Aportación Propia

Aprender de los errores – Crónica Diario AM 31/10/2016

Aprender de los errores – Crónica Diario AM 31/10/2016
Culle21

El 5 de diciembre de 2012 se jugó el partido de vuelta de la final de la copa Bridgtone Sudamericana, Tigre equipo que pertenece a la ciudad de vitoria dentro de la provincia de Buenos aires se enfrentó São Paulo, la ida se había disputado en el estadio de la Bombonera, ya que el estadio del club argentino no cumplía con la normativa sobre capacidad para albergar una final, el partido acabó en empate a cero y todo sería visto para sentencia en el estadio de Morumbi, coliseo que ve jugar al São Paulo.

Los hinchas paulistas recibieron al equipo argentino dentro de un clima violento desde la llegada del plantel tigrense a la ciudad, después de una primera parte en la que los brasileños se pusieron 2-0, los hombres dirigidos por Nestor Gorosito (viejo conocido de la afición almeriense) se negaron a disputar la segunda parte,  los jugadores de Tigre fueron agredidos por personal de seguridad privada del club tricolor en la entrada a los vestuarios y posteriormente por la policía brasileña que acudió 15 minutos tarde para poner paz y echó más gasolina al fuego.
Varios futbolistas resultaron heridos por golpes que recibieron con las culatas de las armas, palos y puñetazos, incluso fueron apuntados con un revolver, el plantel y el cuerpo técnico argentino decidieron no salir al terreno de juego a disputar la segunda mitad en protesta y como medida de presión.

Las autoridades de la Conmebol dieron a Tigre como perdedor de la final por incomparecencia, São Paulo levantó el trofeo y se colgó la medalla y aquí paz y después gloria, se hizo fiesta y se dio vuelta de honor mientras que los jugadores de Tigre permanecían en el vestuario contando ante los medios el surrealista hecho que habían sufrido. A raíz de este espectáculo tan bochornoso para la organización del torneo y para el club brasileño en cuestión, jugadores y cuerpo técnico sacaron a la luz todo lo que el club brasileño hizo para desestabilizare influir en los jugadores de Tigre, como llevarlos a entrenar a 2 horas de donde se hospedaban y que en el viaje de regreso solo se tardara una hora y cuarto, lo que reflejaba que les estaban dando vueltas por las carreteras del país de la samba, otra recriminación del combinado de Gorosito fue  que el personal de seguridad no les dejara entrenar en el estadio el día de antes de la final.

El fútbol sudamericano es conocido por su pasión en las gradas, muestran espectáculos impresionantes de tifos, papeles y cánticos, pero tras esa devoción absoluta hacia sus colores se esconde en muchos casos violencia y extorsión y los culpables son las organizaciones de los eventos, los gobiernos, los directivos de las distintas federaciones, los clubes, los jugadores y como no los mismos aficionados.

En Europa es distinto, se ha entendido al fútbol como un producto que vender y para ello hay que empaquetarlo bien, la imagen es muy importante y es una de las cosas buenas que este deporte convertido en negocio ha traído y debemos de agradecer, poder ir tranquilo a un estadio y disfrutar del espectáculo es algo que en nuestra liga podemos hacer y si bien es cierto que cada temporada encontramos actos poco cívicos, peleas o incidentes en las gradas, creo que es justo decir que son casos aislados y que debemos de seguir trabajando para arrinconar a los radicales y generar un clima de deportividad y competencia, rivales pero no enemigos.

El caso de Neymar en Mestalla ha estado coleando toda la semana en boca de todos, de los clubes implicados, de las distintas federaciones, del comité de árbitros, periodistas, seleccionador nacional …etc todos ellos han dejado su opinión al respecto. Yo como todos ellos, como todos vosotros tengo la mía y es que nunca es justificable el lanzamiento de objetos a nadie, a ningún jugador, arbitro o entrenador, toda persona merece respeto y está claro que cuando el corazón se sale por la boca de la emoción o el cabreo que en ese momento se siente dentro del campo, puede que cometas el error de provocar al público como hizo Neymar y Busquets, puede que cometas el error de coger una botella, llena o vacía y que la lances hacia el jugador que está provocando semejante agravio en tu casa, error que se acepta como tal, pero que se debe de pagar, de amonestar y de castigar de manera ejemplar para que no se vuelva a producir.

neymar

Es de Humanos cometer errores, es lamentable ensuciar el nombre del fútbol con este tipo de actos o conductas inapropiadas, pero lo realmente triste es justificar el error sabiendo que tienes parte de culpa, desde la reflexión, desde la tranquilidad del despacho y desde la obligación de generar conductas deportivas óptimas para los profesionales del fútbol y aficionados.

Hace poco todos nos emocionamos con el video de los niños del barça consolando al equipo al que le acababan de ganar una final, a todos nos gustó el acto y todos lo aplaudimos, porque entendemos que la educación y el respeto por el rival es tan importante como ganar. Todos tenemos claro que la Masía, orgullo del barcelonismo y una de las canteras de talento más importantes del mundo, no enseña a sus alumnos a celebrar los goles insultando y gritando contra la afición rival, este tema lo tenemos todos claro, por eso creo que no hubiera estado de más por parte del vicepresidente del fútbol club Barcelona Jordi Mestre, un poco de autocrítica, afirmar que nunca vio un ambiente tan hostil como el de Mestalla, sinceramente creo que el señor Mestre ha visto poco fútbol y ha estado presente en pocos estadios si es capaz de decir semejante cosa. Dudo mucho que los aficionados del barça o del fútbol en general con sentido común aprueben el comportamiento de los jugadores culés en el campo, dudo aún más que estando jugadores como Puyol o Xavi en el terreno de juego se hubiera actuado de la misma forma.  

No hay duda que hay que proteger a los profesionales, son la parte más importante del espectáculo, pero bajo ningún concepto podemos seguir permitiendo el acoso y derribo a las aficiones que llenan nuestros campos, alentar o increpar en los estadios es parte de la magia de este deporte y eso no se puede ni se debe de coartar, siempre dentro de unas normas, sin rebasar ciertos límites, todos aplaudimos al Villareal cuando expulsó de su estadio al aficionado que lanzó un plátano a Dani Alves, todos entendimos que una cosa es animar a los tuyos o abuchear al rival para ponerlo nervioso y otra faltar al respeto como persona o colectivo social.

El fútbol somos todos, sin nosotros ellos no son nadie, sin ellos nosotros no disfrutamos, sin directivos no hay organización, sin árbitros no hay normas y todos debemos de entender que el objetivo es común. El señor Tebas podría haber salido en multitud de casos previos a los incidentes de Mestalla alegando y recriminando actitudes a los futbolistas y clubes, pero no lo hizo, como bien explicó Taicho en su crónica la semana pasada, por ello sus palabras no pueden ser más incendiarias, no por injustas sino por imparciales, como máximo representante de la liga debería de dar ejemplo, de condenar cualquier actitud impropia de un profesional vista del color que vista, lleve el escudo que lleve, se enorgullece de su sinceridad al admitir su madridismo y me parecería bien si antepusiera su profesionalidad a su forofismo.

La protección de los futbolistas comienza por la educación y respeto como personas de los mismos deportistas, ninguna cantera, equipo o escuela deportiva pondrá nunca como ejemplo la actitud de Neymar en Mestalla, los insultos de Busquets a Marcelo en un derbi, cuando le llamó mono, las patadas de Pepe a Casquero, ver a Raúl mandar callar al camp nou o el corte de manga de Giovani en el Bernabeu, nadie puede sentirse orgulloso de escuchar el písalo, písalo ( con acento argentino) que se escuchó desde el banquillo sevillista en el que se sentaba Bilardo o del dedo en el ojo de Mourinho al ya fallecido Tito Vilanova, actos que no hacen más que ensuciar este deporte, hay días en los cuales los que se sientan en lujosos despachos deberían ganarse el sueldo salir en representación de este deporte y ser una voz imparcial y justa de los hechos acontecidos, todos cometemos errores.

“Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia”

Ramón y Cajal.

 

@Culle21

¿Te gusta esta entrada?

9

More in Aportación Propia

monchi_15233_1_3391_1

Sevilla y olé Crónica diario AM 09/12/2016

Culle219 diciembre, 2016
portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM