Crónicas

Un centenario para seguir facturando

Un centenario para seguir facturando

Cuando un periodista habla de la Copa América parece ser requisito indispensable mencionar que es el torneo de fútbol masculino de selecciones nacionales más antiguo del mundo. Sin embargo, desde sus origines como Campeonato Sudamericano en 1916 con Uruguay como su primer campeón hasta el presente el torneo se ha caracterizado más por las noticias extra deportivas que rodean cada edición que por el fútbol desplegado en la cancha.

Desorganización, corrupción, enemistades y hasta amenazas de muerte son parte de la historia de un torneo que nunca pudo ver coronarse campeón a Pelé o Maradona, pero si a Alfredo di Stefano en la edición celebrada en Ecuador en 1947. Aún es muy temprano para decir si el dos veces subcampeón de este torneo (2007 y 2015) Lionel Messi repetirá el logro del astro del Real Madrid o se ubicará al lados de dos de los más grandes jugadores en la historia de este deporte.

Di Stefano Argentina 1947

Entre las anécdotas de la Copa América puede mencionarse su hiato entre 1929 y 1935 luego de jugarse prácticamente cada 12 meses desde su fundación. Simplemente luego del mundial de 1930 la rivalidad (por no utilizar una palabra más fuerte) entre las federaciones de Argentina y Uruguay impidió que se celebrara el torneo en esos años. Fue la fase clasificatoria a las olimpiadas de 1936 la que sirvió de catalítico para que se jugara el torneo en el 1935, nuevamente teniendo como campeón a la selección uruguaya.

Se podía decir que el primer torneo que se hace sin presión externa luego de solventarse las diferencias entre las federaciones del Rio de la Plata se celebra entre 1936 y 1937 (comenzó el 27 de diciembre de 1936 y terminó el 30 de enero de 1937). El campeonato siguiente en 1939 – primer título de Perú – podría decirse que concluye con el periodo de frágil estabilidad del torneo.

Las próximas décadas nos dejan el legado que en menor grado tenemos actualmente: desorganización. La desorganización surge muchas veces de la falta de cooperación y/o comunicación entre las distintas federaciones. Esta discordia tuvo su consecuencia en las canchas con el torneo jugándose de forma irregular ya sea anualmente, cada dos a cuatros años y en un caso extremo luego de una espera de ocho años.

Quizás lo más bizarro es el hecho que Argentina en 1959 se consagra como el campeón que menos tiempo ha ostentado ese título al ganar el título el 4 de abril de ese año para perderlo menos de 9 meses más tarde el 22 de diciembre cuando Uruguay se alza con el campeonato. Sí, en 1959 se jugó dos veces la Copa América lo que resume la poca importancia que se le otorgaba a este torneo en el pasado.

Claro que no todo fue negativo en este periodo, en medio del caos se fue incrementando el número de equipos que participaban en el torneo hasta incluir a los diez miembros de la CONMEBOL. Este incremento fuerza a que 1967 fuese el último torneo que utiliza el sistema de todos contra todos (había eliminatorias para reducir los participantes a 6 equipos). La prueba de diferentes formatos llegó a incluir algo impensable en la actualidad: torneos sin sede fija (1975, 1979, 1983).

El resurgimiento del torneo comienza con el torneo de 1987 luego de que el año anterior la CONMEBOL decidiera darle más estructura a la competencia. También es el inicio de la comercialización del torneo, el fútbol sudamericano sentaba las bases para dejar bastante claro que a nivel de selecciones es primordial el dinero y no lo deportivo. Desde entonces paulatinamente el aspecto mediático y comercial se ha hecho cada vez más presente en este torneo federativo.

Si en 1987 entre los cambios estaba el tener una “mascota” ya para el 1989 se pedía al país sede un logotipo. Quizás el cambio más importante surge en el 1993 con la invitación de México al torneo. Mientras los ejecutivos de CONMEBOL justificaban a la prensa su inclusión por cuestiones puramente futbolísticas al ser el equipo a batir en CONCACAF algunos fanáticos de las teorías de conspiración veían la invitación como el acceso al mercado televisivo hispanoparlante más atractivo del mundo.

La inclusión de México garantizaba un mayor monto en los contratos de retransmisión de partidos en Estados Unidos y el propio México. En ese torneo, México sorprende a todos alcanzando la final pero Gabriel Batistuta se encargó de arruinarles la fiesta con sus dos goles, Galindo descontó de penalti para los mexicanos.

photo_2016-02-04_00-09-10

La década de los noventa y el nuevo siglo nos regalaba un torneo con atisbos a la histórica desorganización del torneo. La única diferencia es que en esta ocasión no era logística. Lo importante era celebrar el torneo aún en condiciones donde la mayor víctima era el fútbol.

Los cambios que comenzaban a tomar lugar en el futbol mundial nuevamente eran ignorados por los líderes de la CONMEBOL. La expansión en el número de plazas para el mundial de 1998 hizo que la CONMEBOL adoptara un sistema de eliminación de todos contra todos con visitas reciprocas entre los diez miembros de la federación. No hay duda que este sistema es el más justo que se podría emplear, pero para ser viable se necesita jugarse por un periodo de más de dos años.

El impacto negativo para la Copa América se sintió de inmediato: los años de eliminatoria muchos de los países decidían enviar equipos alternativos o juveniles a este torneo. Las razones abundan y podían ir desde arreglos con los clubs para no sobre cargar de partidos a un jugador y evitar problemas al convocarlos a partidos de la eliminatoria sudamericana hasta intentar darle un poco más de rodaje a jugadores juveniles que estaban siendo considerados para la selección mayor o algún otro torneo como los juegos olímpicos.

Tampoco se puede olvidar el lamentable incidente que rodeó a la Copa América de 2001. Fue una época tensamente triste para Colombia con múltiples atentados del grupo terrorista FARC, situación que fue exacerbada con el secuestro del dirigente deportivo Hernán Mejía Campuzano. Esto generó dudas con la fecha de celebración del evento con la CONMEBOL anunciando su cancelación el 1 de julio para reinstalarlo cinco días después.

Esta situación tuvo como consecuencia que la selección de Canadá (campeón de la Copa Oro de 2000) anunciara que no iba a participar pues ya había terminado su concentración. Argentina por su parte declinó participar luego de que varios jugadores anunciaran que habían recibido amenazas de muerte si se atrevían a participar en el torneo.

Los imbéciles que amenazaron lograron su objetivo con creces pues varios jugadores de otras selecciones declinaron participar en este torneo por lo que se presentaron varios conjuntos alternativos donde se mezclaron talento juvenil con jugadores de larga trayectoria. Las ausencias de Argentina y Canadá fueron cubiertas por Costa Rica y Honduras, selecciones que hicieron un gran papel en un torneo que no tuvo ningún problema de violencia durante su celebración.

El dinero en los próximos años siguió su curso hasta alcanzar parámetros completamente irrisorios. Ante la negativa de selecciones como Italia, Portugal y España de participar como invitados de lo que sería una “Copa Iberoamericana” o “Euroamericana” los federativos de la CONMEBOL optaron por invitar a una selección que también garantizara una gran chequera: Japón.

Afortunadamente en las últimas ediciones el sentido común ha comenzado a florecer y el torneo desde 2007 se comienza a celebrar cada cuatro años. Contrario a lo visto en las décadas anteriores, esta vez todas las selecciones intentan asistir con su equipo de gala y no ven el torneo como un simulacro. Claro que esto no significa que los arbitrajes, la logística y el trato a los jugadores no deje quejas o que las sospechas de amaño de partidos hayan desaparecido.

Los logros obtenidos hace menos de una década parecen nuevamente irse a la basura con las recientes decisiones de los directivos (muchos ahora presos por corrupción, fraude y lavado de dinero) de CONMEBOL y CONCACAF al decidir celebrar la Copa Centenario utilizando como excusa los cien años del torneo.

Copa America Centenario Marketing

Este torneo a celebrarse en EEUU en junio de 2016 tendrá como participantes a los diez equipos de CONMEBOL y por parte de CONCACAF a Costa Rica. Estados Unidos, Haití, Jamaica, México y Panamá. El torneo que irónicamente sirvió para impulsar las investigaciones anti corrupción en contra de la FIFA y otras entidades internacionales del futbol por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

La Copa Centenario aún sin haberse celebrado el sorteo que decide los grupos ya muestra descaradamente como es el dinero quien dicta todo. Las cabeza de serie fueron predefinidas (Argentina, Brasil, Estados Unidos y México) sin ofrecer una explicación futbolística del proceso o porque se le da una ventaja logística a esas cuatro federaciones que tienen tiempo suficiente para organizar sus traslados y lugares de residencia durante el torneo.

Solo Estados Unidos se justifica por ser sede. Si fuese por ranking FIFA entonces México no entraría como cabeza de serie, si la decisión es por los dos pasados ganadores de los torneos federativos de CONMEBOL y CONCACAF entonces sobran Argentina y Brasil.

Por lo pronto, la prensa tendrá bastante material para escribir historias de conflicto de jugadores que tendrán poco descanso por la Copa América y en el caso de los procedentes de Argentina, Brasil, México y potencialmente Colombia (repechaje con Estados Unidos) estos también tienen como compromiso el fútbol de las olimpiadas que se jugarán en Rio de Janeiro, Brasil.

El dinero es el que manda…

 

¿Te gusta esta entrada?

15
Crónicas

More in Crónicas

Quiz

Quiz: Escudos – Crónica Diario AM 14/08/2017

churchill14 agosto, 2017
CTE

CTE – Crónica Diario AM 13/08/2017

churchill13 agosto, 2017
Portada_Dios creó a la mujer

Y Dios creó a la Mujer – Crónica Diario AM 12/08/2017.

Ankor12 agosto, 2017
Quiz

Quiz: ¿Donde nació? – Crónica Diario AM 07/08/2017

churchill7 agosto, 2017
Portada 2

Despedida a un grande, un enorme – Crónica Diario AM 06/08/2017

Ella6 agosto, 2017
John F. Kennedy, Richard M. Nixon

Falacias o lo importante no es tener razón, sino que tú creas que tengo razón. 3ª Parte – Crónica Diario AM 05/08/2017.

Ankor5 agosto, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM