Aportación Propia

Sentimientos – Crónica Diario AM 03/04/2016

Sentimientos – Crónica Diario AM 03/04/2016
Ella

 

Querid@s Damistas:

Cada partido de fútbol es un mundo, y cada clásico entre el Barça y el Madrid aún más.

Anoche se jugaron dos partidos diferentes en el Camp Nou, aunque sólo hubo un resultado final: la victoria blanca en casa del archienemigo. En la primera parte las cosas seguían el guión esperado: un Barça que controla, que espera, que sabe que los goles van a llegar. Por el otro lado, el Madrid se coloca detrás, defendiendo, con el objetivo de no recibir goles…

Evidentemente, como en todo clásico que se precie, van sucediendo cosas: hay falta/penalti a Messi en el minuto 24 que el árbitro decide ignorar, empieza el baile de tarjetas incomprensibles (lo que en un lado del campo es amarilla en el otro no lo es, y así todo el partido)… El caso es que el partido llega al descanso con 0-0 en el marcador.

Pero algo va a cambiar en ese descanso. El Barça salió anoche jugando a otra cosa, a algo que no está acostumbrado: el Barça jugó con sentimientos. El Madrid en cambio jugó con cabeza, a aguantar lo que cayese en la primera parte, esperando tener la oportunidad en la segunda. No hay reproches para ninguno de los dos equipos, no desde este teclado desde luego.

Los catalanes salieron con la gallina de piel, con ese mosaico y esa camiseta dedicados al único tío (y digo bien el único) que tuvo el mérito de cambiarle la cara a este club hace más de treinta años. Este holandés obró el milagro que durante décadas habían estado esperando en Les Corts: dejar de mirar al Real Madrid desde abajo, empezar a mirarlo como un igual para un día mirarle desde arriba. Johan, el Johan jugador, el Johan entrenador, el de Wembley, el del 0-5, el de la gabardina, el filósofo, el padre prolífico de tantos hijos que hoy, agradecidos, le recuerdan con cariño, puso a todos los azulgranas con lágrimas en los ojos y pensando: “no le dijimos en vida todo lo que significó para nosotros”.

 

 

Con sentimiento jugó el Barça, y sin ningún sentimiento jugó el Madrid. El guión parecía claro para mucho aficionado de bar: el mejor homenaje al holandés volador era un 5-0, como si ese tipo de resultados estuviesen chupados. Y no, para nada…

Durante el primer tiempo vimos lo que esperábamos: los catalanes cuidando la pelota, esperando el momento ideal para dar la estocada, y los madrileños simplemente contener la posible hemorragia para llegar con esperanzas de vida en la segunda mitad. Llega el descanso, y ahí cambian las tornas.

 

gol piqué 

Un desconocido Barça, cansado y sin centro del campo, empieza a dar espacios al Madrid. El gol de Piqué de cabeza fue el último momento del partido donde el Barça luchó. Ese Barça lleno de sentimiento hacia Johan se fue desdibujando, abandonando su filosofía, su estrategia tan maquinal como efectiva, para quedar bastante irreconocible. Quizás fuese el cansancio de los desplazamientos con las selecciones, en especial de los tres de delante, todos sudamericanos y con viajes muy largos en su pasivo de los últimos días, quizás fuese el hecho de que los culés han jugado doce partidos más que los madridistas esta temporada (y doce son muchos partidos de diferencia), quizás fuese un momento psicológico complicado para el equipo… El caso es que el Real Madrid aprovechó las circunstancias y empezó a jugar un juego diferente, el juego de la fe justificada. 

Y así cambiaron las tornas en el partido, con el Real Madrid creyendo que la goleada era posible, que devolver el 0-4 de la ida no era una quimera, que poco importaba que fuese el día de Cruyff, o que Zidane fuese un novato, o el ridículo de la Copa del Rey, o… Y ahí sale Cristiano Ronaldo como el mejor ejemplo de la filosofía holandesa: el atacante es el primer defensor. O también sale Marcelo, jugador que se lo creyó desde el primer minuto. O Sergio Ramos, una vez más incomprensiblemente jugando minutos de regalo ya que mereció ampliamente la expulsión en la primera parte (¿se habrá transmutado el espíritu de Pepe en el de Camas?). O sale Zidane, novato en estas lides, creyendo que la hazaña es posible, que donde Mourinho y Benítez se habían llevado baños antológicos él podía dar la cara. 

Y el Madrid, con la fe intacta (y eso tiene mucho mérito, a la vista de los últimos clásicos), decide ganar el partido, justamente, en el día que había que dejar al Camp Nou dedicarle la victoria al holandés volador. Y sin faltarle el respeto al enemigo de luto, el Madrid se lleva los tres puntos.

 Bale Messi

 

Varias reflexiones me vienen a la cabeza. La primera es que este árbitro, el pelirrojo, es muy malo. Hace años estaba yo mirando un partido (no recuerdo cuál, digamos equipo A contra equipo B), y este tío estaba de linier. En la primera parte pitó todos los fueras de juego para el equipo A al revés: no pitaba lo que eran fueras de juego de varios metros y pitaba fueras de juego inexistentes. Yo me dije que el árbitro tenía algo en contra del equipo A, hasta que llegó la segunda parte… Y pasó lo mismo con el equipo B: no dio una. O sea que no era que el pelirrojo fuese injusto, es que era malo y punto. 

Ahora le han hecho primer árbitro, y a la vista del partido de ayer la idea es desastrosa. Hace poco lo vi en Champions, otra vez de linier no sé si en un partido del PSG, y avisé de nuevo: “atención, que éste es un perla”. Dicho y hecho, otro desastre… ¿Y lo ponen a dirigir un clásico? Ya vimos todos ayer: misma acción es tarjeta en un lado y en el otro no, patadón por detrás no hace nada, pero desmayo exagerado es tarjeta… Me encantan los pelirrojos (siempre he tenido el sueño secreto de ser pelirroja yo misma, pero no), y sin embargo este individuo, cuyo nombre no quiero ni buscar, me pone de los nervios.

Pero dejando de lado el arbitraje (cuyo máximo error no fue el penalti no pitado a Messi en el minuto 24 –penalti discutible ya que es en la línea-, sino dejar a Ramos campar a sus anchas soltando patadas y codazos por doquier hasta el minuto 85), las reflexiones más profundas son otras.

Una reflexión del lado local es ver que, a pesar del holandés volador, los culés siguen agarrados como garrapata hambrienta a ese horrible pesimismo culé tan anclado en la afición. El Barça va líder, con el segundo a 6 puntos (y ni siquiera es el archienemigo, que va tercero), en la final de la Copa del Rey, en cuartos de final en la Champions con un rival conocido, sin grandes lesiones, con todo el continente temblando… ¿Y hay reproches? Venga, por favor, sean un poquito adultos y déjense de tonterías. Las cosas van estupendamente, y no se puede ganar al Madrid todos los días con un 5-0, ¿verdad? Si es que… 

La otra reflexión es del lado visitante, el merengue. Como le he comentado a un ilustre merengue en privado (ilustre merengue llamado Gimme), me sorprende ver a todo un Real Madrid celebrando esta victoria casi como si fuese un título, cuando no lo es. Es obvio que la alegría es más que justificada, después de perder en la ida por 0-4 en el Bernabéu, después de todos los escándalos de esta temporada y todo eso, pero el Madrid es más que eso, y el Madrid no puede contentarse con este partido como la alegría de la temporada, ya que no es para tanto. Es como si necesitasen un holandés volador propio que viniese a recordarles qué es el espíritu ganador, el de verdad, no el de “sonó la flauta y la hemos liado” (sin desmerecer la victoria del Madrid, pero viendo ciertas fotos y declaraciones siento vergüenza ajena). 

Y así quedan las cosas, damas y caballeros, con la liga un poco más apretada pero sin grandes sorpresas de momento. Lo que importa ahora es la Champions, descansar para encarar bien los cuartos de final y no pegarse ningún susto (aunque con la eliminatoria entre el Barcelona y el Atlético de Madrid es imposible que los tres españoles pasan a semifinales).

Y es que esto es fútbol, lo importante es meter un gol más que el adversario.

 

Otras cosas

By popular demand… Y es que si no me hubiese enterado yo solita, me han contactado varias veces para decirme: “oye, no te olvides de hablar de Javier Fernández”. Ya, ya, ya voy…

 

javi

 

Se lo digo porque no lo saben, pero mi mejor amiga es una loca del patinaje sobre hielo. Y ya hace unos años me envió un video de un jovencito español para que lo viese. Era Javier Fernández, el mismo Javier Fernández que ayer se proclamó campeón del mundo mundial por segunda vez consecutiva, y eso que se lo jugó todo a un golpe de suerte.

Este chico me encanta, si tienen la oportunidad no dejen de leer sus entrevistas porque es un chaval con la cabeza en su sitio. El caso es que ayer, durante la final, se cayó en una de esas piruetas que hacen en el aire que parecen tan fáciles hasta que uno intenta patinar en una pista de hielo sin ir enganchado a la pared de protección para no caerse… Pues Javier se cayó y le dejó el triunfo en bandeja al japonés Yuzuru Hanyu. Sin embargo, le quedaba un último as en la manga, y era hacer un ejercicio final perfecto para conseguir superar los doce puntos que le separaban del japonés. Y lo hizo:

 

 

Sí, el clásico es muy importante, pero el de ayer era un tanto intrascendente por la distancia liguera que hay entre ambos equipos. Sin embargo, lo de Javier de intrascendente no tiene nada, ya que ser campeón del mundo en un deporte sin ninguna tradición en su país, por segunda vez consecutiva, etc, etc… Es un genio este Javier Fernández: GENIO. 

 

Dedicatoria 

Este post va dedicado a Gimme, y no porque su equipo ganó anoche (que también, que pobrecito no ha ganado para disgustos esta temporada y algo bueno le tenía que pasar). La razón principal de la dedicatoria es porque el viernes pasado, gracias a él, estuve uno de los mejores conciertos de mi vida.

Todo empezó así. Gimme me contacta hace unos meses y me dice: “Ella, mira este video”. Yo veo el título y leo “Creep de Radiohead”, y le digo: “Gimme, no, odio Radiohead y en especial esta canción”. “Ella, no me seas cazurra y escucha la canción, anda”. “Bueeeenooooooo”. Un minuto después estaba yo enamorada.

Postmodern Jukebox es una gente que anda liándola por YouTube desde hace un tiempo, con un concepto absolutamente brutal: escogen canciones actuales, hacen versiones vintage (de los años 20 a los años 70), con diferentes cantantes y músicos, se graban en directo cantando y lo cuelgan en internet. Y así lo que han conseguido es una fabulosa legión de fans por todo el planeta.

Total, que descubrí que andaban de tour pour Europa (evidentemente, vienen de Estados Unidos), y corriendo me compré una entrada para el único concierto en París, casi agotado en ese momento. 

Fue brutal. 

Les diré que los franceses son gente con numerosas cualidades, pero en los conciertos son más sosos que el pan sin sal, esto es así y no hay que negarlo. Pero el viernes, en la parisina sala Trianon, tan parecida a la tristemente célebre Bataclan, el público estaba entregado a los pies de los pedazo de artistas que íbamos a ver.

Si les digo que no lo olvidaré nunca no les miento. Coincidieron varias cosas esa noche: se trajeron a la bailarina de claqué que sale en sus videos de YouTube y descubrí que estaba rodeada de gente a la que le GUSTA el claqué (disciplina que he estudiado y que adoro). El público para mi sorpresa era bastante joven, y muy sensible a la música jazz y a las grandes voces que escuchamos (una de las cantantes, una señora negra estupendísima, casi me hace subir al escenario a pedirle que se casase conmigo, qué arte la señora, por favor, es que no se podía aguantar). El maestro de ceremonias nos regaló una versión de Beyoncé a voz y piano de gallina de piel, acabamos todos cantando a Justin Bieber (¡sí, es cierto!), el bajo acabó encima del piano dando saltos…

Pero el mejor momento quizás fue uno muy diferente. En esta ciudad nadie olvida lo que pasó hace apenas cuatro meses, cuando unos desalmados irrumpieron en un concierto como éste y se pusieron a asesinar a decenas de personas… Pues bien, el viernes estábamos viviendo un momento muy similar, y ninguno de los presentes podía ignorar la atmósfera (yo tardé casi una hora en llegar a mi asiento dados los controles de seguridad). El caso es que al final del concierto cada músico hizo un solo con su instrumento (qué talento los cinco músicos también), y cuando le llegó el turno al pianista y director, empezó con una pieza clásica, para de pronto cambiar bruscamente y tocar las primeras notas de una canción tan y tan y tan parisina como “La vie en rose” de Edith Piaf. Se me ponen los pelos de punta al escribirlo… 

Pues bien, el público y el pianista se fundieron en uno, y todos los franceses (y alguna que no lo es…) se pusieron a cantar “La vie en rose”, mientras los cantantes profesionales que estaban encima del escenario se quedaban en silencio, inmóviles, respetando ese momento de fusión en la sala, donde todos éramos uno, cantando a la vie en rose, cantando a la música, cantando a los que ya no están, cantando a París, a Francia y al mundo entero.

Nunca en la vida volveremos a vivir algo así, aquí lo dejo por escrito.

Les deseo una feliz semana, llena de música, de sonrisas, de vida.

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

¿Te gusta esta entrada?

11
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

juve1492002_20170113_170719434_1484304808137.jpg_1151390924

Adiós y gracias Graham Crónica Diarioam 20/01/2017

Culle2120 enero, 2017
Logo

Deportista, tú eres marca – Crónica Diario AM 19/01/2017

Rockdactor19 enero, 2017
rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 2 – Crónica Diario AM 16/01/2017

churchill16 enero, 2017
cletus

Nicolás Copérnico y Álvaro Ojeda – Crónica Diario AM 13/01/17

graunch13 enero, 2017
rally-dakar-2017

Dakar 2017: Semana 1 – Crónica Diario AM – 11/01/2017

churchill11 enero, 2017
chinese-super-league-700x400

Váyase a China. Crónica DiarioAM 8/01/17

Rockdactor8 enero, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM