Aportación Propia

Una pizca de… champagne – Crónica Diario AM 17/05/2015

Una pizca de… champagne – Crónica Diario AM 17/05/2015
Ella

Querid@s Damistas,

¡Se nota, se siente, el verano está presente!

Bueno, no en París, donde hace diez días tuvimos que encender la calefacción, gracias a la agradable temperatura que reinaba, o el miércoles pasado, cuando, a pesar de las miradas de vergüenza ajena que pude recibir por la calle, me puse guantes porque, simple y llanamente, tenía frío…

Pero no hablaremos del tiempo hoy. Si les hablo del verano es por lo que comenté en el post de la semana pasada, que estamos en esa época del año donde, ahora ya sí, llegó la hora de la verdad. El misterio que hemos estado esperando toda la temporada por fin ha sido desvelado: los finalistas de la Champions son el Barça y la Juve.

Evidentemente la alegría de los culés y de los aficionados de la Vecchia Signora alcanza cotas difícilmente imaginables. Quién iba a decirnos en septiembre que la cosa acabaría así… Después de tantos partidos, tantos sorteos, tantos “quiero que me toque éste y no el otro”, “ah, este árbitro es malo malísimo”, “se nos ha lesionado menganito, tenemos sancionado a fulanito…”, llegamos a esta final. Dicho lo cual, he tenido la enorme suerte de ver a uno de los finalistas en directo, y es que la menda lerenda vio el PSG-Barça tanto de la fase de grupos como de los cuartos de final en el Parc des Princes, y eso no tiene precio. Y además, como Berlín no me cae excesivamente lejos, he pedido entrada para la final, que si cuela cuela, y allá que me voy. Y si no cuela, pues lo veremos por la tele, que también será emocionante.

 

Final Champions

 

Lo dije la semana pasada, pero ahora que ya hay finalistas querría insistir en algo que me parece importantísimo. Para ser finalista, y aún más para ganar la Champions, se necesita mucha concentración, mucho trabajo duro… Y también una pizca de suerte. Antes de que me salten a la yugular unos y otros, déjenme explicar lo que quiero decir, eh.

Como les decía, el factor suerte es importante para llegar a la final de la Champions (y puede serlo también para ganarla). Es algo que vengo observando desde hace años, y no van a poder llevarme la contraria. Tomemos los finalistas del año pasado, por ejemplo. El Atlético de Madrid jugó contra un Barça que, a pesar de ser uno de los equipos más temidos de Europa, vivía unas horas bajísimas. A las lesiones de los jugadores se sumaron los problemas del club con la justicia y la muerte de Tito Vilanova, algo que, como ya dije en su momento, a la fuerza dejó al equipo fuera de combate psicológicamente. Que nadie manipule mis palabras: el Atlético de Madrid mereció sin duda estar en la final, mereció eliminar al Barça y mereció la oportunidad de ganar su primera Champions. Hablo de ese factor suerte que le permite a uno tenerlo un poco menos difícil para llegar a la final, nada más.

 

Décima

 

Por otro lado, el Real Madrid tuvo ese plus de suerte en la final, cuando en el minuto 93 Sergio Ramos marcó un gol de cabeza que forzó la prórroga (y llevó al resultado final de 4-1 y la consecución de la tan esperada Décima para los blancos). Desde que empecé a ver fútbol por la tele, allá por los años 50, tengo más que constatado otro hecho: los goles a partir del minuto 40 o a partir del minuto 80 matan psicológicamente al equipo que los recibe. Por poner un ejemplo, si un partido va 1-0 y en el minuto 42 se pone el 1-1, al irse al descanso el equipo que iba ganando 1-0 se va hecho papilla mentalmente, mientras que el que ha empatado 1-1 se viene arriba y sale como una moto en la segunda parte. La realidad es que, si hablamos de partidos de liga, ese 1-1 es como llegar al descanso 0-0, no hay nada escrito y puede pasar de todo en la segunda mitad. Y sin embargo el equipo que ha empatado sale reforzado mentalmente… Algún equipo es la excepción a este fenómeno, pero en líneas generales es lo que he constatado en estos últimos sesenta años de fútbol televisado.

Y probablemente ese plus de suerte es el que concedió la Décima al Madrid, ese gol en el 93 que destrozó mentalmente al Atlético (amén de los cambios, con algún jugador colchonero jugando lesionado, si no recuerdo mal Juanfran tuvo que jugar muchos minutos con un esguince de tobillo, ay). Al llegar a la prórroga, el Atlético llevaba varios minutos creyendo que tenía la Champions ya, y tuvieron que seguir luchando media hora más, física y mentalmente. Mientras el Madrid tuvo el efecto contrario: esto no está acabado, subidón por el cabezazo de Ramos y vamos a por todas en la prórroga, que los otros están fundidos. Ya conocen el resultado final… Esa pizca de suerte puede ser determinante.

Atl Madrid

 

Este año también ambos finalistas han conocido esa pizca de suerte. Nadie discutirá la calidad y el mérito de ambos equipos. Es especialmente admirable la situación de la Juve, que hace dos días estaba pasando por las horas más oscuras de toda su existencia por sus líos judiciales, y hoy está en una final de Champions nada más y nada menos, y eso después de haber ganado la liga y aspirando a un triplete histórico. Es para quitarse el sombrero ante este equipo…

Volvamos a la pizca de suerte. Siguiendo con la Juve, y sin saber qué pasará en la final, el equipo ha podido esquivar a los contrincantes más fuertes en algunos momentos de la competición europea. En octavos se enfrentó a un Borussia de Dortmund que ahora mismo está en séptima posición en la Bundesliga, a 33 puntos nada más y nada menos del campeón (el Bayern, como ya saben). En cuartos le tocó el Mónaco, de la nada todopoderosa liga francesa, actualmente tercer clasificado a doce puntos del también campeón (el Paris Saint-Germain, esto lo comentaremos más adelante). En semis ya se le acabó la suerte con el Real Madrid, que simplemente por ser el actual campeón ya impone de por sí, pero en los octavos y los cuartos la Juve conoció la suerte de enfrentarse a rivales de categoría baja para lo que uno le puede caer en (mala) suerte en Champions.

(Si Darroa sale enfurecido en los comentarios por lo que estoy diciendo, espero que alguien sea solidario conmigo y apoye mi punto de vista…)

 

Juve

 

Respecto al Barça, a diferencia de la Juve, ha tenido que eliminar a los campeones de la Premier, de la Ligue 1 y de la Bundesliga para llegar a la final, ahí es nada. Sin embargo el factor suerte también ha intervenido, y es que casi todos estos rivales han jugado muy mermados, ya sea por lesiones o por amonestaciones. Touré Yayá, Ibrahimovic, Verratti, Thiago Motta, Ribéry, Robben… Son grandes nombres que no han podido estar (o no al 100%) en Champions. Cierto es que el Barça no es responsable de las lesiones de estos jugadores, ya que las lesiones han sido previas a los partidos de Champions, y cierto es que las amonestaciones también han sido previas a los partidos contra los blaugranas (y por tanto no se puede acusar a los catalanes de haber provocado a los contrincantes para que reciban tarjetas), y sin embargo… El Barça no ha tenido que preocuparse de los dolores de cabeza que un Robben en plena forma le puede dar a uno, o de un Touré que físicamente es una máquina, o un Verratti que le bailó a todo un centro del campo del Chelsea sin despeinarse. Éste ha sido el factor suerte del Barça para llegar a la final.

 

Messi Boateng

 

Ahora bien, y en la final ¿qué pasa? Pues que, a no ser que uno de los dos equipos arrase con el otro (cosa que no creo que pase), el ganador tendrá la suerte de su lado. Ese córner pitado, esa pelota que se pierde, ese fuera de juego que no era, ese día inspirado del portero (y ojo al duelo de porteros de este año, juventud vs veteranía, será interesantísimo), ese entrenador que decide una estrategia perfecta o todo lo contrario, ese Pirlo que clava una falta impresionante, ese Messi que decide que hará lo que le dé la gana, un Pogba que demuestra por qué se habla tanto de él, un Suárez que ni se inmuta ante Chiellini (por favor Luisito, demuestra que has dejado atrás definitivamente los problemas de actitud, hazlo por el paisito), un Buffon que mantiene la cabeza fría, Dani Alves que centra de una manera aceptable…

Todo está por escribir y todo es posible (hasta lo de Alves), y ésa es la gracia del fútbol. Ojalá que ambos equipos tengan disponibles a todos los jugadores para la final, así el espectáculo será mayor. ¡Qué bien nos lo vamos a pasar! 

 

Pirlo 

 

Una pizca de champagne

Ayer se jugaron todos los partidos de la Ligue 1 a las 21h. A pesar de las nervios, que los hubo, el PSG ganó en Montpellier 1-2 y se proclamó campeón de la liga francesa. Dirán “qué típico”, “ninguna emoción”, “la liga francesa tiene aún menos suspense que la escocesa”… Y les contestaré que se equivocan totalmente. El PSG fue fundando en 1970, tras la fusión de dos equipos de fútbol en uno (Saint-Germain-en-Laye es una ciudad a 20km de París, con 43.000 habitantes, es ahí donde están las instalaciones de entrenamiento del equipo). No sólo es un club muy joven, sino que además no ha ganado muchas ligas en su corta historia: 1986, 1994, 2013, 2014 y 2015. Llevarán tres ligas seguidas en estos momentos, pero hasta ahora sus aficionados lo han visto todo negro, muy, muy negro… Este año llevan un doblete (la liga y la Coupe de la Ligue), y aspiran a un triplete el 30 de mayo, cuando jueguen a las 21h la final de la Coupe de France contra el Auxerre, que sé que les importará tres pitos porque a las 21.30h del mismo día se juega la final de la Copa del Rey y a nadie le importará la liga francesa, pero bueno, yo se lo digo…

¿Cómo han sido las celebraciones en París? Pues bien, no tengo ni idea. ¿Cómo? ¡Qué escándalo Ella! ¡Cómo no sales a la calle a hacernos un reportaje a todo color!

 

PSG Laurent Blanc

 

Griten y pataleen todo lo que quieran, pero yo paso de salir. La tradición, que no es muy antigua como les comento más arriba, es ir a los Campos Elíseos (esa avenida que los parisinos dicen que es la más bonita del mundo, la gracia es que cada ciudad tiene una de ésas) a que le peguen a uno. Y es que el seguidor parisino decente no celebra nada en la calle. ¿Por qué? Porque la mayoría de “seguidores” que salen a la calle son gamberros que aprovechan la excusa para romper cosas (e incluso robar comercios). Pasó en 2013 y volvió a pasar en 2014… La realidad es que los títulos del PSG son la excusa perfecta para que los inadaptados que hay en la periferia parisina (que no son todos los que viven en la periferia, evidentemente) cojan el transporte público, y con la excusa del PSG, se planten en las calles más bonitas de la capital para romper escaparates, paradas de bus, pelearse con las fuerzas del orden, tirar bengalas y meter mucho miedo a los turistas que simplemente iban a sacarse una foto en la torre Eiffel. Esto es así, y el que diga lo contrario se deja llevar por una muy mal entendida corrección política. Lo que es es, y yo paso de mezclarme con este tipo de gentuza, punto. 

Todavía recuerdo en la final del Mundial de 2010, Holanda-España, que tuve que salir corriendo porque tiraron una bomba lacrimógena al lado de donde estaba viendo el partido en pantalla gigante, por culpa de este tipo de “angelitos”, y no pude ver el gol de Iniesta en directo… Desde entonces el fútbol sólo lo veo en casa o en bares donde conozco perfectamente el ambiente, y nada más.

Dicho lo cual… Ici c’est Paris!

 

Carla Suárez

En unos minutos se disputará la final femenina del torneo de Roma entre Carla Suárez y Maria Sharapova. El año pasado tuve la enorme suerte de ver a Suárez en directo en Roland Garros. Desgraciadamente perdió, a pesar de los ánimos que le lanzábamos una chica española desde la grada de enfrente y yo… Este año la cosa va mejor ya que ha llegado a su tercera final (las otras fueron en Miami y Amberes).

También hay el cuadro masculino, pero como de ellos todo el mundo habla y nadie dice nada de las mujeres, prefiero mencionar a Carla Suárez y ya. Se lo merece y no se habla lo suficiente de ella. ¡A por la rusa Carla! Si no les ganamos en natación sincronizada (malditas rusas…), al menos a ver si en tenis podemos con ellas. Todo es cuestión de una pizca de suerte ¿no?

 

Rogers Cup - Montreal 

 

Osasuna

En menudo percal ando metida… Más se acerca el final de la Liga Adelante peor le va a Osasuna, y yo que me fuerzo a hablar de ello, aunque cueste.

En fin, esto no va bien. Osasuna lleva 40 puntos, en la posición 18 de la tabla, a un suspiro de descender, y ha empatado 1-1 con el Valladolid este fin de semana. Parece que hubo polémica, ya que al final del partido hubo un “gol fantasma” de Nino, que reclamó que el balón entró, mientras que el árbitro consideró que no. Para hundir más el dedo en la herida, Nino ha tenido ya varios goles legales anulados esta temporada, supongo que el jugador debe de andar contento, contento… La verdad es que llevo fatal lo del Osasuna, yo que este año sigo su actualidad y voy viendo cómo la cosa va de mal en peor…

 

Nino Osasuna

 

Pero creamos en el espíritu rojillo, que después del repaso histórico que les he estado haciendo durante meses ya sabemos que los navarros son gente que no se rinde. Ojalá que Osasuna se quede en Segunda, y que el proyecto pueda salir adelante de cara a la próxima temporada. ¡Ánimos!

 

Y ya está

La semana que viene no gozarán de mi excelsa y divina prosa. Quizás esta noche ya hay campeón de liga española también, quizás es la semana que viene… Sea lo que fuere, el próximo finde no podré ofrecerles mis servicios (algún día ya les pasaré la factura, les aviso que es de ésas que quitan el hipo). ¿Qué estaré haciendo entonces? Siendo feliz, haciendo lo que más me gusta en este mundo, que es viendo exactamente esto en directo, en el mejor escenario posible en el planeta Tierra. Jobo, pensaré en usted y se lo contaré todo, las lágrimas también. The sex is in the heel!

 

 

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

¿Te gusta esta entrada?

21
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race – Crónica Diario AM 23/10/2017

churchill23 octubre, 2017
Portada

Clásico francés – Crónica Diario AM 22/10/2017

Ella22 octubre, 2017
portada

Inconquistable – Crónica Diario AM 15/10/2017

Ella15 octubre, 2017
parkour-director-scott-bass

Parkour, o arte del desplazamiento. Crónica DiarioAM 12/10/17

Rockdactor12 octubre, 2017
notas

Las notas: agosto – septiembre – Crónica Diario AM 09/10/2017

churchill9 octubre, 2017
Portada 2

Linchamientos públicos – Crónica Diario AM 08/10/2017

Ella8 octubre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM