Aportación Propia

“Le debemos una oportunidad a Donald Trump”- Crónica Diario AM 11/11/16

“Le debemos una oportunidad a Donald Trump”- Crónica Diario AM 11/11/16
graunch

La cuenta atrás ha comenzado. Aún no sabemos para qué, ni cuándo llegará la hora, tampoco dónde empezará todo, ni siquiera cuánto nos afectará el efecto de quien ejecuta a miles de kilómetros. Lo que sí está clara, y quizá otra cosa no, es la expectación que se ha creado alrededor del mundo con la victoria en las elecciones americanas del empresario multimillonario Trump.

 

fotonoticia_20161109092002_640

 

Como todo, como siempre, cada cual sabe por qué y de qué forma; creo que nadie nunca debe intentar convencer a nadie de su ideología, por lo que abrir un debate sobre la licitud, la potestad o el motivo por los que nuestro amigo Donald es el nuevo Presidente de los Estados Unidos de América, me parece innecesario, subversivo y a destiempo. Si participamos en el juego de la Democracia, simplemente nos queda aceptar las normas, asumir los desenlaces y ser consecuentes con las decisiones plurales. O, también, con ganas, fuerza y honor, intentar cambiar las reglas de un tablero impuesto por quien sabe que terminará ganando la partida. Si me permitís la imprudencia, Platón comentaba que la Democracia no era más que la dictadura de la mayoría. Tal vez, no sea la mejor forma de conceder legitimidad a quien se encargará de gobernar un país o la humanidad entera. A fin de cuentas, no todas las personas entienden la vida de la misma manera. Y, decía aquel, que no todos los pensamientos tienen que ser respetables. Hasta Hitler tenía una idea, y no por eso era válida. Quizá, el error consista en confiar y fomentar un Sistema con orgullo y convicción, cuando lo absurdo es lo genérico y lo fundamental comienza a ser absurdo.

 

No obstante, esta publicación no tiene nada que ver con el análisis a posteriori de los resultados de los comicios norteamericanos. Yo quería hablaros de sus formas tan dignas de perder y de sus ademanes tan elegantes de ganar. Sí, porque me dan igual sus nombres y sus apellidos, tenemos mucho que aprender todos de todos, incluidos de aquellos a los que nunca añadiríamos en la lista de personas a las que admirar.

 

obamadeclaraciones

 

Obama, comprendiendo su pesar a la finalización del proceso electoral, llamó al nuevo presidente electo para regalarle sus felicitaciones e invitarle- gustosa o disgustadamente- a la Casa Blanca para entablar las primeras conversaciones para la transición del traspaso de poderes. Al día siguiente, compadeció para declarar en una rueda de prensa, y, admitiendo la derrota y el dolor que le producía, comentó que le emocionaba que en esa toma de contacto con Trump, entendió que- a su manera, fuere la que fuere- Donald quería lo mejor para su país; que ahí nadie era ni sobre todo demócrata, ni sobre todo republicano, sino sobre todo estadounidenses, y que, unidos, conseguirían llegar donde que quisieran.

 

0199

 

A mí, personalmente, se me caen dos lagrimones cuando escucho estas afirmaciones. No sé por qué, recordé inmediatamente el encuentro de la temporada pasada, entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid, donde los merengues perdieron en el Bernabéu por un gol de Griezmann, donde Cristiano Ronaldo comentó públicamente- de manera textual- que: “si todos estuviesen a mi nivel, estaríamos los primeros”. ¿Imagináis que Barack hubiese dicho que: “si todos los americanos fueran inteligentes, nos hubieran votado a nosotros”? De manera jerárquica, grosso modo, y salvando las distancias, no llegan a diferenciarse tanto la estructura de un equipo de fútbol, con la teórica organización de un gobierno. Hay quien lo lidera- llámese entrenador o primer ministro- y lleva a cabo todas las estrategias que considere oportunas para conseguir el mayor rendimiento, y hay quienes- públicamente- han de poner en práctica las decisiones aplicadas por quienes realmente tienen la facultad y autoridad suficiente para ejercerlas- por designación del dueño de un club o por el consenso de la población de una nación-. Puedes estar más o menos de acuerdo, comentarlo, expresarlo e incluso promulgar mociones para realizar el cambio que tú presupones necesario, pero echar mierda sobre quienes estimas inferiores o equivocados, solo te demuestra ser un ente mezquino, ruin y miserable.

 

56d22128db448

 

Hillary Clinton comentó- en la frase que da nombre a esta crónica, con la que os habréis llevado las manos a la cabeza (cumpliendo su intención)- que “todos le debemos una oportunidad a Donald Trump”. Sinceramente, con dos cojones. Yo caigo en la batalla, pero soy una señora de los pies a la cabeza. Ese es el espíritu competitivo que todos tenemos que llegar a tener algún día. ¿Cuántas veces hemos escuchado a mediocres anodinos, como Jose Mourinho o algunos otros compañeros de profesión, afirmar que el partido no lo ha ganado el mejor, o que si han perdido ha sido por culpa de otro? Si algo estoy admirando este año de Luis Enrique es que, en cada mal resultado, confirma la supremacía del adversario durante los noventa minutos en el terreno de juego, y me repugnan aquellos que excusan su fracaso en el fracaso de otros, o en la inferioridad moral de aceptar una derrota sesgando el mérito del contrincante.

 

No recuerdo una mala palabra de don Andrés Iniesta infravalorando la capacidad de ningún equipo al que se han enfrentado, hayan perdido o hayan ganado, hayan sido beneficiados o perjudicados. Hay que afrontar los resultados tal y como son; sin juicios paralelos, sin criterios de discordia, ni pataleos de niños de ocho años protestando por no haber sido lo suficientemente bueno, como para ser bueno.

 

pique-pronunciando-discurso-ante-camp-nou-abarrotado-que-rio-lindo-con-alusion-1433712935091

 

No. Hay que desterrar la vulgaridad del fútbol, premiar a los honestos, el fair play de la palabra y castigar la falta de profesionalidad de quienes cantan que con Kevin Roldán empezó todo.

 

Creo en un mundo bondadoso. Bondadoso y necesario. Tenemos que aprender a perder, a ganar, a sufrir, a llorar, a pedir perdón, a dar las gracias y a entender que no todo lo que acaba termina, ni todo lo que termina acaba siendo justo. Al fin y al cabo, la única diferencia entre un loco y un genio, es el éxito. Aprendamos del fracaso.

 

 

Como siempre, me gusta despedirme con un buen temazo, para desearos un buen fin de semana. ¡Disfrutadlo!

 

Salud y rock’n’roll

 

Graunch

¿Te gusta esta entrada?

9

More in Aportación Propia

portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016
1421355142930_lc_galleryimage_atletico_s_fernando_torre

Aquellos maravillosos años – Crónica Diario AM 18/11/16

graunch18 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM