Aportación Propia

Dos historias, dos amores – Crónica Diario AM 11/05/2015

Dos historias, dos amores – Crónica Diario AM 11/05/2015
Anz

Semana espectacular. Es un marco incomparable este, el del final de temporada donde todo se juega en pocos días y en varios frentes. Cualquier error, por mínimo que fuere acaba por echar por tierra el trabajo arduo de todo un año. Cualquier acierto, en el instante adecuado, te hace saltar del vacío a la gloria perenne.

Dos frentes como decía, trincheras tan opuestas como incomparables, intercaladas entre fechas a modo de minas cardiacas, nuestro corazón puesto a prueba constante, del todo a la nada en cuestión de segundos y viceversa. Es una historia de dos amores, tan vieja como el mundo, repetida en ciclo infinito como inagotable es la necesidad de renovarla.

Seguro que ya conocen aquella del amor de tu vida, el constante y fiable. Siempre a tu lado, una balsa en la que refugiarse de cualquier naufragio, siempre aguardando tu llegada. Se la echa en falta cuando llega su ausencia y se la espera con ansia en la estación del otoño. A punto ya dejarnos huecos y sin embargo no quiere irse sin dejarnos su recuerdo, para que no la olvidemos y reparemos en recogerla cuando las hojas comiencen a caer de nuevo.

Cada jornada aumenta su intensidad y este amor único nos llega donde solo sabe aquella que bien nos conoce. Dos grandes enemigos jugándose el honor de desposarla por fin tras el largo cortejo, uno, con casi todo hecho ya y sin embargo no puediendo descuidarla, debe seguir ofreciendo todo aquello que tiene para que no se le escape, para que no le ocurra lo que al otro, que sumido en la complacencia, un día se permitió soltarla en los brazos de su rival y angustiado en la pérdida solo así se dio cuenta cuanto la quería.

Se comienza a oír el repique de campanas, la marcha nupcial marca sus primeras notas y el novio, cansado pero feliz empieza a atisbar una fina figura filtrándose por las jambas de la entrada. Solo unos instantes más, cruzando el estrecho corredor que los separa y podrán estar juntos para siempre.

Y a lo lejos, con zancadas veloces y alocadas, trastabillando en cada escalón y en cada recuerdo que nunca podrá tener ya, llega audaz el antes dueño y ahora pretendiente. La tez desencajada, resoplando en frenéticos borbotones de incredulidad, unos pasos agónicos mas y cree poder alcanzarla. Pero ese último traspié casi lo ha condenado, cae al suelo con la mano extendida hacia esa fina figura, los ojos y la boca abierta emitiendo un reclamo final, pero por primera vez duda si esta vez ella habrá querido escucharlo.

La otra historia es la que todos siempre deberíamos tener, por lo menos una vez para saber lo que se siente residiendo en el cielo. Es una bomba en las entrañas, una horda de mariposas golpeando duro en la consciencia que de repente despierta, inunda los sentidos y su inexplicable naturaleza, ajena a todas las cosas en las que te sentías seguro, hace que tiemble tu mundo entero. Es el amor de verano, el que llega, te aplasta y se marcha dejándote dentro otra persona diferente a la que antes te habitaba.

Una noche, un baile, la música y las estrellas brillando refulgentes. Se abre la multitud y lo que parece un foco de neón salido de la nada ilumina la más brillante imagen que tus ojos jamás contemplaron. No puedes apartar la mirada, es mas la atracción que la vergüenza o el decoro que deberías guardar antes esa visión celestial. Tus pies flotan y la gravitación de los cuerpos hace el resto, hasta llegar a su órbita, hasta sentir en cada poro lo que nos hace humanos en la debilidad y divinos en la fortuna.

Los principios de espacio y tiempo acá son distintos. Las reglas de este universo parecen funcionar al contrario y realmente tan solo importa una meta, sin intendencia ni planificación de por medio, allá todo es corazón e ilusiones. La conquista marcará una fecha eterna, un recuerdo indeleble por lo que resta de existencia, sabrás en qué año y sitio fue, cada referencia posterior a ese lugar o a aquel tiempo evocará de nuevo esos instantes, como un olor de la infancia, instantáneo en el cortex que de súbito emitirá, menguado pero indiscutible, el sabor y el tacto de ese material del que los sueños siempre estarán hechos.

 

Pd.- Dedicado a la persona que supo conjugar ambas historias en una sola. Soon.

Anz / Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

13
Aportación Propia
Anz

More in Aportación Propia

Copa

Tanta tela por cortar – Crónica Diario AM 28/05/2017

Ella28 mayo, 2017
Conmebol

Revisitando los orígenes del fútbol sudamericano

errante25 mayo, 2017
Real Madrid Campeon

Big Data – Crónica Diario AM 22/05/2017

churchill22 mayo, 2017
portada

Cuestión de feeling – Crónica Diario AM 21/05/2017

Ella21 mayo, 2017
Yuka Ando

Atletismo, innovando y corriendo. Crónica Diario AM 18/05/17

Rockdactor18 mayo, 2017
Billete 2000 pesetas

2000 – Crónica Diario AM 15/05/2017

churchill15 mayo, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM