Crónicas

¡Maldita suerte! – Crónica Diario AM 12/07/2016

¡Maldita suerte! – Crónica Diario AM 12/07/2016
tatas

 

¡Cuántas veces hemos dicho, o pensado esta expresión! Me imagino que más de una ocasión hemos renegado por lo que nos acontece. Y por más que nos esforcemos, el hado se atraviesa y nos tuerce el sendero que con mucho cuidado e interés hemos trazado. Y entonces, maldecimos y queremos hasta cortarnos las venas por la impotencia en que nos encontramos. Dignos de lástima, o generando risas, pero allí estamos, reflejando la peor cara de derrota, como en el cuadro antiguo aquel de “yo vendí al crédito”.

Pero… ¿Nos hemos detenido a pensar si la “Maldita suerte” ha tenido algo qué ver? ¿O hay situaciones actuales o anteriores que definen o aceleran las actuaciones de la tal “suerte”?

Veamos casos individuales: Messi tuvo en sus manos la decisión de jugar en una selección con sus compañeros y amigos de equipo Xavi, Iniesta, Puyol; formando un equipazo mejor aún que el que hizo un sándwich con dos euros y un mundial de relleno. Pero en la dicotomía de las decisiones, se fue por el lado del corazón, el llamado del terruño que, paradoja esta, prácticamente lo había desechado. Y aunque en sus inicios, con muchos de sus actuales compañeros tuvo logros como el Mundial Sub 20 de Holanda (2005) y el oro olímpico en Pekín 2008, con la selección absoluta no ha tenido el mismo resultado, debido en gran parte a los celos tanto de entrenadores como de compañeros, como por actuaciones tipo escopeta de ferias de muchos en el equipo, incluido el fallo de Messi en la definición por penales de la Copa América Centenario. ¿Mala suerte o mala decisión al momento de irse con Argentina, rechazando la posibilidad y el llamado de España?

Mi prima, con un excelente porvenir como mujer profesional (maestra con título universitario), con un padre millonario, con empleo, se enamora locamente de un hombre con antecedentes de mujeriego. Dicho sea para completar la descripción, un adonis, en lo físico, pero un botarate en su vida personal. Contra todos los avisos y consejos, se casa con él, tiene tres hijos y un millar de competidoras, líos conyugales, hasta que la gota que rebalsa el vaso cae: lo encuentra con la doméstica, a quien tiene embarazada. Divorcio casi automático, luego de una vida conyugal de maltratos sicológicos, que físicos no sé. ¿Mala suerte? Nah, mala decisión, tan mala pero no tanto que la de su ex esposo, que luego de vivir bien, con todos sus deseos cubiertos por quien aportaba, se vio prácticamente en la calle, llegando casi a la indigencia. Otra pésima decisión.

Tata Martino, entrenador de equipos broncos donde los hay, si no, recordemos al Paraguay de Sudáfrica, es fichado por el Barca. Sin carácter, coge el equipo en un torbellino de partidos pretemporada por cada arrozal de Sudasia, con muchos jugadores recién llegados de la Confederaciones. Luego de jugarse su destino con algunas (pocas) variantes, incluso siguiendo la tónica de Tito de presionar menos la salida del balón para generar espacios en la defensa contraria, llega a diciembre con un equipo líder. Las críticas externas e internas por haber dado la iniciativa al Rayo en un partido en Vallecas que gana 4-0, lo hace dejarse ir con la inercia de la autogestión, con un Messi que retornó lentamente de su lesión, y el mismo Cesc de principios de año. Luego, altera el ecosistema para dar acomodo al tal Cesc, eliminando uno de los puntas (de hecho, a los dos puntas que generaban la presión en campo contrario, Pedro y Alexis), para jugar con un Neymar en la banda en que no acostumbra jugar. Al final, na de na, aunque podríamos darle como descargo que en los últimos partidos de liga tuvo algunos arbitrajes no raros, asesinos. Pero de mala suerte, nada. De hecho, la misma mala suerte que ha tenido con Argentina, perdiendo dos finales con fallos del mismo. ¿Tropezar dos veces con la misma piedra? Ni los burros, y con Dybala viendo los partidos por tele.

Del Bosque lleva a Brasil un equipo en el que sus defensas centrales habían estado para el tiradero: Piqué con el Barca, quemado por el exceso de partidos sin recambio de garantías, fallón y señalado por los medios; Ramos en un estado más calamitoso aún pero tapado por los medios, quienes incluso llegaron a pedir el balón de oro para él. Un Diego Costa metido a fuerza por la misma prensa, el que nunca, nunca ni en amistosos ni en partidos oficiales hizo algo decente con la selección española; con Cesc en modo Febrero. ¿Había mejores opciones? Creo que sí, aunque ustedes podrán confirmarlo o denegarlo mejor que yo. Y para colmo, un portero que ya no brindaba seguridad ni recogiendo entradas en el portón del jardín de niños. ¿Resultado? Goleado y eliminado en el segundo partido, y culpando a los que no eran culpables, los que como siempre se fueron de rositas, comenzando por él mismo. ¿Mala suerte? Jajajaja. Me río de ella, si yo decido mal, elijo mal y planteo mal los partidos, es lo menos que me puede pasar…

… Y cuatro años después, el mismo entrenador pone al mismo central, con más galones, porque le otorga la capitanía, y la vuelve a hacer. Y esta vez, por mucho que se haya querido esconder bajo la alfombra, sus cagadas son tan grandes que todos la ven, y pudiendo irse por el lado amable de la eliminatoria, saca el delantero que metía más presión en la salida y pone un medio para controlar el partido; y Croacia, con Rakitic y un montón más de jugones, saliendo con balón controlado le hace rotos por doquier y lo deja fuera, con un primer gol con error de marca incluido del mismo del mundial, el que incluso falló un penal que volvía a poner a su equipo como ganador. ¿Mala suerte de Ramos? No, falta de carácter de Del Bosque, permitiendo que él lo tirara, cuando no es el especialista.

Barcelona, o sus directivos, van y realizan la negociación de contratación de Neymar. Y para salir como los grandes negociadores, enredan todos los pagos en una maraña que llamaron “ingeniería financiera”. Sabiendo como la gastan en el patio español, hacer todo eso para arrebatarle un sueño a Tospamí es peor que dormir abrazados con una manada de leones hambrientos, y así les fue: Persecución tras persecución, judicializaciones una tras otra, cuando hubiera sido más fácil y barato hacer las cosas como correspondían. Lo pagado en multas y recargos creo que ya sobrepasó lo que correspondía pagar en sobrecostos a DYS y a quien fuera.

Y si la decisión del caso de la acusación por doping contra COPE y sus periodistas hubiera sido llegar hasta el final con el proceso, a estas alturas todos esos esparcemierda que laboran en los medios españoles se lo pensarían mucho antes de publicar mentiras contra el equipo y sus jugadores. Y si los socios hubieran podido discernir que lo que se ha ganado es a pesar de la directiva, quizás no se hubiera votado por la reelección de una directiva nefasta que está por la tarea de destruir todo lo que huela a Cruyff y su legado, es decir, a lo de cantera antes que Cartera.

Pero cambiando el lado del disco (sí, aún estoy en la época de los vinilos de 45 rpm, con una canción por lado), sí hay gente que les sonríe la “suerte”, esos que sin casi hacer nada se llevan los aplausos ajenos, los que dicen en los medios “es un triunfador”. Pero incluso ellos han tenido disyuntivas y han elegido el lado favorable de la vara. Si Ney se va al Madrid, sería el non plus ultra, recibiría la veintésima parte de patadas y tendría vía libre para hacer todas las lambrettas, túneles o caños y sombreritos que se le ocurrieran, que entonces sí, eso sería futbol, excepto que tendría que buscar puesto de defensa central, porque en la delantera de ese equipo no hay acomodo ni plazas vacantes. Esa fue la decisión correcta de CR, que lo convirtió de un buen jugador en un crack, tal vez no en lo futbolístico, sino que en lo mediático; que hasta sin jugar es el responsable de los éxitos de su equipo, y que sus lesiones favorecen más a su equipo que al contrario. Si yo fuera entrenador del RM o de la selección de Portugal, contrataría un cono que lo lesionara cada partido para tener excusa para sacarlo y así tener más opciones de ganar.

Pero el rey de los suertudos, al margen de CR es este: El mero Lucky Luke:

Lucky 04

Y si yo hubiera pasado por alto un enlace en los comentarios de una noticia en Marca, que ahora no sé quién lo puso allí, pues difícilmente tendría conocimiento de este rincón, y en lugar de estar escribiendo esta crónica, pudiera estar durmiendo la siesta o viendo Discovery Channel. Jajajaja.

Y para contentar los oídos, Pedro Infante y Maldita Sea Mi Suerte…

Nos vemos… en el espejo.

Tatascán

Consultor forestal y ambiental, ahora metido a cronista ad honorem

 

 

¿Te gusta esta entrada?

15
Crónicas

More in Crónicas

Portada_Gracias Quique Setien

Gracias por todo, Quique Setién – Crónica Diario AM 27/05/2017.

Ankor27 mayo, 2017
Conmebol

Revisitando los orígenes del fútbol sudamericano

errante25 mayo, 2017
595935-dalgiobuiaa26pw

La Gran Final: ¡No os hagáis el Sueco! – Crónica Diario AM 24/05/2017

TaichoXela24 mayo, 2017
Finish Line

Power Ranking La Liga 2016/17 Final

ercanadiense23 mayo, 2017
Real Madrid Campeon

Big Data – Crónica Diario AM 22/05/2017

churchill22 mayo, 2017
portada

Cuestión de feeling – Crónica Diario AM 21/05/2017

Ella21 mayo, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM