Crónicas

Doctor Jekyll y Mr. Hyde – Crónica Diario AM 09/11/2016

Doctor Jekyll y Mr. Hyde – Crónica Diario AM 09/11/2016
TaichoXela

¡Buenas DAMistas!

¡Largaros de aquí!

¿Que tal estáis hoy?

¿Creéis que me interesa?

 

Como podéis comprobar, parece que tengo un pequeño trastorno de la personalidad…

 

Hoy quiero hablaros de forma breve de Doctor Jekyll y Mr. Hyde.

No creo que necesiten mucha presentación.

El Doctor Jekyll es un científico que crea una poción que separa su lado más humano del lado más malvado del ser humano. Al tomarse esa sustancia Jekyll se convierte en Edward Hyde, alguien capaz de cometer los crimines más atroces.

drjekyllmrhyde_01

La novela de Robert Luis Stevenson trata del trastorno disociativo de la identidad (comúnmente llamado trastorno de personalidad múltiple). Más allá de que una persona tenga dos o más personalidades opuestas entre sí, también trata del bien y el mal que existen dentro de cada uno.

 

¿Por qué digo todo esto

A veces viendo ciertos partidos de fútbol, se podría decir que hay equipos que tienen complejo de Doctor Jekyll y Mr. Hyde, a falta de un nombre mejor.

¿Nunca habéis visto un equipo que en un tramo del partido parece un equipo diferente?

 

Todo esto viene a raíz del partido jugado el domingo pasado en el Sánchez Pizjuán entre el Sevilla y el Barcelona.

En ese partido pudimos ver las dos caras de la moneda en ambos equipos.

 

En la primera parte el Sevilla dominó el partido. Tenía la posesión del balón y las mejores opciones de gol. Cortaban los balones rivales y recuperaban los balones antes que sus oponentes. Con un gran derroche de esfuerzo y ganas, eclipsaron al Barcelona. Los culés se vieron superados en cada balón, incapaces de aguantar el balón ni de trazar jugadas de peligro más allá de alguna jugada aislada. Los hombres de Sampaoli anularon por completo a los de Luís Enrique que parecía que no se hubieran enterado del inicio del partido.

No obstante el marcador solo reflejaba empate a un gol, gracias a una única jugada aislada de las botas de Messi.

1478455238_713489_1478464460_noticia_normal

En la segunda parte, los jugadores azulgranas salieron con fuerzas renovadas, con otra mentalidad, con las ideas claras. Empezaron a hilvanar sus jugadas con facilidad y sin contratiempos. Los jugadores hispalenses notaron el cansancio de la presión en sus botas, ya no llegaban al balón con antelación, eran incapaces de cortar jugadas ni de anticiparse a sus rivales. El vendaval culé empezó a asediar la portería del equipo local y finalmente el gol de la victoria llegó, pero las ocasiones no terminaron allí y duraron hasta el final del partido.

¿Cómo fue posible que ambos equipos cambiaran tanto?

 

¿Directrices del entrenador? ¿Cambio táctico? ¿Charla inspiradora? ¿Pundonor? ¿Casualidad? ¿Recuperación de fuerzas? ¿Decisión de los propios jugadores?

¿Qué lleva a un equipo a mostrar dos caras totalmente diferentes en un partido?

 

En el caso azulgrana fue una semana donde presentaron ambas facetas.

Durante el partido ante el Manchester City empezaron siendo el Doctor Jekyll durante la primera parte pero tras el descanso desconectaron y mostraron lo peor que puede ofrecer el equipo que se convirtió en el temible Mr. Hyde.

En cambio en el campeonato domestico, empezó enseñando su peor cara, su peor actitud, su peor personalidad, para dar un cambio radical tras la media parte, afloró toda la genialidad del Doctor Jekyll que apareció para salvar al equipo de sus propios actos.

ilkay_atti_manchester_city_barcelonayi_devirdi

¿Cómo puede cambiar tanto la actuación de un equipo durante un partido? ¿Cómo puede tener una actitud tan diferenciada y opuesta?

Por otro lado, el Sevilla pasó de hacer un partido perfecto a hundirse, a quedarse en tierra de nadie, incapaces de recuperarse del golpe recibido.

 

¿El Sevilla fue incapaz de hacer su fútbol debido a que el Barcelona supo sobreponerse? ¿O por el contrario el Sevilla cambió su actitud y bajó los brazos dando alas a un moribundo Barcelona?

 

Normalmente en este tipo de partidos, el equipo que reacciona último es el que más evidente es a los ojos de los espectadores, de nosotros, que el otro equipo que también vivió un cambio radical en su juego.

¿Qué puede decir un entrenador a sus jugadores para que transformar a almas en pena en jugadores llenos de vida y decididos?

¿Cómo se cambia la inercia negativa no de un solo jugador, sino de once jugadores a la vez?

 

A veces es evidente el cambio de juego, el dominio del partido, la forma de encarar el encuentro de un conjunto. Otras veces simplemente el cambio radical radica en la capacidad goleadora: de ser incapaces de marcar un gol al arcoíris a transformarse en francotiradores letales que aciertan en el blanco desde cualquier lugar.

Incluso a veces ese equipo inoperante y negado ante el gol se transforma en un equipo goleador poseído por el Brasil de los 70’s.

 

Un de los casos más famosos en los que un equipo se transforma en un equipo diferente es obviamente la final de la Champions League más emocionante jamás habida.

champions-league-imagen

Era el año 2005. Llegaron a la final el AC Milan y el Liverpool. Pronto los italianos empezaron a poner tierra de por medio. Marcaron en el primer minuto de la mano de Paolo Maldini, al final del primer tiempo Crespo culminaría un doblete.

 

Los ingleses se iban al vestuario con un doloroso 3-0. Un partido sentenciado. Una final perdida. Un partido imposible. O por lo menos eso pensaría la mayoría.

¿Qué les dijo Rafa Benítez? ¿Qué conjura se produjo entre los jugadores Reds?

Liverpool's Riise and Gerrard celebrate their first goal during Champions League finals

El Doctor Jekyll encerró a Mr. Hyde en las taquillas del estadio. En menos de quince minutos de la segunda parte se igualó el marcador con goles de Gerrard, Smicer y Xabi Alonso.

Al final ganarían los británicos en los penaltis.

Menos habitual es que a un equipo se le encienda esa bombilla del cambio a mitad de un partido mientras se esta jugando, sin depender del descanso para replantear la situación y buscar soluciones.

Hay ocasiones que un equipo en medio de una crisis, despierta y es capaz de darle la vuelta a una situación a priori imposible. De golpe un equipo es capaz de ser otro equipo, de tener otra personalidad, de cambiar de actitud sobre la marcha a medida que sufre las inclemencias del conjunto rival.

 

¿Es posible cambiar una inercia totalmente negativa con un duro marcador en contra en tan solo veinte minutos?

En la temporada 1997-98 el Valencia CF fue capaz de salir de una espiral de desgracias en un partido que en el minuto 68 iba perdiendo por 3-0. Luis Enrique, Rivaldo y Cáceres en propia portería consiguieron una amplia ventaja para el conjunto azulgrana que no creían que dejarían escapar.

48460451

En el minuto 69 se hizo la luz. El Valencia se transformó en el Doctor Jekyll, oculto, escondido, prisionero durante más de una hora de partido por su versión malvada, negativa, por su propia Mr. Hyde.

Los goles de la remontada cayeron uno tras otro. Morigi, un doblete de Claudio López y finalmente Ariel Ortega, pusieron el definitivo 3-4 en el último partido del tiempo regular.

Es normal que un equipo tenga partidos muy buenos, buenos, malos, nefastos e incluso indiferentes. Una semana son aspirantes a todos los titulos y al fin de semana siguiente se pide la cabeza del entrenador y medio equipo sobra. Como dice Simeone: “partido a partido”. En vez de “cada persona es un mundo”, podríamos decir que “cada partido es un mundo”. Cada partido es diferente, cada rival no tiene nada que ver con el anterior, rachas, trayectorias, diferentes planteamientos… Por eso sorprende cuando podemos presenciar dos partidos tan diferentes en tan solo 90 minutos.

 

¿Cómo planteas un partido en que a la media parte pierdes de varios goles? ¿Cómo levantas la moral de unos jugadores que parecían muertos vivientes sobre el terreno de juego? ¿Cómo devuelves la confianza a unos jugadores que todas las jugadas les han salido mal? ¿Cómo das la vuelta a esa negatividad para que sea positividad? ¿Cómo le inculcas una estrategia y planteamiento revulsivo a un jugador derrotado anímicamente y que se siente fútil?

 

Cambios de jugadores. Un revulsivo. Cambiar la táctica. Quitar defensas. Colocar más jugadores de ataque. Cambio de estrategia. Adaptarse al juego rival.tactica

Hay muchas formas para intentar superar los obstáculos en un partido para hacer que empiece un partido nuevo al salir del vestuario.

01ed52420000044d-2927879-image-m-2_1422345630495

No obstante, en algunas ocasiones las decisiones técnicas son secundarias. Las malas lenguas dicen que Bobby Robson espoleó y animó a sus hombres medio resignado con un: “Jugad como queráis”. ¿Cuanto hay de verdad en ello? Quien sabe.

Lo que esta claro es que un encuentro de vuelta de Copa del Rey del año 1997 dejó el Camp Nou helado, congelado, tras 45 minutos horrorosos en los que el Atlético de Madrid se impuso con un 0-3.

Victor Baia fue un agujero negro, la defensa parecían estatuas y la delantera tenía la pólvora más que mojada. Y por otro lado Pantic estaba en un nivel de forma superlativo, siendo a la postre el autor de los cuatro goles de su equipo.

barcelona_atletico_4_goles

Tras el descanso, la reflexión, las indicaciones técnicas, los cambios (se fue Popescu y Blanc y entraron Pizzi y Stoichkov) y la arenga de Robson, volvió a aparecer el Doctor Jekyll. Como si Jekyll solo pudiera aparecer durante 45 minutos al día, con media parte fue suficiente para que “otro” equipo saltara al terreno de juego para jugar “otro” partido.

En este “nuevo” el equipo barcelonista consiguió marcar cinco goles, los necesarios para acceder a semifinales. Ronaldo, el verdadero, fue autor de un hat-trick. Completaron la remontada, “macanudoPizzi y Figo con un golazo de fuera del área.

El equipo de Robson mostró una cara A y una cara B totalmente opuestas. Dos versiones totalmente antagónicas para el mismo equipo. Blanco y negro. Luz y oscuridad. Cojos y estrellas.

 

¿Cómo se puede pasar de un extremo a otro con tanta rapidez?

¿Cómo un equipo pasa de no crear peligro a ser un vendaval ofensivo?

¿Cómo un jugador en estado de gracia como Pantic de golpe se esfumó?

 

Básicamente he recordado partidos que por una cosa u otra me tocaron de cerca, obviamente siendo culé con el Barcelona de protagonista.

 

¿Recordáis partidos parecidos donde un equipo haya mostrado dos caras tan distintas de forma llamativa?

¿Conocéis casos parecidos? ¿Cúales creéis que son las razones para estas desconexiones de un equipo en racha o en su defecto el despertar de un equipo triturado?

 ¿Conocéis algún otra tipologia de “complejo” o “sindrome” de partidos?

 

Se que son muchas preguntas, y muchas sin respuesta.

 

TaichoXela  

Twitter: @TaichoMaster 

130px-KashimaAntlers

 

“Y así empieza”  

“La verdad es una excusa para la falta de imaginación” 

“¿Desea saber más?” 

 

¿Te gusta esta entrada?

11

More in Crónicas

monchi_15233_1_3391_1

Sevilla y olé Crónica diario AM 09/12/2016

Culle219 diciembre, 2016
resize

Segundas oportunidades – Crónica DiarioAM 07/12/2016

TaichoXela7 diciembre, 2016
week-5

NBA: Semana 5 – Crónica DiarioAM 05/12/2016

gjdeleven5 diciembre, 2016
portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
futbol4

Previa Jornada 14 – Crónica Diario AM 03/12/2016

Ankor3 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM