Aportación Propia

Insoportables levedades – Crónica Diario AM – 27/04/2015

Insoportables levedades – Crónica Diario AM – 27/04/2015
Anz

Una cuenta menos en el ábaco. La rítmica clepsidra semanal golpea de nuevo una nueva piedra de la Liga y derrama nuevos posos para analizar a pesar de que realmente nada haya cambiado en el mundo de la estadística pura. Dos puntos que separaban a ambos contendientes, los mismos que fijan la tabla clasificatoria todavía.

Era esta una jornada abierta a las cábalas, a la abierta posibilidad de que en alguno de los dos choques se removiera todo, en sentencia para unos o en volteo para otros. Nada de eso sucedió, a estas altitudes los grandes aprietan con fuerza los dientes y se superponen al resto aunque lleven una trayectoria notoria en el campeonato.

Dos visitas, antes rivales en situaciones y andaduras similares, saldadas con relativa suficiencia a pesar de las sensaciones diferentes que mostraron. El aroma a futbol fluido, armónico y devastador del líder contrasta con el olor que desprenden los cuerpos blancos presionados por el abismo, las bajas y los cantos de sirena que llegan desde Berlín, un premio mas goloso, el camino de rosas que lleva a ganar la Champions haciendo tres cortos y buenos juegos. Su consecución limpiará cualquier pecado pasado, es la insoportable levedad de lo relativo.

Pareciera que el meteórico momento blaugrana fuese a durar para siempre, creciente, brillante y sin oposición. Al otro lado, trastrabillado, sin lustre ni porte le persigue el conjunto de Chamartín, se oyen los cartuchos de la ira siendo colocados pacientemente en las escopetas mediáticas, el mínimo traspié conllevará una marea insoportable de aquí hasta el final del ejercicio.

Las sensaciones, tan estimulantes como engañosas, nos hablan del fantástico momento que se vive en la Ciudad Condal. Favorito al soñado triplete, con ese tridente afilado cerca ya de la centuria de muescas en sus pertrechos de viaje, sumando magos pálidos antes dormidos, cerrando hermético la mayor fortaleza de Europa y portando un nuevo camuflaje, indetectable hasta para los mejores analistas, incapaces de ver donde empieza la mano de Luis Enrique y termina la de Guardiola. Esta hidra de cabezas múltiples que mece y ataca, que presiona en asfixia y luego se desorienta y se pierde, es diferente a lo anterior e igual al mismo tiempo.

En el otro reflejo del prisma se encuentran aquellos que arrasaban la hierba a su paso, aquellos que lo tenían todo y podrían quedarse sin nada. Su juego se difuminó al ritmo que decrecía su ventaja y a pesar de que consigue estirar la cuerda de la esperanza sin llegar a romperla, la confianza que trasmiten es de quebradizo cristal. Bastaría un leve golpe en el lugar correcto para tirar ese castillo de naipes que auguraba una época de tiranía blanca.

Y sin embargo se echa la vista atrás, donde entonces resultaba complicado imaginar este escenario actual y te das cuenta de la insoportable levedad del momento. Una sola acción aislada lo podría cambiar todo, el peso gigante que la moral posee en el deporte es fascinante, multiplicado en los juegos de conjunto por su capacidad de contagio entre todos sus miembros, como se retroalimentan los estados de ánimos, como se difunden del terreno de juego a la afición y a la inversa. Un leve tropiezo, en un instante desafortunado y la luz queda engullida en un agujero negro.

Faltan 9 juegos para dar por terminada la temporada. Suficientes para destrozar nervios e ilusiones. Por esa inherente ley escrita en el futbol, mejor aguardar lo que resta antes de sacar conclusiones. De lo único que debemos encargarnos es de disfrutar todo lo posible pues no siempre gozaremos de esta suerte ni de estas pasiones. Y debemos hacer eso sobre todo porque el precio que estamos pagando por ello vino con letra pequeña.

Una época de bonanza para estos dos grandes clubes sin duda, que se lo disputan todo ellos solos, pero habiendo sembrado por el camino un campo lleno de cadáveres deportivos por aquel injusto reparto de bienes con el resto. Pero ese es otro debate, mucho más importante que el actual, el circo nos distrae del asunto pero a las sombras del coliseo el hedor por el estertor de los pequeños se hará cada día menos tolerable. Languidecen los cimientos que hicieron grande nuestra competición domestica, pronto será insoportable, no será leve y por fin todo dejará de ser.

la-tentacic3b3n-de-san-antonio

Anz / Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

14

More in Aportación Propia

Nadal

El gesto – Crónica Diario AM 24/04/2017

churchill24 abril, 2017
portada

El Clááááásico – Crónica Diario AM 23/04/2017

Ella23 abril, 2017
portada 2

Gama de grises – Crónica Diario AM 16/04/2017

Ella16 abril, 2017
fotosayer346

El panfleto. Crónica Diario AM 13/04/17

Rockdactor13 abril, 2017
a.espncdn.com

Antes de la tormenta – Crónica Diario AM 09/04/2017

Gimme9 abril, 2017
habitacion_van_gogh

Asimetría – Crónica Diario AM 02/04/2017

Ella2 abril, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM