Aportación Propia

Darwin y el rugby – Crónica Diario AM – 22-09-2015

Darwin y el rugby – Crónica Diario AM – 22-09-2015

-¿Por qué tienes esos dientes tan grandes?

-!Para comerte mejor!

Caperucita Roja, Charles Perrault.

Corría el año 1859 cuando Charles Darwin publicaba su obra maestra “El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida” (reconozcamos que el título tenía su aquel). En ella se postulaban por primera vez las teorías evolutivas como explicación para el desarrollo de las especies y se explicaba la perpetuación de aquellos rasgos que conferían ventajas a la hora de sobrevivir y perpetuarse.

Herbert, posteriormente acuño el ya famoso “La supervivencia del más apto” como resumen brevísimo de las teorías darwinianas.

Y es que la historia nos ha dado muestras notables de como la adaptación al medio es la característica que distingue a vencedores de vencidos, y no sólo me refiero a la historia natural sino a la historia de la humanidad. 

Ejemplos tenemos por doquier, desde la carrera armamentística (desde la edad de Bronce hasta la actualidad) hasta la carrera laboral. Los cambios en el entorno benefician a aquellos que se adaptan mejor al mismo, y de igual manera aquellos que aprovechan sus virtudes mejor son aquellos que pueden encontrar y defender su nicho de “supervivencia”.

Y esto, como siempre se puede aplicar al deporte.

El último ejemplo de ello se ha visto hace tres días.

h-9969071182Hace apenas 72 horas, eclipsado por la victoria española en el Eurobasket, Japón dio la que posiblemente sea una de las campanadas más grandes del Mundial de Rugby que se está celebrando en Inglaterra ([Ironía On] cosa que es por todos sabida, gracias a los ímprobos esfuerzos de los medios de comunicación españoles [Ironia off]) por no referirnos a uno de esos resultados que hacen temblar a las casas de apuestas al derrotar en épico lance a la selección surafricana (una de las superpotencias en esto del balón oval).

Inmediatamente saltaron los “cuñaos” que hablaron del impacto que habían supuesto las nacionalizaciones en el equipo nipón a la hora de dar el salto de calidad necesario para ser capaz de derrotar a los Springboks. Y evidentemente muchos se hicieron eco de las afirmaciones de estos aprendices de todo y maestros de nada.

Lo que no sabían era que estaban dándole alas a una mentira.

Principalmente porque desde que se hizo cargo del equipo Eddie Jones (hijo de australiano y japonesa) el número de nacionalizados en el combinado nipón ha caído en picado y segundo porque quienes afirmaron eso tan alegremente obviaron (ya sea de manera deliberada o por pura ignorancia, que no sé qué es peor) que en todas partes cuecen habas y que equipos como los todopoderosos All Blacks, Escocia o la propia selección española, esta última con paupérrimos resultados por cierto, han tirado del recurso de las nacionalizaciones.

Y es que Eddie Jones, excampeón del mundo con Australia y asesor de los “Springboks” que se alzaron con el título en 2007, refundó la selección japonesa de rugby haciendo del jugador nipón la base de la selección y aceptando sólo a nacionalizados que estuvieran realmente arraigados en el país, sólo 3 de los 31 componentes de las selección son nacionalizados.

No sólo eso, Jones, consciente de que el nivel de sus jugadores debía aumentar, convenció a varios jugadores para que probasen las experiencias en el exterior.

Sin embargo había una característica que no se podía entrenar.

Eddie Jones disponía de jugadores más pequeños y ligeros que sus rivales, sobretodo si los comparamos contra selecciones mastodónticas como Tonga, por lo que las tácticas  habituales de juego no podían aplicarse. Sin embargo, haciendo de la necesidad virtud, Jones cambió el tipo de juego hasta adaptarlo a las virtudes de sus jugadores: velocidad, explosividad y dinamismo.

El juego nipón mejoró ostensiblemente y, de igual manera lo hicieron los resultados. La victoria frente a Galés en 2013 ya fue el aviso de esta mejora, que se vio refrendada por una racha de 10 victorias en 2014 que situó a los “Brave Blossoms” en el top 10 del mundo del rugby. (Para que comparéis España se sitúa en la vigésimo segunda posición).

El mazazo que ha supuesto la victoria frente a Suráfrica sólo es la confirmación de que Japón ha llegado para quedarse.

Esta muestra clara de cómo aprovechar los recursos propios y explotar sus virtudes es el mejor método para conseguir el éxito.

Sólo hay que tomar ejemplo.

¡Salud y cervezas!

Diario AM/@Kiasyd

¿Te gusta esta entrada?

16
Aportación Propia

"Omnia Mutantur, nihil interit" que diría Ovidio.

More in Aportación Propia

portada

Inconquistable – Crónica Diario AM 15/10/2017

Ella15 octubre, 2017
parkour-director-scott-bass

Parkour, o arte del desplazamiento. Crónica DiarioAM 12/10/17

Rockdactor12 octubre, 2017
notas

Las notas: agosto – septiembre – Crónica Diario AM 09/10/2017

churchill9 octubre, 2017
Portada 2

Linchamientos públicos – Crónica Diario AM 08/10/2017

Ella8 octubre, 2017
devon y Andrey

Al arte del pulso. Crónica DiarioAM 06/10/17

Rockdactor6 octubre, 2017
owngoal

AUTOGOLES

ercanadiense3 octubre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM