su fila. 

Evidentemente la afición parisina es una fiesta, y veo como los culés a mi alrededor han retirado ya las banderas y camisetas para camuflarse discretamente en la masa, por lo que pueda pasar.

Al día siguiente me encuentro esto encima de mi mesa en el trabajo:

 IMG_9351

 

Los aficionados del PSG, los de verdad, los que saben, han calificado el partido como el mejor partido de su historia, lo cual dice mucho. Si tu mejor partido de la historia es en octavos de final, y ni siquiera estás clasificado, significa que mucha historia y muchos títulos no tienes. Por otra parte, estuve comentando la jugada con mi jefe, que no es aficionado del PSG pero como sabía que yo había ido al campo le apetecía hablar conmigo del tema, y me hizo una reflexión que yo también tenía en la cabeza: “más le vale al PSG ganar la Champions, porque si hacen esto en octavos para luego en cuartos hacer el ridículo, para eso que dejen pasar al Barça y no la líen”.

Será interesante ver lo que hace el PSG contra Toulouse esta noche (21h, hora parisina). Está claro que el martes todos los jugadores del PSG salieron a darlo todo por una vez en su vida, con excelentes resultados, a ver si pueden volver a darlo todo cuando hay menos emoción…

Está claro que el PSG tiene un pie y casi el segundo entero en cuartos de final. Lo único que puede hacer el Barça es, en el partido de vuelta, marcar un gol en los primeros quince minutos, llegar al descanso con 2-0 ó 3-0, y a partir de ahí confiar en Santa Rita porque además no puede recibir ni un gol, pero ni uno. Visto el partido de ida, el PSG merece más estar en cuartos de final que el Barça, pero les diré que hay una parte en mí de humor negro a la que le encantaría que el Barça se clasificase, porque las risas que me iba yo a pegar (por dentro) en las calles de París, en el metro y en el trabajo iban a ser históricas. Pero bueno, no va a pasar y quedará ver con quien se las ven en cuartos, que ése es otro tema para otro post. 

 

Fundido y negro

Les dejo con rock’n’roll del bueno, porque esta última semana escuché un poco de Jerry Lee Lewis y me dije: “Ella, ésta para el domingo”. O sea que espero que la disfruten y le den un poco de alegría al cuerpo bailando, que no viene mal. La semana que viene les traeré mis pronósticos para los Oscars, que son dentro de una semana precisamente. De momento he visto las siguientes películas nominadas, por si quieren que las comentemos en el foro: “La La Land”, “The Arrival”, “Hell or high water”, “Captain Fantastic” y “Moonlight”. Quedan varias por ver, sobre todo la de “Manchester by the sea”, que promete. “Moonlight” me ha dejado hecha papilla, no digan que nadie les avisó…

 ¡Feliz semana!

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

¿Te gusta esta entrada?

12
Crónicas
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Crónicas

Oracle

Copa América 2017 – Crónica Diario AM 26/06/2017

churchill26 junio, 2017
Portada

Kílian y nada más – Crónica Diario AM 25/06/2017

Ella25 junio, 2017
Los problemas del city_Portada

Los Problemas del City de Pep. – Crónica Diario AM 24/06/2017.

Ankor24 junio, 2017
VIdondo

Iñigo Vidondo, el rápido de Vitoria. Crónica Diario AM 22/06/17.

Rockdactor22 junio, 2017
verdad-mentira

¿Qué es la verdad? – Crónica Diario AM 21/06/2017

TaichoXela21 junio, 2017
Oracle

Copa América – Crónica Diario AM 19/06/2017

churchill19 junio, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM