Aportación Propia

Mi crisis estival y yo – Crónica Diario AM 09/08/2016

Mi crisis estival y yo – Crónica Diario AM 09/08/2016
JL

Queridos lectores. Se presenta ante vosotros este humilde y nuevo redactor de Diario AM. Espero que sea el primero de muchos artículos en vuestra compañía. Gracias.

Avanza agosto y se acerca por tanto el momento en que el balón empezará a rodar de nuevo en la liga española. La pausa veraniega se ha convertido, al menos para mí, en un balón de oxígeno imprescindible, una cura de desintoxicación fundamental  tras diez meses de puro agotamiento, tras semanas cargadas de partidos de lunes a domingo, de liga, uefa, copa, champions, eurocopa, mundiales, mundialitos y la madre que los parió. Todo ello aderezado con un sinfín de horas y horas de informativos engordados artificialmente, donde la pupita del dedito de Cristiano tiene más cobertura que cualquier buen partido donde no jueguen los de siempre.

En este bendito parón no quiero oír hablar de pretemporada, de trofeos veraniegos, ni de entrenamientos televisados. Por supuesto que ni me mencionen las giras multimillonarias por países exóticos de quienes las necesitan para pagar cifras sonrojantes y obscenas por personas de este planeta. NO, la pausa es innegociable, y desde aquí os aconsejo humildemente que la toméis como tal, por el bien de vuestra salud mental.

Es en estas fechas, desde mi retiro espiritual, cuando suelo recibir la visita de mi crisis particular. Cada año se me aparece entre gazpachos, sombrillas, toallas y mojitos para preguntarme, ¿por qué?

¿Por qué seguir con pasión este deporte donde los grandes arrasan al resto con la chequera mágica que todo lo puede?

¿Por qué esperar, soñar, sufrir con nuestro equipo, si compite en clara desigualdad con los de siempre?

¿Por qué ir al fútbol, si los campos están cada vez más vacíos debido a horarios tan difíciles de comprender y defender, si cuesta un mundo llegar al estadio y abandonarlo, cuando por menos dinero están disponibles todos los partidos cómodamente desde casa?

¿Por qué poner nuestra ilusión en manos de los jugadores, si  saltan de un club a otro cada vez más rápido, cada vez dando menos tiempo a los aficionados a disfrutar de su juego?. ¿Por qué, si piden subidas de ficha en cuanto meten 3 goles seguidos y oyen los cantos de sirena de los grandes? ¿Por qué, si esos mismos jugadores cobran hasta el último euro cuando no le marcan ni al arco iris?

¿Por qué formar parte de todo esto, si los clubs de fútbol acogen en su seno lo peor de la sociedad y les dan su espacio para que nos avergüencen al resto con sus cerebros de mosquito, sus cánticos insultantes, sus  pancartas retrógradas, y sus batallas campales organizadas?

No lo sé, la verdad.

Será que cuando empiece a rodar el balón nuestro equipo estará  el primero empatado a puntos con todos los demás.

Será que quizás sí, quizás ese nuevo fichaje que besa nuestro escudo y nos promete que éramos su club soñado de siempre, sea el que marque la diferencia con los otros quinientos anteriores. Quizás llegué a ser un crack, y llegue a amar a nuestro equipo, a nuestra ciudad, y no nos abandone por poco más en cuanto su representante necesite una nueva casa en alguna isla paradisiaca.

Será que esperamos que la fortuna nos brinde un sorteo de copa perfecto, con un cuadro ideal que nos permita llegar a la única final del único trofeo al que nuestra precaria economía nos permite soñar.

Será que muy de vez en cuando llega ese partido, ese tan especial que no vamos a olvidar nunca, con ese gol, ¡madre mía que golazo!

Será que los fines de semana necesitan en su grandeza ese toque especial, ese colorcito que les da estar salpicado de partidos del deporte rey nacional.

Será que lo hemos mamado desde pequeñitos, que hemos cantado los goles con nuestros padres y hermanos, y también hemos llorado las decepciones. Será que ese vínculo creado a tan tierna edad ha echado raíces tan profundas que no hay miserias que lo tumben, será…

La crisis se irá con el calor y los días de luz interminable, y nos dejará con la ilusión intacta, con la emoción de esa primera jornada, de esa maravillosa clasificación inmaculada y llena de ceros, donde todos somos iguales al menos por unas horas. Será hora de decirle adiós y hasta el año que viene.

clasificacion

¿Te gusta esta entrada?

22
Aportación Propia
JL

More in Aportación Propia

Real Madrid Campeon

Big Data – Crónica Diario AM 22/05/2017

churchill22 mayo, 2017
portada

Cuestión de feeling – Crónica Diario AM 21/05/2017

Ella21 mayo, 2017
Yuka Ando

Atletismo, innovando y corriendo. Crónica Diario AM 18/05/17

Rockdactor18 mayo, 2017
Billete 2000 pesetas

2000 – Crónica Diario AM 15/05/2017

churchill15 mayo, 2017
portada

Mano de santo – Crónica Diario AM 14/05/2017

Ella14 mayo, 2017
celtabalaidos

El partido del siglo. Ondiñas Veñen. Crónica Diario AM 11/05/17

Rockdactor11 mayo, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM