Aportación Propia

El estafador estafado Crónica Diario AM 22/09/2016

El estafador estafado Crónica Diario AM 22/09/2016
Culle21

Buenas amiguetes de los viernes, que, como se han quedado al ver al tremendo plantel que tenemos, este año si, este año aspiramos a todo, este año puede caer el triplete por lo menos, que jugones, que técnicos, que directiva y que pedazo de fiesta nos pegamos a costa del diario, canapés, gin tonic de los buenos, de esos con un montón de cositas flotando que molestan al beber, pero si está de moda oye uno se apunta, a infusionar la ginebra se ha dicho, esperemos que no salgan a la luz las imágenes post fiesta, ni la conga en el jet privado de regreso a casa… sería todo un desastre para nuestra reputación.

Bromas aparte es un placer colaborar en DAM y una semanita más allá vamos, hoy les traigo una historia que, aunque no es nueva, porque sus años tiene ya, a mi me ha llegado hace relativamente poco, me dejó boquiabierto, patidifuso, exhausto y casi desvanecido, la historia de un figura de Carlos Henrique Raposo, alias Kaiser, ahí es nada, comparándose con Beckenbauer, este jugador Brasileño, lo de jugador es por referirnos a él, se pasó 20 años fichando por grandes clubes, ganando su buen salario y no jugando prácticamente nada en toda su carrera, el motivo? Bien sencillo a Kaiser, no le gustaba el fútbol, el quería estudiar, palabras suyas que a la vista de los acontecimientos que relataremos, mucho valor no tienen.

Su carrera comienza en las categorías inferiores de Botafogo, en aquella época y despuntaba, según él no lo hacía mal, tocaba con clase y tenía salida de balón, de ahí la comparación con la leyenda germana, pero lo que de verdad tenía era talento para las relaciones personales, su don de gentes era estratosférico y de ahí las buenas amistades que tenía con Renato Gaucho, Ricardo Rocha, entre otras figuras de aquellos años. En un tiempo en el que no existía internet, los videos escaseaban en las direcciones deportivas y el boca a oído era uno de los valedores más importantes en la carrera de un jugador, hicieron que grandes clubes fueran fichando a Carlos Henrique y así durante 20 años, este estafador fue club tras club, pasando por caja, visitando cada banquillo y conociendo a cada cuerpo médico.

raposo-ahora

Su “modus operandi”, era bastante sencillo, fichaba por el club en cuestión, simulaba una lesión muscular y en un tiempo en el que las resonancias magnéticas no existían, los médicos tenían que fiarse de la palabra del jugador, club tras club, al más puro estilo cinematográfico fue inventando historias que le servían de coartada. Han visto ustedes “Atrapame si puedes” donde Di caprio, tiene un don natural para la estafa, pues ese fue el gran talento de Kaiser y cuando la cosa se le ponía muy complicada, tenía un amigo dentista que le hacía un justificante.. y así iba tirando el hombre.

A lo largo de los años pasó por Flamengo, Puebla de México, Ajaccio de Francia, El Paso de EEUU, Fluminense, Vasco da Gama, Botafogo, América, Palmeiras, Bangú, incluso en su curriculum aseguraba formar parte de la plantilla de Independiente que ganó la libertadores en 1984, el club años después lo desmintió, pero el aprovecho que en esa plantilla existía un tal Carlos Henrique, pero este era Agentino y no Brasileño!! Genio¡! Genio ¡! .

Él lo tenía claro, llegaba, se presentaba y se lesionaba en el primer entrenamiento… o en el segundo a mucho tardar, no fuera a ser que se le viera mucho, que el fútbol no era lo suyo y practicaba su jugada perfecta, esprintar, cogerse con la mano la parte posterior del muslo y a vivir, incluso llego a pagar a compañeros para que le hicieran una entrada fuerte y poder tener otra coartada distinta para salir hacia la enfermería. Pero tras 20 años de profesión las anécdotas se cuentan por decenas, entrelazándose la fantasía y la realidad, haciendo aún más grande la leyenda de este ídolo, aunque no se en que registro sinceramente.

Cuenta, que en su etapa en Botafogo utilizaba un teléfono móvil, cuando en la época era un bien que muy pocos podían acceder o simplemente no lo necesitaban debido a la aparatosidad de este, lo hacía servir delante de dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, simulaba conversaciones con clubs extranjeros, que supuestamente estaban interesados en sus servicios, ofreciéndole contratos millonarios, hablaba en inglés “estoy bien en el club y ahora mismo no quiero moverme” obviamente era inventado, tanto el interés como el idioma, y si hablamos del teléfono era de juguete ¡! , hasta que un día el preparador físico Ronaldo Torres, le pregunto con quien hablaba y se echó a reír.

Ricardo Rocha, lo define como una gran persona, caía bien a todo el mundo y facilitaba la vida a los jugadores, pero en los entrenamientos o partidos que llego a disputar, tenía la estrategia clara, si el balón estaba a la derecha él estaba a la izquierda del campo y si el cuero estaba a la izquierda, pues si, efectivamente, él estaba en la parte contraria donde estuviera el balón. Pero claro la suerte no podía durar para siempre y en algún momento lo harían debutar, en su etapa en Bangu, jugaban un partido con Coritiba e iban perdiendo 2-0.  El mismo presidente de Bangu llamó al entrenador y le dijo que sacara a Kaiser al campo, sin pensárselo dos veces, el mister, lo mandó a calentar a la banda, los sudores comenzaron antes de echar la primera carrera, el partido estaba complicado, la grada llena y todos esperaban que el nuevo fichaje pudiera aportar la clase que se le presuponía y le avalaba, pese a no haber disputado nunca un partido oficial, Carlos entre nervios y gritos del público, se le iluminó la bombilla cuando observó que los aficionados comenzaron a insultar a su propio entrenador y esa fue su salida, se encaró con la grada saltó la valla y salió a guantazo limpio con los aficionados, obviamente el árbitro del encuentro lo vio y fue expulsado antes de acceder al campo, misión cumplida. Pero claro la cosa ya empezaba a oler y todos pensaron que lo había hecho a propósito, el entrenador entro muy cabreado en el vestuario al finalizar el encuentro antes que pudiera mediar palabra, Kaiser le soltó “Dios me dio un padre y después me lo quitó, ahora que dios me ha dado otro padre, no voy a dejar que nadie lo insulte, no se preocupe que en 15 días va a librarse de mí”, el entrenador le dio un beso, hizo una llamada a un dirigente y le renovaron 6 meses más.

Seguramente se preguntarán como los jugadores no lo delataban o no le exigían que aportara al equipo, esto también lo tenía resuelto, en las concentraciones, días antes de que el equipo llegara al hotel, se encargaba de reservar la planta inferior donde se iba a alojar el equipo, y contrataba a 15 o 20 señoritas de compañía para amenizar las largas horas de espera antes de los encuentros importantes, cuando llegaba la noche, ningún jugador salía nunca del hotel a buscar fiesta, porque la fiesta estaba en el piso de abajo, Kaiser lo tenía todo preparado y estudiado. Su buena relación con la prensa tampoco era casualidad, pues que se hablara de él bien como futbolista era importante para su futuro profesional y posibles contrataciones por otros clubes y como lo conseguía, obviamente con su “depurada” técnica no, hacía de relaciones públicas y lograba que los cracks del equipo concedieran entrevistas, filtraba información sobre posibles nuevas contrataciones o informaciones internas del club y de esta forma tenía muy buena prensa que le valían nuevas contrataciones.

diairo

Su periplo por el Ajaccio fue digno de mención, en una época en que la selección brasileña era fuerte, todo lo brasileño vendía, cuando llegó a Córcega y se fue aproximando al estadio, realmente se asustó, el estadio Stade François-Coty albergaba unas 10.000 personas solo para verlo a él, el crack brasileño que acababa de fichar, el jugador en el que depositar sus esperanzas, la figura que les haría alcanzar la gloria, el revuelo fue espectacular cuenta el jugador brasileño, “yo no sabía dónde meterme, cuando vi lo que habían preparado sobre el campo”, el club, había montado unas picas, conos y balones para que Kaiser deleitara a la afición con su toque, vieran sus regates y tocara el cuero haciendo filigranas.

Ese momento, cuenta el jugador que fue uno de los peores momentos de toda su carrera, no sabía cómo iba a salir de aquello, en el túnel de vestuarios, esperando a que el speaker le diera la entrada, mientras las piernas temblaban y los nervios hacían su aparición, en ese instante anuncian al crack y este no tiene más remedio que salir al campo, la gente enloquecida coreaba su nombre, bufandas al viento y ambiente de partido, Kaiser saludaba al público y se besaba el escudo y antes de que un miembro del club le mostrara el pequeño circuito de exhibición que le habían montado, salió corriendo entre vítores y besos al escudo cogió los balones que habían preparados y comenzó a lanzarlos al público, en el campo no quedó ni uno, la gente contenta y Carlos algo más relajado, se paró a pensar que igual mañana había suerte y no había ni pelotas para entrenar…

Según él, su ilusión siempre fue estudiar, pero su madre lo explotó como futbolista, Carlos Henrique asegura que nunca quiso jugar, nunca jugó un partido oficial entero, en 20 años jugó unos 20 partidos y siempre todos amistosos. Según sus palabras en una entrevista a Onda Cero, nunca nadie lo delato porque era muy buen consejero de los futbolistas y siempre los trato bien. Una de sus frases más demoledoras cuando todo pasó y comenzó a salir a la luz su carrera y su estafa a todos los clubs, sentenció con la siguiente frase «Los clubes han engañado y engañan mucho a los futbolistas, Alguno tenía que vengarse por todos ellos». Y sinceramente en cierta manera no le quito razón. Cuídense.

 

@Culle21

Comentar y compartir es agradecer, les seguimos esperando en twitter #diarioam.

 

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

20

More in Aportación Propia

rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 2 – Crónica Diario AM 16/01/2017

churchill16 enero, 2017
cletus

Nicolás Copérnico y Álvaro Ojeda – Crónica Diario AM 13/01/17

graunch13 enero, 2017
rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 1 – Crónica Diario AM – 11/01/2017

churchill11 enero, 2017
chinese-super-league-700x400

Váyase a China. Crónica DiarioAM 8/01/17

Rockdactor8 enero, 2017
bar-torino

Vergüenza Crónica Diarioam 06/01/2017

Culle216 enero, 2017
fresh-thinking

Fresh thinking 32, 40, 48 – Crónica Diario AM 02/01/2017

churchill2 enero, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM