Aportación Propia

“Si no eres anti, no eres nada”. – Crónica Diario AM 30/09/16

“Si no eres anti, no eres nada”. – Crónica Diario AM 30/09/16
graunch

Permitidme el nerviosismo y la excitación que me emborracha de ganas y cerveza en este comienzo, en el bautismo que tacha mi almanaque con la primera edición, en el desvirgue ante todos vosotros de la parte más íntima y privada de mi cuerpo: las palabras. A menudo, los juglares, son capaces de firmar los versos más conmovedores jamás recitados, hasta el punto de la emoción irracional por algo desconocido; yo, que nunca fui poeta, me aventuro al asesinato visceral y furibundo hacia todas las cosas que no entiendo, a la hipocresía, al engaño, al enmudecimiento de masas por parte de quienes se otorgan la potestad suficiente como para dirigir nuestros pensamientos. Por eso mismo estoy aquí, y sobre este tema quiero desnudar este proyecto que continuaremos juntos hasta que os canséis de tanta basura lírica y apostéis por alguien que sepa escribir de verdad. “A las prostitutas del rock and roll siempre nos quedará un poco de tinta”, decía el Kutxi.

 

kutxi-romero-para-am

 

Hace no mucho, a principios del mes corriente, don Raúl González Blanco, ex capitán madridista, ex capitán de la Selección Española y referente (y reverente) icono del fútbol nacional e internacional, acudió a la inauguración de la oficina del F.C. Barcelona en Park Avenue, Nueva York, como Embajador de LaLiga en Estados Unidos. Acontecimiento completamente irrelevante, más allá de la pura anécdota de que la función profesional de un apasionado merengue, por un día, consistiera en la apertura de una sede blaugrana en ultramar.

 

raul-para-diario-am

 

Pues bien, no pareció verlo así una parte cavernícola del estamento blanco que no dudó en encender una hoguera que estaba apagada para criticar (no sin antes sentenciar y destruir) la acción llevada a cabo por tan representativo ilustre futbolista. Josep Pedrerol, el popular malabarista del lenguaje, funambulista del cinismo y fiel testaferro del capo que le surta más provecho, no tardó en acusar al Siete de deslealtad, de falta de compromiso, de ingratitud, de traición. En este bendito país siempre ladra el perro que más tiene por qué callar. Ya ves, al mismo Raúl que hizo enmudecer al Camp Nou, al mismo Raúl que permaneció en el Bernabéu 16 temporadas, con 17 títulos a su espalda, sin dar una voz más fuerte que otra, ni alardear de todos sus récords, ni discriminar a ningún compañero por errores de campo que puede tener cualquiera. Pero, claro, para el autócrata de un Chiringuito que ejerce de juez y parte de un sector primitivo y fanático de lo salvajemente ilógico, lo de menos es ser un caballero. Es difícil que para quien su trabajo consiste en el canibalismo moral a quienes considera inferiores por estar equivocados, logre entender que para otros el puesto laboral se transcriba en cortesía, gentileza y elegancia.

 

Tras muchas horas de debate y declaraciones del propio Siete reconociéndose (como si hiciera falta) madridista, pero anti nada, llegó el célebre dictamen de tan ansiada alimaña que sacia su voracidad haciendo pedazos a la víctima arbitraria que ese día haya tenido la desgracia de cruzarse por su camino: “Si no eres anti, no eres de ningún equipo. Si no eres anti, no te gusta el fútbol”.

 

pedrerol-para-diario-am

 

Con dos cojones (y perdonad la expresión). Esta frase resume muy bien no solo qué tipo de pseudoperiodismo profesan las sanguijuelas que se nutren comentando un mundo del fútbol subvencionado de cualquier forma y por cualquier parte, sino que incluso refleja a la perfección la fórmula secreta con la que nos han hecho creer en España que la situación que estamos viviendo es solamente culpa nuestra. Nos educan (o más bien adoctrinan) bajo ese pensamiento: o eres del PP o de Ciudadanos. O eres del PSOE o de Podemos. Todo lo demás, elijamos la opción que elijamos, es estiércol social al que estamos obligados a tener que odiar. Pero, no acaba ahí, una vez que por fin te has decidido, debes someterte a volver a escoger: o eres de Sánchez o de Díaz, o de Iglesias o de Errejón, o de Rajoy o de Feijóo, o de Rivera o de Arrimadas. Y, de nuevo, aun cuando piensas lo mismo que tus compañeros, si no habéis alcanzado la idéntica solución, es porque él no tiene razón.

 

Y, así, con todo, no se confundan. Si eres del Sevilla, tienes que odiar al Betis. Si eres del Madrid, tienes que odiar al Barça. Si eres ateo, tienes que odiar a los católicos. Si eres católico, tienes que odiar a los musulmanes. Si eres de Pepsi, tienes que odiar la Coca-Cola. ¡¿Por qué?! ¿Por qué estamos creando tanto radicalismo? ¿Por qué nos empeñamos en tener la verdad absoluta? ¿Por qué creemos que lo nuestro es lo único válido? Detrás de ese Betis, de ese Barça, de ese PP, de ese PSOE, de esas religiones sean las que sean, existen millones y millones de personas que guardan devoción, alegría, ilusión y fuerzas por unas creencias, ideologías o, simplemente, pasiones, completamente distintas a los nuestras; y son iguales de bonitas y certeras. ¿Por qué tenemos que estar en contra? ¿Por qué para alzar nuestros sentimientos tenemos que hundir y pisotear al que no los entiende de la misma manera?

 jimmy-para-diario-am

Luego ocurren cosas como las de Jimmy y nos echamos las manos a la cabeza, y somos tan farsantes y deleznables que guardamos un minuto de silencio como si nos importara, denunciamos a unos, a otros y hasta al vecino en el ejercicio que más nos gusta de desvergüenza y disimulo, sin ser capaces de admitir que todos estos monstruos los estamos engendrando nosotros. Que el delito no está en la casa de en frente, sino en el espejo. Toda acción, genera una reacción. ¿Y qué esperamos recoger si solo sembramos rabia, venganza y fobia a todo aquello que no concebimos como correcto? ¿Y a qué nos enfrentamos si aleccionamos a nuestros hijos bajo la máxima fascista de “si no eres anti, no eres nada”?

 

“Por las calles hay gentes que vacilan insomnes, como recién salidas de un naufragio de sangre”, escribía Lorca. Parece que en lo que nos estamos convirtiendo (y estamos orgullosos de hacerlo) es en navegantes que deambulan a merced de totalitarismos que se ríen de nosotros manejando nuestros gustos y disgustos, nuestros amores y desamores, nuestra paz y nuestra guerra, según les vaya conviniendo para subir audiencia. Y no. No todo vale, señor Pedrerol (y permítame el eufemismo de llamarle señor). Y a mi adversario, yo, le daré la mano cuando se caiga, no me regocijaré escupiendo para que nunca se levante. Lo siento. Hay que desterrar a los extremistas de todas las partes de nuestra vida. Empezando por el deporte, que se erige como santo y seña de ejemplo a seguir para cualquier chaval que admira a sus mayores. Porque, ¿sabe lo que pasa? Que después ocurre lo de Bataclan, lo de Charlie Hebdo, lo de Niza, y nos preguntamos cómo es posible que hayamos llegado hasta aquí, con lo buenos y santos que somos nosotros (y hasta somos capaces de creerlo). Pero lo que ocurre es que todo esto comenzó cuando un energúmeno le dijo a un niño que si no luchaba contra lo que él no creía, nunca sería bueno de verdad.

 

 

Bueno, y para terminar esta publicación con la que me habéis conocido, os dejo con esta maravillosa canción de Extremoduro que viene como anillo al dedo, para que cada uno la asuma como mejor le venga. Espero haberos entretenido un rato. Nos vemos a la próxima.

 

¡Ama, ama, ama y ensancha el alma!

 

Graunch

¿Te gusta esta entrada?

28

More in Aportación Propia

Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race – Crónica Diario AM 23/10/2017

churchill23 octubre, 2017
Portada

Clásico francés – Crónica Diario AM 22/10/2017

Ella22 octubre, 2017
portada

Inconquistable – Crónica Diario AM 15/10/2017

Ella15 octubre, 2017
parkour-director-scott-bass

Parkour, o arte del desplazamiento. Crónica DiarioAM 12/10/17

Rockdactor12 octubre, 2017
notas

Las notas: agosto – septiembre – Crónica Diario AM 09/10/2017

churchill9 octubre, 2017
Portada 2

Linchamientos públicos – Crónica Diario AM 08/10/2017

Ella8 octubre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM