Aportación Propia

La liga más humana – Crónica Diario AM 15/05/2016

La liga más humana – Crónica Diario AM 15/05/2016
Ella

Querid@s Damistas:

Cuánta emoción acumulada en tan poco espacio de tiempo, esto es un sin vivir…

Empecemos por lo más urgente, y es que ya tenemos campeón de liga. Felicitats Barça!

Ésta ha sido una liga que se ha decidido en la última jornada, con mucho suspense (que no suspenso…), una liga en que los culés han desperdiciado una gran ventaja en la clasificación para acabar ganando casi en el último suspiro, y encomendándose a la garra uruguaya (pequeño gran país sin el cual la vida sería más aburrida).

91, 90 y 88 puntos: así han acabado las cosas para Barça, Real Madrid y Atlético de Madrid respectivamente. Dicen que se trata de la mejor liga del mundo, y yo lo que creo es que tendemos (todos, yo la primera) a magnificar las cosas, y que esta liga española es tan humana con las otras, sólo que tiene más morbo porque ahora hay tres que se reparten los títulos, y que el claro cambio de hegemonía en España, con una balanza que hace ya un tiempo ha abandonado Madrid para instalarse en Barcelona, la convierte en una liga más interesante que antaño.

Hablando de hegemonías, recuerdo (recordamos todos) hace unos años una frase mítica de Íker Casillas (del que volveremos a hablar más tarde), cuando el Barça de Guardiola lo estaba ganando todo: “el Barça es una moda en estos momentos y ya pasará” (o algo por el estilo). Pues bien, la “moda” se ha convertido en hegemonía, con 6 de las últimas ligas ganadas por el club catalán, y 14 de las últimas 25, desde la llegada de Cruyff a Can Barça.

 

Hegemonía culé

 

 

Hablando del holandés, recientemente fallecido, a veces el destino tiene momentos muy especiales, y es que Johan jugaba con el dorsal 14, y en el año de su muerte el Barça ha ganado la liga 14 desde su llegada como entrenador. Estas cosas son para guardarlas en la memoria y sonreír con las “casualidades” del destino…

Como decía, esta liga no se ha decidido hasta la última jornada. Como ha puesto la infecta portada de Marca, que con nuevo director las cosas no le van mejor, esta liga será recordada como la liga de Luis Suárez, un volátil jugador charrúa que lo mismo le da por ponerse a morder a todo lo que se mueve como por marcar dos o tres goles por partido, y sin despeinarse además. Gracias al hat-trick del uruguayo ayer (¿alguien habla ya de Balón de Oro?), el Barça no sufrió excesivamente en el campo del Granada, aún sabiendo que no tenía margen de error, ya que el Madrid marcó muy pronto en A Coruña y se puso durante unos minutos líder. 

Si me preguntan con qué me quedo, es con la impresión de que esta liga ha sido humana. Durante varias semanas parecía que el Barça lo tenía todo hecho ya, pero han tenido que luchar hasta el final. Los otros dos contendientes también han tenido momentos muy duros durante la temporada. El Atlético de Madrid ha tenido que sudar la gota gorda para llegar a la final de Champions, un esfuerzo que ha tenido sus consecuencias en las otras competiciones, y el Real Madrid ha pasado por un cambio de entrenador, la chirigota de la Copa del Rey y un 0-4 en casa, gentileza del peor enemigo posible.

Y es por todo esto que calificaría a esta liga de humana, una temporada que nos recuerda que nada está escrito (un entrenador mega novato que se planta en cuatro meses en la final de la Champions, una Premier que ve como un don nadie es campeón, una Euro que llega sin claro favorito…). Y quizás tiene más mérito ganar así que ganar arrasando y sin generar ninguna duda.

Además, esto no es todo porque nos queda aún la final de la Copa del Rey, el derbi madrileño la final de la Champions, la final de la Europa League y la Eurocopa 2016. Y como 2016 es así, justo después empalmaremos con los Juegos Olímpicos para tener un verano deportivamente hablando magnífico.

Desde Diario AM felicitamos al Barça, y desde este tribuna dominical la felicitación va especialmente hacia los Luises: el entrenador que en rueda de prensa pone a todo el mundo en su sitio, y el jugador venido de un pequeño gran país que demuestra que es mucho más que una polémica andante.

 

Uruguay v England: Group D - 2014 FIFA World Cup Brazil

 

 

Despedidas

Ayer terminó también la liga francesa, ganada desde hace siglos por el Paris Saint-Germain. Ayer fue también el último partido de Zlatan El Magnífico en el Parc des Princes, y tratándose del sueco no podía irse de una manera normal. El jugador, que acaba de anunciar que no renovará su contrato, se va como el máximo goleador del club gracias a los dos goles marcados ayer, y los aficionados, lejos de tenerle rencor por irse (y sin sustituto a la vista), le han agradecido los servicios prestados y le despiden de una manera legendaria 

Su despedida ha sido tan legendaria que Zlatan, después de marcar su segundo gol contra Nantes (el partido terminó 4-0 para el PSG), y sin que a Laurent Blanc le quedasen cambios, llamó a sus dos hijitos sobre el terreno de juego, le dio el brazalete de capitán a Thiago Silva y se fue, dejando a su equipo con 10 mientras en la megafonía del estadio sonaba el himno de Suecia. Genio y figura:

 

 

Al ver las imágenes no he podido evitar pensar en Íker Casillas, como mencionaba más arriba. No es la primera vez que lo escribo aquí, pero es que algo hay que decir: ¿cómo pudo llegarse en el Real Madrid al punto que alguien como Casillas no fuese despedido con un homenaje diez veces mejor que el del PSG a Zlatan? Algo funciona muy mal para que se lleguen a esas cosas. Uno podrá ser seguidor del Real Madrid o no, pero lo que es indiscutible es que a Casillas su club y su afición tienen que darle las gracias públicamente como se merece, y nadie lo ha hecho, no en el grado adecuado al menos.

Estas cosas me entristecen, cuando ves a un tío como Arbeloa y su despedida, y a otro como Casillas, y comparas: es muy injusto. Y pongo un ejemplo del Real Madrid simple y llanamente porque con lo de Casillas si tengo yo la espinita clavada, no quiero ni pensar lo que él o los aficionados merengues de bien sienten. 

 

Departing Real Madrid captain and goalkeeper Iker Casillas arrives to read a statement at Santiago Bernabeu stadium in Madrid, Spain

 

Llegamos al momento soñado 

Sí, como lo anunciaba Ankor ayer, ha llegado “el post eurovisivo de Ella”. Europe’s living a celebration… 

Pues sí, un año más aquí estoy yo para hablar de uno de los acontecimientos más esperados del año. Para quien tenga Twitter, lo voy a decir bien altito y bien clarito: ¡panda de hipócritas! ¿A quién se lo digo? A toda esa masa enorme de gente que critica Eurovisión pero lo mira y opina. Y es que no tiene nada de malo, ni de vergonzoso, sentarse delante de la tele para ver Eurovisión. Y a Twitter me remito: anoche, como cada año, fue una de las mejores noches tuiteras del año, con todos los tuitstars comentando cada canción de Eurovisión, con miles de tuits por segundo, etc… Y no, no hay nada de malo en decir “yo miro Eurovisión porque me lo paso bien”. ¡Pero si lo están mirando para qué esconderse! En fin…

 

Jamala

 

Ucrania, con una canción que a mí no me hizo ni plim, se impuso anoche ante una Australia (sí, Australia en Oceanía, la tierra de Cocodrilo Dundee y el encantador Hugh Jackman) que casi casi gana. Como he visto muchos comentarios por ahí, lo explicaré bien clarito:

Australia hace AÑOS que mira Eurovisión en directo (allí es domingo por la mañana cuando en Europa es sábado por la noche). Tanta audiencia tiene que el año pasado la organización decidiese invitar especialmente al país a participar en la final, ya que era el sexagésimo aniversario del festival (me refiero al número 60, y al que diga “sesenteavo” lo baneo sin piedad…). Total que Australia se fue a la final con todo y presentó una canción tan molona que acabó en quinta posición, algo absolutamente increíble.

El caso es que la experiencia debió de gustar, y mucho, en ambos continentes, y aquí se vuelve a venir Australia otra vez en 2016, pero esta vez jugando como el resto, es decir, teniendo que pasar por una semifinal durante la semana para poder acceder a la gran final de anoche. Lo explico también porque vi ayer que hay mucha gente en Twitter que no se entera…

En Eurovisión existe desde hace años un grupo llamado los “Big Five”: España, Italia, Francia, Guayomuní Reino Unido y Alemania. Estos cinco países se clasifican directamente a la final, y ¿por qué? Porque son los que aportan más dinero al festival, y quien dice dinero dice número de espectadores. A los Big Five se añade el país anfitrión, en el caso de ayer Suecia, ganadora del año pasado.

Y ahí llegan los otros veinte países, venidos de las dos semifinales, uno de ellos Australia. Pues bien, la cosa no acaba aquí, y es que durante la mayor parte de la noche Australia fue líder en la clasificación, y andaba medio planeta diciendo: “¡y nos vamos a tener que ir a Australia par hacer EUROvisión, qué clase de broma es ésta!” (ojo, que no conozco Australia pero si a mí me preguntan yo encantada de ir, eh).

Pues no, en ningún momento se iba a trasladar nada a la otra punta del mundo, y es que a Australia se la deja participar con una condición: si ganan, la organización al año siguiente se haría en uno de los Big Five, con Australia pagando. ¡Ja! ¿Se dan cuenta de lo listos que somos en el Viejo Continente? Montamos tu fiesta, pero en mi casa y lo pagas todo tú, ale. O sea, para toda esa gente que se lleva las manos a la cabeza: Eurovisión se queda por aquí, y suerte tenemos que los australianos son gente maja (como Hugh), porque otro hubiese dicho que para tomar el pelo que se lo tomen a Nueva Zelanda, por decir alguien. 

Y ojito, que anoche se retransmitió Eurovisión en China y Estados Unidos, al tiempo para oír cantar el mandarín en estas tierras 

Pues bien, aclarado el entuerto, por una vez me encantó España, mucho, muchísimo. Yo le hubiese dado podio fijo, hasta posibilidades de ganar, pero una vez más quedó hundida en el pozo, este año en el puesto 22. Ya les estoy oyendo: “¡es que siempre se vota a los vecinos!”. ¿Ah sí? ¿Seguro? ¿Y en qué puesto quedó Australia? ¿Gracias a los votos de Papúa Nueva Guinea y Madagascar quizás?

 

ESC-Australia_dave2

 

Anoche no entendí el porrón de votos que fue a parar a Ucrania, pero esta mañana lo he visto más claro. La cantante ucraniana llegó con una canción que cuenta la historia de su bisabuela durante la II Guerra Mundial, una señora tártara de la península de Crimea, expulsada de su casa por el malvado ejército de Stalin. Encima la canción estaba mitad en inglés (donde se entendía lo que iba contando), y en tártaro, la lengua de la zona. Pues bien, me da a mí que ha habido un gran voto de simpatía hacia la historia, y de antipatía contra Putin como “heredero” de Stalin, dado el conflicto existente actualmente en la península de Crimea. Eso sí, Rusia quedó anoche tercera, después de Australia, y es que año tras año Rusia parte como favorita, y año tras año yo no entiendo que a la peña le gusten las canciones que trae (porque a mí no me gustan nada).

Pues bien, Ucrania se ha llevado el gato al agua, con una cantidad de puntos indiscutible. Mi querida Francia, mi país de residencia con ninguna pasión hacia Eurovisión (ellos se lo pierden, pero tampoco me voy a ir a vivir a Suecia, que hace mucho frío), ha quedado sexta con un truño de canción que ha gustado mucho (otra cosa que no entiendo). Es cierto que el cantante, Amir, en directo tenía su encanto, pero la canción en sí era… un… truño. Francia ha mandado canciones mejores en el pasado y ha quedado por detrás de España, con eso lo digo todo. Pero bueno, felicitemos a Amir, salido del equivalente del Operación Triunfo francés, y felicitemos a los presentadores de la tele francesa, a los que casi les da una hemorragia en directo cuando Francia se puso tercera…

Finalmente, porque sé que lo están esperando, les diré los países que me gustaron más sin ningún orden particular, y en qué puesto acabaron:

 

Bélgica (décimos)

España (vigesimosegundos)

Hungría (decimonovenos)

Chipre (vigesimoprimeros)

Bulgaria (cuartos)

Australia (segundos)

Georgia (vigésimos)

 

Como ven, este año mis gustos no tienen nada que ver con el resultado final, o sea que estoy algo triste. En fin, estas cosas pasan. Les dejaré con la búlgara Poli Genova, cuyo estilismo y peluquería no es lo mío, pero a mí me gustó la canción, y como quedó cuarta no he sido la única que piensa así (y España tendría que haber estado en ese podio, cuando somos malos lo he dicho, pero este año estuvimos estupendos).

¡Feliz semana!

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

12
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

juve1492002_20170113_170719434_1484304808137.jpg_1151390924

Adiós y gracias Graham Crónica Diarioam 20/01/2017

Culle2120 enero, 2017
Logo

Deportista, tú eres marca – Crónica Diario AM 19/01/2017

Rockdactor19 enero, 2017
rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 2 – Crónica Diario AM 16/01/2017

churchill16 enero, 2017
cletus

Nicolás Copérnico y Álvaro Ojeda – Crónica Diario AM 13/01/17

graunch13 enero, 2017
rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 1 – Crónica Diario AM – 11/01/2017

churchill11 enero, 2017
chinese-super-league-700x400

Váyase a China. Crónica DiarioAM 8/01/17

Rockdactor8 enero, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM