Aportación Propia

Me gusta lo que haces – Crónica Diario AM 06/11/2016

Me gusta lo que haces – Crónica Diario AM 06/11/2016
Ella

 

Querid@s Damistas:

Hoy mismo empieza la Vendée Globe. Si no saben de qué les hablo, lean este post tan majete que escribí hace un mes.

En Francia está todo el mundo la mar de entusiasmado porque sólo se celebra cada cuatro años, y porque es súpermegaemocionantedelamuerte. Les iré contando, pero no duden en informarse de los progresos de estos héroes. Yo por mi parte le deseo toda la suerte del mundo al catalán Dídac Costa, que aunque probablemente no gane (es su primera participación) sólo el hecho de estar presente tiene todo el mérito del mundo. Este año no participa ninguna mujer, pero si se leen el post que hice en su momento verán que ha habido navegadoras muy molonas.

 SAILING - PRESS CONFERENCE VENDEE GLOBE - FEBRUARY

 

Aventurillas

Ayer hice algo que hay que hacer una vez al año, por lo menos, y es que acabé delante de un partido de fútbol (oficial) entre chavales franceses de 14 años. Yo iba a animar a uno de los adolescentes (porque lo conozco), y acabé pasándomelo pipa. De hecho, el adolescente me ha pedido que le mande este post, porque está aprendiendo castellano en el colegio y quiere ver cómo hablo de él y del partido, o sea que voy a moderar mi vocabulario para facilitar la lectura. 

Ya conocemos el tema: los niños (y a veces alguna niña) se apuntan a clubes de fútbol, organizan ligas infantiles y juveniles y así se forman caracteres y se aprende a jugar en equipo. Pues bien, a pesar del frío, me fui a un campo de fútbol municipal a ver a chavales de 14 años pasárselo bien, pero sufriendo un poco porque los dos entrenadores les decían de todo desde las bandas. 

El partido no empezó a la hora prevista, y fue llegar y “mi equipo” marcó el primer gol: ¡genial! “Mi” adolescente jugaba con el dorsal 11 , el sueño de todo el mundo, jugar de atacante. El que marcó fue otro de los delanteros (el 12), un niño que me hizo reír todo el partido, porque el pobre vivía en un estado de fuera de juego permanente… No había manera, todo el mundo estaba arriba (“mi” adolescente siempre pendiente del último defensor), y en cambio el 12 se dedicaba a ir recogiendo margaritas cinco metros más para allá. Si les digo que me pasé ochenta minutos oyendo al entrenador gritar: “Pepito, estás en fuera de juego!!”, no les miento… 

 

fuera-de-juego

 

Incluso en un momento, uno de los linieres (que era un papá de los niños) levantó la bandera para indicar el fuera de juego, y el 12 se revolvió rebelde: “¡no estaba en fuera de juego!”, y el entrenador, su entrenador, con firmeza le espeta: “sí Pepito, sí, estabas en fuera de juego” (y de tres metros al menos, añado yo). No pude evitar reírme, pero para dentro, que la labor educativa del deporte es muy importante… 

Por cierto, hablando de los árbitros, el de ayer era papá de uno de los jugadores, y no puedo más que alabar su buen hacer, porque estuvo impecable, fue justo, arbitró bien y además educó a los niños, explicando por qué pitaba y calmando a alguno que se pasaba de la rosca. Ya se lo he contado alguna vez, pero lo repito por si acaso: en Francia no se tutea casi nunca a nadie, a no ser que sean familia o amigos. Incluso conozco familias donde los hijos tratan de usted a los padres… Pues bien, ayer había uno, al que bauticé Godín (era defensor), que digamos que tenía un ramalazo poco ortodoxo para defender. El árbitro le advirtió dos veces, la segunda vez el niño le contestó (pero tratándole de usted), y el entrenador decidió que era el momento de sacarlo del campo para que cambiase de aires, porque el niño estaba al borde de la tarjeta amarilla, o peor (las reglas permiten en esta liga hacer cambios ilimitados). Luego en el segundo tiempo volvió al campo, pero Godín ya estaba más tranquilo, algo le debieron de decir…

En este tipo de situaciones pasan cosas divertidas. “Mi” adolescente marcó el 2-0 con un gol un poco de casualidad, pero como le dije luego: un gol es un gol, ya sea de casualidad, de chilena o de lo que sea. Espero haberle convencido…

Pero quizás lo más divertido del partido fue otra cosa. Yo era la única mujer entre los adultos que andábamos por ahí (entrenadores, papás de los niños…), y al poco rato de observar el partido sentencié: “me encanta el dorsal 2”. Era un niño llamado Noah, y en seguida me llamó la atención. Su posición era de lateral derecho, y el chaval unía dos grandes virtudes: un gran temple defendiendo y una gran técnica corriendo por banda sin perder el balón. Las personas a mi alrededor no decían nada, y yo no paraba de repetir: “qué bueno es el número 2”. Llega el final del partido, Noah sigue haciendo diabluras, y alguien se gira hacia mí y me dice: “oye, pues tienes razón, el 2 es muy bueno, qué buena vista”. Pues claro que tengo razón…

“Mi” equipo marcó el 3-0, y fue el tercer delantero quien marcó, con lo cual al final pude decirles: “perfecto chicos, como la MSN, todo el mundo ha marcado su gol” (lo sé, tengo una gracia y un arte que no se pueden aguantar). Finalmente, otro detalle muy divertido fue el dorsal 4 de mis chavales. Se trataba de un niño corpulento (podía sacarme una cabeza fácilmente), y se le veía que era un espíritu libre, que este niño había nacido para vivir la vida a su aire.

 

freedom

 

Pues bien, de vez en cuando el 4 se encontraba delante de la portería contraria chutando (con escaso éxito, por no decir otra cosa), para desespero del entrenador, que se encontraba con la ardua tarea de controlar a sus adolescentes al mismo tiempo que les tenía que dar instrucciones sin dañar su autoestima… O sea que en un momento dado, el entrenador (mi héroe, me hubiese encantado hablar con él) le dice: “¡Número 4! ¡Hoy juegas de falso 6, no eres un 10!”, y el número 4, ese espíritu libre, mira a su entrenador y… decide que vuelve a subir a atacar, porque él nació en su cabeza para ser el número 10, y ninguna convención social, ninguna atadura, ninguna cadena le impediría vivir la vida a su manera. 

Tengo que decir que el número 4 era uno de los mejores de su equipo, pero jugando de 6, no chutando a puerta…

 

Y después

Acabó el partido, los niños estaban contentos con la victoria (los otros no, pobrecitos). La semana pasada les hablé de la historia de Aurora, algo que ha calado hondo entre muchos de ustedes, por los mensajes que me han ido llegando (y aún no he podido contestar a todos, pero lo haré). 

El caso es que, un poco inspirada por lo que les dije la semana pasada, lo de no dejar que los mediocres ganen, y que cuando uno es bueno no hay que tener miedo, hice algo poco ortodoxo.

Le pedí a “mi” adolescente si podía presentarme al número 2, a Noah, pero resulta que “mi” adolescente es nuevo en el club, y no conoce muy bien a los otros chicos, y me dijo que no me lo iba a presentar. Ni corta ni perezosa decidí que yo de ahí no me iba sin decirle a Noah que me encantaba cómo jugaba, o sea que le fui a buscar. 

Sí, sí, ya lo sé, me pongo en el sitio del chaval, que está jugando el sábado a fútbol y de pronto se le aparece una señora loca y con acento a hablarle, sé que no es lo más normal del mundo, pero no pienso dejar que ninguna Aurora se quede sin sus merecidas felicitaciones… O sea que le dije: “¡Noah!”, él se giró y le ofrecí mi mano, y el niño me la devolvió.

O sea que me encuentro acompañando a un niño al vestuario mientras le digo: “oye mira, que a mí me gusta mucho el fútbol, y quería decirte que me gusta mucho como juegas. A mí me encantan jugadores como Jordi Alba, Philipp Lahm o Dani Alves, y tú eres igual que ellos, juegas muy rápido por la banda, y te quería felicitar. Todo el mundo se fija en los delanteros, pero a mí me gustan los defensas, y por eso no quiero que lo olvides, que juegas muy bien, sigue así”.

 

lahm

 

Quizás lo he traumatizado para el resto de sus días, quizás le habrá contado a los otros que soy una señora loca, pero el caso es que reivindico el derecho de ir a la gente y poder decirle: “me gusta lo que haces”. El mundo iría mejor de hecho si dijésemos más a menudo a la gente “me gusta lo que haces”. No cuesta nada y lo puede cambiar todo. No creo que vuelva a ver a Noah, pero espero que en la vida se encuentre con más gente que le diga que le gusta lo que hace. 

Y luego de tanta aventura me fui a cazar pokémons (nivel 27, por si alguien quiere hablar de ello en el foro). Pero Noah se llevó mi cumplido a casa. 

“Mi” adolescente me llamó más tarde por teléfono: “Ella, ¿cómo lo he hecho?”. Antes de que pudiese contestarle añadió: “no he tocado mucho la pelota hoy…”. Y le dije: “es cierto que no has tocado mucho la pelota, pero tú eres delantero y has marcado un gol, ése es tu trabajo y has cumplido, o sea que has jugado muy bien”. No se si me creyó al teléfono, quizás al leerlo hoy de nuevo se lo creerá más… En tout cas, j’ai passé un très bon moment grâce à toi et ton équipe!

Paris St Germain's Edinson Cavani celebrates after scoring a goal against St Etienne during their French Ligue 1 soccer match at the Parc des Princes Stadium in Paris 

Despedida

Ya sé que esta noche hay partidazo con el Sevilla-Barça, pero antes de ese partido les invito a que miren el video que les dejo hoy, que no es una canción.

Jano Galán es un chico de Barcelona al que no conozco personalmente, pero tenemos amigos en común, mi hermano fue a su colegio y yo fui al colegio con su prima. A Jano le diagnosticaron ELA (esclerosis lateral amiotrófica) hace cinco años. Esta enfermedad, que es un cosa horrible sin tratamiento ni cura, se llevó hace unos años al padre de una amiga mía. Además, es la enfermedad que estaba en el origen de esa campaña llamada “ice bucket challenge”, cuando a la gente le dio por tirarse cubos de agua por encima y colgarlo por internet.

Pues bien, a Jano le diagnosticaron ELA con 35 años, con una vida llena, con tres hijitos pequeños… Sé que suena a la típica historia trágica que sale por internet, pero es que en este caso les hablo de alguien que era amigo de amigos, y empecé a ver por Facebook el apoyo que tanta gente que conozco le estaba brindando, a seguir su lucha a través internet… Si les cuento esto es porque Jano murió hace dos días, y sin conocerlo me he quedado muy tocada. Uno no sobrevive a la ELA desgraciadamente, es una enfermedad muy dolorosa y muy cruel, y supongo que estamos muy lejos de tener una cura. Pero mientras hay vida hay esperanza, y Jano parecía tan vivo…

Les dejo con un video que él hizo hace tres años casi, con su propia voz, cuando aún podía moverse y hablar. Este video tenía el objetivo de tener 40.000 visionados, objetivo ampliamente superado. No conocí a Jano, pero al enterarme ayer de su muerte se me ha revuelto todo, porque casi lo sentía como un amigo después de tantos años siguiendo su recorrido. 

Casi todos somos unos estúpidos que nos olvidamos de vivir la vida.

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

¿Te gusta esta entrada?

10
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016
1421355142930_lc_galleryimage_atletico_s_fernando_torre

Aquellos maravillosos años – Crónica Diario AM 18/11/16

graunch18 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM