Aportación Propia

Méritos y deméritos – Crónica Diario AM 22/11/2015

Méritos y deméritos – Crónica Diario AM 22/11/2015
Ella

 

Querid@s Damistas,

Es un placer poder hablar de fútbol de nuevo.

Imagino perfectamente la euforia que invade a la inmensa mayoría culé de esta santa página, y es por ello que lo primero que habrá que escribir hoy será para pedir calma y respeto. Pediremos calma porque estamos en la jornada 12, y lo pondré en mayúsculas que da como más impresión: DOCE. Y lo segundo es que aquí se respeta a todo el mundo. Todos somos capaces de imaginar la tristeza y frustración que se siente al perder por 4-0, en tu estadio, y encima contra el máximo rival, o sea que las risas de hoy pueden ser las lágrimas de mañana… Avisado queda todo el personal.

Pasan cosas

No creo que me necesiten para que les cuente el partido de ayer, y sí, hablo del clásico, el Real Madrid vs Barça que acabó 0-4, una sangrante victoria azulgrana en el Bernabéu. Cosas veredes… En 2009 una servidora estaba delante de la tele el día del 2-6, con un amigo de amigo gritándome a la oreja: “quiero SIETE, quiero OCHO, quiero más goooleeeeeees!!!”. Pues este muchacho, al que no he vuelto a ver desde aquel día, no sé cómo estaría ayer por la tarde, pero lo imagino de nuevo saltando en el sofá de nuestro amigo común gritando: ¡quiero cinco, quiero seis, quiero sieeeteeee! 

Y es que leyendo la central lechera made in la capital de España, parece que el Barça no jugó anoche, y me gustaría hacer una puntualización importante hoy, con calma y después de una noche de descanso. Una cosa es ganar un partido y otra es perderlo. Ayer pasaron las dos cosas: el Barça ganó el partido y el Madrid lo perdió.

 

La derrota 

Sigo preguntándome si ayer jugó Benzemá, y lo digo muy en serio. Vi la alineación al principio del partido, la BBC estaba allí, a no ser que yo esté sufriendo alucinaciones graves. Empieza el partido y lo único que veo, y muy de vez en cuando, es la B de Bale y ya. Se lo digo muy en serio, en medio del partido me pregunté si había soñado la alineación y Benzemá seguía lesionado. De hecho les contaré un secreto. Con todos los escándalos que han rodeado al jugador francés últimamente, estaba yo planeando dedicarle un artículo entero el domingo pasado, hartita ya de ver al individuo este meterse en líos. Te puede parar un día la policía porque te has olvidado el permiso de conducir en casa, pero que te pase más de una vez, que te pillen con prostitutas y que encima te veas hundido hasta el fondo en un asunto de chantaje… El chaval de ángel no tiene nada, y esta gente me molesta, en el sentido que me cabrea profundamente compartir el planeta Tierra con individuos así.

 Benzema

 

Pues bueno, Karim se libró de que le dedicase unas palabras nada amables el domingo pasado, y fue por el peor de los motivos: verme obligada a hablar de atentados terroristas en mi amada ciudad de residencia porque no me sale otra cosa. Pero Karim sólo ha obtenido una prolongación en el corredor de la muerte, nada más…

Si algo tenía el francés en el pasado es que al menos en el campo casi nunca la lía: no se tira, no da patadas, no participa en las tanganas… Pero es que anoche la lió tan poco, tan poco, tan poco que se convirtió en el hombre invisible. Benzemá, menudo fiasco chaval. 

Luego está Cristiano… Por fin empiezo a leer en los medios algo que yo ya comentaba el año pasado: la edad no perdona, por mucho que uno sea un profesional, se cuide, entrene… Incluso al portugués le llega su hora, cosa que ya empieza a ser más evidente que hace unos meses. Anoche Ronaldo no hizo casi nada, quizás por falta de físico, quizás porque el rival sabía exactamente qué hacer… Me decanto por la última explicación. 

Y finalmente está Bale, el único de los tres que dio algo la cara, y poco más. Porque sepan que, por un compromiso que adquirí conmigo misma en 2011, cuando empecé a escribir aquí, me esfuerzo en ser imparcial en cada partido que narro (y me ha tocado tragarme casi todos los clásicos desde entonces, y no lo digo como algo divertido). Y para ser imparcial hay que encontrar alguien a quién alabar en el equipo que pierde. 

Ayer, mirando el clásico, estaba yo pensando a quién iba a destacar de cada bando, y mirando el Madrid se me caía el alma a los pies: ni uno, es que no salvo a ni uno. Los delanteros fueron un desastre, James defendiendo fue una pesadilla, al pobre de Navas (que me gusta tanto) con cuatro goles encajados no se le puede felicitar, no sé cómo pudo Ramos acabar el partido, Modric estuvo desaparecido, Kroos parecía un aficionado entre profesionales, mis abuelas fallecidas tienen más sangre defendiendo que Varane… O sea que me decanto por Marcelo.

 Marcelo

 

¿Por qué destacaré a Marcelo en el Madrid? Primero porque al menos le puso más voluntad que la media, lesionado y todo. Y segundo, lo destaco porque al menos él, sin ser capitán ni nada, salió a dar la cara ante los periodistas después del partido, mientras los otros salían corriendo al parking a buscar el cochazo para ir para sus mansiones… Marcelo dio la cara, dijo lo que pensaba todo el mundo a cara descubierta y estuvo muy bien en sus declaraciones.

Del resto de jugadores no diré nada porque es absolutamente desastroso. Bueno sí, perdón, Isco hijo mío: mira chaval, no tengo nada contra ti (de hecho contra ninguno de tu equipo, excepto Pepe), pero lo de ayer no tiene nombre. Pegar una patada por “frustración” es TAN injustificable como… Me callo porque si no me tendré que autobanear. Pero que sepas, nene, que de ninguna de las maneras se te va a aceptar una explicación por semejante acción antideportiva. Sales con 0-3, nadie espera de ti que salves el partido, estás descansado, y se te ocurre pegar una patada a Neymar simplemente porque el brasileño es mejor que tú. No sé qué es peor, si parte del Bernabéu aplaudiéndote (supongo que no serían los mismos que aplaudieron a Iniesta), o ver a la ristra de cavernarios justificando tu acción porque estabas cabreado. No Isco, no, esas patadas no se dan y punto, me da igual que estés perdiendo 0-12, la vida es así y te aguantas. Has caído muy bajo y ésta me la apunto. Qué decepcionante eres chaval.

 Isco

 

La victoria

Ahora llega la otra parte, la obviada por la caverna mesetaria. Y es que el Barça, damas y caballeros, ganó el partido por méritos propios y no por deméritos ajenos. Al contrario que el Madrid, el problema con el Barça (un problema de rico) es a quién NO destacar del partido.

Saben de sobra que les tengo mucho cariño a los porteros, figura que se suele destacar poco, nadie se compra sus camisetas… Pues bien, el 0-4 ha sido posible gracias al portero también, a un Bravo que estuvo inmenso, que paró un tiro de Cristiano con la cara, sacó un balón de la línea de gol, lideró, calmó a todo el mundo y quizás pudo recordar a los culés que la portería está de nuevo cubierta después del hueco dejado por Víctor Valdés. Y ojo, que no digo que Ter Stegen sea malo, que no lo es para nada, simplemente destaco a Bravo porque se lo tiene merecidísimo.

 Bravo

Más adelante me gustaría destacar, de nuevo, al joven Sergi Roberto. El año pasado ustedes me aburrían, sí, USTEDES, los de los comentarios, criticando al muchacho en cada partido. Ahora ya no se quejan tanto, ¿verdad? El chico va madurando, va creciendo como futbolista, y quién sabe en el futuro qué dará a su equipo. Quizás acaba teniendo el cariño que le tiene el mundo del fútbol a Iniestita, que estuvo inmenso también. 

Hablando de don Andrés, el Bernabéu estuvo muy bien al aplaudirle al ser sustituido. Pero me gustaría destacar algo de Iniesta, una cosa inteligentísima que dijo un día. Fue algo así como que los verdaderos héroes son los científicos que buscan las curas para las enfermedades, y no él, que es sólo un futbolista. Cuánta razón tienes Andrés… No lo olvidemos.

Ya digo que podríamos destacar a toda la plantilla del Barça, pero acabaremos con Neymar y Suárez, dos diablos azulgrana que fueron la pesadilla del Real Madrid anoche. La presencia de ambos fue constante, brillante, mágica… Y ambos fueron compensados con goles, en el caso del uruguayo por partida doble (me dicen fuentes de total confianza que el segundo gol se lo dedicó a Darroa).

 Suárez

Viendo el partido con aficionados del PSG pude escuchar, una vez más, la misma cantinela: “¿Y si compramos a Neymar o Suárez? Nos irían bien…”. Yo creo que estos dos no van a querer mudarse de momento, pero quizás Cristiano… Yo no he dicho nada

¿Y los entrenadores? Luis Enrique y Rafa Benítez representan en este frío domingo dos caras opuestas de la misma moneda: la alegría y la desgracia. A estas alturas nadie discute ya que Luis Enrique sabe lo que hace, y punto. Ahora bien, todos los que piden la cabeza de Benítez (y son muy numerosos) apuntan mal.

 

florentino-perez

 

De la misma manera que es incómodo ver a gente como Berlusconi salirse siempre con la suya, lo de Florentino no tiene explicación posible, excepto si nos creemos lo que decía Einstein, que sólo cree que haya dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Que haya gente que se deje manipular para tirar a matar al entrenador cuando tienen un presidente que lleva años sin dar una… Sí, llegó la tan ansiada Décima, y unos meses después se cargó al entrenador que obró el milagro. Que el Bernabéu (supongo que el mismo sector imbécil que coreó a Isco) pida la vuelta de The Parking One me parece la peor y más clara muestra de que la caverna consigue aborregar al personal sin mucho esfuerzo. Es lamentable, el baile de entrenadores, vender a gente como Di Maria o Higuaín para traer a Illarra o Danilo, pagar cien millones por ¿Bale?, y que la gente le siga aplaudiendo hasta con las orejas. Lamentable. 

Ah sí, para cerrar el tema Barça: Piqué buscó y no pudo marcar el quinto, y este tipo de cosas le dan interés al fútbol. Munir llega a dejársela y yo creo que los de Defensa Central se hacen colchoneros. O votan a favor de la independencia de Catalunya. O ambas cosas.

 Piqué

 

Conclusiones 

Ha sido una semana espantosa aquí en París. Hasta ayer a eso de las 6 de la tarde, cuando me senté ante la tele, no he podido dejar de pensar en los horribles atentados del 13 de noviembre. Confieso que me siento incómoda al hablar de algo tan banal como el fútbol cuando a mi alrededor he visto y oído ciertas cosas… Tengo una compañera de trabajo que tiene a su hermano en el hospital con la espalda reventada porque recibió un tiro ese fatídico viernes (estaba en una terraza tomando algo). Por suerte la columna vertebral está intacta, pero estuvo en coma hasta el martes. Esta misma compañera de trabajo tenía un grupo de quince amigos que estaba en el Bataclan. Sí, varios de ellos han muerto, evidentemente. 

Otro compañero de trabajo, encantador por cierto, se pasó todo el fin de semana pasado con un amigo argelino. Resulta que el hermano de éste último salía el viernes de ensayar (era músico), caminaba por la calle en un mal momento y se llevó una ráfaga de disparos, con el resultado que se imaginan. El amigo argelino no sabe cómo ni cuándo repatriar el cuerpo de su hermano pequeño a Argelia, donde sólo espera el padre porque la madre acaba de fallecer. 

Y así ha sido TODA la semana: amigos de amigos muertos, en el hospital, bebés huérfanos, padres enterrando a hijos, hijos enterrando a padres… Si les digo que me he puesto a llorar en cualquier sitio, y que no he sido la única… El otro día, volviendo a casa en metro, estaba pensando en todo esto y se me saltaron las lágrimas. La mujer sentada delante de mí me miró fijamente, y sé que sabía por qué estaba yo llorando. En el trabajo he hecho algún intento por hablar de algo diferente, ha sido inútil: en todas las pausas para comer, en todos los cafés, no hemos podido hablar de otra cosa. A la pregunta de: ¿qué tal? Todos hemos respondido algo así como: “Bueno, se hace lo que se puede”.

Con una compañera de trabajo nos hemos propuesto que tenemos que encontrar una buena noticia para animarnos. No tiene que ser algo que nos afecte directamente, sino simplemente una buena noticia que nos permita sonreír, algo bonito, algo que nos devuelva la esperanza en el ser humano… En ello estamos. 

Por eso quiero agradecer hoy al fútbol haberme dado un descanso durante unas horas. Después de una semana en la que estar por la calle ha sido desagradable, una semana en la que todos hemos estado de duelo profundo, una semana en la que he tenido pesadillas casi cada noche (horroroso), una semana en la que nos hemos quedado todos paralizados… Llegan unos tíos en pantalón corto y te permiten despejar un poco el aire. Pues gracias a ambos equipos, gracias al clásico por darnos un respiro. Y lo digo desde el fondo de mi corazón.

Les dejo con Ella, la de verdad.

Ella / Diario AM
Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

¿Te gusta esta entrada?

34
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Quiz

Quiz: ¿Qué es? – Crónica Diario AM 24/07/2017

churchill24 julio, 2017
The 2013 FIL Women's Lacrosse World Cup. Gold Medal Game between Team USA and Team Canada

El lacrosse y Ona – Crónica Diario AM 23/07/2017

Ella23 julio, 2017
coll de vars

Tour 2017 – Semana 3. Crónica DiarioAM 20/07/17

Rockdactor20 julio, 2017
Quiz

Quiz: Estadios – Crónica Diario AM 17/07/2017

churchill17 julio, 2017
2017-07-16 01.26.25

Eurocopa Femenina by Darroa – Crónica Diario AM 16/07/2017

ColaboradoresDAM16 julio, 2017
vcf

Valencia CF – ¿De verdad somos tan malos? – Crónica DiarioAM 14/07/17

gjdeleven14 julio, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM