Aportación Propia

¿Cuánto dura lo eterno? – Crónica DiarioAM 16/12/2016

¿Cuánto dura lo eterno? – Crónica DiarioAM 16/12/2016
graunch

La perífrasis verbal de lo prohibido, la verborrea de perdices revoloteando en el ocaso del cuento, el rock and roll de las escaleras deshechas de saliva, el sexo vespertino en el cementerio de estrellas, los puntos suspensivos, las oportunidades, el check in de los sueños, el ardor del tequila en vasos de plástico, las cadenas, la dignidad, lo relativo y lo siniestro. ¿Cuánto dura lo eterno? ¿Las promesas por el cambio? ¿Las ganas y las fuerzas? Me cansa lo poéticamente correcto y la similitud de las diferencias entre todas nuestras indecisiones.

 

otono-gif4_

 

Ha vuelto a ganar el Balón de Oro Cristiano Ronaldo. Otra vez. Algo completamente imprevisible, ¿verdad? ¿Cuánto tiempo seguirá durando este duopolio lamentable que jerarquiza las ilusiones y las cualidades en el mecenazgo de quien menos lo merece por encima de aquellos que arrastran sus cuerpos y sus almas en un tablero de césped y tiza para entretener más allá de sus posibilidades a los que tienen menos dinero para pagar por el fútbol?

 

La grandeza, la elegancia, el orgullo y la honorabilidad es algo que cada día brilla más por su ausencia y por la falta de decoro que existe cuando nos bajamos las bragas para vender el corazón al postor que más billetes nos ofrezca cotizando a nuestra baja.

 

 1322417383_extras_mosaico_noticia_1_g_0

 

Entiendo que después de haber apostado hasta las entrañas por un modelo, por un estilo y por una forma de vida- como es la de ser futbolista- puede llegar a resultar difícil decir que se acabó, que ha terminado este ciclo, que ya no puedes, que de repente formas parte más de la farsa que del espectáculo, que en este noviembre por primera vez el frío cruje tus huesos; practicar el desapego a la parafernalia, a la desventura del folclore de ochenta mil personas gritando tu nombre, a la incertidumbre de qué ocurrirá mañana, si no valgo para esto.

 

La demora para posponer un final, tan solo sirve para acercar el apocalipsis. Casillas (el Gran Íker, el Salvador, el Santo) acabó siendo pitado en un Bernabéu que veneraba sus manos como si Cristo estuviera lavándoles los pies; ahora cuentan que vuelve a ser leyenda en la todopoderosa Primeira Liga Portuguesa. A Raúl (don Raúl González Blanco) le recuerdo calentando banquillo, de suplente circunstancial, de deriva en las noches de fiesta- futbolística-, de amateur retirado en los dieciseisavos de la Copa del Rey, por la escasez de obediencia a un público que- no por añejo, sino por insuficiente- ya no aplaudía sus goles como en antaño hacía con sus fallos. Robinho, Ronaldinho, Adriano… y una larga lista de profesionales que fueron capaces de llenar de gloria los ojos de los aficionados y sus bolsillos de monedas de oro, y no tuvieron la sensatez o la nobleza de asumir el decaimiento de su forma- no siempre por sobrepasar una edad determinada- antes de rozar el ridículo a orillas de un océano que les ahogaba cada vez que nadaban en un terreno de juego.

 

casillas-ok-644x362

 

No estoy aquí para analizar quién sí, quién no, quién más o quién menos sería el arquetipo idóneo para alzarse con el título de supuesto mejor futbolista del mundo. Estoy seguro de que alguno de mis compañeros lo harán de una manera muchísimo mejor y más fiable de lo que podría llegar a intentarlo yo. Soy poeta, no periodista. Lo que sí me planteo es si yo sería capaz algún día de levantar un premio que no me mereciera. Cuando ya no tenga esa capacidad de desborde- en la escritura-, cuando los versos me salgan torcidos en un papel en blanco, cuando el tic tac del reloj empiece a agobiarme y me sienta más cómodo viendo a los demás subrayando las rimas más importantes de mis libros antiguos, antes que crear un Best Seller con las imágenes de los poetas que mintieron sobre el sentido de la libertad y sus ansias hedonistas. ¿Qué entenderás tú, si no la conociste a ella? ¿Qué sabrás tú sobre el amor, escombro de poeta? Contaba un día de aquella mujer con los ojos más grandes que ha inventado cualquier dios endemoniado.

 

142888-944-550

 

“La humedad es algo que se seca y que se olvida”, decía el maestro Sabina. Continuaba con un “la muerte es solo la suerte, con una letra cambiada”. A veces, cuesta, es duro, se enfrenta el ego y la necesidad por seguir siendo quien fuiste (o lo que fuiste) contra la resistencia para que el corazón siga palpitando, con la solidez de que la mente mantenga más ejército que el coraje y que las ignominiosas manos del funambulista y estercolero tiempo no arruguen las pasiones que un día emborrachaba la piel tan solo con tocarla (en este caso, una pelota).

 

joaquin-sabina-conciertos-644x362

 

No. No estoy de acuerdo en que siempre ganen los mismos; en que el cambio cambie cada vez que se le necesita; en que se premie el pasado y no el presente; en que se recuerde lo que ya no está pasando; en anquilosarnos en el amor perpetuo hacia una figura que en estos momentos no nos proporciona la misma alegría que nos regalaba en otras temporadas.

 

Ahí os dejo el debate. Vosotros sois los expertos. Yo, tan solo, un viejo poetastro (y poetrasto) con las horas contadas en un paquete de tabaco.

 

 

Para terminar, os dejo un TEMAZO (en mayúsculas) que creo que puede erizaros hasta el hígado, tan solo con escucharlo una sola vez.

 

Salud y rock and roll

 

Graunch

¿Te gusta esta entrada?

14
Aportación Propia

More in Aportación Propia

Nadal

El gesto – Crónica Diario AM 24/04/2017

churchill24 abril, 2017
portada

El Clááááásico – Crónica Diario AM 23/04/2017

Ella23 abril, 2017
portada 2

Gama de grises – Crónica Diario AM 16/04/2017

Ella16 abril, 2017
fotosayer346

El panfleto. Crónica Diario AM 13/04/17

Rockdactor13 abril, 2017
a.espncdn.com

Antes de la tormenta – Crónica Diario AM 09/04/2017

Gimme9 abril, 2017
habitacion_van_gogh

Asimetría – Crónica Diario AM 02/04/2017

Ella2 abril, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM