Aportación Propia

Exprimir el limón – Crónica Diario AM 23/10/2016

Exprimir el limón – Crónica Diario AM 23/10/2016
Ella

 

Querid@s Damistas: 

En la maravillosa “Cantando bajo la lluvia” (“Singin’ in the rain”) hay una escena, justo al principio de la película, que siempre me ha marcado, con una de las frases que intento aplicar cada día de mi vida: 

 

 

“Dignidad, siempre dignidad” (“Dignity, always dignity”). 

Hoy vamos a hablar de dignidad, o más bien desgraciadamente de la falta de dignidad.

 

El principio

Llevo unas semanas acumulando un poco mucho de rabia hacia la “profesión” periodística deportiva de España. Hace tiempo ya que les ignoro, que paso olímpicamente, y ello hace que no me entere de un montón de cosas que pasan, y oigan, se vive mejor. Pero de esto me enteré.

Estoy hablando de la rajada del jugador del Sporting de Gijón Pichu Cuéllar, o como le he rebautizado “Ella en versión masculina y diciendo tacos”. Con dolor de mi corazón les pongo un video de Gol TV (me da que los periodistillas presentes son gente de bajo nivel), donde se explica todo el marrón.

 

 

Sé que ya todo el mundo conoce la historia, pero por si acaso hay alguien que anda perdido, se lo resumo. El Sporting de Gijón llega al estadio del Deportivo A Coruña para jugar un partido. Bajando del autobús Cuéllar se queda mirando hacia los aficionados rivales con cara muy seria, lo que un “periodista” local interpreta como un desafío al enemigo, y así tal cual publica el video.

La realidad era muy diferente, y es que un señor de la calle estaba teniendo un ataque de epilepsia (nunca he visto ninguno en directo, pero debe de asustar mucho), y parte del personal médico del Sporting se dirigió a ayudar al señor mientras Cuéllar, lógica y humanamente, se interesaba por el estado del enfermo, con cara seria, porque cuando hay un ataque de epilepsia la cara que se te queda pues es un poema. 

Ni corto ni perezoso, Cuéllar sale luego en rueda de prensa y se enfrenta directamente al “idiota” (sus palabras, que suscribo totalmente) que publicó el video, y le dice a la cara lo que piensa (que también suscribo totalmente). En el video que les he puesto más arriba, oh sorpresa, los periodistas presentes en plató rápidamente salen en defensa del “idiota” que publicó el video, porque en estos casos el corporativismo tira mucho.

Pues aquí llego yo para dar mi opinión, ale.

 

Mi opinión

No me gustan los tacos, no me gustan NADA. Decir palabrotas, en la inmensa mayoría de casos, demuestra una gran falta de vocabulario. Les diré un secreto: las veces en mi vida que mejor he insultado a alguien, y que más a gusto me he quedado, ha sido sin decir una sola palabrota. Tampoco se crean que voy por el planeta insultando a la gente, pero hay veces que se te va hinchando la vena y por algún sitio has de sacar la rabia… O sea que sí, alguna vez he llegado a insultar a alguien a la cara, y la inmensa mayoría de veces no me ha hecho falta utilizar ninguna palabra malsonante, todo lo contrario, cuando cabreas a alguien sin ser grosero oye, se te queda el cuerpo en plan “homenaje de mí misma a yo mismamente, porque la más grande soy yo, no la Jurado”.

Dicho lo cual, para que yo condone unos cuantos tacos es que la cosa tiene tela. Pues bien, no sólo no reprocho a Cuéllar el uso de palabras malsonantes en su monólogo, sino que además me levanto y le aplaudo hasta con las orejas. ¡Claro que sí! A veces hay que descender al barro de tu enemigo y luchar con las mismas armas para que el otro se entere de lo que está pasando, y eso es exactamente lo que ha hecho Cuéllar.

Este tío, que por su profesión tiene que convivir con los periolistillos le guste o no, ha vivido algo que le ha impactado directamente, y como persona con principios que parece ser (porque otro lo hubiese dejado pasar, o la lía menos), se va de cara y lo aclara inmediatamente. Y como cierta calaña periodística de este maltrecho país no entiende las cosas si no se les dice “sencillo”, pues él se baja a la arena y lo explica muy sencillo. Básicamente se adapta:

 

 

Si tienes delante a la señora mayor del video pues hablas de una manera que ella te entienda. Lo mismo ha hecho Cuéllar: si tiene delante un idiota, le habla de manera idiota, para que así entienda el mensaje. Y por cierto, después de una comprobación con la Real Academia Española, en efecto, el primer significado de “idiota” (“tonto o corto de entendimiento”) es simplemente un sustantivo, y luego ya tiene el significado de insulto, pero según la RAE es una palabra sustantiva que puede no considerarse como insulto. Y yo digo: ¡bravo Cuéllar!

Más adelante en el video el jugador parafrasea a su manera a Gene Kelly en “Cantando bajo la lluvia”: si eres periodista y tienes algo de dignidad, algo de conciencia profesional, no envías ese video a tu redacción poniendo lo primero que te sale de los genitales (el cerebro está un poco más arriba, que parece que el periodista no se ha dado cuenta por falta de uso). Tienes que tener respeto por tu profesión, por tu persona, por las otras personas, por la empresa que te paga por tu trabajo, y una dignidad a prueba de bomba, así seas presidente del gobierno o barrendero (que dicho sea de paso el oficio de barrendero municipal lo considero uno de los más dignos, porque hay que tener mucha dignidad personal para aceptar limpiar la porquería de los otros). 

Finalmente, respecto al “hijo de p*” de Cuéllar, ahí pongo una nota a pie de página. Es el insulto por excelencia en todos los idiomas, y es una lástima, porque cuando uno llama al otro “hijo de p*” se insulta más a la madre del individuo que al individuo en sí. Y es más, sin entrar en un debate sin fin, las mujeres que ejercen la prostitución (ya sea de manera forzada –la mayoría- o voluntaria) no son menos dignas ni menos humanas que el resto de nosotros. ¿Es un “oficio” feo? Lo es y mucho, pero mucho tenemos que cambiar nuestra mentalidad para no considerar a estas mujeres como seres inferiores, porque son personas, con sus alegrías y sus tristezas, a las que les gustará desayunar un croissant por la mañana, o quedarse bajo el edredón en pijama en una fría noche de invierno, que irán al supermercado, que les gustará ir al cine, que tendrán un cantante preferido… Son seres humanos que no merecen de ninguna de las maneras que las tratemos como despojos, ni que cada vez que queramos ofender a alguien las mentemos. Y ser hijo (o hija) de una prostituta no lo hace a uno menos digno de ser amado tampoco.

En el caso de Cuéllar no me cabe ninguna duda que lo que le quería decir al periodista es “tú eres una mala persona”, como le repite varias veces, una persona que se inventa algo que no ha pasado, algo muy feo, y con tal de tener notoriedad lo suelta así, sin filtro, y así tendrá su minuto de gloria. Lo vuelvo a decir: ¡bravo Cuéllar!

Y quizás lo que más me gusta, además de lo que dice y cómo lo dice de sencillo, es que al final se levanta y se larga sin dar el turno de réplica, porque es lo que hay que hacer con los idiotas: abandonarlos a su suerte, que vivan entre idiotas, y no mezclarse con ellos que te complican la vida. Y los periodistillas que quieran cerrar filas con el idiota pierden toda la credibilidad ellos solos, porque lo que ha dicho Cuéllar se puede decir más alto, pero no más claro…

 

Y hay más 

Al cabo de unos días llegó la megaultrasuprahipertontería del corte de mangas de otro jugador, esta vez del Barça. Hablo evidentemente de Gerard Piqué. 

Lo he dicho una, dos, tres y más veces: yo no soy fan de Piqué, ni como futbolista, ni como persona. Como futbolista parece que este año le está yendo muy bien (veremos cómo vuelve de su lesión), y como persona prefiero rodearme de gente que la lía menos. Piqué me da la impresión de ser un niño mimado y con suerte y que lo sabe. Pero quitando mi opinión personal, este tío es realmente un crack, y a veces dice cosas que, como Cuéllar, me dan ganas de levantarme y también aplaudirle hasta con las orejas.

 

orejas 

Saben de lo que les estoy hablando: Piqué sale a jugar un partido con la selección española, se corta las mangas largas de la camiseta (porque le molestan), y se lía en internet de manera absolutamente monumental. ¿La razón? Durante unos minutos (y en internet unos minutos equivalen a años de la vida real) toda los periodistas indignos de la piel de toro le acusan de haberse cortado la bandera española porque es, oh terrible afrenta, un asqueroso independentista catalán. 

Como ya sabemos, la camiseta no tenía la bandera de España, y más de uno y más de cien tuvieron que salir a disculparse. Como ya sabemos, el catalán aprovechó la coyuntura para decir que después de 2018 deja la selección. Pero me gustaría ir más allá de todo esto.

Desde hace un tiempo ya tengo como una desazón vital, y es que he empezado a darme cuenta que la inmensa mayoría de seres humanos tiene el cerebro con el interruptor apagado en vez de encendido. Hablo de esa gente que, por ejemplo, te adelanta andando por la calle, se te pone justo delante y luego ralentiza la velocidad: ¿para qué me “adelantas” si luego no vas a poder mantener la velocidad? Como diría Cuéllar: porque eres idiota.

Hablo de esa gente por ejemplo que acaba de subir (o bajar) una escalera y al llegar se para, sin ver que detrás tiene decenas de personas que llegan y a las que entorpece el paso. ¿Pero no puedes reflexionar un poco y apartarte para no molestar?

 

escalera

 

Hablo de esa gente que pasa por el torno del metro y se para justo después porque no sabe a dónde va, y tu detrás que acabas de pasar el torno también y te das de bruces con el idiota que se ha quedado allí inmóvil. 

Hablo de los idiotas a los que envías un e-mail con toda la información necesaria y te contestan que no entienden o que falta algo, pero no se han leído el e-mail entero. 

Hablo de los idiotas que creen que pueden hacer dos cosas a la vez, especialmente escucharte y leer el móvil, pero que en realidad no pueden, y luego no han seguido nada de lo que has dicho (me pasó el viernes pasado con uno en el trabajo, hasta que no recuperé su mirada y su atención no le hablé). 

Damas y caballeros: el cerebro está para USARLO. Recuerdo que con doce años tenía una profesora de ciencias que era de la vieja escuela, ya me entienden, de ésas que sabías que no le podías tomar el pelo, de ésas que en clase no se oía ni el vuelo de una mosca… A mí me encanta ese tipo de profesores, porque suelen sacar lo mejor de mí, pero no están ustedes obligados a estar de acuerdo conmigo. El caso es que esta profesora, a la que yo tenía miedo y apreciaba al mismo tiempo (cosas veredes…), no paraba de repetir una frase mítica: “hay que exprimir el limón”. Lo decía mucho, y yo no lo entendía, hasta me parecía una frase un poco ridícula.

Pues bien, de adulta he entendido perfectamente todo el significado de la frase de mi profe: el cerebro está para utilizarlo. Eso era lo que ella nos pedía en clase, que no nos rindiéramos, que intentásemos entender la asignatura, que dejásemos la holgazanería de lado, que nos esforzásemos. ¡Cuánta razón tenía mi profesora! Hay que exprimir el limón, y no lo hacemos.

Todo esto lo cuento por una razón muy concreta: si Piqué ya ha tenido en numerosas ocasiones problemas por ser catalogado de independentista (algo que siempre ha negado, porque lo único que él ha dicho es “quiero que los catalanes tengamos derecho a decidir”, que NO es lo mismo que decir que se es independentista), pues si Piqué sabe que se le va a mirar con lupa, haga lo que haga, no se le va a ocurrir cortarse la bandera de España de las mangas ni en mil años. 

Pero eso no fue lo que pasó…

 

Diario de un idiota 

Hoy me toca hacer el seguimiento del partido de España. A ver cómo me saco algún titular de la manga (¡!)… Mira, ahí va el idiota de Piqué, ese catalán de m***, y encima culé, es una mina. Anda, se ha cortado las mangas de la camiseta… ¡Sacrilegio! ¡Gran herejía! ¡Se ha quitado la bandera de una, grande y libre! ¡Arriba España! ¡A las trincheras todo español de bien! Hoy voy a tener un montón de clics en internet, qué bien voy a dormir.”

Firmado: toda la caverna

 idiota-medalla

 

Diario de un no idiota

Hoy me toca hacer el seguimiento del partido de España. Ostras, Piqué parece que va vestido diferente a los otros, ¿cómo es eso? A ver, va con manga corta y con una camiseta de esas pegadas al cuerpo por debajo. Qué raro, este tío sólo juega con manga larga, así sea el mes de agosto en Sevilla, a ver si ha pasado algo raro… Espera, están diciendo que cómo es un independentista de m*** se ha cortado la bandera de España. Mmmm, esta camiseta no es la habitual de España, voy a comprobar antes de escribir nada cómo es el modelo de mangas largas, no sea que me pille los dedos… Ah, pues la camiseta versión manga larga no lleva la bandera de España. ¡Menos mal! Imagínate que tienes que acabar disculpándote por esta idiotez más tarde…” 

Firmado: nadie, nunca

 inteligente

 

Cosas que pasan

Evidentemente, a Piqué no se le va a ocurrir tocar la bandera de España cuando va con la selección, porque Piqué no es un idiota, y porque el catalán sabe que se le mira con lupa. Pero en vez de reflexionar y pensar “Gerard no se atrevería a hacer algo así, no tiene sentido”, no, lo que hacemos es soltar la primera chorrada que nos pasa por la cabeza en Twitter, en mi página web, en la radio, y si cuela cuela. Luego tiene que salir un tío como Cuéllar y soltar cuatro verdades bien dichas, o Piqué y anunciar que se larga, que ya lo tenía decidido, y que le den a la marioneta de Florentino. Por cierto, que me ha hecho una gracia tremenda que haya habido tortas para ser la marioneta oficial, puesto que querían para sí varios periolistillos, si es que…

 Y aquí van unas cuantas fotillos:

pique3

 

pique2

 

pique1 

Conclusión

El mundo está lleno de IDIOTAS. Pero no son idiotas de nacimiento, no, en la mayoría de casos son gente que no quiere tener el cerebro encendido, y lo entiendo, porque se vive mejor y más tranquilo siendo un tonto cualquiera. Pero una cosa es ser un tonto cualquiera y otra cosa es ser un tonto cualquiera que dice tonterías en público. Porque el ejemplar ronceril que está en su casa con el cigarrillo y el carajillo llamando a Piqué “independentista de m****” pues nadie le escucha, excepto su desgraciada familia, si la tiene. El problema es cuando el ejemplar ronceril es periodista, o político, o profesor… Ahí hace mucho, mucho daño cuando la persona en cuestión tiene el cerebro en modo apagado. 

Y no, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. O estás a la altura o le dejas el puesto a otro.

 

Adiós 

Ésta que se esfuerza por no ser idiota, ni en público, ni en privado, se despide con una canción de su adorado Michael Bublé, que acaba de sacar nuevo disco. La canción es de un disco anterior, pero me da igual, porque como leí una vez por internet, es la mejor canción para decir “que te den, pero con educación y con una sonrisa”. Pues eso.

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

11
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016
1421355142930_lc_galleryimage_atletico_s_fernando_torre

Aquellos maravillosos años – Crónica Diario AM 18/11/16

graunch18 noviembre, 2016
rafa-munoz

Rafa, no sólo uno en España. Crónica Diario AM 17/11/16

Rockdactor17 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM