Crónicas

El Mediocentro – Crónica Diario AM 16/07/2016

El Mediocentro – Crónica Diario AM 16/07/2016
Ankor

Sonará un poco anticuado hoy en día hablar de relojes de pulsera. Ya pasó aquel tiempo en que lucíamos orgullosos nuestros relojes de plástico y aprovechábamos la ocasión para enseñárselo a todos los que pudiéramos, con frases tan ilusionantes como “¡mira! ¡Se enciende!” mientras nos dejábamos el dedo para mantener pulsado el botón que mantenía encendida la pequeña bombilla del interior del artilugio.

reloj1Hoy en día se siguen utilizando los relojes como complemento, joyería o artículos de lujo. Al igual que en nuestra época del plástico, lo que se buscaba en un reloj eran sus “añadidos”; en el caso de los relojes de lujo, sus acabados en oro, el diseño o las virguerías que hace, es decir, lo visible y lo llamativo.

Pero esas no son las piezas más importantes en un reloj. Esas piezas se encuentran en el interior, no son llamativas, ni marcan estilo, ni hacen virguerías, pero sí hacen que el artilugio, en su conjunto, funcione. Puedes tener un reloj con todos los acabados lujosos y llamativos que quieras, pero como su interior, lo que no se ve, no funcione bien, el reloj, en su conjunto, dejará de funcionar. Quién no ha tenido un reloj que hacía múltiples virguerías pero que, a las primeras de cambio, dejaba de funcionar.

reloj2Lo mismo se puede extrapolar a un equipo de fútbol. El portero que hace prodigiosas paradas, el delantero con sus filigranas, el mediapunta que se interna en el área enemiga como si se cortara mantequilla con un cuchillo caliente… Eso es lo que se ve, lo más llamativo, lo más vistoso y lo que más vende.

Pero por muchas piezas (jugadores) caras que tengas en esos puestos, el conjunto no funcionará si no funciona lo que no se ve, su interior, lo que hace que todo funcione y genere la transición entre el ataque y la defensa. Sin ellos, puedes tener todos los complementos de lujo que quieras, la maquinaria no va a funcionar.

Y de eso mismo, de lo que no se ve, es de lo que trataremos la crónica de hoy, de esa pieza fundamental en el fútbol y los diferentes papeles que pueden realizar en los dibujos tácticos más recurridos en el fútbol moderno. Como la mayoría ya habrá imaginado, hoy hablaremos del MEDIOCENTRO.

El mediocentro como sinónimo de centrocampista es aquel jugador que ejerce en el centro del campo, por lo que incluye también a los interiores, mediapuntas y volantes. En función de las posiciones en el terreno de juego, el mediocentro es el que se coloca en la parte central (también llamado mediocentro organizador) o incluso más retrasado (mediocentro defensivo). En una posición más adelantada hablaríamos del mediapunta (cuyo sinónimo es mediocentro ofensivo), pero esa posición no la analizaremos en esta crónica.

La posición de mediocentro es casi tan antigua como el fútbol mismo, una vez superada la fase inicial donde “todos iban a por la pelota”, pronto se empezaron a definir las posiciones atacantes de los defensivos y se necesitarían jugadores que sirvieran de transición entre la defensa y el ataque. Por tanto, incluso en esos orígenes tan locos donde  encontrábamos tácticas inverosímiles hoy en día, como el 2-3-5 (precursor del 4-3-3) o el 4-2-4 (precursor del 4-1-4-1), ya existía el mediocentro. Lo que sí ha variado con las épocas es el perfil de jugador que se requería para el mediocentro, desde el netamente defensivo en los 60 hasta un perfil más organizador en los 90.

Hay tantas clasificaciones de mediocentros como tácticas. Ninguna 100% válida por supuesto, pues recordamos que hablamos de seres humanos, que son los que ejecutan ese rol y, por tanto, no hay dos iguales, cada uno con sus diferentes capacidades físicas y psicológicas. Por tanto, para no entrar en etiquetas vanas, vamos a agrupar a los mediocentros en tres grandes grupos en función de su rol principal en el juego, recordando que cada jugador es un mundo en sí mismo. En cualquier caso, todos los mediocentros suelen tener un rasgo distintivo y común en todos ellos (al menos si se quiere destacar en este puesto) y es tener una notable visión del juego.

A grandes rasgos, el perfil del cada tipo de mediocentro es el siguiente:

Mediocentro Destructor. El más usual y común no sólo en el fútbol moderno, sino en todas las épocas. Como su nombre indica, el mediocentro destructor se encarga de destruir el juego atacante del equipo contrario. Se especializa en interceptar pases y estorbar la circulación del balón del equipo rival. También, cuando las circunstancias del partido lo requieran, pueden sumarse a la zaga y actuar como un central más, u ocupar la zona de banda en las esporádicas incursiones en ataque de los laterales. No son pocos los mediocentros destructores que han acabado reconvirtiéndose en central. A nivel ofensivo, no se le exige tanta creación, aunque son muy apreciados aquellos que son capaces de un pase largo preciso una vez recuperado el balón. Son los conocidos mediocentros defensivos de toda la vida en el fútbol español, de buen físico, disciplinados, no muy hábiles o ágiles pero muy rigurosos tácticamente.

casemiroEjemplos de mediocentros destructores hay muchos, destacamos a Casemiro, del Real Madrid, su presencia o no en el campo varía mucho en el juego blanco como veremos más adelante.

Mediocentro creador. Menos común y usual que su homólogo destructor. Se encarga de la creación del juego desde atrás. Un rol que muchos equipos suelen relegar en interiores y mediapuntas (que realizarían funciones más dinámicas en el ataque y de creación de juego), por lo que no disponen de un creador que juegue de mediocentro. Suele ser el primero en recibir la pelota rechazada por los defensas, y el eje central de la misma en la circulación del balón de una banda a otra. Capacidad para retener y hacer circular la pelota desde atrás es lo que se le pide a un creador, pero una notable versatilidad en los pases es lo que hace destacar a un mediocentro creador, tanto el pase corto como largo, raso como aéreo, servir de “pared” en las paredes y un sinfín de habilidades más. No es raro encontrar a mediocentros muy habilidosos encargándose del pase en las jugadas a balón parado, como faltas y saques de esquina. Son los llamados mediocentros organizadores o, simplemente, mediocentros en el fútbol español. Su función es más cerebral que física, y en el fútbol español suelen abandonar esa posición en función de sus habilidades, agilidad y dinamismo, pasando a ser interiores o mediapuntas, un rol más acorde con este clásico jugador en el fútbol español, relegando al creador en un segundo plano o, incluso, a estar más concentrado en tareas defensivas. De hecho, los interiores y mediapuntas más cotizados son aquellos que tienen grandes capacidades creadoras, además de habilidad, dinamismo y capacidad de llegada en segundas jugadas.

Xavi HernándezComo  hemos dicho, muchos jugadores que podrían jugar de mediocentro en realidad lo hacen como interiores y mediapuntas, dependiendo de la época en que dicho rol era más popular o no. No obstante, sigue siendo común verlos en tácticas de 4-2-3-1 y 4-4-2 del que hablaremos más adelante. Sin embargo, como ejemplo no tengo más remedio que nombrar a uno de los mediocentros más extraordinarios de todos los tiempos, ya retirado, pese a que su rol en muchos partidos era el de interior en un 4-3-3. Hablo de Xavi Hernández.

Mediocentro Mixto. Es aquel mediocentro válido tanto en su faceta de creador como de destructor. Muy, muy escasos, y toda una joya para tácticas de un único mediocentro como el 4-3-3. Se trata de un jugador notable en la destrucción de las jugadas de ataque rival, tácticamente muy disciplinado, pero luego con la suficiente habilidad para retener y sacar la pelota jugada. Como creador, también dispone de un amplio repertorio de pases y de apoyo en el ataque. Disponer de la seguridad que ofrece un mediocentro mixto en el 4-3-3 es todo un lujo para los equipos que recurren a este tipo de táctica. Si se tiene la suerte de encontrar un mediocentro mixto, es muy importante no dejarlo escapar, sobre todo para los equipos de élite. En el fútbol inglés se los conoce como “box to box” y suelen ser un tipo de posición aparte, donde desempeña labores no sólo destructivas y organizadoras, sino también muestran dinamismo en ataque como los mediapuntas y los interiores, por lo general, en el fútbol inglés el mediocentro “box to box” es un mediapunta con importantes labores defensivas o un defensivo con numerosas incursiones en el ataque. En el fútbol español no existe esa posición aparte, y el mediocentro mixto suele ocupar una posición de destructor pero con las suficientes cualidades como para ser creador. La polivalencia es el rasgo más característico de ese escasísimo jugador.

Sergio BusquetsComo dije, este tipo de mediocentros son muy escasos, a menudo se trata de creadores que tienen buenas labores defensivas (es más fácil hacer que un creador destruya medianamente bien a que un destructor cree medianamente bien), pero muy pocos combinan ambas facetas de una manera equilibrada, tácticos, disciplinados, muy físicos y, a la vez, ágiles y habilidosos. En mi opinión, el máximo exponente de este tipo de mediocentros es Sergio Busquets.

 

Ahora intentaremos analizar el rol de los diferentes tipos de mediocentros en los esquemas y tácticas más comunes y utilizados en el fútbol español:

Esquema 4-4-2.

Ejemplos: Atlético de Madrid, Villarreal CF.

Esquema 4-4-2 con la posición destacada de los mediocentros

Fig. 1. Esquema 4-4-2 con la posición destacada de los mediocentros.

En el esquema defensivo 4-4-2 se utilizan dos mediocentros (Fig. 1), por lo general, uno creador y otro destructor para equilibrar el ataque y la defensa del equipo. En el caso del Atlético de Madrid el mediocentro destructor es Augusto Fernández, mientras que las labores de creador le corresponden a Gabi. En el caso del Villarreal, Marcelino suele variar mucho las posiciones y efectivos, pero por lo general cuenta con Trigueros de destructor y con Bruno como creador.

Ambos mediocentros están muy implicados en labores defensivas y en cubrir la banda ante las subidas de sus interiores y laterales, no obstante, cuando una pelota es recuperada, es muy común que el destructor le pase la pelota al creador y éste distribuya el juego, normalmente a los interiores, o avanzando con el esférico hacia posiciones más adelantadas donde esperan los delanteros. Si es el creador el que lo recupera, debe ser capaz de retener la pelota y avanzar con ella hasta buscar una buena opción de pase, en estos casos Gabi y Bruno son auténticos maestros. Todo el equipo en general, sobre todo interiores y, en menor medida, laterales, deben estar preparados para dicha recuperación y avanzar rápidamente intentando ocupar las mejores zonas para el pase, como se muestra en la Fig. 2.

Fig. 2. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón, el mediocentro destructor (MCD) se la pasa al mediocentro creador (MCC), si es el MCC el que recupera el balón, el paso anterior se omite.

Fig. 2. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón, el mediocentro destructor (MCD) se la pasa al mediocentro creador (MCC), si es el MCC el que recupera el balón, el paso anterior se omite.

Es una táctica, por tanto, ideal para el bloqueo defensivo del centro del campo hacia atrás y salidas al contraataque. Es muy común en esta táctica que los interiores también deban tener implicaciones mucho más defensivas que en otras tácticas y por eso los entrenadores especializados en esta táctica le exijan este tipo de compromisos a sus interiores. Ésta es la principal razón por la que Simeone suele señalar a Saúl Ñíguez como uno de los primeros cambios en las segundas partes. Un excelente interior, pero algo negado en sus labores defensivas. Es joven de todas formas para mejorar.

La variante más común en el 4-4-2 es el de colocar a dos mediocentros destructores, sobre todo cuando se va por delante en el marcador y tu creador no tiene notables cualidades defensivas. En este caso, se sustituye al creador por un destructor o bien a un interior por un mediocentro destructor, pasando el creador a puestos de interior. El ataque se ve notablemente mermado con esta variante, apostándolo todo al pase largo y contraataques vertiginosos por parte de los dos delanteros o interiores en ocasiones. Los laterales no suelen salir al contraataque en estos momentos del partido (Fig. 3).

Fig. 3. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón con dos MCD.

Fig. 3. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón con dos MCD.

Ejemplos hay muchos, uno de los más claros de todos ocurrió en el partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones entre el Atlético de Madrid y el Bayern München, donde, tras los abusivos asedios bávaros, Simeone decidió hacer un único cambio en todo el partido, sustituir al interior Saúl Ñíguez por un destructor, Tomas Partey, ocupando Gabi el puesto de Saúl. Tras ese cambio, el Atlético logró contener mucho mejor al Bayern y llevarse el partido con la ventaja mínima.

El caso de esta variante táctica del 4-4-2 desde el inicio es muy raro, claramente enfocado en evitar recibir goles a toda costa, y si suena la bocina con un gol en el contraataque pues mucho mejor. Es el caso del Granada CF tras la llegada de José González. El principal objetivo del entrenador gaditano nada más llegar al club nazarí, fue cortar por lo sano con la sangría de goles recibidos por los andaluces. Para ello, plantó un 4-4-2 con dos destructores como dos pianos, siendo el principal de ellos Abdoulaye Doucouré.

Fig. 4. Esquema ofensivo sin MCD.

Fig. 4. Esquema ofensivo sin MCD.

La variante 4-4-2 con dos creadores es muy rara y se suele utilizar sobre todo en partidos decisivos donde se va perdiendo y se necesita un gol desesperadamente. En este caso, se prescinde del destructor, es el creador el que asume ese rol pero siempre con la vista centrada en el ataque, el otro creador, se concentra más en el ataque, siendo en realidad en esta faceta del partido un mediapunta (Fig. 4).

En esta medida desesperada por buscar el gol, el equipo encierra a su rival en su área y circulan el balón de una banda a otra en busca de un hueco donde atacar. La incursión de los laterales por banda se hace muy frecuente, el riesgo que se corre por contraataques es muy alto. Un intento infructuoso en muchos casos, porque los equipos que tienen el 4-4-2 por bandera no están acostumbrados a tomar la iniciativa en el ataque ni la posesión del balón, por lo que no suelen tener demasiadas ideas una vez consiguen la pelota para jugarla.

Un buen ejemplo lo tenemos en la eliminatoria de Octavos de Final de la Liga de Campeones entre el Atlético de Madrid y el PSV, donde Simeone llegó a alinear a Gabi y a Saúl Ñíguez en el centro del campo con el fin de romper el cerrojo neerlandés del equipo de Cocu. Gabi seguía con su rol de mediocentro creador, mientras que Ñíguez ejercía de mediapunta, prescindió Simeone de un destructor pese a los riesgos que eso conlleva. En cualquier caso fue infructuoso, pues el equipo de Simeone fue incapaz de marcar un solo gol en 210 minutos, resolviéndose la eliminatoria en los penaltis.

Esquema 4-2-3-1.

Ejemplos: Athletic Club, Sevilla FC.

El esquema 4-2-3-1 es uno de los más interesantes que existen y uno de los más populares en el fútbol español. Se puede decir que es un intermedio entre el defensivo 4-4-2 y el ofensivo 4-3-3, sin fisuras, suele cuidar tanto la defensa como el ataque, si bien tiene el inconveniente de que no es muy útil para la posesión del balón, siendo más indicado para un juego más directo y de bandas.

Fig. 6. Esquema 4-2-3-1 con la posición destacada de los mediocentros.

Fig. 5. Esquema 4-2-3-1 con la posición destacada de los mediocentros.

Al igual que el 4-4-2, el esquema 4-2-3-1 utiliza dos mediocentros (Fig. 5) y al igual que el esquema anterior, lo normal es combinar uno destructor y otro creador. A diferencia del 4-4-2, donde los dos mediocentros están muy implicados en las tareas defensivas, en el 4-2-3-1 el creador está algo más liberado de dicha tarea, y se concentra más en la circulación del balón hasta, al menos, el área rival, y distribuir el juego hacia el mediapunta e interiores. Por contra, se requieren menos labores atacantes al creador, dejando esa labor sobre todo al mediapunta. El creador es un jugador bastante más liberado en el 4-2-3-1 permitiendo la ocupación de varias posiciones en función de lo que requiera el partido. Lo común en el Athletic Club es que sea Mikel San José el destructor en el esquema 4-2-3-1 del equipo vasco, Beñat es el del juego más creativo de los leones, siendo por lo general Raúl García el mediapunta del Athletic, que es el que distribuye el juego. En el Sevilla FC, es Éver Banega el creador y distribuidor del juego en el equipo andaluz, acompañado de un destructor si juega de mediocentro, pero si juega de mediapunta, Emery suele poner dos jugadores destructores, generalmente  Krychowiak y N’Zonzi .

Fig. 6. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón, la principal prioridad del MC es pasar cuanto antes el balón a la línea de 4 atacante.

Fig. 6. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón, la principal prioridad del MC es pasar cuanto antes el balón a la línea de 4 atacante.

El principal objetivo del 4-2-3-1 es no implicar demasiado a los interiores en labores defensivas, permitiendo que éstos y el mediapunta puedan jugar más adelantados. El juego rápido y directo es lo que prima en el 4-2-3-1 por lo que su creador, más que elaborar el juego, debe ser lo suficientemente habilidoso para no perder el balón y realizar un pase satisfactorio al mediapunta e interiores. Son éstos, y no el mediocentro, los que se encargan de buscar al delantero (Fig. 6). Es la variante táctica más común en el Athletic Club, donde se suele apreciar a un Beñat superlativo ocupando numerosas posiciones en el campo, tanto ofensivas como defensivas.

Las variantes tácticas son semejantes al 4-4-2, la más común es la de colocar a dos destructores en vez de a un creador y a un destructor en el centro del campo. Esta variante merma mucho la distribución del juego a la hora de atacar, por lo que el ataque se vuelve mucho más directo todavía si cabe. Se requiere de un mediapunta notablemente habilidoso y no menos mancos interiores, ya que éstos no tendrán la ayuda de un mediocentro creador. Es una variante táctica muy efectiva por su rapidez, pero fácil de neutralizar si se tiene marcado al mediapunta (Fig. 7). Es la variante táctica más común en el Sevilla FC, muy acostumbrado a jugar con doble pivote, Krychowiak y N’Zonzi, dos destructores de excelente pase largo, sobre todo el polaco.

Fig. 7. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón con dos MCD.

Fig. 7. Esquema ofensivo una vez recuperado el balón con dos MCD.

Un caso excelente para estudiar el papel de los mediocentros en el 4-2-3-1 lo tenemos en la eliminatoria de cuartos de final de la Liga Europa entre el Athletic Club y el Sevilla FC:

 En la ida en San Mamés, Valverde puso su habitual dúo creador-destructor (Beñat-San José), mientras que Emery encadenó el centro del campo con N’Zonzi y Krychowiak, dos auténticos leños que cortaban con facilidad el peligroso juego aéreo del Athletic. Para el ataque, Emery contó con Banega, mucho más habilidoso que San José (Beñat concentrado en el ataque) creando verdadero peligro en el área vasca y llevándose el partido.

En el partido de vuelta en el Sánchez Pizjuán, los papeles se repitieron en las posiciones de mediocentro, pero en este caso Emery no podía contar con Banega, siendo sustituido por Iborra, en la mediapunta. Como dijimos, un doble pivote destructor hace depender mucho del mediapunta, e Iborra no estuvo a la altura, amén de que Valverde cambió completamente toda la línea de tres atacante detrás de Aduriz para evitar las contras fulgurantes del Sevilla y controlar un poco más al mediapunta del Sevilla, le facilitó la tarea a Valverde el que Banega no jugara. En resumen, una eliminatoria tremendamente igualada entre dos técnicos expertos en el 4-2-3-1 y que al final se tuvo que resolver desde el punto de penalti.

La variante táctica del 4-2-3-1 con dos mediocentros creadores no se suele utilizar, salvo en el caso de que no dispongas de destructores en tu plantilla. Es lo que ocurrió con la Selección de Fútbol de Bélgica en la Eurocopa. Como bien explicó TaichoXela en su día, el principal problema de Bélgica es que no tenía mediocentros destructores al uso, Witsel y Nainggolan era los mediocentros elegidos por Wilmots para su 4-2-3-1, dos creadores, no destructores, de hecho, hasta fueron goleadores en la Euro. Si bien es más fácil destruir que crear, se requieren unas cualidades específicas para ello, cosa que ambos mediocentros no poseían. El nivel de creación en el centro del campo de Bélgica fue superlativo, pero notablemente endeble en la destrucción. Contra ciertos equipos más inferiores técnicamente no hubo problema, pero se vieron claramente las costuras en el caso de la Selección de Italia, donde un centro del campo belga tan débil en la contención poco pudo hacer. También se vieron las costuras contra Gales, muy inteligente Coleman al emular el 3-5-2 italiano contra Bélgica, porque una vez que se superaba la primera línea centrocampista belga, no había oposición, Witsel y Nainggolan no estaban a la altura como destructores.

¿No se ponen dos creadores en el 4-2-3-1 incluso cuando se va perdiendo como en el 4-4-2? No, en ese caso desesperado, el creador pasa a ser mediapunta, dejando al destructor como único pivote, nunca se deja un 4-2-3-1 desguarnecido atrás porque, a diferencia del 4-4-2, sólo cuenta con un punta y, por tanto, más difícil encerrar a tu rival en el área evitando contraataques. Es muy común también sacrificar al creador para poner otro punta más en estos casos desesperados, pero muy rara vez al destructor.

Esquema 4-3-3.

Ejemplos: FC Barcelona, Real Madrid.

Fig. 8. Esquema 4-3-3 con la posición destacada del mediocentro.

Fig. 8. Esquema 4-3-3 con la posición destacada del mediocentro.

El esquema 4-3-3 es uno de los más ricos, tácticamente hablando, de manera individual de cada uno de sus integrantes en la alineación. Un esquema claramente ofensivo muy enfocado en la posesión sempiterna del balón, pero también válido para salidas fulgurantes con espacios, ideal para encerrar rivales en su área debido a la gran cantidad de efectivos atacantes de los que disponen (más aún si cuentan con laterales de corte ofensivo), aunque eso los hace bastante vulnerables atrás. Es en el 4-3-3 donde se le pide más implicaciones defensivas a los interiores, incluso a los delanteros.

En el 4-3-3, se utiliza un único mediocentro (Fig. 8), por lo que se vuelve una pieza VITAL para este esquema, generalmente un destructor. El creador (si lo hubiera) ocuparía el puesto de interior, que, a su vez, puede ser más dinámico que organizador. Es tal las variantes tácticas que ofrece el 4-3-3 en el centro del campo que analizarlas todas bien merece otra crónica (y la habrá, prometido).

Lo ideal en el 4-3-3 es un mediocentro superlativo muy bueno en la destrucción pero también en la creación, un mediocentro mixto. Como dije, este tipo de mediocentros son muy escasos, pero cuando se tiene, la seguridad y viabilidad del 4-3-3 tanto en ataque como en defensa se vuelve muy notable. El FC Barcelona puede sentirse muy afortunado por contar con Sergio Busquets para ese puesto tal importante en su esquema, como lo estuvo el Real Madrid cuando contaba entre sus filas con Xabi Alonso. En ambos casos, el mediocentro, cubre las incursiones de los laterales, se anticipa a las jugadas, apoya a la defensa en los ataques enemigos y circula el balón para hacérselo llegar a los laterales, si encima dominaba el balón largo superando la primera línea de presión mejor que mejor, en esto Xabi Alonso sentaba cátedra (Fig. 9).

Fig. 9. Versatilidad en el juego es lo que se le pide a un MC en el 4-3-3.

Fig. 9. Versatilidad en el juego es lo que se le pide a un MC en el 4-3-3.

Pero ¿qué ocurre cuando no se puede contar con semejante jugador? Algo muy común por otro lado. La opción es única si se quiere equilibrio ataque-defensa en el 4-3-3, se requiere un destructor, si además domina el pase largo, mejor que mejor. Un verdadero quebradero de cabeza para el Real Madrid fue intentar cubrir la baja de Xabi Alonso en esa posición. Se intentó con Toni Kroos, un gran mediocentro, pero de corte creador, no destructor. Bien sabido por todos los problemas que tiene el alemán en esa posición. Insisto que aunque sea más fácil destruir que crear, también en la destrucción se piden ciertas condiciones (sobre todo físicas y tácticas) que Kroos no posee. Pese a su innegable técnica, no destaca en absoluto en el puesto de mediocentro en un 4-3-3.

En cambio con Casemiro la cosa funciona mucho mejor. Un jugador tosco, ni de lejos llega a la calidad técnica de Kroos, pero sin duda mucho más válido y efectivo para ese puesto que el alemán. Su implicación en la creación es prácticamente nula, más allá del pase largo, por lo que se vuelve un estorbo en equipos muy encerrados atrás y donde se requieren muchos efectivos en el ataque y la creación, aunque mucho más seguros atrás respecto a posibles contraataques. La versatilidad del mediocentro es mucho menor cuando es sólo de corte creador o destructor, pero tomando las cualidades de ambos mediocentros, es el destructor el que suma más que resta en el 4-3-3.

 

Como ven, una posición vital en gran parte de los esquemas tácticos usados hoy en día en el fútbol moderno. Una posición que no se lleva la gloria y la vistosidad de los jugadores atacantes o el portero, pero que sin ellos, todo el sistema simplemente se desmoronaría. Tener un buen mediocentro con el perfil adecuado en tu esquema te resuelve partidos, equivocarse puede sumir a tu equipo en el desastre absoluto.

 

AGRADECIMIENTOS:

KALTAKIAN.

 

SECCIÓN, TÁCTICAS EN EL FÚTBOL:

El Volante de Banda o Carrilero.

 

(By Ankor)    

Andromeda

 

¿Te gusta esta entrada?

21

More in Crónicas

Mc Laren Renault

¿Es la Fórmula 1 un deporte? – Crónica Diario AM 16/10/2017

churchill16 octubre, 2017
portada

Inconquistable – Crónica Diario AM 15/10/2017

Ella15 octubre, 2017
futbol8

Previa Jornada 8 – Crónica Diario AM 14/10/2017.

Ankor14 octubre, 2017
parkour-director-scott-bass

Parkour, o arte del desplazamiento. Crónica DiarioAM 12/10/17

Rockdactor12 octubre, 2017
europa

POWER RANKING EUROPA OCTUBRE 2018

ercanadiense11 octubre, 2017
notas

Las notas: agosto – septiembre – Crónica Diario AM 09/10/2017

churchill9 octubre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM