Aportación Propia

El carpintero – Crónica Diario AM 20/04/2015

El carpintero – Crónica Diario AM 20/04/2015
Anz

El sábado por la noche las esperanzas de muchos madridistas parecieron menguar al unísono con el crujir de ligamentos de la rodilla de Luka Modric. Mientras cojeando alcanzaba la línea de banda y tras un examen preliminar del estado de la articulación, la confirmación del cambio terminó por rematar las peores expectativas que se tenían.

Dentro de la afición blanca, no recuerdo una exposición de tal magnitud a la desgracia ni en la época de las maltrechas piernas de Ronaldo Nazario. Resulta complejo entender que el seco sonido de unos tendones en extensión antinatural consiga a su vez encoger los corazones de tantas personas. Difícil pero no inexplicable para quien ha seguido la Liga en los últimos meses.

Tras las vacaciones de Navidad, aquel ejército invencible de guerreros blancos no regresó nunca. En su lugar figuraron simples imágenes ilusorias que aunque portaran las mismas zamarras y nombres no tenían nada que ver con sus originales. Cansados, apáticos, fuera de forma y fondo, carentes de ímpetu ante la dificultad y hasta en la suerte no encontraron cobijo. Tocaron varias veces fondo mientras perdían el prestigio y las rentas del otoño. Al llegar la primavera se encontraron superados por sus dos principales alter egos, tanto en Copa como en Liga no supieron contestar los envites y los días de rosas y jazmines tornaron en crudas zarzas y dormideras.

Llegados a ese nivel por debajo del terreo, resulta que se presentaron en la Ciudad Condal con aún posibilidades de revertir la situación. Por delante un rival en apariencia con mejor estado de sensaciones y dinámica victoriosa. Se comenzó a vender el fatalismo más de un lado que el triunfalismo del otro y por esas razones que tiene en su ser este deporte, se vio que aquello de no estábamos tan mal ni ellos tan bien salía de la antes temerosa voz a borbotones. Bastaron 45 minutos de lucidez futbolística para espantar pesadillas de baños pasados y como rápida consecuencia la oscuridad dejo paso al esplendoroso amanecer de un nuevo orden, de la constatación de que la ducha fría la habían recibido los otros, del refuerzo moral y la recuperación de la estima propia y la recogida del testigo del buen futbol donde se le supone debe pertenecer por decreto divino. Y todo esto sufriendo una derrota.

Debe ser un mecanismo defensivo, el huir hacia el frente, el de dar alas a la ilusión cuando peor pintan las cosas porque si no, no se entienden ciertas cosas que a veces suceden en las mentes de las diferentes gentes que abundan por el globo. Sea como fuere se buscó una tabla y un carpintero. La primera salió rauda tras las maderas de aquel naufragio en el derbi, la famosa salva del calendario, infinitamente mejor para sus intereses, un mes entero sin salir de Madrid y una autentico cocotero lleno de monstruos para el rival. La remontada estaba en proceso aunque en mayo fueran ellos los que tuvieran que visitar la misma plantación de cocos.

Pero se necesita al artesano que curta esas baldas en la estantería que sostiene los encaprichados deseos. Bastó muy poco para personificar al escultor del cambio, el portador del cincel no era otro que el rubio croata, el portador del testigo recogido por la escuela de la masía y ahora en posesión madridista. De repente todos abrieron los ojos ante la nueva visión y cerraron las mentes. Se batieron los records con él y se perdió el norte en su ausencia, blanco y en botella. Irrefutable.

En la errónea o exagerada interpretación de la realidad nace el mito y de él surgen las mentiras que lo sostienen. Chirriaron los engranajes de la diestra de seda balcánica y ahora rechinan los dientes asustados en la hinchada de Chamartín, se teme la vuelta del general invierno por segunda vez este curso y no habrá carpintero que teche el tejado. De la autocomplacencia en el mito de los invencibles a la consternación de tornarse mortales, de la euforia divina en la resurrección al vértigo en el abismo de la nada. Así de maleable y contaminado es el estado nervioso de una afición apartada de la realidad por el lobby mediático que lo ensalza o alarma todo según corran los vientos del dinero. Así de etérea es esta existencia a caballo entre el hoy y el ayer, entre el nuevo mejor equipo del mundo del ahora y el recurrente siempre mejor conjunto de la historia. Así de frágil es su realidad, tanto como una rodilla de 500 millones de euros, lo que cuesta una plantilla que ahora parece no ser nada sin el martillo del carpintero a mano.

Anz / Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

20
Aportación Propia
Anz

More in Aportación Propia

Nadal

El gesto – Crónica Diario AM 24/04/2017

churchill24 abril, 2017
portada

El Clááááásico – Crónica Diario AM 23/04/2017

Ella23 abril, 2017
portada 2

Gama de grises – Crónica Diario AM 16/04/2017

Ella16 abril, 2017
fotosayer346

El panfleto. Crónica Diario AM 13/04/17

Rockdactor13 abril, 2017
a.espncdn.com

Antes de la tormenta – Crónica Diario AM 09/04/2017

Gimme9 abril, 2017
habitacion_van_gogh

Asimetría – Crónica Diario AM 02/04/2017

Ella2 abril, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM