Aportación Propia

Siempre vivo – Crónica Diario AM 25/07/2016

Siempre vivo – Crónica Diario AM 25/07/2016
Beberou

foto01

Severiano Ballesteros nació el 9 de abril de 1957 en Pedreña. Probablemente uno de los lugares de España con mayor tradición de golf. Con tres hermanos profesionales de golf y su tío, Ramón Sota, despuntando en Europa en los años 60, el destino solo podía depararle un futuro más que brillante en este maravilloso deporte. A estos antecedentes se le sumaban mucho talento y unas cualidades más propias de un superhéroe que de una persona humana. Solo quedaba por tanto esfuerzo y entrenamiento, y eso fue algo que de sobra incorporó Seve a su día a día. 

Ballesteros no solo será recordado por su impresionante palmarés, del que más tarde hablaremos. Son imborrables sus numerosos “golpes imposibles”, su imaginación para hacer cosas que otros veían imposibles, o sencillamente que no eran capaces de visualizar. Sin duda esto es fruto del mucho tiempo que pasó únicamente practicando con un hierro 3 (uno de los más difíciles de la bolsa). Era el único que tenía, aquel que le regaló su tío Manolo. Creo que nadie puede decir abiertamente que sea golfista sin tener conciencia de cómo Seve jugó el hoyo 16 de “Royal Lytham” en el British Open de 1979, jugando la bola al Parking, sabiendo que por ahí acortaría y que no tendría penalidad alguna. Por megafonía se tuvo que pedir a los propietarios de ciertos vehículos que los movieran, Seve tenía que jugar su golpe a green y permanecía tranquilo, sabiendo que lo que hacía era legal y ajeno a todo el revuelo que estaba causando. Cuando todo estaba a su gusto, con una asombrosa parsimonia, y un talento propio del mayo de los genios, ejecutó su golpe, su golpazo. La dejó a 3m de bandera y metió el putt. Birdie y a seguir. Así se proclamó campeón de ese British.

LythamSeve_header

Dos Masters de Augusta, cinco Mundiales Match Play, tres British Open, Cuatro Ryders como jugador y una como capitán, dos Copas del Mundo y 87 victorias más por el mundo. Ese es el balance de un jugador a quien el cáncer se quiso llevar antes de tiempo. El 7 de mayo de 2011 moría en su casa de Pedreña con 54 años. Solo Dios sabe la cantidad de alegrías que aún Seve nos tenía guardadas, y como de grande habría acabado siendo su leyenda. Después de dos años y medio luchando contra un tumor cerebral, una insuficiencia respiratoria acabó “obligándolo a descansar ya de por vida”. Convaleciente como estuvo sus últimos años, y con múltiples dolores, aún fue capaz de hacer algo más. Constituyó una Fundación para impulsar la investigación contra el cáncer. La presentó rodeado de otros grandes del deporte como Butragueño, Arconada o el exbaloncestista Corbalán. 

Logo Fundación Seve Ballesteros_jpg

A Ballesteros le debemos que se juegue al golf hoy en España. De no ser por él seguramente habría sido por otros motivos por los que hoy jugaríamos al golf. Pero lo que es cierto es que fue el el impulsor del golf en España y también en Europa. Tomó el testigo de Arnold Palmer como el jugador más carismático y emblemático y no cesó en su empeño de que la Ryder Cup desembarcara en España hasta que lo consiguió. Se jugó en 1997, en Valderrama. El fue el capitán y Europa la ganó. Nunca más ha vuelto a España, de momento.

“El impacto de Seve en el mundo del golf, particularmente en Europa, es inconmensurable… un gran hombre y un gran embajador, ha representado a su país, a su deporte y a sí mismo con clase” Jack Nicklaus

“El jugador de golf más creativo que he visto” Tiger Woods

“En cada generación destaca un golfista que es un poco mejor que el resto. Ballesteros es uno de ellos; lo tiene todo: toque, poder, saber, coraje y carisma”. Lee Trevino

“Cuando juega a su nivel, es casi como si Seve condujera un Ferrari y el resto de nosotros Chevrolets”. Tom Kite

“Seve era uno de mis grandes héroes. Nunca he jugado con un golfista más carismático, pero él no era solo extraordinario en el sentido golfístico. Si entrabas en una habitación, sabías que estaba ahí, aunque no le vieras ni le oyeses”. Lee Westwood

“Nunca fue una tarea sencilla porque nunca te decía ‘bien hecho’. Sin embargo, es, de largo, el mejor jugador para el que he trabajado. No podías ayudarle más que queriéndole tal como es”. Peter Coleman, caddy de Seve en la década de los 80.

Podríamos no acabar si empezamos a citar todo lo que se ha dicho sobre el fenómeno de Pedreña, así que me detendré aquí pero solo para hablar de su más especial amigo, de su colega, de su compañero de batallas, de Jose María Olazabal. La eterna pareja de españoles en la Ryder Cup que tantos records pulverizó y que intimidaban a sus rivales con sus golpes prodigiosos y su compenetración. Txema fue uno de los que más sufrió cuando Seve se nos fue. Fueron numerosas sus apariciones visiblemente dolido y sus muestras de cariño y afecto hacia su familia. 

252751_M16

 article-2211036-15335D75000005DC-951_306x423Nos vamos a remontar a la Ryder Cup de Medinah de octubre de 2012. Hacía poquito que Seve se nos había ido y el capitán era su gran amigo Josemari. Llegábamos muy tocados al último día del evento, los primeros días el dominio americano fue aplastante. Era necesario ganar 8 de los 12 partidos que se iban a disputar (todos en formato individual, donde históricamente habían sido más fuertes los americanos). El bando rival, capitaneado por Davis Love III se mostraba confiado, pero al Europeo se le apreciaba algo en la mirada, una especie de aura que hacía presagiar que lo que parecía casi imposible, iba a suceder. 

 

 

 

1367944683_extras_ladillos_1_0

Los nuestros se conjuraron, no podían fallar este año, tenían el apoyo del más grande. Éramos 13 europeos contra 12 americanos, pues Seve estaba arriba, en el cielo. Pero también estaba en sus bolsas de palos, en su ropa, en sus gorras y por supuesto en la mente de cada uno de ellos. “Yo creo”, les dijo el golfista vasco. “Poco más os tengo que decir: salid ahí y dadle duro”. Poco más les dijo, en efecto. Diseñó una estrategia agresiva para los emparejamientos individuales. Envió los primeros a su núcleo duro, a los jugadores fuertes del equipo. Luke Donald, Ian Poulter, Rory Mcilroy, Justin Rose y Paul Lawrie. Confiaba en que sus más que probables victorias empezaran a contagiar al resto del equipo. Y la máquina empezaba a funcionar. Donald fue el primero en anotar un punto azul en el casillero venciendo al bombardero Bubba Watson; le siguió Lawrie que ganó a Snedeker, y después Mcilroy destrozó al invicto Keegan Bradley. La cuarta victoria seguida también fue para los pupilos de Olazabal. Rose ganaba al zurdo Mickelson con dos birdies en los últimos hoyos. Dos victorias de los rivales se sucedieron pero apareció uno de los nuestros. Sergio García perdía contra Furik por uno a falta de dos hoyos pero alfinal pudo con él. En el 18 sellaba su victoria. Solo quedaban 3 partidos por el campo y a los americanos les bastaba con una victoria. Tenían mucho a su favor, sus tres mejores golfistas eran los que quedaban batallando. Kuchar, Stricker y Woods luchando en Medinah intentando poner fin al sueño europeo. Perdieron los 3 partidos, y así es como Europa firmaba la mayor remontada en la historia de la Ryder Cup. 

Montaje1

 “Los chavales han hecho un esfuerzo increíble”, “Nunca he experimentado una emoción como está. Se lo dedico a mi amigo Seve” “Ha sido increíble la sensación de ver a 12 jugadores darlo todo, sacrificarse por el colectivo, y creer. Ha sido la victoria de la fe. Nunca hemos dejado de creer en nosotros”. Poco más pudo decir Jose María, rompió a llorar y no podía más que mirar al cielo, pensando en quien injustamente no pudo ver aquel espectáculo en directo. Pero pudo hacer un esfuerzo y hacer referencia también a Ian Poulter. El fue el que más nos hizo soñar en la Ryder luchando hasta el último momento y manteniéndonos vivos. “Ian Poulter es el mejor de todos, el más sólido, el de espíritu más combativo, el más sentimental, merece un monumento”.

article-2210967-1549E575000005DC-196_964x711

olazabal

Os dejo un breve resumen del “Milagro de Medinah”. Pelos de punta en 1, 2, 3…

Seve nunca se rindió. “Antes entrenaba para jugar, y ahora entreno para vivir“, decía. Desde que le diagnosticaron el tumor luchó incansablemente para permanecer entre nosotros. Llevaba algo de tiempo alejado de los campos de golf por problemas de espalda pero, aun ya consciente del tumor que tenía aseguraba que podría con ambas “circunstancias” de su vida y que le volveríamos a ver jugando al golf. Montó un gimnasio en su casa para permanecer en forma y se machacaba a diario. Superó cuatro intervenciones quirúrgicas para después comenzar un largo proceso de sesiones de radioterapia y quimioterapia, que le dejaban muy bajo de defensas y de ánimo. Un año antes de su muerte, habiendo perdido la visión en el ojo izquierdo y con poca movilidad en toda la parte izquierda del cuerpo insistía en prepararse para jugar un torneo de exhibición en el Open Británico. Echaba de menos las “partiditas” con sus amigos. En navidad su estado ya solo podía deparar un desenlace inminente. La noche del jueves le ofrecieron cuidados paliativos con sedación, en su domicilio, para aliviarle sus últimas horas.

1254637612_850215_0000000000_sumario_normal

 Olazabal era el único en España, junto con la familia de Seve, que conocía como había empeorado en los últimos días. La noche que su amigo se fue estaba en el Prat, en Barcelona, compitiendo, y no tuvo el valor de decírselo a ninguno de sus compañeros/rivales, pero tampoco la poca profesionalidad de no seguir compitiendo. Pasó el duelo el solo y acabó de competir el viernes. Fue finalizar su hoyo 18 y derrumbarse. No pudo articular palabra y se fue llorando al hotel. El resto de jugadores se iban enterando a medida que finalizaban su jornada de viernes en el campo. “ninguno de los que estamos aquí lo habríamos hecho sino llega a ser por su figura”. Decía Alvaro Quirós al enterarse

Seve siempre fue de su equipo de toda la vida. Del Racing. Su relación con el equipo y la directiva del mismo siempre fue muy estrecha. Incluso protagonizó el spot de la campaña de abonados de 2009.

Y su equipo le correspondió como es debido cuando se nos fue.

3

La vida no siempre es justa. Muchos jóvenes no hemos tenido el placer de ver como Seve hacía historia porque el destino quiso que se fuese antes de hora. Cada día estoy más de acuerdo con la frase esa que dice que siempre se van los mejores. No era el más simpático ni se podía decir que su mayor virtud era el carisma. Pero se ganó el respeto de todos sus rivales y la admiración de todo aquel que jugara, o que hoy día juegue al golf a base de esfuerzo, de constancia y de dedicación. No es precisamente normal, que un chiquillo al que no se le permite la entrada en un campo de golf, se espere a que caiga la luz para trepar el muro del mismo y colarse en él a jugar. Muchas cosas en la vida de Seve no fueron precisamente normales, pero fue así como se forjó un genio que para nada era normal.

MD_54393567023_Una-de-las-imagenes-mas-caract_54393580994_51356729138_352_256

Severiano Ballesteros (9/04/1957 – 07/05/2011)

Beberou / Diario AM

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

23
Aportación Propia

More in Aportación Propia

portada

Buen puerto – Crónica Diario AM 22/01/2017

Ella22 enero, 2017
juve1492002_20170113_170719434_1484304808137.jpg_1151390924

Adiós y gracias Graham Crónica Diarioam 20/01/2017

Culle2120 enero, 2017
Logo

Deportista, tú eres marca – Crónica Diario AM 19/01/2017

Rockdactor19 enero, 2017
rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 2 – Crónica Diario AM 16/01/2017

churchill16 enero, 2017
cletus

Nicolás Copérnico y Álvaro Ojeda – Crónica Diario AM 13/01/17

graunch13 enero, 2017
rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 1 – Crónica Diario AM – 11/01/2017

churchill11 enero, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM