Aportación Propia

Despedidas – Crónica Diario AM 12/07/2015

Despedidas – Crónica Diario AM 12/07/2015
Ella

 

Querid@s Damistas,

Para ser un domingo de julio, la actualidad viene cargadita… Vayamos por partes.

 

Garbiñe 

Hubiese podido pasar, pero no. Muguruza llegó a la final de Wimbledon contra el fenómeno Williams (versión Serena), luchó, sufrió y perdió. Pero hay derrotas y derrotas, y la de Muguruza ayer es una derrota que vale por victorias futuras, como la misma Williams le dijo a pie de pista.

 Garbiñe

 

Con sólo 21 años, la hispanovenezolana será mañana lunes la número 9 del mundo, el punto más alto del ranking en su carrera (de momento). Ayer no pudo con la número 1, que con 33 años sigue dando más guerra que nadie, y es que no se habla lo suficiente de las hermanas Williams, al menos no en este blog. Sin embargo, dada su juventud podemos esperar que las cosas vayan a más en el futuro.

Felicitemos pues a ambas campeonas, Williams y Muguruza, Muguruza y Williams. ¡Seguid así! (bueno, más una, que todavía tiene mucho que ganar, que la otra, que ya ha hecho todo lo que tenía que hacer)

 wimbledon-serena-williams

 

Casualidades de la vida

Venía yo hoy a contarles algo que me han pasado esta semana de una revista francesa, y qué cosas tiene la vida, que lo que les iba a contar de pronto es de una actualidad tremenda. 

Resulta que Iker Casillas, el portero de España, el del Mundial, el del beso, el capitán del Real Madrid, se ha despedido hoy oficialmente de su club, tras 25 años pasados dándolo todo. Si les interesa saber mi opinión personal, todo esto me parece un esperpento. Casillas se merecía salir por la puerta grande, y se marcha con una parte de la afición abucheándole, a un equipo de una liga menor, con sus padres lanzando hoy un órdago en forma de entrevista en El Mundo…

 Iker-Martin-Casillas Décima

 

Casillas se merecía mucho más, y viendo su rueda de prensa de despedida (en la que no ha admitido preguntas), me da entre pena y vergüenza ver el trato que ha recibido, y le aplaudo por la dignidad de sus palabras en su despedida. Otro habría aprovechado para tirar puyas, y él no lo ha hecho. Eso demuestra la calidad humana por la que le gustaría ser recordado, y no como un buen o mal portero, como él mismo ha dicho. Maldito el día que se cruzó Mourinho en tu camino, Iker… Pero de todo se aprende, y tarde o temprano a Mourinho le pasará factura todo el vendaval de mal rollo que le acompaña allá donde va. Siembra y recogerás…

Si no lo han leído, busquen que lo encontrarán rápido. Me refiero a la entrevista de los padres de Casillas hoy en El Mundo, en el que entre otras cosas sueltan que les hubiese gustado que su hijo se fuese al Barça, porque en can Barça “son unos señores”. Dejando de lado el camino plagado de espinas que le acaban de dejar a su hijo ante su inminente llegada al Porto, resulta que estas declaraciones me vienen al pelo para contarles una anécdota que dudo que muchos de ustedes conozcan. 

Iker 

En Francia existe una revista de fútbol llamada “So Foot”, que sale cada trimestre. Ya les he hablado alguna vez de ella, ya que contiene artículos interesantísimos, muy bien escritos y con una gran investigación detrás. Pues bien, resulta que el número de este verano, el nº 128, se lo dedican enterito a Johan Cruyff, y aquí venía yo tan contenta a contarles historietas de Cruyff, ya que se acercan las elecciones presidenciales en el Camp Nou (el próximo 18 de julio) y Cruyff siempre se las arregla para estar en todos los saraos. Y sin embargo, resulta que uno de los artículos de So Foot cuenta una historia que tiene muchísimos paralelismos con las despedidas de Xavi de Can Barça y de Iker de la casa blanca. Les cuento, que ya verán que ésta no la conocían.

Calculo que la mayoría de los visitantes de Diario AM no podemos tener recuerdos del Cruyff jugador, ya sea porque no habíamos nacido, ya sea por ser demasiado niños. El caso es que Cruyff fue buque insignia de su club de origen, el Ajax, durante muchísimos años, y después de pasar por España (ojo que jugó en el Levante en 2ª división, no tenía ni idea), de hacer las Américas… Volvió a Holanda, a su club, para ganar por última vez la liga en 1983. Johann, con 36 años, todavía no quería retirarse, pero el presidente del Ajax, Tom Harmsen, está harto de pagar un millón y medio de dólares americanos al año a un jugador que está viviendo los últimos meses de su carrera deportiva… Y es que, como casi todo en esta vida, el problema es el dinero.

 Cruyff Ajax

 

Resulta que el agente de Cruyff, Cor Coster, se había sacado de la manga un “sistema Johan Cruyff” de salario para su estrella, y ojo que la cosa tiene tela. El sistema consistía en calcular la asistencia media de espectadores al estadio la temporada anterior a la llegada del jugador, y pagarle al jugador (Cruyff) la mitad del precio que sobrepase esa media por cada entrada vendida en los partidos que jugase Cruyff. ¿Se entiende? Es decir, cuanta más gente fuese al estadio, mejor para Cruyff, que se llevaba la mitad del excedente de las entradas respecto a la temporada anterior.

Evidentemente, el sistema no se aguantaba por ningún sitio. El presidente, Harmsen, primero suelta “el Ajax ya es capaz de ganar sin Cruyff”, para acabar de arreglarlo con un “Cruyff ya no tiene el nivel para jugar en Eredivisie”. Evidentemente, Johann no iba a ignorar esas palabras, y decide que su próximo objetivo será vengarse de su club, ahí es nada: portazo y me voy al rival histórico.

Y así es cómo Cruyff acaba en el Feyenoord. No es una cuestión de dinero, es una cuestión de principios: el holandés se va a vengar. Su nuevo presidente, Gerard Kerkum, acepta encantado el “sistema Johan Cruyff” de salario. En aquella época el estadio De Kuip cuenta con 50.000 plazas, tres veces más que el estadio del Ajax. Sin embargo, es difícil llenarlo, ya que el club no gana un título desde 1974…

Con las cosas en este estado, un Cruyff arrogante llega al Feyenoord con un único objetivo: ganar al Ajax en liga y ganar el campeonato. Al acabar cada partido lo primero que pregunta es el resultado de su nuevo enemigo, y anuncia al vestuario nada más llegar: “aquí todo el mundo va a tener que acostumbrarse a mí”. Una entrada como mínimo poco diplomática…

 Cruyff Feyenoord

 

Evidentemente, los fans y los propios jugadores tienen ciertas dificultades para aceptarle. En el vestuario no para de hablar, dice a los compañeros dónde ponerse en el campo, ya sea en el entrenamiento o durante los partidos. Los compañeros piensan “ya está haciendo lo de siempre…”, hasta que se dan cuenta de que, de hecho, los consejos son buenos y que juegan mejor cuando hacen lo que él dice. Incluso el entrenador, Thijs Libregts, tiene que obedecer las órdenes, cambiando al lateral izquierdo porque no bajaba a defender suficientemente rápido… Lo cual equilibra el juego del equipo.

Cruyff empieza a convencer al equipo de que son capaces de ser campeones, y cuando los resultados han empezado a ser positivos el estadio De Kuip se vuelve a llenar, lo cual es una excelente noticia para el futuro entrenador del Barça, sobre todo para su bolsillo.

Llega el 18 septiembre de 1983, y tenemos el primer clásico holandés en la séptima jornada. El Ajax, excepcionalmente, recibe al Feyenoord en el Olympisch Stadion, el estadio reservado para los grandes partidos europeos, con capacidad para 40.000 personas. Evidentemente, esas 40.000 personas reciben a Cruyff reservándole la acogida de máximo nivel para un traidor de su talla. ¿Y el resultado del partido? 8-2 para el Ajax. Sí, han leído bien, no me he equivocado: ocho goles a dos…

Los jugadores del Ajax no pierden la oportunidad de humillar al eterno rival, de decir que Cruyff ya no vale nada… Pero los genios tienen salidas… geniales. En el vestuario todos los jugadores del Feyenoord tienen los ojos clavados en el suelo. ¿Todos? ¡No! Un flaco está con la cabeza bien alta: “todo irá bien”, dice a sus nuevos compañeros. Y Cruyff cumplió su palabra, porque todo fue bien luego.

Después de ese partido el Feyenoord sólo pierde un partido más, gana 4-1 al Ajax en casa, y les vuelve a ganar en la Copa de los Países Bajos con un 2-1. Acaban la temporada con un doblete de liga y copa que el club esperaba desde hacía quince años, Cruyff gana el trofeo al mejor jugador holandés de la temporada, y la venganza ha sido consumada.

Me quedo con una frase de Wijnstekers, defensa del Feyenoord en esa época: “Cruyff sabe hacer todo mejor que nadie. Por ejemplo, Johann piensa que sabe beber mejor el agua gaseosa que tú”. Tela marinera…

¿Y cómo acaba la etapa de Cruyff en el Feyenoord? Existe un detalle revelador. El día que firmó el contrato con el enemigo, el club le regaló un reloj Cartier de oro. Ese reloj nunca ha salido de su estuche. Sin embargo, el holandés siempre ha preferido el Rolex que recibió como finalista del Mundial 1974. Se trata sin duda de una cuestión de principios…

Ahora les dejo reflexionar sobre esta historia pensando en Xavi Hernàndez e Iker Casillas, para comparar las tres salidas de estos tres enormes futbolistas. Ahí lo dejo.

 

 

 

James Rodríguez de mi vida

El jueves pasado me fui de concierto a la muy parisina sala de L’Olympia, que es un sitio que cualquier amante de la buena música tiene que conocer. Edith Piaf, Ray Charles, los Beatles… Tocar en el Olympia de París es la cumbre de la carrera musical de muchísima gente.

Pues ahí estaba yo para un concierto del colombiano Juanes, más contenta que nadie por poder escuchar hablar castellano a mi alrededor por una vez. Y es que había colombianos por todas partes, muchos colombianos, y además varios (y varias) con la camiseta de su selección, lo cual me hacía sentir que estaba rodeada por todos los James Rodríguez de la vida…

Evidentemente, el concierto fue mucho más “caliente” de lo que el Olympia está acostumbrado, y es que con tanto latino por metro cuadrado, y con Juanes encima del escenario más feliz que una perdiz, se quedó todo el conjunto como muy caribeño, lo cual me provocó un ataque de nostalgia profunda de la alegría y el saber vivir tan latinos… Miren que he ido a conciertos en París, y hasta el jueves no me di cuenta de lo sosos que son los franceses, ahora que he podido recordar lo que es un concierto con sangre latina… En fin, que me alegró haber ido y recordar de donde vengo.

Juanes tuvo lo que se llama en francés un “momento de soledad”. Y es que el colombiano nos contó una anécdota francesa y el público se quedó mudo… Resulta que Juanes sacó hace unos meses una canción que se llama “Este amor” con un DJ francés llamado Cedric Gervais, y nadie allí conocía al tal Cedric… Cuando se dio cuenta Juanes, con una cierta vergüenza, nos dijo: “hermanos, estudien un poco porque es muy conocido en Francia”. Y bueno, yo conocía a David Guetta, a Bob Sinclar… Pero a Gervais no lo tenía censado, lo siento Juanes.

Se sale totalmente de mi universo musical, pero como les pasé la canción a mis compañeros de trabajo franceses al día siguiente y les gustó, y que la canción mola, se la dejo para que la conozcan también, hermanos, y se enteren de quién es Cedric Gervais… 

El martes es 14 de julio, aniversario de la Revolución Francesa, el día del desfile por los Campos Elíseos con el presidente de la República a la cabeza, y gran festividad anual en tierras galas. Pórtense bien y escuchen la canción, que NUNCA NADIE ESCUCHA MIS CANCIONES!!! (excepto Jobo, Jobo sí lo hace)

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

26
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

IMG_9351

La guerra de los post-its – Crónica Diario AM 19/03/2017

Ella19 marzo, 2017
WingFly

Wingfly y los hombres voladores Crónica DiarioAM 16/03/17

Rockdactor16 marzo, 2017
knicks_149

NBA: Semana 19 – Crónica DiarioAM 10/03/17

gjdeleven10 marzo, 2017
Remontadas

Las grandes remontadas Crónica diario AM 09/03/16

Rockdactor9 marzo, 2017
La vuelta, René Magritte

Ilusión o realismo – Crónica Diario AM 05/03/2017

Ella5 marzo, 2017
4

Así gana el Madrid Crónica diarioam 03/03/2017

Culle213 marzo, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM