Aportación Propia

Adoraciones – Crónica Diario AM 21/02/2016

Adoraciones – Crónica Diario AM 21/02/2016
Ella

 

Querid@s Damistas:

Un mes y medio, eso es lo que he aguantado sin quejarme, pero hoy se acaba.

 

4 de enero de 2016

Es demasiado pronto para saber si este día pasará a los anales de la historia del Real Madrid o del fútbol mismamente. De momento es el día en el que el actual indigno presidente del Real Madrid nombró al marsellés Zinedine Zidane entrenador del primer equipo, después de haber tirado malamente a la basura a Rafael Benítez.

Aunque es evidente que todo el mundo aquí lo sabe, Zidane volvía a casa, ya que fue jugador blanco de 2001 a 2006, durante la época galáctica de Florentino. Pero no les voy a hablar del historial blanco de Zizou hoy, sino del historial francés, y es que estoy un poquito harta ya.

Llevo más de un lustro viviendo en París, pero de lo que hablo mucho menos es de mi primera época parisina, a principios de siglo. Me vine para la capital francesa para cursar un año universitario aquí gracias a una beca Erasmus (beca de la Unión Europea que permite a los estudiantes pasar uno o dos semestres en una universidad extranjera con la que exista un convenio).

El caso es que durante ese año Erasmus (el mejor año de mi vida hasta estos momentos, y cualquier exErasmus leyendo estas líneas me entiende perfectamente…) me estuve paseando por París hablando en francés con mi acento español. Hagamos memoria…

Viajemos a 1998, cuando Francia organiza el Mundial de fútbol. Los Bleus no se habían ni clasificado para los Mundiales de 1990 ni 1994, pero en 1998 eran país hospedante o huésped (pregúntenle a Lescaut si quieren aprender algo interesante en este invernal domingo). Por tanto, Francia estaba clasificada directamente en el 98, y como ya saben todos, ganó el Mundial por 3-0 en la final contra Brasil. Aún recuerdo que ese día tenía el corazón dividido, por una parte por mi amor por Francia, que viene desde pequeñita, y por otro mi amor por Brasil, vecino de Uruguay (mis orígenes familiares) y poseedor de la magia del fútbol. Francia no dio opción con dos goles de Zizou, y se proclamaron campeones. Hoy en día se sigue hablando del 98 con pasión en tierras galas, todo el mundo sabe qué estaba haciendo ese día, cómo lo vivió… Imagínense, eran anfitriones y ganan su primer Mundial gracias a Zidane, como para olvidarlo. 

Luego en 2000 Francia se vuelve a proclamar campeona, esta vez de la Eurocopa. Finalmente, en 2006 Francia se vuelve a clasificar para la final del Mundial, esta vez contra Italia. Ahí yo no tenía el corazón dividido para nada, ya que por mi odio profundo al fútbol italiano (y mi bronca me va a costar más tarde en Telegram con Darroa…) tenía clarísimo que estaba totalmente a favor de la victoria gala. Y sin embargo…

 

 

Nunca sabremos qué hubiese pasado si a Zidane no le hubiese dado por bailar la conga en el tórax de Materazzi, pero lo que pensé hace diez años delante de la tele lo sigo pensando hoy: Zidane, fue la cosa más estúpida que has hecho en tu vida (y el locutor del video que les he puesto está de acuerdo conmigo).

Es la final del Mundial, el partido va empatado, es el último partido de tu carrera profesional, eres el ídolo de todo un país, y ¿no puedes controlar tus impulsos? Muy mal, Zizou… Y no es excusa lo que haya dicho Materazzi, en un partido así uno se tapona los oídos y no pierde el norte: el partido hay que ganarlo y punto, pase lo que pase, digan lo que digan, no agredas, no recibas tarjetas, no te desconcentres…

 

Punto de vista de a pie 

Hecha un poco la historia, como les decía, esta reportera dicharachera, versión estudiante Erasmus disfrutando la libertad de tener por primera vez en su vida a sus padres lejos, desembarca en París a principios de siglo. Ya hablaba francés, pero entonces (como ahora) tenía un acento español que la mayoría de gente podía desenmascarar. ¿Y qué me pasa a cada momento? Pues exactamente esto:

 

- Hola buenos días
- ¿Eres española?
- Sí
- ¡Aaaahhh¡ ¡Zizou! ¡Genial¡ ¡Real Madrid! ¡Los mejores!
- No me gusta el Real Madrid
- ¡Genial! ¡Aaaahhh, pero seguro que te encanta Zizou y el Real Madrid porque eres española!
- No me gusta el Real Madrid
- Pero…
- Ni pero ni *****, ta gueule.

 

Y así estuve un año enterito (bueno, la última frase sólo la pensaba), acabé hartita de Zizou, de verdad se lo digo… Como jugador nunca me impresionó (me dirán que soy injusta, pero yo soy más de los brasileños, las cosas como son), pero si encima te pasas un año con toda la gente con la que hablas diciéndote que Zidane es algo así como un dios terrenal, cuando el Real Madrid nunca ha sido santo de tu devoción, y que casi se lo toman como ofensa nacional cuando les dices que para ti Zidane no es nada del otro mundo… Hay que tener mucha fuerza de voluntad para resistir la tentación de decir exactamente lo que estás pensando…

La ventaja es que cuando decidí volver a vivir a Francia, allá por 2009, las cosas habían cambiado. En 2008 España ya había ganado la Euro, el Barça de Guardiola había empezado su senda triunfal de títulos que sigue durando hasta hoy, y Benzema provoca mucha menos admiración en tierras galas de la que genera Zizou. O sea que hoy la conversación va más o menos así:

Hola buenos días
- ¿Eres española?
- Sí.
- ¡Aaaahhhh! ¡La JJJoja! ¡Iniesta¡ ¡El Barça! ¡Messi! ¡Vamos a comprar a Neymar para el PSG!
- Flipaos…

Sí, más o menos van así las cosas. Y sin embargo…

 

En 2016

Aquí llego al meollo de la cuestión. Resulta que a Florentino le da por ponerse en modo “despido al entrenador de turno porque me pica” y se carga a Benítez para poner a Zidane (con la evidente intención que se convierta en “el Guardiola del Madrid”). Y miren, hasta ahora no lo había comentado pero ya me he hartado.

Zizou Flo

Desde enero tengo la tele francesa invadida por Zidane. Hablan de él como siempre, como si fuese una especie de dios del fútbol, y encima entrenando el Real Madrid, donde hay jugadores tan importantes para la selección francesa como Benzema y Varane. Lo que pasa es que Benzema lo tiene mal para ir a la Euro en estos momentos (no olviden el vergonzoso affaire de la sextape de Valbuena), y que Varane se lesiona con la misma facilidad que Bale… A donde quiero llegar es que llevo mes y medio teniéndome que tragar a Zizou en la tele ooooootraaaaa vez, y me da bastante vergüencita, sobre todo por dos motivos evidentes:

  • Zidane de momento no ha demostrado nada
  • Cualquier persona con un mínimo conocimiento de fútbol hace ganar al Real Madrid la mayoría de los partidos 

Y sin embargo vuelvo a revivir lo de mi año Erasmus: toooodooooo el mundo hablando como si Zizou fuese el nuevo Sir Alex Ferguson, el nuevo Pep Guardiola, el nuevo descubridor de la vacuna contra la estupidez humana… Luego miro la clasificación de la liga española, liga muy seguida en Francia puesto que la liga francesa no tiene ninguna emoción con un PSG en modo “aplastatodo”, y veo que el Real Madrid está a diez puntos del líder (con un partido menos), y me pregunto: ¿poggg qué?

Pero antes de que me sean un poquito hipócritas en la zona de comentarios, les diré algo muy clarito: en Francia pasa como en España, y en Honduras, y en Tailandia… Que nos subimos al carro de lo que podemos y lo adoramos hasta el agotamiento. O sea que lo de Zidane y la tele francesa no es diferente de muchas cosas que pasan en España, y que lo mismo tenemos que cerrar la boca el día que alguien critique a Iniesta, por decir alguien.

Lo cual no quita que yo esté hasta los mismísimos de Zizou, que parece que me persigue por todas partes, que enciendo la tele y reportaje de Zizou y de lo bien que habla castellano, o de lo bien que le clava cinco goles al Depor, o de lo bien que acarició la cabeza de aquel chaval… Hablan de Zizou como si hubiese hecho algo interesante, cuando lo único que ha hecho es jugarse el tipo firmando contrato con el mejor “presidente despedidor” de la historia de la liga española.

Todo esto para decirles que los periodistas deportivos franceses son mejores que los españoles sin ningún atisbo de duda, pero que caen en las mismas tentaciones adoradoras de sus vecinos del otro lado de los Pirineos. Y es bastante patético…

 

The time has come

En una semana se entregan los Oscars de Hollywood, y les voy a dejar con la quinta y última canción nominada a la tan preciada estatuilla, de la película “Youth”: “Simple Song #3”, de David Lang. Este David Lang es el mismo de la banda sonora de “La Grande Bellezza”, y tiene un talento inmenso. Veremos si se puede decir lo mismo de Zidane versión entrenador en el futuro…

Va a ser una gran semana: la Champions ha vuelto, The Walking Dead ha vuelto y llegamos por fin al mes de marzo. ¡Feliz semana!

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

28
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Copa

Tanta tela por cortar – Crónica Diario AM 28/05/2017

Ella28 mayo, 2017
Conmebol

Revisitando los orígenes del fútbol sudamericano

errante25 mayo, 2017
Real Madrid Campeon

Big Data – Crónica Diario AM 22/05/2017

churchill22 mayo, 2017
portada

Cuestión de feeling – Crónica Diario AM 21/05/2017

Ella21 mayo, 2017
Yuka Ando

Atletismo, innovando y corriendo. Crónica Diario AM 18/05/17

Rockdactor18 mayo, 2017
Billete 2000 pesetas

2000 – Crónica Diario AM 15/05/2017

churchill15 mayo, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM