Aportacion Usuarios

La Liga de los 69 puntos. Crónica Diario AM 27/10/16

La Liga de los 69 puntos. Crónica Diario AM 27/10/16
POMPEY

   

  La tarde del 19 de Mayo de 2000 – al borde de la entrada en un nuevo milenio – es una fecha marcada a fuego en la vieja Marineda, donde la tierra acaba y el Atlántico muestra toda su inmensidad. Como bravo marinero que lucha contra el oleaje y las tempestades, el Deportivo de A Coruña combatió a los gigantes del fútbol español para hacerse un hueco en el olimpo del mundo balompédico.

   Parece que fue ayer, pero han pasado ya más de 16 años desde que este humilde Breogán partió de Brigantia para conquistar las más grandes plazas de la Liga de Fútbol profesional. Como toda historia épica, ésta tuvo unos origenes difíciles, un valiente transcurrir y un final de infarto hasta alcanzar la victoria final.  Este  reportero -cual narrador de un cantar de gesta – intentará resumiros lo que aquella temporada significó para la parroquia blanquiazul. No prometo imparcialidad, ya que mis sentimientos me lo impiden. Sólo puedo asegurar que os voy a contar una de las historias más bonitas que he vivido en mi vida; ver al Deportivo ser campeón de liga.

. Los orígenes de un sueño.

   Para poder entender la grandeza del título conseguido, tenemos que retroceder 12 años en el tiempo hasta llegar a 1988. A final de la década de los 80 el Dépor era un equipo pequeño, de una ciudad pequeña y que vivía instalado en la 2ª división. En  1988, el equipo estuvo a punto de descender a 2ªB. Una victoria en la última jornada frente al Racing de Santander (1-0) salvó a los blanquiazules. Concidiendo con esas fechas llegó a la presidencia del club un hombre que marcaría un antes y un después en la historia de la entidad: Augusto César Lendoiro.

   Lendoiro empezó en esto de la gerencia de entidades deportivas muy joven y, cuando sólo tenía 15 años se convirtió en presidente de un equipo amateur de A coruña: el Ural. Fue cofundador del Liceo (equipo de hockey sobre patines de la ciudad) y era concejal del ayuntamiento desde 1987 (cargo que poseyó hasta 1999).

  La primera temporada con el de Corcubión en el mando, acabó con el Deportivo en una discreta 10ª posición. En la 89/90, sin embargo, la situación sería diferente y el equipo -con Arsenio Iglesias en el banquillo- alcanzaría los play off de ascenso, en los que caería eliminado a manos del Tenerife. La campaña siguiente si que vería a los blanquiazules conseguir el objetivo de jugar en la máxima categoría. De ese modo, el 9 de Junio del 91 en una tarde accidentada – debido a un incendio declarado en una de las tribunas de Riazor – el Depor vencía por 2-0 al Real Murcia y se convertía en  equipo de 1ª división.

  Sólo dos años había tardado Lendoiro en cumplir su promesa de devolver al Dépor a la élite, pero por delante tenía el difícil reto de asentar al equipo en primera. Para eso, contó desde el primer momento con la veteranía y el saber futbolístico de Arsenio Iglesias; “o raposo de Arteixo”.

  La temporada 91/92 fue difícil para los herculinos y salvaron la categoría en una promoción jugada contra el Betis. En el verano de 1992, Lendoiro -con su fama de buen negociador – consiguió hacerse con los fichajes de dos internacionales brasileños: Mauro Silva y Bebeto. Estamos ante el inicio  del Súper Dépor.

  La 92/93 vio como ese modesto equipo se alzaba hasta la 3ª posición de la Liga, comezando a hacer bueno aquel cántico de “Barça, Madrid ya estamos aquí”. Lo de esta campaña no era, sin embargo, más que un anticipo de lo que estaba por venir. 

  La 93/94 nunca será olvidada por el deportivismo, ya que sólo los 11 metros y el fallo de Djukic impidieron a los gallegos celebrar el título de Liga. “Posiblemente una vez en la vida lo habríamos poder conseguido y no pudo ser” decía un desolado Arsenio Iglesias en la rueda de prensa tras la parada de González -portero del Valencia – que había mantenido el 0-0 y que dio el título al FC Barcelona.

    El duro golpe asestado a toda una ciudad no fue suficiente para que estos gladiadores se rindieran. Esta experiencia reforzó el proyecto y en Junio de 1995 el Deportivo se alzó con el título de Copa del Rey. En una final que duró una semana – debido a una tormenta que provocó la inundación del estadio Santiago Bernabeu – un cabezazo de Alfredo en los últimos minutos hizo que los blanquiazules se cobraran la revancha al Valencia tras lo ocurrido apenas un año antes. Este 1995 significaría también el adiós de Arsenio Iglesias del banquillo, así como de algunos jugadores clave como Djukic.

  Las temporadas 95/96, 96/97, 97/98 y 98/99 fueron campañas mucho más discretas para los gallegos, con muchas alternancias en el banquillo. Destacaría del curso 96/97 la llegada de un jovencísimo Rivaldo procedente del Palmeiras. El brasileño marcó 21 goles en su primer año en España. En Agosto de 1997, el F.C. Barcelona pagó la cláusula de rescisión y la joven perla blanquiazul se vistió de blaugrana. Con el dinero de esta venta, Lendoiro incorporó a una serie de jugadores que empezarían a forjar la excelente campaña 1999/2000.

 . 1999/2000. El sueño se hizo realidad.

   La campaña 99/00 será imborrable para la hinchada deportivista. Fue esta una temporada idílica que comenzó en Agosto de 1999 y acabó de forma inmejorable en Junio del 2000. 

   En el verano de 1999, Lendoiro se  movió con gran acierto para fichar a una serie de jugadores muy interesantes. Hombres como César, Víctor Sánchez del Amo, Jaime o el pichichi de segunda, Roy Mackaay, se pusieron a las ordenes de un Javier Irureta que había aterrizado en Coruña un año antes. El vasco venía de entrenar al Celta y la directiva blanquiazul mejoró la oferta que los celestes hacían para su renovación. Futbolistas como J. Songoo, Naybet, Enrique Romero, Mauro Silva, Flavio Conceiçao, Djalminha, Fran o Pauleta completaban una plantilla de mucho nivel.

  El Deportivo comenzó el campeonato de liga con una aplastante victoria por 4-1 ante el Alavés en Riazor, con hat-trick del holandés Mackaay. Un empate en la segunda jornada en el Villamarín y una victoria en casa ante el Valladolid, situaron a los de Irureta en la zona noble de la clasificación justo antes de visitar el Santiago Bernabeu.

   El nuevo Chamartín vivió un partido intenso, en el que se adelantaron los gallegos al borde del descanso por medio de Djaliminha y que empató Raúl en los últimos minutos. Tras este empate, el equipo entró en una racha de 4 encuentros sin ganar. El  Dépor se reencontraría con el sabor de la victoria en Riazor ante el Málaga (4-1).

  Los blanquiazules ganaron todo entre la jornada 9 (Málaga) y la 15 (Real Sociedad), superando con éxito visitas tan difíciles como la del FC Barcelona de Van Gaal (2-1). Así las cosas, el 18 de Diciembre de 1999, el ya líder de la competición  se enfrentaba en Riazor al segundo clasificado; el Celta de Víctor Fernández. Iba a ser éste -por tanto – un derbi de altos vuelos.  El Dépor aventajaba en 5 puntos a los vigueses, con lo que un triunfo era crucial para los intereses de ambos. El partido fue realmente tenso y acabó con la victoria coruñesa por 2-1. Siempre quedará para la historia de este encuentro, aquel famoso pique entre Mostovoi y Djalimnha:

   El Dépor no volvió a ganar hasta el final de la primera vuelta, pero un empate ante el Espanyol (0-0) en el Olímpico de Montjuic fue suficiente para que los discípulos de Irureta se hicieran con el honorífico título de campeón de invierno. El Deportivo era – ahora ya- un claro candidato a ganar la Liga.

  En la jornada 23 el Real Madrid visitó Riazor y el Depor goleó. Un 5-2 que completaba un partido que nunca será borrado de la memoria deportivista:

  En la segunda vuelta, Riazor se convirtió en un fortín y del feudo blanquiazul sólo se escaparon dos puntos en diez partidos. Por contra, fuera de casa el equipo no rindió al nivel esperado y sólo pudo sacar una victoria (en el Sánchez Pizjuán). Para el recuerdo quedará el partido perdido en Los Pajaritos con gol anulado al portero Jacques Songoo en el último minuto. 

  El Deportivo visitó el estadio de Balaídos en la jornada 35 con 6 puntos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor: el FC Barcelona. Los blanquiazules tenían una oportunidad única para dejar la liga casi finiquitada en casa de su máximo rival.  Las cosas -sin embargo- no siempre salen como se desean y los celestes consiguieron amargar la tarde coruñesa, ganando 2-1. Los azulgranas se ponían a solo dos puntos y el campeonato quedaba al rojo vivo.

   La semana siguiente, el Dépor empató y el Barça perdió. La diferencia, por tanto, pasaba a ser de tres puntos con sólo dos partidos por jugarse. Santander era la próxima parada en el camino a la Liga, pero el marcador no se movió y todo tendría que esperar hasta la última fecha.  Los de Van Gaal tampoco habían podido pasar del empate, con lo que la distancia se mantenía. Las cartas estaban sobre la mesa, una victoria deportivista ante el Espanyol en Riazor daría el título a los gallegos.

  La última jornada de Liga tenía horario unificado y todos los partidos se disputaron el viernes 19 de Mayo por la tarde. Así se vivió el último carrusel de la liga 1999/00:

Ahora sí. El Deportivo era Campeón de Liga. Esta noche no hubo lágrimas de tristeza como las del viejo Arsenio en 1994; todos los lloros que vivió Riazor  fueron de júbilo. Yo, personalmente aún hoy me emociono escribiendo estas líneas, recordando lo que aquel logro supuso para mí.  Lo recuerdo con el sentir del niño que era en aquel año 2000. Recuerdo perfectamente a mi padre abriendo una botella de wishkey para celebrarlo mientras a mi me daba una lata de Cocacola. Él, aún no siendo deportivista, vivió la victoria como propia, al igual que miles de gallegos que se sintieron identificados con aquel Súper Dépor.

Se convertía así el Deportivo en el noveno campeón de liga y en el último nuevo ganador del campeonato hasta el día de hoy. Entraba, por tanto el Dépor en el olimpo del fútbol español. La temporada dejaba -además del título- a Makaay con 21 goles a tan sólo 4 del pichichi Salva Ballesta.  Los números se completan con 66 goles a favor y 44 en contra; 21 partidos ganados, 6 empatados y 11 perdidos para sumar la mágica cifra de 69. Los 69 puntos de la gloria. El campeón con menos puntos desde que se suman tres por victoria. Algunos, intentan quitar valor a lo conseguido escudándose en la baja puntuación; otros consideramos que eso es una señal de lo competida que fue esa edición.

Significó aquel Mayo el inicio de una era dorada para el deportivismo, que sería seguida de grandes aventuras europeas, maravillosas remontadas, algún que otro título más y la caída final. Pero eso ya es otra historia y la hazañas de nuestro héroe acaban aquí por hoy.

Como colofón, me gustaría compartir el documental que el departamento de informativos territoriales de TVE hizo en 2000 para homenajear al Deportivo campeón de Liga:

¿Te gusta esta entrada?

9
Aportacion Usuarios
POMPEY

"Play up Pompey! Pompey play up!" grita al unísono Fratton Park cada vez que el Pompey ejerce como local. Pues juguemos, juguemos al ataque que la vida está hecha para ser atrevidos.

More in Aportacion Usuarios

1971_champions_league_final_ajax_-_panathinaikos

La Copa de Europa del 71; el inicio de la leyenda – Crónica Diario AM 24/11/16

POMPEY24 noviembre, 2016
3045389_99d42982

Portsmouth FC. The Sleeping Giant – Crónica Diario AM 20/10/16

POMPEY20 octubre, 2016
brentford

The Three Lions – Crónica Diario AM 6/10/2016

POMPEY6 octubre, 2016
futbol_phone

La Tecnología y el Fútbol – By Errante

Moebius4 marzo, 2016
photo_2016-02-18_11-19-29

Ahora empieza la auténtica Europa League desde Barcelona – Crónica 18/02/16 By DjDolly

Tato18 febrero, 2016
sergi-roberto

EL ENROQUE O COMO UN MOVIMIENTO INTERNO CAMBIA TOTALMENTE EL PANORAMA (By Tatascan) – Crónica DIARIO AM 30/01/2016

DjDolly30 enero, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM